ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo socioeconomico y Geopolitica del Desarrollo

| Artículos Periodísticos

De Menem a Macri: privatización nuclear y globalización "verde" (Dioxitek y el Decreto 882)

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
Dioxitek, Decreto 882, sector nuclear, privatización, Cavallo, Menem, Aranguren, Macri, CNEA, dióxido de uranio, ciclo del combustible, Fundación Mediterránea, ola verde, globalización verde, México, Chile, Plan RenovAr, energía eólica, energía solar, FIEM, Banco Mundial, ENEL



06-11-2017 | El sector nuclear argentino, paralizado en los ochenta, registraría una pequeña reactivación entre 1991 y 1993, para volver a quedar definitivamente congelado en 1994, por cierto, con fecha de defunción establecida. Ese año, más específicamente el 30 de agosto, el Poder Ejecutivo Nacional emitió el Decreto 1.540 con las firmas de Carlos Menem y Domingo Cavallo. Era la continuidad, en el plano de la nucleoelectricidad, del proceso de privatización, desregulación y desmantelamiento del sector energético público. El objetivo: privatizar las centrales de potencia Embalse y Atucha I, entregar Atucha II a un actor privado (que a su vez decidiría si seguía financiando la obra o no) y desmantelar las áreas de investigación y desarrollo de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), cerrar o privatizar INVAP así como las empresas productoras del contenido nuclear, la producción local de radioisótopos, de agua pesada y las minas de uranio (abiertas sólo con destino de exportación del mineral).

Casi un cuarto de siglo más tarde, la intentona privatizadora tiene su brote borde en el Decreto 882. Aranguren y Macri en los zapatos de Cavallo y Menem. El objetivo es el mismo, nada más que en lugar de comenzar con la privatización de las centrales, se empieza por sustraer de la órbita de la CNEA el 51% del paquete accionario Clase C de Dioxitek para ser prontamente entregado al capital privado. Debe recordarse que tal operación había sido dispuesta en noviembre de 1996 a través del decreto de creación de dicha empresa, aunque felizmente nunca llegó a concretarse... hasta ahora, claro está. ¿Cuál es la función primaria de Dioxitek? Garantizar el suministro de dióxido de uranio necesario para alimentar los reactores nucleares con los que cuenta el país. Como se verá en este informe, una jugada magistral que viene a quebrar el control estatal del "Ciclo del Combustible" poniendo en jaque la viabilidad de todo el sector nuclear argentino. Nos importa proveer en este informe una explicación de las fuerzas detrás de la nueva intentona privatizadora.




Fuente: Banco Mundial, publicado en junio de 2015. Título: "Los MDBs [los seis grandes bancos multilaterales de desarrollo], proporcionaron 28.000 millones de dólares en financiamiento climático; el G7 pide más" (ver bibliografía). Fueron 28.000 millones solamente en 2014, pero 100.000 millones entre 2010 y 2014. La industria de la energía "verde" se ha convertido en un negocio de más de un trillón de dólares anuales, según las últimas estimaciones. Decenas de miles de nuevas oportunidades de inversión se expanden a escala global. ¿Las únicas beneficiadas? Grandes compañías petroleras y de la energía mayormente europeas y estadounidenses que buscan nuevos escenarios de rentabilidad a través de las renovables eólica y solar. La globalización "verde" y su división internacional del trabajo más "verde" aún no puede aislarse del análisis de la cuestión energética en la Argentina. Mucho menos cuando se aborda el sector nuclear, y en él, los retrógrados cambios operados por la administración macrista.

Declárase "sujeta a privatización la generación nucleoeléctrica" (1994)
Dos años después de privatizada YPF, Domingo Cavallo presentó un programa elaborado por la Fundación Mediterránea para desguazar al sector nuclear y retirar toda participación del Estado por considerar a dicho sector uno de "inversiones de riesgo". Entre los considerandos del decreto se lee: "Visto el proceso de transformación del Estado Nacional y de las actividades empresarias que estaban a su cargo, así como el estado del proceso de privatización de la actividad de generación de energía eléctrica, y Considerando que uno de los objetivos principales del mencionado proceso de reestructuración del Sector Público es el traspaso al Sector Privado de todas las actividades empresariales que estaban a su cargo... Que en la actualidad la expansión de la oferta de generación nucleoeléctrica depende del aporte de fondos públicos, siendo que es conveniente y necesario concentrar los esfuerzos del Estado Nacional en las áreas sociales y evitar su participación en las inversiones de riesgo. Que, por otra parte, resulta conveniente que la Central Nucleoeléctrica Atucha II sea terminada en tiempo útil y con costos razonables...".

