ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

Sabotaje de Shell al sistema gasífero argentino: 7.463 millones de pesos en importaciones que podrían haberse evitado (entre enero y agosto)

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
Aranguren, Macri, sabotaje, Grupo Shell, importaciones de gas, gas natural, GNL, ENARSA, recuperación, ahorro, estafa energética, Chile, gas chileno, Ministerio de Energía, diario Clarín, diario La Nación, dependencia extranjera, sistema gasífero, sustitución de importaciones, autoabastecimiento, tarifazo, enero a agosto, 2017, reapertura exportadora



19-10-2017 | En 1 año y 8 meses de gestión importamos más petróleo que en todo el período 2008-2015. En gas, si bien los volúmenes importados por el macrismo no se incrementaron tan vertiginosamente como los petroleros, el perjuicio es aún peor dado, por un lado, la mayor trascendencia energética de este hidrocarburo, y por el otro, la dilapidación de la notable recuperación en los niveles de producción y sustitución de importaciones alcanzados entre 2012 y 2015. A propósito, y como informamos recientemente (ver bibliografía), los muy buenos oficios de Aranguren consiguieron frenar la sustitución de importaciones alcanzada en 2015 para pasar a importar volúmenes crecientes incluso en relación al último año del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Y con un agravante: la mayor dependencia extranjera (de gas como de crudo) se da en un contexto de fuerte retracción en los niveles de producción, en paralelo a un mercado doméstico deprimido económicamente, pero debiendo pagar los precios del gas en boca de pozo más caros del mundo, así como un tarifazo inédito en la historia argentina (y quizás hasta mundial). La estafa energética protagonizada por la administración macrista, que es en realidad un sabotaje al sistema gasífero argentino por parte del Grupo Shell, ya le costó a los argentinos y las argentinas 7.463 millones de pesos entre enero y agosto del presente año. De esta "malversación de fondos" e inédito saqueo ningún medio de comunicación dice nada…



Fuente: Diario Clarín, 15 de enero de 2017. Celebraba el diario socio del Poder Ejecutivo Nacional la caída en los montos importados durante el primer año de macrismo en relación a 2015. Omitió, por supuesto, tener en cuenta la caída en los precios entre los dos años. Desde entonces que para este diario -igual para otros oficialistas- las importaciones de gas brillan por su ausencia en sus páginas. Es que Macri terminó con el proceso de sustitución de importaciones y, entre enero y agosto de 2017, ya importó más gas que en el mismo período de 2015. Y algo todavía más grave: la caída de la producción de gas implicó un incremento de las importaciones que el país podría haber evitado por 7.463 millones de pesos solamente para los primeros ocho meses del año. Publicar todo esto inevitablemente obligaría al señor Magnetto a confirmar que, en lugar de Ministerio de Energía, lo que hay es un cartel empresarial presidido por el Grupo Shell.

Repaso necesario
La recuperación de la producción de gas natural, luego del vaciamiento de Repsol y la estafa exportadora entre 1996-2002, comenzó a gestarse a partir de 2012. Creció 3,4% en 2015 interanualmente, avanzando incluso en 2016, con una expansión del 4,9% (1). No obstante, a partir de 2017 la producción comenzó a decaer. En el acumulado enero-agosto, y muy a pesar del tarifazo y del incremento de los precios del gas en boca de pozo, la producción cayó 1%.

La recuperación de la producción entre 2012 y fines de 2015 derivó primero en una fuerte desaceleración de las importaciones (2012-2014) y, un año después, en una resonante disminución de los volúmenes importados. En efecto, en 2015 se importó un 10,4% menos de gas que en 2014. La sustitución prosiguió, en 2016, aunque a menor ritmo (cayó 3,5%).

Pero el camino hacia el autoabastecimiento gasífero se interrumpió en abril de 2017, reflejando lógicamente la retracción en los niveles de producción. De allí en más, las importaciones comenzaron a subir como no sucedía desde 2014. Entre enero y agosto ya se importó un 6% más que en 2016 (y que en 2015).

