ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medios de Comunicación y Estructura de la Información

| Artículos de opinión

En respuesta al "periodismo de guerra" (2017): OETEC actualizará informe "Operación Nisman"

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
denuncia de Nisman, periodismo de guerra, Cristina Fernández de Kirchner, crisis energética, petróleo iraní, Nelson Castro, asesinato, Aranguren, Macri, importaciones de petróleo, denuncia insostenible, operación Nisman



18-09-2017 | El dispositivo mediático neoliberal y oficialista ya no puede contener por más tiempo el caso de Santiago Maldonado. Urge llenar las tapas de diarios y los minutos de la TV y la radio con otro tema y otros culpables (léase "otra"). La derrota en las PASO nada más ni nada menos que a manos de la ex presidenta les disparó la irascibilidad como nunca. La orden es clara: reactivar el "periodismo de guerra" contra Cristina Fernández de Kirchner, pero en una fase superior por librarse sin cuartel, en todos los frentes, desprovista del más absoluto escrúpulo o límite a la mentira. La operación principal: la denuncia de Alberto Nisman y su muerte. Días después de divulgada por la Corte Suprema, el 20 de enero de 2015, este Observatorio publicó un exhaustivo informe del escrito del fiscal. ¿Por qué? Por lo medular que la cuestión energética representa para la denuncia, como recordaremos en este breve informe. Dos años y medio más tarde, por las razones aludidas al comienzo, vuelve a escena la opereta. Y como sucedió con el tratamiento mediático en su bautismo de fuego, en esta segunda oportunidad también se omite la columna vertebral de la denuncia y, por ende, de toda la operación. ¿A qué nos referimos? A la supuesta "crisis energética" -según el fiscal Nisman- que habría conducido a Cristina Fernández de Kirchner a tejer un plan criminal de encubrimiento de los imputados en la causa AMIA para, una vez logrado, asociarse con la República de Irán y así poder importar masivamente su petróleo (a cambio de granos). Contrarrestar la omisión -a esta altura, indisimulada censura- del supuesto principal móvil que habría convertido a la ex presidenta en mucho más que cómplice del terrorismo internacional resulta crucial para terminar de echar por tierra la burda opereta.


El pilar de la denuncia (sobre el principal móvil criminal)
El miércoles 15 de enero de 2015, Alberto Nisman se presentó ante las cámaras del Canal TN (propiedad del Grupo Clarín) para "denunciar la existencia de un plan delictivo" orquestado por el Poder Ejecutivo Nacional "destinado a dotar de impunidad a los imputados de nacionalidad iraní acusados" en la causa AMIA. Como es sabido, la denuncia, presentada ante la Justicia, fue contra la entonces Presidenta de la República Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.


El fallecido fiscal en el Programa A Dos Voces, 15 de enero de 2015. Según Nisman, una supuesta "severa crisis energética" habría conducido a Fernández de Kirchner a urdir un plan criminal de encubrimiento de los imputados en la causa AMIA con el objetivo de asociarse con la República de Irán e importar su petróleo (a cambio de granos). De este móvil, medular de la denuncia, llamativamente nadie habla.

En su referida participación televisiva, el fallecido fiscal expresó que uno los motivos principales del "plan criminal" de encubrimiento de los imputados en dicha causa fue la necesidad del gobierno argentino de "por un lado, acercarse geopolíticamente a Irán... por otro lado, restablecer relaciones diplomáticas y, ante la severa crisis energética que sufría la Argentina, comprarle petróleo a Irán, [y] que Irán comprara eventualmente granos... Ante esa decisión argentina, que nos guste o no, insisto, es legítima, dicen [en el gobierno]: este proyecto político que tenemos es inviable en la medida que subsistan las acusaciones por la causa AMIA. Entonces hay que borrar estas acusaciones".

La reactivación del "periodismo de guerra"
Dos años y medio después, la opereta Nisman vuelve a ocupar todas las pantallas y páginas de las corporaciones neoliberales. Recordamos las palabras del periodista dilecto del Grupo Clarín, Nelson Castro, cuando se intentaba reimplantar la misma opereta -fallidamente, por cierto- a comienzos del año pasado: "Este es el laberinto de esta causa, que lo único que tiene son conjeturas, elementos de confusión y demás... y una verdad distante en cuanto a fehacientemente poder determinar esta hipótesis de asesinato que tuvo mucha fuerza desde el principio".

