ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energías Renovables

| Artículos de opinión

Sobre la obra cumbre antinuclear del diario La Nación. Respuesta primera

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
diario La Nación, energía nuclear, energías renovables, energía eólica, energía solar, mundo desarrollado, Alemania, Francia, Italia, Suiza, consulta popular, seguridad energética, tarifazo, precios de la energía, fundamentalismo ambiental, reactores nucleares, construcción, Atucha II, industria nacional, CAREM-25, medicina nuclear, Plan Nuclear Argentino, cuarta central nuclear, quinta central nuclear, China, Macri, macrismo



19-06-2017 | El diario de Bartolomé Mitre ha dedicado una frondosa cantidad de editoriales y notas de opinión al tema nuclear, por supuesto, siempre desde la óptica del eco-terrorismo propio de Greenpeace y similares organizaciones vinculadas al bienestar de la industria petrolera y al empresariado "verde" (tecnologías eólica y solar). No obstante, y sin temor a equivocarnos, consideramos que la editorial del sábado 17 de junio de 2017 quedará grabada en la historia del movimiento antinuclear argentino como su pieza cumbre. En efecto, la editorial titulada "El porvenir argentino y las futuras plantas nucleares" es un prodigio de la ciencia basura del fundamentalismo ambiental, de su inagotable, fragrante y absurda capacidad de mentir y tergiversar, así como de su ignorancia supina en materia energética. ¿Por qué será que el pasquín del granero del mundo -ahora devenido en Boletín Oficial de la administración macrista- aborrece la energía nuclear (la viene rechazando desde la creación de la CNEA, en 1950, por decreto de Juan Domingo Perón)? Responderemos el interrogante en las conclusiones, adelantando por lo pronto que, en realidad, aborrece y aborrecerá cualquier iniciativa que fomente el trabajo, la ciencia, la tecnología y la industria genuinamente argentinas, provenga del sector nuclear, como petrolero e incluso eólico y solar (se opondrán también a estas últimas si es que se decide utilizarlas como herramienta de industrialización y desarrollo de las propias capacidades científicas y tecnologías argentinas). Debajo, la primera de una serie de notas destinadas a refutar las mentiras y sesgos del fundamentalismo ambiental y del lobby verde, dueños de facto de la política energética de la administración neoliberal de Mauricio Macri.



Fuente: Diario La Nación, 17 de junio de 2017. El subrayado es nuestro. La editorial es magnífica no sólo por lo referido en la introducción y que analizaremos en este informe, sino porque además propone una suerte de consulta popular para decidir sobre el futuro de la energía nuclear en la Argentina. Nos preguntamos, al respecto de esta propuesta, por qué no vamos primero por una consulta popular sobre la estafa del tarifazo, más aún cuando se observa desde diciembre de 2015 a esta parte -conforme datos oficiales- que la perforación de pozos de hidrocarburos, como la producción de petróleo y gas natural no detienen su caída. ¿Dónde están los miles de millones de dólares que las empresas están embolsándose demás? Y ya que hablamos de consulta popular, podríamos recordar que las gasíferas, en las dos audiencias públicas, no presentaron un solo argumento que justifiquen los nuevos cuadros tarifarios. Por el contrario, afirmaron que con las políticas implementadas entre 2012 y 2015, sin aumentar en un centavo el precio del gas en el PIST ni las tarifas, mejoraron los niveles de inversión, producción y sustitución de importaciones, en un contexto ascendente de consumo por parte de la población.

¿El "mundo desarrollado" está abandonando la tecnología nuclear?
La editorial está repleta de barbaridades, fiel tradición de la ciencia basura del infantilismo ambiental y su paupérrimo nivel de argumentación. La primera de las barbaridades en aparecer es esta del copete (ver imagen de arriba), y sobre la que habremos de basar este informe. Transcribimos: "Cuando el mundo desarrollado abandona por peligrosa la energía atómica, la Argentina construirá dos centrales en virtud de los acuerdos con China".