Debajo, los volúmenes y montos de gas importado en el acumulado de los primeros ocho meses entre 2014 y 2017. Obsérvese el incremento desde la asunción la presidencia de Macri:


Fuente: Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía, Tablas Dinámicas. Para los cálculos realizados en el presente informe se tomaron estos volúmenes, ya que al discriminar el gas natural importado desde Bolivia y de Chile la sumatoria no coincide con los totales. En el caso del gas importado de Chile en 2016 y 2017 (enero-agosto) se utilizaron las mismas Tablas Dinámicas buscando naturalmente por "Chile". * La variación es entre los volúmenes totales importados entre año y año.

El ahorro que podría haber sido...
De la misma manera que razonamos para la pésima performance gasífera neuquina en lo que va del 2017 y su impacto en las importaciones (ver bibliografía), nos preguntamos: si el gas neuquino no producido en 2017 podría haber evitado el 100% de las importaciones chilenas desde la asunción de Macri:

¿Qué volúmenes y por qué monto podríamos haber evitado importar de no haberse registrado la caída de la producción entre enero y agosto de este año?

Para responder el interrogante, invitamos al lector a realizar el siguiente razonamiento y que explicamos en estos pasos sucesivos:

De haberse mantenido las tasas de crecimiento de 2016…
1) Entre 2015 y 2014, el país registró un incremento interanual del 3,4% en su producción de gas. Entre 2016 y 2015, la tasa aumentó y fue del 4,9%.

2) Pero entre enero y agosto del 2017, y en relación a igual período de 2016, la producción se desplomó cayendo de 5,2% a -1%.

3) La Argentina produjo en los primeros ocho meses de 2017 un total de 29.694.815 miles de m3. Sin embargo, de haber mantenido las tasas de crecimiento de 2016 respecto de 2015, la producción hubiera alcanzado los 31.574.900 miles de m3.

4) En otras palabras, entre enero y agosto del 2017 se terminaron extrayendo 1.880.085 miles de m3 menos de gas natural como consecuencia de la pésima gestión de Aranguren (para el pueblo argentino, claro está), y muy a pesar del tarifazo y el incremento de los precios del gas en boca de pozo.

5) Para tener una idea del volumen perdido, equivale a un 4,2% del producido a nivel nacional en 2016; o un 4,4% respecto de 2015.

6) ¿Cuánto podríamos habernos ahorrado en dólares? Los precios del gas según su origen y tipo (GNL o gas por gasoducto) son diferentes. Tomando como punto de partida la previsión de los precios del gas para la oferta en 2017 que el Ministerio de Energía publicó en la Resolución 74 (normativa portadora de los nuevos cuadros tarifarios y precios del gas en el PIST luego de la audiencia pública de marzo de este año), vemos que la mejor ecuación de ahorro para nuestro hipotético volumen no producido pasa por sustituir el 100% del gas proveniente de Chile (más caro; subrayado en rojo); luego, sigue el GNL (segundo más caro; subrayado en verde):


Fuente: Resolución 74, Ministerio de Energía. Subrayado es nuestro.

7) Aplicamos lo anterior y hallamos que, de haber producido esos 1.880.085 miles de m3, hubiéramos evitado el 100% de las importaciones de gas proveniente de Chile (el más caro) entre enero y agosto de 2017 (volumen total 276.872 miles de m3). Y con el volumen sobrante, hubiéramos prescindido comprar un 40,5% de todas las importaciones de GNL realizadas en igual período o 1.603.213 miles de m3 (volumen total 3.960.929 miles de m3).

8) El monto en dólares como consecuencia de haber evitado el 100% de las importaciones de Chile durante los primeros ocho meses de 2017 es de 77,1 millones de dólares.

9) El monto equivalente al 40,5% de las importaciones de GNL realizadas durante los primeros ocho meses de este año es de 337,4 millones de dólares.

10) Sumando ambos montos, hubiéramos evitado erogaciones al Estado nacional (a la ciudadanía a través de sus impuestos) por 414,6 millones de dólares o 7.463 millones de pesos (cotización 18/dólar).