El sector nuclear argentino, madre de industrias, empleo y desarrollo científico y tecnológico de punta y genuinamente nacional era considerado de "riesgo" por el neoliberalismo. Se imponía "proteger" al Estado del "riesgo" y rematar el Plan Nuclear para entregarlo baratito (léase, en calidad de baratija) al dios mercado.

A fines de diciembre de 1994, el Poder Ejecutivo Nacional aprobó un "sistema de retiro voluntario para el personal de la CNEA" (Decreto 2.236). De esta manera, el sector era desprovisto de sus mejores profesionales y técnicos, siendo que en ellos se mantenía prendida la llama de la CNA II. En mayo de 1995, el Ente Nacional Regulador Nuclear (creado por el menemismo) emite la primera resolución para el "desmantelamiento de centrales nucleares", aprobada en agosto del mismo año. Mientras tanto, el nuevo Código de Minería menemista borraba de un plumazo el carácter estratégico de los minerales de uranio, habilitando su exportación indiscriminada.

Finalmente, en abril de 1997 se sancionó la Ley 24.804 que privatizaba la actividad nuclear. Por suerte, la iniciativa no prosperó.

El Decreto 882 y la privatización de Dioxitek
En noviembre de 1996, por Decreto 1.286, los "sectores operativos y productivos del Área Ciclo de Combustible" de la CNEA se transfirieron a una nueva empresa, Dioxitek Sociedad Anónima, creada en el marco de la misma normativa.

Citamos por su importancia a los objetivos de este informe el artículo 4 (subrayado es nuestro): "En DIOXITEK SOCIEDAD ANONIMA, la COMISION NACIONAL DE ENERGIA ATOMICA será titular de las acciones de clase "A", por un TREINTA Y OCHO POR CIENTO (38 %) del Capital Social. NUCLEAR MENDOZA SOCIEDAD DEL ESTADO será titular de las acciones de clase "B", por un UNO POR CIENTO (1 %) del Capital Social. Las acciones de clase "C", por un CINCUENTA Y UNO POR CIENTO (51 %) del Capital Social quedan sujetas a privatización. Hasta tanto se privaticen estas últimas, serán de titularidad de la COMISION NACIONAL DE ENERGIA ATOMICA quien ejercerá los derechos societarios…".

Y del Decreto 1.286 al Decreto 882 de 2017. Como se advierte del párrafo anterior, la normativa firmada por Aranguren concreta el primer paso en el proceso de privatización de Dioxitek. ¿Cómo lo hace? Ordena la transferencia de las acciones Clase "C" en poder de la CNEA al Ministerio de Energía "a los fines de su posterior enajenación en el proceso de venta correspondiente".

En fin, casi un cuarto de siglo más tarde se termina por desplazar a la CNEA de algo tan vital como es la oferta doméstica del dióxido de uranio, crucial a su vez para la fabricación de los combustibles nucleares que alimentan nuestras centrales y reactores de investigación. (1) La privatización de Dioxitek quiebra el control estatal del Ciclo del Combustible.


Fuente: Fuente: CNEA. Interior de la Planta de Dióxido de Uranio, en Córdoba. Las tres centrales nucleares y los seis reactores de investigación en operaciones en nuestro país se proveen de combustible nuclear producido por las empresas nacionales que integran el llamado Ciclo del Combustible Nuclear. La Argentina domina integralmente este Ciclo (aunque desde 1997 no explota la minería del uranio), siendo uno de los doce países en el mundo capaz de manejar el proceso en forma completa. La operatoria de Dioxitek en la producción de dióxido de uranio forma parte de este Ciclo, del que también participan la CNEA y el complejo industrial metalúrgico con sede en el Centro Atómico Ezeiza: CONUAR-FAE.

De la Fundación Mediterránea a Shell, Nicolás Caputo y los "verdes"
¿Por qué vuelve a escena la intentona privatizadora contra el sector nuclear? Cuando, en 1994, se puso en marcha la primera movida en esta dirección (Decreto 1.540), a la CNEA se le colocaba el rótulo de "Organismo en Disolución" mientras se la transfería al Ministerio de Economía. En paralelo, se creaba la empresa Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NA-SA) a los efectos de iniciar el desguace. NA-SA, si bien poseía al Estado como único accionista, quedaba sujeta a privatización.

