ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo socioeconomico y Geopolitica del Desarrollo

| Artículos de opinión

Suspensión del tarifazo del gas y su declaración de "odioso, ilegítimo e insostenible"

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
tarifazo, tarifazo odioso, endeudamiento, subsidios ciudadanos, 7.400 millones de dólares, audiencia pública, inversiones, producción de gas, importaciones, demanda de gas, Aranguren, Shell, GNL, Neuquén



15-11-2017 | En septiembre del corriente y según el Séptimo informe de la Deuda Externa del ODE-UMET, arañábamos los 105.000 millones de dólares de endeudamiento macrista. El problema, no obstante, trasciende la sideral cifra: de ese monto el pueblo argentino no vio un peso; ni verá. Por el contrario, cada centavo de esa deuda sirve para vaciar nuestros bolsillos, financiar la fuga de capitales, financiar también el egreso de divisas para atesoramiento y el giro indiscriminado de dividendos. Si sumamos estos flagelos ya superamos los 70.000 millones desde la asunción de Macri. En pocas palabras, una deuda que es una estafa al Estado y un saqueo al pueblo. A endeudamientos de esta naturaleza se los conoce en el mundo como de "odiosos, ilegítimos e insostenibles" (Doctrina de la Deuda Odiosa). Lo de "odioso", por su carácter anti-democrático y porque los acreedores son conscientes que los intereses populares no son los destinatarios de la operación; "ilegítimo", por violar derechos humanos y normativas legales; "insostenible", porque atenta contra la viabilidad de la Nación, la realización humana y las condiciones de vida fundamentales de las generaciones venideras.

Y de una deuda odiosa a un tarifazo odioso. Sucede, precisamente, que la política energética del macrismo es una estafa de iguales -sino peores- proporciones. La deuda hipoteca el futuro inmediato; pero el tarifazo condiciona el presente y funciona como poderosísimo instrumento de ajuste. Y es por esto mismo que se impone, no solamente la suspensión de los incrementos tarifarios registrados desde diciembre de 2015 en luz y gas, sino también se les dé igual tratamiento que a la cuestión de los endeudamientos utilizados para el enriquecimiento de unos pocos y el empobrecimiento generalizado de las grandes mayorías. Porque, además, este tarifazo, que no es ni más ni menos que la ciudadanía toda subsidiando a un puñado de empresas socias y dueñas del Poder Ejecutivo, este tarifazo contribuye enormemente a financiar aquel endeudamiento odioso que recién empieza.

Esta semana se realiza en todo el país la tercera audiencia pública del gas. Oportunidad inestimable para recordarle al pueblo argentino que a poco de cumplirse dos años de tarifazo, de precios del gas en boca de pozo entre los más caros del mundo y del gobierno de las empresas, la realidad incontrastable de los números oficiales publicados por el Ministerio de Energía (comandado por Shell) y por el ENARGAS (controlado por las propias empresas) demuestra cabalmente que ninguno de los objetivos propuestos por el presidente Macri y que, según él, justificaban y justifican el tarifazo, se ha cumplido. Todo lo contrario. Y es por esto mismo que debe encararse una campaña masiva de participación ciudadana para pedir la suspensión del tarifazo y declarar su carácter "odioso, ilegítimo e insostenible".



¿Dónde están los 7.400 millones de dólares de subsidios a las petroleras?
El subsidio por miles de millones de dólares que la ciudadanía eroga directa e indirectamente de sus propios ingresos le permite a la administración neoliberal de Mauricio Macri reducir los subsidios estatales que, si antes beneficiaban a decenas de millones de hogares, pequeñas y medianas empresas y comercios, jubilados, científicos, etc., ahora se vuelcan masivamente al pago de los servicios de la deuda.

Solo entre enero y agosto del corriente, de acuerdo al ODE-UMET, pagamos en intereses de la deuda externa 4.300 millones de dólares. Pues bien, las inversiones realizadas en 2015 dirigidas a apuntalar un sistema gasífero en calidad de derecho humano y herramienta de desarrollo, rondaron los 5.500 millones. Dichas inversiones permitieron sustituir importaciones por miles de millones de dólares, mejorar los niveles de producción, acompañar una demanda creciente y fomentar nuevas inversiones; y todo sin perjudicar en un centavo a los hogares, empresarios e industriales del país. Ya que estamos, es importante aclarar: es mentira que nos quedábamos sin gas; teníamos cada vez más.