Fuente: Diario La Nación, 11 de febrero de 2013. Se lee: "Desde hace décadas, el gas natural es la estrella del sector energético argentino… Pero de la mano del crecimiento del consumo y la caída en la oferta local (menor inversión y menor producción) durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, sumó dos nuevas características: es un recurso que se importa en volúmenes crecientes y a un precio cada vez más caro". Las importaciones comenzaron a declinar a partir de ese mismo año. En 2015, cayeron un 10,4%; en 2016, y gracias al incremento de la producción de un yacimiento de la "pesada herencia", volverían a caer, esta vez, un 3,5%. Pero la recuperación jamás fue noticia para el diario hoy socio del Poder Ejecutivo. Menos que menos el fin de la sustitución de importaciones ocurrida con Macri y los mayores volúmenes importados, a pesar del tarifazo y en el contexto de una producción a la baja.

... de haber tenido un ministro de Energía representante del interés nacional
Según vimos de la primera tabla (la realidad), las importaciones en 2017 (enero a agosto) fueron un 5,7% superiores a las de 2016 (mismo período) y 5,8% también superiores a las de 2015. Semejantes resultados a casi dos años de tarifazo, de precios del gas en boca de pozo más caros del mundo e integrados a la civilización como nunca desde 2003 carecen de toda lógica. ¿Pero qué hubiera pasado si Aranguren, en lugar de representar los intereses de Shell, representaba los del pueblo argentino?

La caída de las importaciones como consecuencia de haber mantenido en 2017 las tasas de crecimiento de 2016, ahora sí, acorde a casi dos años de tarifazo, de precios del gas en boca de pozo más caros del mundo e integrados a la civilización como nunca desde 2003, hubiera significado superar el exitoso -11,6% (enero-agosto de 2015 respecto de 2014) para saltar a -17,2% (enero-agosto de 2017 respecto de 2016). La tabla que sigue muestra los valores de 2017 de haber tenido un ministro de Energía representante del interés nacional (también exhibe los volúmenes y montos ahorrados explicados en los puntos precedentes; color bordó):


Fuente: Elaboración propia en base a datos del Ministerio de Energía, Tablas Dinámicas.

Claro que este razonamiento no es del todo correcto, pues la realidad entre 2012 y 2015 indicó que la producción de gas como la sustitución de importaciones pudieron lograrse sin tarifazo ni incrementos en el precio del gas en boca de pozo. Tales resultados, como ha corroborado este Observatorio en sendos trabajos, fue ratificado por boca de las propias petroleras en las dos audiencias públicas del gas realizadas hasta el día de la fecha. Interesante será escuchar lo que tienen para decir en el próximo encuentro previsto para el mes de noviembre.

Como sea, Aranguren priorizó los intereses de Shell a los del pueblo argentino, el empleo petrolero, las provincias productoras y la salud económica del Estado nacional. En efecto, en las importaciones de gas desde Chile está involucrada la firma angloholandesa, que es precisamente la empresa que vende gas al país trasandino vía GNL.

El monto importado durante los primeros ocho meses de 2017 fue de 77,1 millones de dólares. Ese dinero no ingresa directamente a Shell, pero asegura un mercado a sus ventas de GNL a Chile por iguales volúmenes.

En cuanto a las importaciones de GNL realizadas por la Argentina, vemos que, según datos oficiales de ENARSA (responsable de la compra de GNL), en 2016 Shell participó con 8 cargamentos, por un 7,8% y 7,2% del total del volumen y monto, respectivamente, adquiridos por el país el año pasado. En 2017, Shell participa con 22 cargamentos, por un 32,5% y 31,5% del total del volumen y monto, respectivamente. El dinero que el Estado argentino insumió en las compras del GNL provisto por Shell este año asciende a 310,2 millones de dólares. El volumen: 1.509.889 miles de m3.

La tabla sintetiza los datos del párrafo anterior (téngase en cuenta que en 2017 se importará menos GNL que en 2016):


Fuente: Elaboración propia en base a datos de ENARSA. Se analizan las compras a Shell de GNL para el 2017 y 2016 (ver bibliografía). Cabe señalar que existen algunas diferencias en relación a la información sobre 2016 publicada por el Ministerio de Energía.