Con esa invariable costumbre de creer que todo aquello que no hace el "mundo desarrollado" es malo per sé, el diario La Nación quiere hacerle creer a sus lectores que el "mundo desarrollado" se está alejando de la energía nuclear. A los efectos de sustentar tan contundente afirmación, el editorialista nos provee del siguiente párrafo (subrayado es nuestro): "Cabe preguntarse entonces por el sentido de invertir en tecnologías que el mundo está abandonando: Alemania apagará todas sus centrales antes de 2022; Suiza las desactivará una vez cumplida su vida útil, e Italia ha decidido no avanzar en el desarrollo de esta tecnología luego de que un 95 por ciento de los italianos que participaron de un referéndum votaron en contra de la energía nuclear. Incluso Francia, país donde la energía nuclear representa más del 75 por ciento de la matriz eléctrica, ha propuesto diversificar la producción de electricidad y reducir al 50 por ciento el peso de la energía nuclear para 2025. La Argentina va por el camino inverso". Algunas reflexiones a propósito de este párrafo.

1) La incongruencia o contradicción insuperable de dar como ejemplo antinuclear justamente a las potencias nucleares europeas: Alemania, Suiza y Francia. En 2016, la generación nuclear explicó un 13% del total en la primera (total de 17 reactores), un 33% en la segunda (5 reactores) y un 72% en la tercera (58 reactores). Cabría preguntarse, en este sentido, por qué fue que apostaron a la energía nuclear, qué beneficios económicos, científicos y tecnológicos les representó. Asimismo, qué relación existe entre la energía nuclear y la seguridad energética de la nación que la adopta (ver gráfico abajo). Por último, y dado que se trata de una energía libre de emisiones de gases de efecto invernadero, su beneficio ambiental.


Fuente: Elaboración propia en base a datos de la Agencia Internacional de la Energía, Reporte de energía eléctrica - Marzo de 2017. En Francia, uno de los ejemplos "antinucleares" del diario La Nación, el 67% de la oferta interna de energía eléctrica proviene de la nuclear -un 72% sobre el parque de generación local-. Las fuentes renovables eólica y solar llegan al 5%, superadas incluso por la generación destinada a la exportación (7%). La decisión francesa, aún en pleno debate, es reducir la participación nuclear para 2025 al… ¡50%!

De acuerdo a la Asociación Nuclear Mundial (datos a junio de 2017), Francia es la mayor exportadora neta de electricidad dado sus muy bajos costos de generación. Las exportaciones le dejan unos 3.000 millones de euros por año. Obviamente, estos beneficios tienen nombre y apellido: energía nuclear. En cuanto a la Francia supuestamente refractaria de la nucleoelectricidad, cabe recordarle al diario La Nación que el año que viene esta nación incorporará a su parque de generación un nuevo reactor de 1.750 MW bruto, el cual estará comercialmente operativo en 2019.

2) El caso de Suiza. Resulta interesante advertir el sesgo del diario La Nación para lo acontecido en esta nación europea. Porque, en realidad, si bien la población votó por no incorporar nuevas centrales a las existentes, votó a favor de mantener las vigentes como parte estratégica de su matriz energética, rechazando una propuesta del Partido Verde suizo de transitar el camino alemán (clausurar todas las centrales entre 2020 y 2022).


Fuente: BBC, 27 de noviembre de 2016. El título traducido es: "Suiza votó en contra de una agenda estricta para el cierre de sus centrales nucleares". Se lee: "La mayoría… votó en contra de la iniciativa… apoyada por el Partido Verde, el cual de aprobarse hubiera significado el cierre de tres de las cinco centrales nucleares en 2018, mientras que las restantes dos en 2029". Los resultados de la consulta popular implican que los cinco reactores seguirán en operación hasta que la autoridad nuclear suiza así lo considere.

Entre las causas del voto pro-nuclear, la BBC explica que "Aunque a muchos suizos les preocupa la seguridad de las centrales nucleares más antiguas, temen más que al cerrarlas rápidamente conduzca a escasez de suministro y hasta a apagones". Interesante enfoque el de la BBC, ¿no es así diario La Nación?