Al frente de NA-SA asumieron contadores y abogados de la Fundación Mediterránea, organización que había puesto al Secretario de Energía de la Nación, el Ingeniero Carlos Bastos (1992-1996). Bastos, hoy uno de los directores del ENRE, autor intelectual y ejecutor de las privatizaciones de SEGBA y Gas del Estado, (2) favoreció a operadores privados (locales y extranjeros) de la industria petrolera, que no contentos con apropiarse del sector hidrocarburífero (upstream y downstream), marcharon sobre el sector eléctrico.

Y como la electricidad es mejor negocio cuando proviene de centrales térmicas alimentadas a gas natural y combustibles derivados del crudo (las nucleares proveen electricidad más barata en $/MWh), el mercado bajó el pulgar a lo nuclear.

Pasemos ahora a la administración macrista. Como afirmamos en informes anteriores, de no haber sido por la presión de la República Popular China, el oficialismo hubiera desmantelado el Plan Nuclear Argentino relanzado en 2006. Obviamente, no pudo (como tampoco pudo, y por idéntica razón, con las represas sobre el río Santa Cruz).

¿Por qué tanta saña contra lo nuclear de parte de las fuerzas conservadoras? Negocios, por un lado; y proyecto político, por el otro. Atentar contra este sector significa desmantelar una actividad industrializadora por excelencia, promotora y modernizadora de las capacidades científicas y tecnológicas genuinamente argentinas. Difícilmente le pueda llegar a interesar fabricar radioisótopos y generar electricidad barata y abundante al "granero del mundo".

Sin embargo, entre Menem y Macri se produjo un cambio. Al tradicional frente de las petroleras y los dueños de la generación termoeléctrica se le ha sumado, en su histórica lucha contra las energías nuclear e hidráulica, un poderoso y bicéfalo aliado: un fundamentalismo ambiental renovado al galope del "cambio climático" y la todopoderosa burguesía "verde" estadounidense y europea. En ese galopar ambientalista, una vez más la Fundación Mediterránea, entre otros centros ultra-conservadores criollos:


El presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, exponiendo en la Cumbre Economía Verde en Córdoba, octubre de 2017. El evento fue organizado por la Advanced Leadership Foundation (EE.UU.), presidida por Juan Verde, ex asesor de Barack Obama en ambiente (ver bibliografía). El evento en cuestión contó con el respaldo de la Fundación Mediterránea.

La globalización "verde" y su rol oculto en la privatización macrista del sector nuclear
Promovida y amplificada por el alarmismo del "cambio climático" y el fin del mundo (ninguna de las catástrofes pronosticadas por el "pastor climático" Al Gore se cumplió), una arrolladora ola "verde" de proporciones globales se lleva puesta la seguridad energética y la calidad de vida de las clases populares en Europa, América Latina y África.


Fuente: El Periódico de la Energía, 2 de noviembre de 2017. En nombre de la lucha contra el dióxido de carbono, empresas de las naciones más contaminantes invaden nuestras economías, las menos contaminantes. Las empresas que en Chile se adjudican la mayoría de las licitaciones en renovables intermitentes son españolas, italianas y chinas. Es la nueva división internacional "verde". La estrategia medioambiental que prioriza la calidad de vida y supervivencia de las ballenas, los osos polares y las clases dominantes de la Unión Europea, en detrimento de los seres humanos de las naciones emergentes o subdesarrolladas, encuentra en las políticas neoliberales su natural e incondicional aliado.

Detrás, el Banco Mundial, el FMI, Naciones Unidas, el fundamentalismo ambiental y sus ONGs, las grandes multinacionales de la energía y el petróleo, la burguesía eólica y solar de Europa y EE.UU., más un conjunto selecto de multimillonarios lobbistas como Al Gore y Leonardo Di Caprio, por cierto, cuyas huellas de carbono superan las de Haití, entre otras naciones empobrecidas. A los políticos y científicos opuestos a la globalización "verde", persecución y castigo. A la energía renovable hidráulica, barata y de base, persecución y castigo. A la energía nuclear, no emisora de CO2, barata y de base, aún más persecución y castigo.

