ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Telecomunicaciones

| Resúmenes de fuentes colegas

Crecimiento de la televisión digital

Digital TV growth

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
TV digital, TV, reconversión, operadores de cable, satélites, comunicación



08-03-2014 | La tecnología digital está reemplazando rápidamente a la analógica como la norma de facto debido a su robustez y al uso eficiente del espectro, que permite mejorar la calidad y aumentar el número de canales. Varios países han establecido plazos para poner fin a las transmisiones terrestres analógicas. Estos plazos se han establecido sobre la base de objetivos nacionales de conversión digital o a través de acuerdos internacionales, como por ejemplo el Programa de Política del Espectro Radioeléctrico de la Unión Europea (Parlamento Europeo, Consejo, 2012). En paralelo, los operadores están desplegando redes de televisión digital terrestre (TDT) 20 para cumplir con los objetivos establecidos. Sin embargo, la TV digital no se limita a las transmisiones terrestres. Las redes de cable y satélite también están siendo actualizadas a la tecnología digital.


Varios gobiernos han decidido no asignar todo el espectro utilizado anteriormente a la transmisión de la TV terrestre analógica a la televisión digital. La sobrecapacidad - conocida como el "dividendo digital" - ha sido asignada en varios países con fines distintos de las emisiones de TV, generalmente a servicios de banda ancha. Este es el caso, por ejemplo, de varios países europeos que han seguido la recomendación sobre el dividendo digital contenida en el Programa de Política del Espectro Radioeléctrico (Parlamento Europeo, Consejo, 2012) con relación a utilizar la banda de 800 MHz -es decir, el dividendo digital europeo- para los servicios de comunicación electrónica de alta velocidad, tales como las tecnologías de banda ancha inalámbrica, en especial para cubrir las áreas escasamente pobladas.

Son muchos los países que ya han asignado parte del dividendo digital a los operadores de telecomunicaciones para el despliegue de servicios móviles de banda ancha avanzada, tales como el LTE. Cabe señalar que la asignación es un paso preliminar, y que la puesta en marcha efectiva de los servicios en las bandas asignadas se produce en una etapa posterior, una vez finalizada la conversión digital y después de que los operadores han desplegado sus redes.

Las compañías de telecomunicaciones también se percataron de los beneficios derivados de las transmisiones digitales de TV y las consideran como una oportunidad para ingresar al mercado de la TV paga. La televisión por IP (TVIP) utiliza conexiones de banda ancha para transmitir las señales de televisión. La TVIP difiere de la TV y el vídeo con formato OTT (over-the-top) en que proporciona una garantía de calidad de servicio comparable a la de las transmisiones de TV regulares, mientras que la TV OTT se distribuye sin tales garantías.

Por medio de la TVIP, los operadores de telecomunicaciones, pueden ofrecer a sus suscriptores paquetes de TV, banda ancha fija, telefonía fija y, en un número creciente de casos, servicios móviles (voz, datos y SMS). Y a la inversa, la tecnología digital también permite que los operadores de cable puedan proporcionar paquetes similares.
Tanto los operadores de cable como los de telecomunicaciones están ampliando sus redes de fibra óptica a fin de acercarlas a los clientes y de este modo mejorar enormemente la oferta (por ejemplo, al proporcionarles una conexión de banda ancha mucho más rápida). Esta convergencia de redes es uno de los motores fundamentales de la competencia en el mercado actual de la radiodifusión.

En la mayoría de los países, los servicios de TV móvil se prestan a través de conexiones de banda ancha móviles utilizando la tecnología IP. Además, varios países han asignado espectros específicos a la TV móvil, que luego se distribuye mediante tecnologías como la DVB-H.

El mundo fue testigo de una conversión masiva de la TV analógica a la digital en el período de cuatro años que finalizó en 2012. En este último año, un 55 % de los hogares equipados con TV recibía la señal digital, en comparación con el 30 % en 2008. En 2012 se superó la mitad de la meta prevista. La conversión digital se está produciendo también en el mundo en desarrollo, donde el número de hogares que reciben la señal digital prácticamente se triplicó, de 138 a 380 millones, en un período de cuatro años. En los países desarrollados, mientras tanto, el 81 % del total de hogares con TV recibía la señal de TV a través de la tecnología digital hacia finales de 2012. En términos absolutos, esto significa que hay 385 millones los hogares receptores de TV digital en el mundo desarrollado. Esto se explica por el hecho de que la conversión digital fue planeada (a través de leyes nacionales) y se extendió primero en los países desarrollados y después en los países en desarrollo, que se encuentran todavía en el proceso de conversión. En cierta medida, esto ha beneficiado a los países subdesarrollados, dada la caída del precio de los equipos desde que los primeros países desplegaron sus redes digitales, gracias a las economías de escala.

Los gobiernos nacionales y las iniciativas internacionales han colaborado con esta transición a la TV digital. Los gobiernos han establecido plazos para la transición de la señal analógica terrestre a la señal digital terrestre. En los países más grandes, esto a menudo implica la desconexión de las señales analógicas terrestres por regiones, que es lo que ha sucedido en los grandes países de Europa occidental así como en Brasil.

Los gobiernos han gastado sumas considerables en educar al público en relación con la conversión a realizarse en un futuro próximo, incluidas las prestaciones de la radiodifusión digital y los aspectos prácticos involucrados. Varios gobiernos (incluido el de los Estados Unidos) han subvencionado el costo de los decodificadores de la TDT - o incluso los han distribuido sin costo - a los hogares de bajos ingresos. Otras iniciativas gubernamentales (por ejemplo, en Uganda29) han incluido la reducción del impuesto a la venta o a los bienes suntuarios en el caso de los descodificadores. En algunos países, la legislación nacional obliga a que los fabricantes de los productos adapten todos los televisores vendidos después de una fecha determinada, colocándoles un sintonizador de TV digital, de manera que los equipos de los usuarios nuevos estén preparados para la conversión digital.