Pero aquella recuperación fue dilapidada; cambió. Y cambió, como todo, para peor. El monto que las petroleras, las distribuidoras y las transportistas del gas recaudan no varió sensiblemente. Lo que sí varió, es que buena parte de esa cifra -y de forma gradual- la pone el pueblo argentino. Y algo todavía más grave y que nos remite al inicio de esta nota: como con la deuda, del tarifazo no vemos un solo centavo de beneficios. Efectivamente, los nuevos cuadros tarifarios y los nuevos precios del gas en boca de pozo están provocando una caída inusitada e inexplicable de nuestros hidrocarburos, disparando las importaciones, atrofiando el consumo, reduciendo a valores históricos la expansión del servicio público de gas por redes y promoviendo un falso excedente para reeditar la estafa exportadora como en los noventa. ¿Cuánto recibieron las productoras en dos años de subsidios estatales y subsidios ciudadanos (vía incremento tarifario)? 7.400 millones de dólares, según informó recientemente el cartel empresarial en poder del Ministerio de Energía. ¿Dónde está ese dinero? En cualquier lado menos invertido en el país y su gente.

20 consecuencias y resultados del tarifazo odioso
A continuación, listamos una suerte de síntesis de lo que a partir de este momento el Observatorio OETEC denomina tarifazo "odioso, ilegítimo e insostenible", principales consecuencias y resultados de este saqueo vergonzoso e inédito en la historia argentina:

1) En 1 año y 9 meses de gestión, el neoliberalismo ya importó un 17% más de petróleo que el importado entre 2008 y 2015. Venían a salvarnos de las importaciones…

2) La producción de petróleo cayó un 3,8% en 2016 respecto de 2015. A septiembre de 2017, la caída acumulada es del 7,4%. En relación al último año del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, que había recuperado la producción, hoy estamos abajo un 10,3%. Venían a incrementar la producción…

3) La producción de nuestro petróleo refinable (el que pueden usar nuestras destilerías) proviene básicamente de las cuencas Neuquina y del Golfo San Jorge. Ocurre que la producción de petróleo cayó interanualmente el año pasado 2% en el caso de la primera y 5% para la segunda. La lamentable tendencia se ahonda en 2017 (datos a agosto): -6% la Cuenca Neuquina y -9% la Cuenca del Golfo. Venían a proteger la producción doméstica de nuestro mejor petróleo…

4) En lo que va del segundo año de gestión neoliberal, el desplome de la producción de petróleo en las provincias hidrocarburíferas -luego de un durísimo 2016- no da tregua. Todas producen mucho menos petróleo que en relación a… ¡2015! Chubut, la primera productora de crudo, por ejemplo, cayó 10% entre enero y agosto de este año en relación a 2016. Neuquén, la segunda productora, cayó un 5%; Santa Cruz, abajo un 8%. Con el gas algo similar: la primera provincia, Neuquén, y que explica el 50% del total, desacelera fuertemente su producción. Con excepción de Tierra del Fuego (por Vega Pléyade), las demás grandes se vienen a pique. El impacto en las regalías provinciales y la actividad económica de las provincias productoras es sumamente negativo. Venían a combatir la supuesta ausencia de federalismo…

5) La producción de gas en 2016 aumentó cerca de un 5% interanual. Dicho incremento -que venía de 2015- se explica en un 90% gracias a un solo yacimiento, iniciado en 2013 y cuya producción recién comenzó en febrero de 2016. De no haber sido por ese proyecto (Vega Pléyade), la producción se hubiera prácticamente estancado el año pasado. Venían a incrementar la producción de gas…

6) Ahora que se mide 2016 contra 2017 y se neutralizan los efectos del mega-yacimiento de la maldita herencia, se ve claramente lo que sucede: casi sin excepciones, la producción de gas de todo el país -salvo la del susodicho proyecto- se viene en picada o desacelera fuertemente. El resultado: la producción de gas cae conforme avanza el segundo año de Macri. Entre enero y septiembre registró un -1%, dilapidando casi un lustro de recuperación. Y la tendencia se profundiza. Venían a salvarnos de la debacle del gas…

7) En 2015 en relación a 2014, logramos reducir las importaciones de gas en un 10%. Pero en 2016 ese porcentaje cayó a más de la mitad. En otras palabras, el año pasado importamos menos que en 2015 pero el ahorro que hacíamos de gas no comprado afuera fue menor. Venían a solucionar el déficit comercial energético…