Habernos podido ahorrar el 40,5% de las importaciones de GNL hubiera llevado a Shell, por ejemplo, a perder un negocio de aproximadamente 126 millones de dólares.

Un sabotaje contra el pueblo argentino y la seguridad nacional…
Del razonamiento expuesto, que parte de la hipótesis de una tasa de crecimiento de la producción replicando en 2017 la del año anterior, tal vez muchos lectores y lectoras se pregunten: ¿Se podría haber mantenido el ritmo de crecimiento entre uno y otro año?

La respuesta es sencilla: por supuesto que sí. La administración Macri solo tenía que haber sostenido el Plan Gas de 2012, sin incrementar la tarifa ni los precios del gas en boca de pozo, manteniendo protegido el barril criollo y sin liberalizar los precios de los combustibles.

Pero los intereses que desde diciembre de 2015 fueron obsequiados con el Ministerio de Energía no tenían la intención proseguir con la exitosa política gasífera del período 2012-2015; mucho menos continuar avanzando en el camino del autoabastecimiento. ¿Entonces? El objetivo es hacer con la Argentina estratosféricos negocios, por supuesto, al precio del padecimiento y la precarización del pueblo argentino sí no queda más remedio. Y no lo queda…


Fuente: Diario Clarín, 28 de julio de 2013. Quitaba el sueño los mecanismos para importar GNL en tiempos de kirchnerismo. Pero que la participación de Shell en el GNL -a la sazón empleadora del actual ministro del área y de la que fue accionista el año pasado durante 10 meses- haya saltado del 8% al 33% del total del volumen contratado entre 2016 y 2017 no tiene la menor importancia. Mucho menos que, incluso con menos compras de GNL entre un año y el otro, sus cargamentos dispararán un 175%, sus cantidades vendidas 280% y su monto 323%..

En fin, de haberse mantenido las tasas de producción de gas entre enero y agosto de 2017 respecto de 2016, la República Argentina hubiera reemplazado con producción doméstica (sustituido) la importación de 1.880.085 miles de m3. Para tener una idea, este "gas no producido" es un 4,2% de la producción total registrada en 2016, o bien, casi tres veces las importaciones de Chile realizadas desde la asunción de Macri hasta el mes de agosto inclusive (639.612 miles de m3).

El Grupo Shell es la empresa comercializadora de gas natural más importante del mundo. Y el Grupo Shell es precisamente quien comanda, a través del señor Juan José Aranguren, el referido ministerio.

Y esto, como venimos afirmando desde el primer momento en el que se postuló el nombre de Aranguren como candidato a ocupar la máxima cartera energética, explica todo. Explica: 1) La caída en la producción de gas natural y la dilapidación de la recuperación heredada; 2) La fortísima desaceleración de la producción de gas neuquino; 3) La contracción histórica en la expansión del servicio público de gas natural medida en incorporación de nuevos usuarios; 4) El fin de la sustitución de las importaciones y el incremento de las mismas; 5) La creciente participación de Shell en los volúmenes importados: el 21% de todo el gas comprado al extranjero durante los primeros ocho meses de 2017 proviene de Shell (vía Chile y vía GNL); 6) La incorporación de Chile como origen del gas importado, absolutamente innecesario de no haber tirado abajo la producción como se hizo y en este informe se demostró; 7) La inminente reapertura de las exportaciones a Chile; y 8) La extinción del Plan Gas, la muerte del precio sostén al barril criollo y la internacionalización de los precios de los combustibles.


Fuente: Diario La Nación, 2 de noviembre de 2015. La dependencia del gas importado, que había comenzado a revertirse entre 2013 y 2014, se incrementó con Shell al frente del ministerio de Energía. Pero el nacionalismo hidrocarburífero ya no importa al diario de Mitre. El camino hacia el autoabastecimiento gasífero se interrumpió en abril de 2017. De allí en más, las importaciones comenzaron a subir como no sucedía desde 2014. Entre enero y agosto ya se importó un 6% más que en 2016 (y que en 2015). Todo, obviamente, en el marco del saqueo del tarifazo.