La Argentina de Macri, cooptada por el neoliberalismo, las corporaciones y el fundamentalismo ambiental, en la cresta de dicha ola "verde" a la par de Chile, México y Uruguay, entre otras. El Plan RenovAr es fiel reflejo de ello, prohijado aquí por la mismísima Fundación Mediterránea, la Universidad del CEMA, FIEL y cuanto centro ultra-conservador se encuentre en el país. (3) Todos de la noche a la mañana convertidos en "verdes", preocupados y dedicados a tirar abajo el consumo energético de un pueblo derrochador porque daña el ambiente y libera mucho dióxido de carbono. Qué coincidencia la convergencia entre los objetivos históricos del neoliberalismo de desindustrialización y atrofia del mercado interno y los postulados del ecologismo medieval, ¿no es así?


Fuente: El Periódico de la Energía, 3 de noviembre de 2017. El gobierno español presta 69 millones de euros al Fondo para la Internacionalización (FIEM), una herramienta creada por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad en 2010 "para la financiación de apoyo oficial a la internacionalización de la empresa española" (ver bibliografía). El FIEM, asimismo, financiará con ese dinero la construcción de un parque eólico en Tizimín (Península del Yucatán, México), de 75,6 MW y compuesto por 36 aerogeneradores de la firma Gamesa. La empresa española será la encargada del diseño, construcción, explotación, operación y mantenimiento del parque.

En fin, los dueños de la energía en todo el mundo se vuelcan masivamente a las tecnologías del viento y del sol. Negocio redondo y sutil pero eficientísima estrategia recolonizadora en lo económico, comercial y financiero en las naciones periféricas, bajo una nueva división internacional del trabajo "verde". Si aún no se nos cree, formúlese el lector y la lectora la siguiente pregunta: ¿A quién/quiénes financian los organismos de crédito internacionales y los gobiernos europeos cuando "invierten" en América Latina? ¿A la industria, a la ciencia, a la tecnología y al empleo latinoamericano de calidad o a sus propias industrias, su propia ciencia, tecnología y empleo? El Plan RenovAr del macrismo no es ninguna excepción.

Conclusiones
En la República Argentina, sabido es que con Mauricio Macri asumió al frente del Ministerio de Energía el Grupo Shell. Pero la angloholandesa, si bien es la cara más poderosa, no está sola en la conducción de la política energética nacional. Debajo suyo, un puñado de empresarios de la energía -la mayoría socios e íntimos amigos del presidente- ligados especialmente al negocio de la generación termoeléctrica deciden el presente y los destinos energéticos del país. Pero tampoco están solos: se está verificando una fortísima alianza con las principales empresas extranjeras en el campo de las renovables eólica y solar, la gran banca financiera occidental y los principales organismos internacionales de crédito que respaldan estos proyectos.


Fuente: Universidad del CEMA. En la tarima se observa al Lic. Ricardo López Murphy. Detrás de él lo acompañan Maximiliano Morrone, Director Nacional de Promoción de Energías Renovables del Ministerio de Energía; Regina Ranieri, Directora de la Diplomatura en Desarrollo y Financiamiento de Proyectos de Energías Renovables de la UCEMA; Walter Lanosa, CEO de Genneia; y Martín Duhart, Oficial de Inversión Principal de la División de Infraestructura y Energía de la Corporación Interamericana de Inversiones (Grupo BID).

La guerra contra la energía nuclear y la hidroelectricidad de gran potencia instalada es condición sine qua non para el triunfo de la ola "verde". De eso se trata la reapertura privatizadora del sector nuclear luego de casi un cuarto de siglo y, en ella, la posibilidad concreta de privatización de Dioxitek.

De acuerdo al nivel de concentración y verticalización del sector energético que se sucede desde diciembre de 2015, no sería descabellado suponer que el 51% del paquete accionario sea adquirido por empresas de (o vinculadas a) Mindlin, Caputo, ENEL, Techint, etc. Si dicho actor privado decidiera, por ejemplo, abastecer a las centrales con dióxido de uranio importado, los costos del sector nucleoeléctrico dispararían afectando así la promoción y el sostenimiento de la capacidad autónoma y soberana del desarrollo científico-tecnológico ligados al Plan Nuclear Argentino relanzado en 2006. Esto asestaría un golpe letal a los proyectos de construcción de nuevas centrales basadas en este tipo de tecnología. Ni que hablar de la inconveniencia para la seguridad nacional del desplazamiento del Estado del control del Ciclo del Combustible nuclear. Por su importancia específica, encararemos está cuestión en un informe aparte.