8) Y del batacazo importador del petróleo al del gas. Entre enero y septiembre de 2017, el neoliberalismo ya importó un 6% más de este fluido que en iguales meses de 2015, el supuesto año del descalabro y que venían a solucionar. Venían a insertarnos en la senda del autoabastecimiento…

9) En cuanto a las inversiones que las petroleras -según informaron al Ministerio- llevarán adelante en 2017, en explotación se reducirán un 11% sobre 2016 (este último recibió a su vez un 16% menos de inversiones que 2015). Es decir, una caída del 25% en dos años. En exploración todavía peor, 71% de retracción desde 2015. Y eso que cuando informaron estos valores no sabían del adelantamiento en la liberalización de los precios de los combustibles. Venían a invertir y a conseguir un diluvio de dólares…

10) Lógicamente, las menores inversiones se reflejan en los niveles de producción de gas y petróleo por parte de las principales productoras. En el caso del gas, YPF, Total Austral y PAE (juntas explican el 74% de la producción nacional) extrajeron entre enero y septiembre menos gas que en igual período de 2015. Venían a otorgar señales de precios claras a las empresas…

11) Ya que hablamos de combustibles, debe saberse que las refinerías utilizan cada vez más petróleo extranjero a la hora de elaborar naftas y gasoil, entre otros productos. Al mes de agosto, el total de petróleo procesado extranjero batía récords históricos. Venían a proteger la soberanía energética…

12) Finalmente, la cuestión del servicio público. El gas entregado a los argentinos y las argentinas, hasta el mes de julio fue menor que durante 2016. Pero la reactivación proselitista de cierto sector de la industria hizo crecer la demanda, que entre enero y agosto apenas consiguió posicionarse por encima de la de igual período del año pasado (0,4%), luego de muchísimos años de crecimiento. Para tener una idea, el promedio para los mismos meses entre 2011 y 2015 fue del 3,3%. En fin, mucho menos gas para el pueblo argentino. Venían a salvarnos de la escasez energética…

13) Si dejaron que la demanda crezca algo por especulación electoral, lo que no pudieron revertir es la histórica caída de la demanda residencial. Cayó 14% en 2017 sobre 2016, meses enero a agosto. Se trata, por cierto, de comportamientos tan negativos que destacan por ser los peores de los últimos 25 años. Millones de hogares que se ven obligados a reducir el uso de este servicio público esencial porque no lo pueden pagar, y porque ya se enfrentan a la disyuntiva si alimentarse como dios manda o calefaccionarse (en invierno) como dios manda también. Venían para hacernos vivir mejor…

14) Menos gas para el pueblo argentino, y cada vez menos argentinos y argentinas con acceso al servicio público de abastecimiento de gas por redes. En 2016, el macrismo fue artífice de un nuevo y triste récord: la incorporación de nuevos usuarios cayó un 19% interanual. Fue la segunda peor marca desde 1993 (la anterior, el convulsionado y crítico 2002). Venían a revolucionar la justicia social a nivel servicios públicos…

15) ¿Y en 2017? ¿Habrá mejorado la incorporación de nuevos usuarios? Al finalizar los primeros ocho meses, la expansión del servicio público retrocedió un… ¡63%! Específicamente para el sector residencial, la caída fue del 53%. Es la peor caída de los últimos quince años (desde 1993). Venían a cambiar para mejor el bienestar en los hogares argentinos…

16) Al descalabro anterior, para que tomemos conciencia de la gravedad, lo ponemos en números concretos: entre enero y agosto de 2015, incorporamos 85.385 usuarios nuevos; en 2016, mismos meses, la cifra cayó a 69.100; y en 2017, 25.809. De proseguir así -y súmense los próximos tarifazos-, 2018 no llegará ni a 1.000 usuarios agregados. Trágico. Venían a revolucionar la energía para el pueblo argentino…

17) Los últimos cinco puntos tienen un denominador común: el fomento deliberado del excedente. Es decir, la generación de excedente al menor costo, que es quebrando la demanda y haciendo retroceder la expansión del servicio público de gas por redes, en paralelo a nulas inversiones y reducción masiva de costos (por vía del ajuste al trabajador). Nos dirán, como ya dicen, que el mercado interno está abastecido. Una trampa: abastecido porque su consumo es cada vez más chico. ¿Y el excedente para qué? La Argentina ya exporta gas a Chile, formato swaps; el año entrante comenzará con envíos sin compromiso de re-importación. Neuquén se prepara para ser una base de exportación.Venían a priorizar nuestro normal abastecimiento...