3) El caso de Italia. Es verdad que la ciudadanía fue contundente en su rechazo a construir nuevas centrales nucleares (las cuatro centrales que tenía este país fueron clausuradas décadas atrás). Ahora bien, dos detalles no menores relacionados con el cierre de estas plantas y su impacto en la matriz energética italiana que no pueden obviarse: en primer lugar, la nación mediterránea es la mayor importadora neta de energía eléctrica del mundo; en segundo lugar, los precios de la electricidad en Italia se ubican entre los más elevados de la Unión Europea (y también del planeta).


Fuente: Elaboración propia en base a datos de la Agencia Internacional de la Energía, Reporte de energía eléctrica - Marzo de 2017. El pueblo italiano padece, como Alemania y Dinamarca, los precios más altos de la energía eléctrica como consecuencia de la combinación entre su alta dependencia externa y la elevada incidencia de las renovables intermitentes (eólica y solar).

Los elevados precios de la energía eléctrica en Italia -como sucede en España, Alemania, Dinamarca y Reino Unido, entre otros-, están íntimamente vinculados a la altísima penetración de las renovables eólica y solar, las cuales no han podido reducir la altísima dependencia externa y, con ella, su incidencia negativa en las tarifas del servicio público de electricidad.

4) Aunque el caso alemán será tratado en un informe específico, no puede ignorarse que este país, junto con Dinamarca e Italia, tienen los precios más altos de la energía eléctrica de la Unión Europea y del mundo:


Fuente: Elaboración propia en base a datos de la Eurostat Energy prices. Obsérvese la diferencia abismal con Francia, potencia nucleoeléctrica.

Dos consideraciones del gráfico. 1) Alemania registró el mayor incremento en los precios de la energía eléctrica, incremento cuyo salto coincide con el "apagón" nuclear; 2) Los precios más altos se verifican en la potencia eólica Dinamarca (47% de la matriz de generación en 2016). En Alemania, las fuentes renovables intermitentes (eólica y solar) alcanzaron el mismo año un 19% de participación en la generación eléctrica. Italia les pisa los talones. ¿Casualidad que el lobby verde de Mitre proponga como modelos a estas naciones?

5) El G-4 ("mundo desarrollado" limitado a 4 naciones). Conforme se deduce del texto señalado del diario La Nación, para sustentar su "el mundo desarrollado abandona la energía atómica", debemos suponer que el "mundo desarrollado" se reduce a Alemania, Francia, Suiza e Italia, esto es, a apenas cuatro naciones europeas.

6) Vinculado a esta ridícula reducción, veamos qué sucede con la tecnología nuclear en el "mundo desarrollado". ¿Realmente las "naciones desarrolladas" están abandonando la tecnología nuclear? Nada más falso.

La generación de energía nuclear puede incrementarse mediante: 1) La ampliación de la capacidad de reactores existentes; 2) La extensión de vida de las centrales existentes; y 3) La construcción de nuevas centrales. Pues bien, según la Asociación Nuclear Mundial, entre 2013 y 2020, Suiza, Suecia, España, Estados Unidos, Francia, Finlandia y China agregarán a sus parques de generación nucleoelectricidad nueva derivada de los puntos 1 y 2 (Suiza, Suecia y España ya lo hicieron). Por su parte, Rusia, Reino Unido y Japón lo harán antes de 2030. Chequear en la imagen que sigue como EE.UU. ha decidido dejar atrás la energía nuclear:


Fuente: Comisión de Regulación de la Actividad Nuclear en EE.UU. (acceso, junio de 2017). Se observan cuatro proyectos de incorporación de energía nuclear, los cuales involucran la construcción de 7 nuevos reactores, cuatro de ellos en construcción. En total, hay proyectados 27 reactores a ser incorporados en las próximas décadas (ver bibliografía).

7) Si el "mundo desarrollado" está decidido a elevar la generación nuclear, ¿será entonces que las "naciones en vías de desarrollo" o emergentes, precisamente las que más energía necesitan para satisfacer su demanda creciente, están sí abandonándola?

Llegado a este punto, debemos comenzar por advertir que el diario La Nación se niega a identificar o a comparar a la Argentina con naciones emergentes (más correcto que hacerlo con naciones desarrolladas). Claro que, somos conscientes, se trata de una lógica limitación, desde que el proyecto del granero del mundo -transitando ahora su fase "supermercado del mundo"- es incompatible con una economía en desarrollo.

