ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

YPF renacionalizada: conundrum opositor (II)

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor manifiesta conflictos de interés: el amor por YPF.


Palabras Claves
YPF, renacionalización, Federico Sturzenegger, Daniel Montamat, oposición, recuperación, producción de gas, producción de petróleo, utilidades, eficiencia



12-03-2014 | Tristeza e indignación. Éstas, las sensaciones provocadas al leer y escuchar a la mayoría de la oposición política cuando de YPF se trata. Que los medios del atraso y la exclusión despotriquen contra la empresa renacionalizada vaya y pase. La gran prensa para una Argentina sin control de sí misma y satélite de las naciones desarrolladas es acérrima enemiga de cualquier política tendiente a forjar y consolidar un Estado al servicio de una Nación que aspira ser otra cosa que almacén de granos y proteínas. Ahora seamos justos. La prensa semicolonial que ha venido atacando a YPF desde la renacionalización y que anhela ver fracasada la exitosa gestión pública, no ha podido esconder los notables resultados exhibidos por la petrolera nacional en su último balance. Sin embargo y por desgracia, la censura es ahora potestad de los políticos opositores. ¿Cómo se explica que ningún exponente de la UCR, la Coalición, el socialismo, etc. haya dedicado si quiera un solo artículo a los irrefutables avances de la gestión pública al frente de YPF? ¿No era que estaban preocupados por el autoabastecimiento? ¿Acaso debemos suponer que deben suponer que alabar a YPF es encumbrar al kirchnerismo? Las ingentes inversiones que YPF viene realizando comienzan a mostrar sus frutos, aunque sin dudas la cosecha grande vendrá en los próximos años, sobre todo en Vaca Muerta, cuyo boom productivo se alcanzará a partir de 2018 (referido a Loma La Lata Norte/Loma Campana). ¿Pero no era que el ciclo K estaba terminado? Antes de pasar a la miseria opositora, los notables avances de Yacimientos Petrolíferos Fiscales.


Según datos de la Secretaría de Energía de la Nación, en enero de 2014 YPF aumentó la producción de petróleo en 9,8% y la de gas natural en 9,2% respecto a igual mes del año anterior. La performance viene a continuar la espectacular recuperación de todos los indicadores de la empresa desde el 16 de abril de 2012. Las tendencias declinantes en la producción hidrocarburífera a las que nos tenía acostumbrados Repsol lograron finalmente revertirse el año pasado: entre 2013 y 2012 la producción aumentó 3,1% en petróleo y 2% en gas. A lo anterior se suman ahora los resultados de los informes que YPF presentó la semana pasada a las Bolsas de Buenos Aires y Nueva York: "Los niveles de producción se generaron a partir de un incremento de la actividad en los yacimientos propios, impulsada por una inversión acumulada que duplicó a la del año anterior, con un monto que ascendió a los 24.492 millones de pesos (102,2%)". Efectivamente, la inversión total creció un 81,1% en relación a 2012 pero por encima del 100% para el negocio del upstream, negocio al cual se derivaron más de dos tercios de las inversiones totales. Los ingresos ordinarios de 2013 fueron equivalentes a 90.113 millones de pesos, representando un incremento interanual del 34,1% como resultado de la mayor comercialización en el mercado interno de naftas, gasóleos y gas natural. La utilidad operativa fue equivalente a 12.015 millones de pesos, esto es, un incremento del 52% en relación a la obtenida en 2012, consecuencia a su vez de los aumentos registrados en las utilidades operativas de las áreas de negocio upstream y downstream, de 25,3% y 64,1% respectivamente. Asimismo, la utilidad neta recurrente atribuible al accionista controlante fue de 5.681 millones (45,6% superior interanualmente). El indicador financiero EBITDA -sumatoria de la utilidad neta, intereses netos, impuesto a las ganancias, impuesto diferido y amortizaciones- arrojó un valor positivo por 29.394 millones de pesos (62,8% de aumento). Por su parte, el índice de reemplazo de reservas alcanzó el 158%, el más alto desde el año 2000, mientras que el mismo indicador para el gas y los líquidos fue del 185% y 137%, respectivamente".