18) Y mientras los argentinos y las argentinas no vemos un peso de beneficio de un tarifazo que difícilmente encuentre parangón en el mundo civilizado, en simultáneo a un incremento en los precios del gas en boca de pozo que los posicionan como los más caros entre todos los precios del gas de la especie humana en su conjunto, entre todo esto, el Grupo Shell y su CEO-ministro no dejan negocio sin hacer, ganancia sin cobrar. Venían a salvarnos de la corrupción…

19) Entre 2016 y 2017, Shell cuadruplicó su participación en el negocio del GNL. Asimismo, la caída del gas en lo que va del año benefició a Shell en casi 400 millones de dólares en ocho meses, ya que un volumen equivalente al 95% del gas no producido lo adquirimos de la firma anglo-holandesa. Finalmente, de haberse evitado la caída en la tasa de producción en Neuquén podríamos habernos ahorrado el 100% de las importaciones provenientes de Chile desde la asunción de Macri. Pero claro, no hay conflictos de interés. El CEO-ministro (accionista de Shell hasta que no se vea en Boletín Oficial su compromiso de no recomprar las acciones supuestamente vendidas una vez concluido su mandato), el CEO-ministro firmándolo todo e interviniendo en todo, haciendo caso omiso incluso a lo ordenado por su presidente (Decreto 1006/16 de aceptación de excusación de Aranguren).Venían a combatir la corrupción y a dotar de transparencia a la cosa pública...

20) Entre 2016 y 2017, las petroleras recibieron en materia de subsidios estatales 4.917 millones de dólares (2016 fueron 2.690 millones; 2017, 2.227 millones). Asimismo, y consecuencia del tarifazo, recibieron 2.500 millones de dólares adicionales solamente por el ajuste de abril de este año. Total, 7.400 millones de dólares. Debe recordarse que, en 2015, los subsidios al sistema gasífero rondaron los 5.500 millones de dólares. Ese monto se destinaba al pueblo argentino, sus empresas, industrias, comercios, hogares, etc., a la vez que premiando a las empresas que mejoraran sus niveles de producción (Plan Gas) y se comprometieran a mayores inversiones. Con Macri, el monto total de los subsidios prácticamente no ha variado. Lo que sí varió es que la mitad es aportada por la ciudadanía directamente vía tarifazo, por un lado; y por el otro, el receptor del subsidio: de recibirlo la ciudadanía a recibirlo las empresas pero sin compromiso de inversiones ni premio al gas nuevo (pagando igual el gas viejo que el nuevo).Venían a aplicar subsidios progresivos y justos....

Conclusiones
El 16 de diciembre de 2015, la administración Macri decretó la Emergencia Energética nacional porque supuestamente nos quedábamos sin gas, petróleo ni electricidad. El 1 de abril aparecía publicada en el Boletín Oficial la Resolución 28 con los nuevos cuadros tarifarios del servicio público de abastecimiento de gas por redes.

Entre sus primeros considerandos leemos (subrayado es nuestro): "Que para promover inversiones en exploración y explotación de gas natural a fin de garantizar su abastecimiento y de emitir señales económicas claras y razonables, resulta necesario implementar un nuevo esquema de precio de gas natural en el PUNTO DE INGRESO AL SISTEMA DE TRANSPORTE, que tenga por objeto tanto la incorporación de reservas, como el aumento en la producción doméstica de gas natural…".

De esta resolución nacieron todas las demás, algo así como la zoncera madre del gas que después parió a sus zonceras hijas. Como sea, a escasos meses de cumplirse dos años de tarifazo, de precios del gas en boca de pozo entre los más caros del mundo y del gobierno de las empresas, la realidad incontrastable de los números oficiales publicados por el Ministerio de Energía (comandado por Shell) y por el ENARGAS (controlado por las propias empresas) demuestran cabalmente que ninguno de los objetivos propuestos por el presidente Macri y que, según él, justificaban y justifican el tarifazo, se ha cumplido.

Todo lo contrario. Estamos, como con el resto de las cosas, como con el bienestar general, como con las garantías ciudadanas, el Estado de Derecho y los derechos humanos, estamos muchísimo peor que en diciembre de 2015.