La aclaración anterior es pertinente puesto que, al eliminar dicha restricción oligárquica, la comparación que amerita hacerse para nuestro país es precisamente con países en desarrollo, es decir, con el "mundo emergente". ¿Qué sucede con ellos en materia de energía nuclear? Unas 13 naciones están construyendo 60 reactores (ver bibliografía). Citamos las más importantes: China (21 en construcción), India (5), Pakistán (3), Corea del Sur (3), Japón (2), Turquía, Vietnam y Brasil.

Como se aprecia hasta aquí, resulta evidente que a Bartolomé Mitre no le avergüenza mentir ni tergiversar la realidad a la hora de justificar sus negociados. El respeto por sus lectores, ni que hablar por el pueblo argentino, es nulo.

Obligado paréntesis sobre la propuesta de consulta popular
El diario La Nación, como es sabido, tribuna de doctrina de la democracia participativa, celosa e intachable defensora de los derechos y las garantías de las clases populares propone en la editorial analizada lo siguiente (subrayado es nuestro): "Desde su reforma en 1994, la Constitución Nacional cuenta con la posibilidad de llamar a una consulta popular que puede ser convocada por el propio Congreso o el Poder Ejecutivo Nacional. Mediante esta modalidad, es posible realizar una consulta sobre una determinada ley o política, o bien sobre cuestiones de Estado excepcionales. Definir la matriz energética que tendrán las próximas generaciones es, sin duda, una causa lo suficientemente trascendente como para hacer ese ejercicio cívico…".

Nos preguntamos, al respecto, por qué no vamos primero con una consulta popular sobre la estafa del tarifazo, más aún cuando se observa desde diciembre de 2015 a esta parte -conforme datos oficiales- que la perforación de pozos de hidrocarburos, como la producción de petróleo y gas natural no detienen su caída. ¿Dónde están los miles de millones de dólares que las empresas están embolsándose por encima de lo recaudado antes del tarifazo?

Y ya que hablamos de consulta popular, podríamos recordar que las gasíferas, en las dos audiencias públicas, no presentaron un solo argumento que justifiquen los nuevos cuadros tarifarios. Por el contrario, afirmaron que con las políticas implementadas entre 2012 y 2015, sin aumentar en un centavo el precio del gas en el PIST ni las tarifas, mejoraron los niveles de inversión, producción y sustitución de importaciones, en un contexto ascendente de consumo por parte de la población.

Conclusiones
Inquiríamos al inicio de este trabajo: ¿Por qué el pasquín del granero del mundo -ahora devenido en Boletín Oficial de la administración macrista- aborrece la energía nuclear? Respondemos, ahora sí, de forma completa.

En primerísimo lugar, porque aborrece y aborrecerá cualquier iniciativa de fomento al trabajo, la ciencia, la tecnología y la industria genuinamente argentinas. Porque, en segundo lugar, aborrece y aborrecerá cualquier iniciativa que contribuya a abaratar los precios de la energía y a dotarla de genuina autonomía. Al respecto, la energía nuclear demuestra que su participación mientras más alta en determinada matriz (en paralelo a una alta incidencia de energía hidráulica y baja en renovables intermitentes -menor al 10%-) constituye la piedra angular de un sistema energético confiable, regular, barato y verdaderamente autónomo. Y es por estas sencillas razones que el diario La Nación se opone a la energía nuclear.

Asimismo, y como veremos en las siguientes respuestas a esta editorial, la energía nuclear al ser una energía de base, es la única fuente capaz de sustituir eficaz y eficientemente a los combustibles fósiles -conjuntamente con la hidroelectricidad-, sin encarecer los precios de la energía ni provocar problemas de intermitencia o apagones en las redes. Y otro asunto no menor y que recomendamos al diario La Nación investigue: ¿Qué habrá sucedido con las emisiones de CO2 en Alemania desde que decidió terminar con la energía nuclear?