El sabotaje del Grupo Shell a la producción de gas argentino -y su pronta reapertura exportadora-, ya le costó a la ciudadanía 414,6 millones de dólares o 7.463 millones de pesos entre enero y agosto del 2017. Y agréguese a dicho monto los más de 5.000 millones de dólares del tarifazo y los precios del gas en boca de pozo más caros del mundo solamente en 2017, todo lo cual también sale del bolsillo de la ciudadanía.

El sabotaje del Grupo Shell, por sus dimensiones, gravedad y la importancia energética, social y económica que el gas representa para la Argentina es, sin lugar a dudas, un atentado inédito a la seguridad jurídica popular, así como a la viabilidad y a la seguridad nacionales.

---

(1) Un 90% del incremento en relación a 2015 obedeció a un único yacimiento (Vega Pléyade, Tierra del Fuego), puesto en marcha en 2013 pero que comenzó a producir recién en febrero de 2016. Se trata de un mega-yacimiento gasífero que explica cerca del 7% de la producción nacional de gas. Como tantas veces afirmamos, sin el proyecto fueguino los niveles de extracción hubieran caído de un 3,4% en 2015 a un 0,5% en 2016.



Bibliografia
OETEC (18/10/2017) Enero a agosto de 2017: la menor incorporación de usuarios al servicio público de gas por redes desde 1993
http://www.oetec.org/nota.php?id=2872&area=1

OETEC (17/10/2017) Qué ocurrió hasta ahora y qué sucederá con los hidrocarburos si Cambiemos consolida su poder legislativo
http://www.oetec.org/nota.php?id=2870&area=1

OETEC (16/10/2017) Gas neuquino no producido en 2017 podría haber evitado el 100% de las importaciones chilenas desde la asunción de Macri
http://www.oetec.org/nota.php?id=2866&area=1

OETEC (15/10/2017) Marcado retroceso en el camino hacia el autoabastecimiento gasífero: ya se importa más gas que en 2015 (enero a agosto)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2861&area=1

OETEC (8/10/2017) Con tarifazo Neuquén desacelera su producción de gas (enero - agosto de 2017)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2840&area=1

OETEC (6/10/2017) Maravillas del "derrame" (y del tarifazo): el gas sigue cayendo (-1,03%)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2837&area=1

OETEC (10/09/2017) Macri y el fin de la sustitución de importaciones gasíferas
http://www.oetec.org/nota.php?id=2807&area=1

OETEC (18/08/2017) De la estafa electoral a la estafa energética - Capítulo La Estafa del Tarifazo del Gas (Pesada Herencia)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2767&area=1

OETEC (27/03/2017) Juan José Aranguren: CEO-ministro del 2016 y los años que vendrán…
http://www.oetec.org/nota.php?id=2476&area=1

OETEC (18/01/2017) Bienvenido el binomio "Exportador-Importador" del gas natural (análisis de la Resolución 8)
http://www.oetec.org/nota.php?id=%202296&area=%201

OETEC (1/08/2016) De la falta de gas natural a la exportación. Breve análisis del Decreto 893/2016
http://www.oetec.org/nota.php?id=1978&area=1

ENARSA, GNL 2017
https://www.enarsa.com.ar/detalle-de-los-cargamentos-de-gnl-comprados-para-el-2017/

ENARSA, GNL 2016
https://www.enarsa.com.ar/se-completo-la-importacion-de-gnl-hasta-el-20-de-octubre/

Ministerio de Energía, GNL 2016
https://www.minem.gob.ar/prensa/25943/resumen-de-la-importacion-de-gas-2016

Diario Clarín
https://www.clarin.com/economia/ano-pasado-argentina-importo-gas-mitad-pago-2015_0_HJwW8CI8x.html

https://www.clarin.com/home/exclusivo-contrato-ypf-enarsa-gnl_0_r1wmDaSiP7x.html

Diario La Nación
http://www.lanacion.com.ar/1841765-cristina-deja-una-gran-dependencia-del-gas-importado

http://www.lanacion.com.ar/1553738-el-pais-importa-cada-vez-mas-gas-y-mas-caro-en-2012-gasto-casi-us-4700-millones