En fin, y como con el bárbaro endeudamiento macrista, el tarifazo es también "odioso, ilegítimo e insostenible". Es "odioso", por su carácter anti-popular y anti-democrático; y porque las empresas energéticas son conscientes que los intereses populares no son los destinatarios de la escalada de precios y tarifas de la energía; "ilegítimo", porque las empresas esconden y niegan discutir su rentabilidad con el pueblo argentino, por violar derechos humanos y normativas legales, como la Ley de Ética Pública y de ministerios (hay un grupúsculo de empresas apoderadas de la máxima institución del Ejecutivo en esta cuestión); y es "insostenible", porque atenta contra la seguridad energética de la Nación al afectar la normal provisión de hidrocarburos, liberar sus importaciones, achicar deliberadamente el abastecimiento interno y reducir drásticamente la expansión de este servicio público esencial, que es ante todo un derecho humano, clave no ya para la realización de los argentinos sino para su supervivencia.

Por todo esto, porque el tarifazo es injusto, inconstitucional e injustificado; porque le está precarizando la vida a decenas de millones de compatriotas, porque está cerrando fábricas, comercios y PyMEs, porque está urdiendo una nueva estafa exportadora, y porque es pilar del endeudamiento odioso, ilegítimo e insostenible del macrismo, el tarifazo igualmente odioso, insostenible e ilegítimo debe suspenderse de forma urgente.

Esta semana se realiza en todo el país la tercera audiencia pública del gas. Oportunidad inestimable para recordarle al pueblo argentino que a poco de cumplirse dos años de tarifazo, de precios del gas en boca de pozo entre los más caros del mundo y del gobierno de las empresas, la realidad incontrastable de los números oficiales publicados por el Ministerio de Energía (comandado por Shell) y por el ENARGAS (controlado por las propias empresas) demuestra cabalmente que ninguno de los objetivos propuestos por el presidente Macri y que, según él, justificaban y justifican el tarifazo, se ha cumplido. Todo lo contrario. Y es por esto mismo que debe encararse una campaña masiva de participación ciudadana para pedir la suspensión del tarifazo y declarar su carácter "odioso, ilegítimo e insostenible".



Bibliografia
OETEC (14/11/2017) ¡No olvidar para la audiencia! Las principales petroleras ya producen menos gas que en 2015
http://www.oetec.org/nota.php?id=2911&area=1

OETEC (13/11/2017) ¿Y los 7.400 millones de dólares que el pueblo argentino puso entre 2016 y 2017?
http://www.oetec.org/nota.php?id=2909&area=1

OETEC (8/11/2017) Por una acción legislativa y jurídica genuinamente popular contra la política energética de Macri y Aranguren
http://www.oetec.org/nota.php?id=2904&area=1

OETEC (7/11/2017) A una semana de la tercera audiencia pública: cinco meses consecutivos de caída interanual en la producción de gas
http://www.oetec.org/nota.php?id=2901&area=1

OETEC (6/11/2017) Acumulado a septiembre: petróleo -7,4% y gas -1%
http://www.oetec.org/nota.php?id=2898&area=1

OETEC (2/11/2017) Reapertura exportadora de gas. Interrogantes y un análisis insoslayable
http://www.oetec.org/nota.php?id=2894&area=2

OETEC (1/11/2017) La ultra-neoliberal reforma energética del macrismo: "Nada de lo que heredamos estatal seguirá en manos del Estado…"
http://www.oetec.org/nota.php?id=2893&area=1

OETEC (30/10/2017) Enero - septiembre: las importaciones de gas natural ascienden un 6,3% (y 5,9% en relación a 2015)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2887&area=1

OETEC (19/10/2017) Sabotaje de Shell al sistema gasífero argentino: 7.463 millones de pesos en importaciones que podrían haberse evitado (entre enero y agosto)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2875&area=2

OETEC (18/10/2017) Enero a agosto de 2017: la menor incorporación de usuarios al servicio público de gas por redes desde 1993
http://www.oetec.org/nota.php?id=2872&area=1

OETEC (2/10/2017) Los resultados de las "inversiones estatales" en energía (2003-2015): crítica al Proyecto de Ley 2018
http://www.oetec.org/nota.php?id=2833&area=14

OETEC (28/11/2016) La estafa del endeudamiento (saqueo) macrista: odioso, ilegítimo e insostenible
http://www.oetec.org/nota.php?id=2204&area=1

OETEC (27/10/2016) El legado de Néstor Kirchner y la deuda odiosa del siglo XXI
http://www.oetec.org/nota.php?id=2149&area=1