Para terminar, una aclaración acerca de los motivos que tiene el OETEC en defender la energía nuclear, y en ella, las dos nuevas centrales heredadas de la gestión kirchnerista que el macrismo pretende continuar. Este Observatorio ha venido trabajando fuertemente en la defensa del Plan Nuclear Argentino (ver bibliografía), las más de las veces respondiendo al diario de Mitre y sus ataques contra la reactivación de Atucha II, el desarrollo del prototipo CAREM-25, la tecnología de enriquecimiento de uranio y la medicina nuclear. En este sentido, al defender la cuarta y quinta centrales nucleares no estamos defendiendo la gestión de Macri -que si aceptó retomar estos proyectos heredados del kirchnerismo fue pura y exclusivamente por imposición china (ver bibliografía)-. Muy por el contrario, lo hacemos porque defendemos al desarrollo nuclear como histórico y estratégico polo de desenvolvimiento industrial, científico y tecnológico de invalorable impacto y efecto multiplicador en la actividad económica y el empleo, por un lado, así como a nivel de un sistema energético seguro, moderno, accesible y asequible, por el otro, atributos cruciales para una Argentina que pretende ser otra cosa que eterna proveedora de granos y proteínas.

En otras palabras, si las centrales se construyen pero divorciadas de nuestra industria nacional y capacidades científicas y tecnológicas, carecen de total sentido. Lo mismo para el sistema energético con las características antes mencionadas: si la construcción de las nuevas centrales nucleares no se piensa para contribuir al abaratamiento de los precios de la energía y su socialización, tampoco tienen sentido. Y esto es válido para cualquier tipo de energía, incluyendo la eólica y la solar (apoyadas por el diario La Nación en su editorial sólo porque bajo la administración PRO se trata de un suculento negocio importador). Y es válido, también, para cualquier gestión nacional que decida avanzar en la instalación de nuevos reactores, sea de extracción neoliberal como popular.



Bibliografia
OETEC (17/05/2017) Centrales nucleares con China, herencia e industria nacional
http://www.oetec.org/nota.php?id=2578&area=1

OETEC (23/02/2017) Síntesis de la actualidad del sector nuclear argentino, febrero de 2017
http://www.oetec.org/nota.php?id=2385&area=9

OETEC (25/05/2016) Energía nuclear: una opción competitiva y eficiente
http://www.oetec.org/nota.php?id=1842&area=9

OETEC (16/03/2016) La paralización del Plan Nuclear Argentino
http://www.oetec.org/nota.php?id=1653&area=9

OETEC (2/03/2016) Primer aniversario de Atucha II a plena potencia
http://oetec.org/nota.php?id=1610&area=17

OETEC (11/02/2016) Proyecto IV° Central Nuclear: energía barata, limpia, segura y abundante
http://www.oetec.org/nota.php?id=1567&area=8

OETEC (8/06/2015) "Atucha II permitió la recuperación de la industria metalúrgica nuclear de nuestro país"
http://oetec.org/nota.php?id=1217&area=1

OETEC (12/03/2015) Central Nuclear Néstor Kirchner: el mundo alecciona al Menemismo del Siglo XXI (y al señor Jorge Oviedo)
http://www.oetec.org/nota.php?id=1074&area=1

OETEC (19/02/2015) La Central Nuclear Néstor C. Kirchner (Atucha II)
http://oetec.org/nota.php?id=1042&area=1

OETEC (3/06/2014) La Central Nuclear Néstor Kirchner y el proyecto político del pueblo argentino
http://oetec.org/nota.php?id=497&area=1

Editorial de La Nación
http://www.lanacion.com.ar/2034397-el-porvenir-argentino-y-las-futuras-plantas-nucleares

BBC sobre Suiza
http://www.bbc.com/news/world-europe-38120559

Asociación Nuclear Mundial y reactores en construcción
http://www.world-nuclear.org/information-library/current-and-future-generation/plans-for-new-reactors-worldwide.aspx

http://www.world-nuclear.org/information-library/facts-and-figures/world-nuclear-power-reactors-and-uranium-requireme.aspx

Autoridad regulatoria nuclear de EE.UU.
https://www.nrc.gov/reactors/new-reactors/col/new-reactor-map.html