El Decreto 882 es contundente: no van a paralizar los planes nuclear e hidroeléctrico como otrora sucediera en tiempos de Alfonsín, Menem y de la Rúa. Antes bien, y como fuera explicado antes, condicionados en buena medida por la presión china, se deciden por hacerse de su control (privatización) desde donde podrán no sólo neutralizar sus efectos anti-tarifazo (por tratarse de fuentes de generación que compiten con las más caras termoeléctrica, eólica y la solar) sino también hacer pingues negocios con ellos, todo a costa de la seguridad energética nacional, la viabilidad económica y la calidad de vida de la población.

En una administración cuyo Ministerio de Energía está cooptado por la industria petrolera y el sector energético vinculado a la generación termoeléctrica (en progresiva alianza con las principales empresas extranjeras de las energías eólica y solar), el control del dióxido de uranio clave para la viabilidad comercial de la nucleoelectricidad constituye una jugada magistral.

Magistral, claro está, para dominar una fuente de generación que compite y hasta es antagónico con los desbocados intereses del frente "verde" (igual para la generación hidráulica de gran porte). Fue por esta misma razón que, en 1996, se decidió avanzar con Dioxitek. Fue por la misma razón también, que el Plan Energético Nacional implementado entre 2004 y 2015, así como el Plan Nuclear relanzado en 2006, mantuvieron la propiedad accionaria en manos de CNEA, potenciando incluso ciertas ventajas de la creación de Dioxitek. Y fue por la misma razón, finalmente, que el cartel energético al frente del Ministerio de Energía decide volver con todo, terminando aquello que Cavallo y Menem no pudieron, en paralelo a un presupuesto del ajuste para el sector y la demora de más de año y medio en la construcción de la cuarta y quinta centrales nucleares.

---

(1) Dioxitek es la única empresa en la Argentina que produce el polvo de dióxido de uranio (UO2) de pureza nuclear grado cerámico, que es el material que se emplea en la fabricación de los elementos combustibles que usan los reactores nucleares de nuestro país. La materia prima empleada por Dioxitek para la fabricación del dióxido de uranio es un producto sólido denominado comercialmente concentrado de uranio, el que es transformado en un complejo proceso químico realizado bajo estrictas normas de calidad y seguridad.

(2) Al dejar su función pública, Bastos pasó a la estadounidense Enron. Entrado el nuevo siglo fue contratado como perito por dos empresas extranjeras en su demanda al Estado nacional ante el CIADI.

(3) Vale la pena recordar este párrafo que fuera escrito por nosotros en el 29 de diciembre de 2015, con motivo del ataque macrista a las represas en el Río Santa Cruz (ver bibliografía): "… a través del binomio: fundamentalismo ecologista en el Ministerio de Ambiente y la industria petrolera en el Ministerio de Energía, la administración macrista tiene todo para convertir al sector energético en una mercancía más. Sustentadas por argumentos medioambientales que brotarán del oficialismo -por sus conceptos y razonamientos deberían más bien denominarse "medievales"- y que serán punta de lanza de la avanzada cultural para la desnacionalización y reprivatización de la energía (apelar al cambio climático, a Fukushima y a Chernóbil es hoy más eficiente que recurrir a las históricas zonceras del Estado ineficiente y mal administrador, sobre todo después de estos últimos doce años de notable e irrefutable gestión pública), se justificará el congelamiento del Plan Nuclear, la paralización de la construcción de nuevas represas y la invasión de las renovables. Todo esto frenará la tendencia creciente (desde 2003) de la potencia instalada del parque generador, así como en la diversificación de la matriz (de la que las renovables fueron protagonistas, pero con una incorporación progresiva y de acuerdo al interés argentino). La energía será más cara y más escasa; el consumo se desplomará, como busca Aranguren a través del tarifazo y la quita de subsidios. La dependencia hidrocarburífera del país volverá a disparar -conjuntamente con las exportaciones de crudo y gas natural- y las empresas que dirigen la política energética desde la cámara empresaria con poder ministerial (léase, Ministerio de Energía) verán cumplidos sus objetivos de maximización de ganancias a expensas del pueblo argentino.