La hipótesis de asesinato fue extirpada de cuajo por los peritos de la Corte Suprema. Pero eso ya no importa, porque Cristina debe caer. Así que la "hipótesis" deja de ser "hipótesis", ordena el poder que alimenta y controla la administración Macri, verdadero defensor y ejecutor del terrorismo corporativista enclavado en el Poder Ejecutivo desde diciembre de 2015.

Volvamos a la frase del periodista de TN, pues es vital: la muerte del fiscal -ahora asesinato- vino a reemplazar el análisis de la columna vertebral de la denuncia, como dijimos, la supuesta "severa crisis energética" que obligó a la ex primera mandataria a recurrir al petróleo de Irán.

Este móvil del plan criminal, que es el principal según consta en la denuncia y explicó Nisman en su última aparición pública, resulta insostenible por donde se lo mire y enfoque.

¿Crisis energética? ¿Petróleo iraní? La necesaria actualización/contextualización del informe "La Operación Nisman"
Tan temprano como el 23 de enero de 2015, este Observatorio OETEC publicó su exhaustivo informe sobre la denuncia de Nisman y la cuestión energética. Cabe agregar que dicho informe tuvo su correlato en versión libro, editado por Planeta en abril de 2015.


Fuente: Télam, 26 de enero de 2015, levantando el informe del OETEC sobre la cuestión energética en la denuncia de Nisman. El crudo iraní tiene la particularidad de tener un alto contenido de azufre, por lo menos cuatro veces mayor que la que el parque de refinación argentino puede procesar. Eso lo torna totalmente inviable. La columna vertebral de la denuncia se basa en un argumento insostenible, y por eso mismo su análisis está prohibido en aquellos medios de comunicación afines a la proscripción del kirchnerismo.

Los ejes de nuestro trabajo y que actualizaremos en breve:

1) La Argentina no tuvo ninguna "crisis energética" entre 2003 y 2015. Tal diagnóstico proviene de los representantes y defensores del neoliberalismo energético (desenmascarados en nuestro libro "Ex Secretarios de Energía bajo la lupa"), así como de los medios de comunicación vinculados a una Argentina dependiente, atrasada y socialmente excluyente. Por cierto, esto de la "crisis energética" no es sino la misma falacia a partir de la cual el CEO-ministro Aranguren justifica la estafa energética contra el pueblo argentino. ¿Cuándo sería correcto diagnosticar una "crisis energética"? Precisamente desde que Macri asumió.

2) Nisman, como fiscal federal debió haber basado su argumento de la "severa crisis energética" en documentación oficial. Pero, al igual que con las alertas rojas, no hay un solo documento oficial que ratifique o demuestre lo que Nisman planteó en su denuncia. En otras palabras, no hay un sólo documento oficial del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner que reconozca una "crisis energética" y, por lo tanto, la imperiosa y angustiante necesidad de importar crudo iraní.

3) Supongamos por un momento que compartimos el diagnóstico de "crisis energética". La Argentina es exportadora neta de petróleo. En cuanto al crudo importado, ha sido en cantidades insignificantes y con el único propósito de mezclarlo con el producido localmente, a los efectos de mejorar su calidad para optimizar el proceso de refinación. Dicho petróleo importado provino de Nigeria. ¿En qué cantidades sobre la producción doméstica en tiempos de la denuncia de Nisman y durante los años de la supuesta "crisis" que no dejaron otro remedio al gobierno a urdir el plan criminal? Ver recuadro dentro del gráfico que sigue:


Fuente: OETEC (imagen: Departamento de Energía de EE.UU.). Según datos de la ex Secretaría de Energía, en el acumulado enero-noviembre de 2014 la importación de petróleo participó con el 1,9% de la oferta total de petróleo del país, mientras que la producción local con el 98,1% restante. Para el período 2012-2013, las necesidades de importación fueron cubiertas el 100% de Bolivia, por Refinor y por las razones expuestas anteriormente. Entre 2009 y 2011 no se registraron importaciones.

