ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo socioeconomico y Geopolitica del Desarrollo

| Artículos de opinión

La asimetría de los derechos políticos

Autor | Ramiro Bogado


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
hábitos de consumo, servicios públicos, inflación, democracia, Justicia, legitimidad, derechos políticos, precios de los servicios públicos, tarifazo



28-03-2018 | El constante aumento de la inflación y la caída de la actividad económica, son dos de los factores que dibujan el actual escenario político económico al que es sometida la sociedad argentina. Con incrementos en los precios de los servicios públicos, disfrazados de "correcciones tarifarias" y congelamiento de salarios en términos reales, el Ejecutivo intenta, irónicamente, mitigar el aumento de los precios. Dos medidas de las cuales se ha hablado mucho, pero que ciertamente conducen a un mismo punto: estancamiento y desigualdad. A propósito, vaya la siguiente frase de Joseph E. Stiglitz: "La democracia sabemos hoy, no consiste solo en elecciones periódicas: en algunos países esas elecciones han servido para dar legitimidad a regímenes esencialmente autoritarios y privar a grandes sectores de la ciudadanía de sus derechos fundamentales" .


El ajuste hacia arriba del precio de servicios esenciales como el agua potable, el gas, la electricidad, el transporte, peajes, etc., no solo trae consigo la ya evidente pérdida de poder adquisitivo de los ingresos de los sectores asalariados, sino que modifica radicalmente los hábitos de consumo, dejando una sociedad de "consumo paupérrimo". Un pueblo que es sometido a constantes incrementos de precios a una velocidad mayor a la que se ajustan sus salarios inevitablemente cambia sus hábitos de consumos para poder subsistir. Este Observatorio demostró hasta el hartazgo las drásticas reducciones en el consumo de servicios públicos de gas y electricidad. Los números del INDEC, por su parte, demuestra para los restantes temas: menores ventas de electrodomésticos, automóviles de baja y mediana gama, caída en la producción y venta de línea blanca, disminución en la compra en supermercados, y por lo tanto una caída generalizada del consumo y la actividad económica. Por su parte incrementan los bienes de consumo, como alimentos y bebidas de segundas y terceras marcas, incremento en el uso del transporte público, aumento en la importación de bienes de lujo, automóviles de alta gama, etc. Es así que se produce una brecha social, entre aquellos que tienen más para despilfarras en consumos de lujo y los que son obligados a consumir lo que pueden, sin la posibilidad de elegir. Lo que existe en el medio se llama desigualdad económica.

¿Cómo es posible que dicha grieta se agrande, en un país con una fuente de recursos naturales, productivos y de mano de obra tan grande, capaz de generar alimentos para toda Latinoamérica? El problema deja de ser productivo para empezar a ser distributivo. ¿Quién o qué mecanismo es el encargado de dicha repartija? Para contestar esta pregunta se necesitarían largos y tediosos debates sobre si es el mercado el que inexorablemente pone y dispone de los recursos o si es el Estado el que debe tomar la posta de tan importante tarea. El autor piensa que, más allá de la teoría económica, el país se encuentra inmenso en un juego multiregional, donde el capitalismo es el principal hilo conductor de la mayoría de los países del mundo, por lo que sería el mercado el dueño dichos enlaces, quedándole a los Estados la responsabilidad de velar por cómo se direcciones los mismos. El Estado debe ser el encargado de poner equidad donde el mercado excluye.

Entonces, ¿es posible salvar la economía en las democracias actuales, donde el poder económico es tan o más poderoso que el poder político? La historia nos ha demostrado que los procesos no se producen aisladamente en ninguna parte del globo y que cada acción política, económica o social tiene su consecuente reacción en otro plano. Tras el enjuiciamiento y la persecución de varios líderes políticos en Latinoamérica, la historia se repite y renueva. Los procesos democráticos se quedaron cortos al no haber generado las condiciones necesarias para que el poder económico (en complicidad con el poder judicial y mediático) no se trague al poder político. La estrategia es clara en todo el Cono Sur: persecución, enjuiciamiento, destrucción de procesos políticos, desprestigios de políticos y políticas y por último un vaciamiento de las discusiones políticas y coyunturales.

La meta final son ciudadanos despolitizados, con una rápida asociación libre de política - corrupción, con miedo de los procesos políticos y con cara al cortoplacismo. No queda otro remedio para las economías de todo el mundo que replantearse el concepto de democracias parlamentarias, división de poderes y, por supuesto, el rol del Estado. La pseudo imparcialidad de la "Justicia" que puede ser comprada por una suma de dinero ya no sirve cuando se piensa en procesos productivos y con miras a la justicia social a mediano y largo plazo. La Justicia debe renacer con la mirada puesta en el pueblo y no en los políticos, las empresas o los gobiernos. Pensar que es lo mejor para el bienestar social y el progreso económico en general. El achicamiento de las desigualdades entre los sectores más bajos y los más altos se debe hacer de una sola forma, rápida y eficaz: redistribuir lo que tienen los escalafones más altos a los más bajos, y de esta forma seguramente no solo sea más equitativa la torta, sino mucho más grande. Ya no se trata de ni de igualdad de resultados ni de oportunidades, sino de derechos políticos, y en las actuales democracias, los derechos políticos de los ricos pesan más que los de los pobres (compran y venden más influencias).



Bibliografia
OETEC (27/03/2018) Macri como "factor de riesgo" (o el más eficiente empobrecedor energético de la historia argentina)
http://www.oetec.org/nota.php?id=3148&area=1

OETEC (21/03/2018) En 2017 los hogares de la CABA consumieron menos gas que en 1993 (como mínimo)
http://www.oetec.org/nota.php?id=3142&area=1

OETEC (20/03/2018) En 2017 los hogares de la provincia de Buenos Aires consumieron gas a niveles de 2010
http://www.oetec.org/nota.php?id=3137&area=1

OETEC (16/03/2018) El consumo residencial de gas natural registró la peor caída de los últimos 24 años
http://www.oetec.org/nota.php?id=3130&area=1

OETEC (27/2/2018) Servicio público de gas. Balance 2017-2016 y comparación histórica
http://www.oetec.org/nota.php?id=3113&area=1

OETEC (13/01/2018) Diciembres 2017 vs. 2016: peor servicio a menor temperatura y a menor demanda (Edenor + Edesur)
http://www.oetec.org/nota.php?id=3024&area=1

OETEC (22/11/2017) Enero a octubre de 2017: demanda de Edenor -4% / demanda de Edesur -3%
http://www.oetec.org/nota.php?id=2923&area=1

OETEC (18/07/2017) ¿"Natural" morirse de frío en la propia casa con la estafa energética del tarifazo? La Pobreza Energética mata...
http://www.oetec.org/nota.php?id=2700&area=5

OETEC (3/03/2017) El empobrecimiento energético del pueblo argentino (estudio a nivel Ciudad de Buenos Aires)
http://www.oetec.org/nota.php?id=%202407&area=%201