Bibliografia
OETEC (3/11/2017) La ultra-neoliberal reforma energética del macrismo: "Nada de lo que heredamos estatal seguirá en manos del Estado…"
http://www.oetec.org/nota.php?id=2893&area=1

OETEC (23/10/2017) Parque eólico Mindlin: importaciones, deuda, extranjerización y tarifazo
http://www.oetec.org/nota.php?id=2880&area=1

OETEC (12/10/2017) Caucharí: ¿El parque solar más grande de América Latina? El más caro, seguro…
http://www.oetec.org/nota.php?id=2860&area=1

OETEC (26/9/2017) Jujuy: fomentando la industria y el empleo chinos (1.200.000 paneles solares en camino)
http://oetec.org/nota.php?id=2831&area=1

OETEC (4/09/2017) RenovAr 2.0: se profundiza la extranjerización y el fin de la industria nacional en renovables
http://www.oetec.org/nota.php?id=2799&area=1

OETEC (23/02/2017) Síntesis de la actualidad del sector nuclear argentino, febrero de 2017
http://www.oetec.org/nota.php?id=2385&area=6

OETEC (4/01/2017) Sobre el negocio "verde", el calentamiento global y el camino argentino
http://www.oetec.org/nota.php?id=2274&area=5

OETEC (6/09/2016) Avance de obras en la NPUO2 de Dioxitek que se construye en Formosa
http://www.oetec.org/nota.php?id=2053&area=8

OETEC (27/03/2017) Africanización energética de Argentina: eje de las nuevas relaciones bilaterales con EE.UU.
http://www.oetec.org/nota.php?id=1687&area=1

OETEC (2/03/2016) Primer aniversario de Atucha II a plena potencia
http://oetec.org/nota.php?id=1610&area=17

OETEC (11/02/2016) Proyecto IV° Central Nuclear: energía barata, limpia, segura y abundante
http://www.oetec.org/nota.php?id=1567&area=8

OETEC (29/12/2015) Las represas de Santa Cruz: en defensa del empleo, la industria y la seguridad energética
http://oetec.org/nota.php?id=1493&area=15

OETEC (8/06/2015) "Atucha II permitió la recuperación de la industria metalúrgica nuclear de nuestro país"
http://oetec.org/nota.php?id=1217&area=1

OETEC (12/03/2015) Central Nuclear Néstor Kirchner: el mundo alecciona al Menemismo del Siglo XXI (y al señor Jorge Oviedo)
http://www.oetec.org/nota.php?id=1074&area=1

OETEC (24/02/2015) Atucha II y la industria nacional
http://www.oetec.org/nota.php?id=1056&area=25

OETEC (19/02/2015) La Central Nuclear Néstor C. Kirchner (Atucha II)
http://www.oetec.org/nota.php?id=%201042&area=%201

OETEC (27/11/2014) Por una política medioambiental autóctona y latinoamericana (I) - Respuesta a Amartya Sen
http://www.oetec.org/nota.php?id=%20843&area=%201

OETEC (12/11/2014) Sobre la clausura de la planta de Dioxitek en Córdoba
http://www.oetec.org/nota.php?id=%20808&area=%2025

OETEC (15/07/2014). Atucha II como pilar estratégico del Plan Nuclear Argentino y Audiencia Pública por la instalación de la NPUO2 de Dioxitek en la provincia de Formosa
http://www.oetec.org/informes/plannucleardioxitek150714.pdf

OETEC (3/06/2014) La Central Nuclear Néstor Kirchner y el proyecto político del pueblo argentino
http://oetec.org/nota.php?id=497&area=1

Cumbre Verde
http://cumbreeconomiaverde.org/

ENEL arrasa en Chile
http://elperiodicodelaenergia.com/enel-arrasa-en-la-subasta-de-renovables-chilena-y-cox-energy-se-mete-entre-las-ganadoras-por-segunda-vez/

Préstamo del FIEM a la industria española para su instalación en México
http://elperiodicodelaenergia.com/el-gobierno-aprueba-un-credito-de-69-millones-de-euros-para-construir-un-parque-eolico-en-mexico/

FIEM
https://www.ico.es/web/ico/fondo-para-la-internacionalizacion-de-la-empresa

Banco Mundial (16/6/2015) MDBs Provided $28 Billion in Climate Finance in 2014; G7 Calls for Scaling Up http://www.worldbank.org/en/news/feature/2015/06/16/mdbs-28-billion-climate-finance-in-2014