En cuanto a las principales iniciativas internacionales relacionadas con la conversión digital, en 2006 los gobiernos de 120 países de Europa, Oriente Medio y África acordaron varias medidas vinculadas a la introducción de la radiodifusión digital, e incluyeron plazos para la conversión de la televisión analógica terrestre en el Acuerdo GE0631 de la UIT.

Sin embargo, la conversión digital completa ha sido más difícil de lograr debido a que, en general, los planes de conversión gubernamentales no incluyen el cable analógico. En términos generales, las redes de cable son propiedad de empresas privadas, de modo que los gobiernos no siempre cuentan con la base jurídica necesaria para hacer cumplir los planes de conversión en estos casos. Una excepción es Finlandia, donde el plazo para poner fin a las transmisiones de cable analógico vencía en febrero de 2008, seis meses después de la desconexión de la señal analógica FTA (Ministerio de Comunicaciones y Transporte de Finlandia, 2008).

Muchos operadores de TV paga proporcionaron un impulso adicional, alentando a sus abonados a suscribirse a las ofertas digitales, no sólo para lograr un aumento de los ingresos por suscripción sino también porque quieren conservar sus suscripciones ante la competencia adicional que significan los operadores rivales de la TV paga.
Los servicios combinados (por el que los operadores de TV pueden proporcionar otros servicios de telecomunicaciones combinados en una suscripción con una sola factura) también han abierto el mercado, ya que los operadores históricos de telecomunicaciones invaden el territorio tradicional de los operadores de cable y viceversa. En los países donde es obligatoria la desagregación del acceso al bucle local, operadores alternativos pueden también ofrecer servicios combinados basados en la red del operador histórico, con lo cual aumenta la competencia. Los servicios combinados proporcionan a los operadores un mayor ingreso medio (mezclado) por usuario (ARPU) que las suscripciones al servicio de TV únicamente, pero disminuyen el ARPU de los servicios de televisión. Además, quienes se suscriben a los paquetes dobles o triples (es decir, los suscriptores de dos y tres servicios, respectivamente) son más leales que quienes contratan un solo servicio, reduciendo así el número de desconexiones y los costos relacionados con la retención de los clientes.

Un análisis regional demuestra que la proporción de hogares que reciben la señal de televisión digital sobre el total de hogares con TV varía sustancialmente en todas las regiones. En las Américas, los Estados Árabes y Europa, más de la mitad de los hogares conectados para recibir señal televisiva lo hacían a través de la tecnología digital para finales de 2012. En los Estados Árabes, esto se debe al predominio de la tecnología satelital (que es digital) como medio principal de recepción de las señales de televisión. En las Américas, el crecimiento de la penetración de la TV digital se explica principalmente por la conversión de las redes de televisión por cable a la tecnología digital. Europa ha alcanzado la primera posición en cuanto al porcentaje de hogares con TV que reciben la señal a través de la tecnología digital debido a los avances logrados en la conversión a la TDT.

Por otro lado, en África, la CIS, y en la región de Asia y el Pacífico el proceso de conversión a la TV digital es aún insuficiente. Sin embargo, las tres regiones han duplicado con creces el número de hogares que recibían la señal de televisión digital entre 2008 y 2012. En la región de la CEI, el crecimiento es atribuible a la conversión de los hogares receptores de la TV analógica a la TV de tecnología digital. En África, los datos sugieren que muchos hogares que carecían de TV, han adoptado directamente la tecnología digital. En Asia y el Pacífico, tanto la conversión a la televisión digital como los hogares sin TV que adoptan directamente la tecnología digital, son los que están promoviendo el uso de la TV digital.

Los hogares que reciben la TV digital (sobre el porcentaje total de hogares con TV) alcanzaron casi el 100 % en algunos países, como Estonia, Finlandia, Italia, España y el Reino Unido. En todos estos países, la desconexión analógica ya tuvo lugar hacia finales de 2012 (DigiTAG, 2013). Varios otros países están en proceso de conversión digital y ya han logrado un importante nivel de cobertura con dicha tecnología. Sin embargo, la cobertura de las señales de la TV digital no equivale a la aceptación real, ya que pueden persistir otros obstáculos, como por ejemplo el alto costo o la falta de decodificadores, la limitación en el suministro eléctrico, la falta de contenidos en idiomas locales o el alto costo de los televisores. En Ruanda, el Ministerio de la Juventud y las TIC ha puesto en marcha el programa "Tunga TV" para reducir las barreras de precio a la adopción de la TDT, haciendo que los televisores digitales y decodificadores sean más accesibles.

Algunos países desarrollados no han logrado la conversión digital completa debido al legado de las suscripciones al cable analógico. Un número residual de abonados al cable analógico son reacios a la conversión digital y a pagar más por la señal de TV, incluso si consiguen más canales a cambio.

La región de Asia y el Pacífico alberga a varios de los países más poblados del mundo (12 países de la región tienen poblaciones superiores a los 50 millones de habitantes), así que no es de extrañar que el número de hogares que reciben televisión digital haya aumentado tan rápidamente allí. En virtud de las dimensiones del país, el número de hogares con TV digital en China se disparó entre 2008 y 2012; la India también reflejó este crecimiento. Sin embargo, sólo el 46 % de los hogares con televisión de China (y el 44 % en la India) recibía la señal digital para finales de 2012, lo cual indica que todavía hay muchas posibilidades de crecimiento.



Bibliografia
- Measuring the Information Society 2013 (ITU).