4) La Argentina importa sí combustibles y gas natural. En ambos casos no necesita de Irán. En cuanto al gas natural, Irán carece de plantas de licuefacción de gas natural y por consiguiente no exporta gas natural licuado (GNL) por vía marítima.

5) En cuanto al petróleo iraní, supongamos por un momento que el gobierno de Cristina Kirchner se hubiera decidido a analizar la importación de crudo persa. ¿Por qué semejante decisión hubiera sido una absolutamente equivocada, y por eso mismo irrealizable (muchísimo más si el precio para lograrlo pasaba por encubrir personas de nacionalidad iraní sospechadas del crimen de la AMIA)? Porque el petróleo de Irán, por su composición de azufre, haría estallar por el aire nuestras refinerías. Es decir, nos resulta inutilizable.


Fuente: OETEC (imagen: Departamento de Energía de EE.UU.). Los subrayados son nuestros. El petróleo de Irán, de acuerdo a su composición de azufre (1,3% o superior), antes de ser adquirido por nuestro país debe necesariamente ser procesados en origen. De lo contrario no podría ser utilizado por nuestro parque refinador. En consecuencia, el crudo iraní sería más costoso y hasta podría llegar a ser más caro que un Bonny Light de Nigeria. Hubiera sido muy importante que el Fiscal se empapara de una explicación semejante.

6) La cuestión energética (supuesta "crisis energética") y las importaciones de petróleo en el marco de la actual administración macrista. En un año y medio de gestión, el neoliberalismo lleva importados el 90% del total de petróleo importado durante el segundo gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y el 50% de la totalidad del volumen comprado al extranjero entre 2003 y 2015. Asimismo, en base a datos oficiales del Ministerio de Energía, se verá qué sucedió con los servicios públicos de gas y electricidad durante los doce años de gestión kirchnerista, así como a partir de qué año comenzó a verificarse la recuperación de las producciones de hidrocarburos.

En respuesta al "periodismo de guerra"
En fin, y volviendo a Nelson Castro en su programa citado, así concluía el referido periodista: "La causa Nisman en su laberinto... Todos opinan; todos hablan, pero nadie presenta una prueba para saber quién mató a Nisman".

Preguntamos nosotros: ¿Y las pruebas que validarían una denuncia sobre la que supuestamente, dada su infalibilidad, la máxima autoridad del Poder Ejecutivo Nacional que gobernó a la Argentina entre 2008 y diciembre 2015 se decidió a urdir un plan criminal de encubrimiento de los imputados iraníes en la causa AMIA a cambio de un petróleo inservible, plan que el fiscal descubrió y que, como comprometía a la Presidenta, ordenó su asesinato?


Tapa del libro "Operación Nisman: la trampa de una denuncia insostenible", editorial Planeta.

Tres días después de presentar su denuncia contra la Presidenta de la Nación, el fiscal Alberto Nisman aparece muerto en su domicilio. Pero la comprobación de los móviles del supuesto encubrimiento presidencial, columna vertebral de la denuncia, jamás fue encarado por la Justicia argentina; mucho menos tratado por el periodismo antes opositor, hoy oficialista.

Desde entonces, innumerables acusaciones y conjeturas desfilaron en los medios en boca de periodistas y políticos. La investigación realizada por el OETEC fue la única que investigó a fondo el pilar más importante de la denuncia: la supuesta "crisis energética" en la Argentina y la necesidad de crudo iraní. Lamentablemente, el retorno del "periodismo de guerra" exige una actualización de nuestro trabajo.



Bibliografia
OETEC (28/01/2015) Radiografía del sector hidrocarburífero iraní
http://www.oetec.org/nota.php?id=995&area=1

OETEC (26/01/2015) El crudo iraní y la cuestión del azufre
http://www.oetec.org/nota.php?id=993&area=1

OETEC (23/01/2015) La denuncia de Nisman y la cuestión energética nacional
http://www.oetec.org/nota.php?id=984&area=1

Télam recogiendo informe del OETEC
http://www.telam.com.ar/notas/201501/93071-oetec-nisman-petroleo-iran.php