Sturzenegger y Montamat
Al momento de escribirse esta nota ningún opositor político -mucho menos alguno de sus "especialistas"- había dedicado un solo artículo a destacar los referidos avances de la gestión pública de YPF encabezada por Miguel Galuccio. Por el contrario, llueven las críticas y en un mar de contradicciones, donde hasta el momento Martín Lousteau y su insuperable "YPF y la amnesia oficialista" (La Nación - 5/3/14) se lleva todas las de ganar. En segunda posición, le sigue Federico Sturzenegger, a quien dedicamos una nota la semana pasada y que aquí terminaremos de diseccionar, pues nos quedó pendiente el postre. En cuanto al economista de UNEN prometido para más adelante (este cronista le propuso debatir públicamente su artículo. Aún se aguarda respuesta). Referido sus críticas en relación al costo de la compensación, el referente PRO señaló: "...se requiere un aumento importante de las utilidades para al menos compensar el costo financiero que los argentinos estarán pagando. Si no se logra, quedará el costo para el próximo gobierno". ¿Por qué Sturzenegger no tuvo en cuenta el EBITDA para el cuarto trimestre de 2013, por 10.574 millones de pesos, 109,8% por encima de igual período del año anterior? Luego prosigue con una insólita deducción: "Pero el costo más grande ha sido la demora en el proceso de explotación del yacimiento de Vaca Muerta que se produjo con la confiscación (¡sic!). En un contexto de creciente abundancia de energía a nivel mundial, justamente por la explotación de petróleo y gas de reservorios no convencionales, el precio de la energía irá cayendo paulatinamente en los próximos años". En primer lugar, si hay algo que el neoliberalismo jamás consiguió mientras nos administró cual colonia es trasladar al mercado interno las disminuciones en las cotizaciones internacionales. Algo así ocurrió en tiempos de Fernando de la Rúa, cuando su secretario de Energía, Daniel Montamat, prefirió importar petróleo que obligar a las operadoras a alinear los precios externos a los internos, revirtiendo subas unilaterales de los combustibles superiores al 20% en promedio. Pero ahora, claro, les preocupa la supuesta disminución en los precios internacionales por la revolución del shale -cosa que además no ha ocurrido-. ¡Como si ellos fueran a importar la baja a los precios internos en caso de volver a la Rosada! En segundo lugar: ¿Sturzenegger cree en serio que la cotización del precio del barril se guía exclusivamente por el factor de la oferta y la demanda? Existen al menos cuatro factores interrelacionados entre sí y que definen el precio internacional de los hidrocarburos: el económico, el financiero, el especulativo y el geopolítico. La revolución del shale encabezada por EE.UU. está colocando al geopolítico por encima del económico (¿Ucrania le dice algo al procesado PRO?). En tercer y último lugar, la cuestión de la supuesta "demora" en la explotación de Vaca Muerta. Mientras la gestión española mantenía deprimida de forma deliberada la explotación de los no convencionales, Sturzenegger callaba (avalaba la demora). A propósito, cabe destacar que en 2013 se perforaron más de 130 pozos en formaciones geológicas de explotación no convencional. En mayo de 2012, YPF disponía de 25 equipos de perforación operativos y cerró el año 2013 con 65 equipos (en breve se sumarán 15 más). Sin embargo, estos avances merecen una crítica por parte de Sturzenegger porque, interpretamos, no se hizo... ¿¿No se hizo qué cosa que Ud. hubiera hecho?? Difícil interpretar a quien se tiró contra el acuerdo con Chevron y califica de "confiscación" una expropiación solucionada amistosamente con el expropiado.

El Grupo Clarín a la izquierda de la partidocracia opositora
El 7 de marzo a las 18:30 horas, Clarín publicaba en Internet un artículo titulado "YPF aumentó 45% sus ganancias y elevó 11% sus reservas". Era la respuesta al primer balance completo de la gestión pública de la empresa bajo la conducción de Galuccio. La crítica a la que nos tiene habituados el diario brillaba por su ausencia, aunque ya dejaba entrever la cuña que metería un día después: los resultados más que positivos obedecen al financiamiento del gobierno vía aumento de los precios de los combustibles. En efecto, un día después, Clarín titulaba: "YPF ganó un 45% más gracias a subas en gas y combustibles". Luego explica: "En downstream, la empresa se vio beneficiada por los aumentos de precios avalados por el Gobierno. En el último trimestre de 2013, las ventas crecieron 35,3%, básicamente porque aumentaron un 34,7% las naftas y un 30,6% el gasoil. El volumen apenas se incrementó 7,1% en naftas y cayó 1,2% en gasoil". En fin, Magnetto intentando transmitir la idea de que los avances de YPF no son genuinos. Pero este reproche en el marco de lo que acostumbraba opinar de la renacionalización, del Estado empresario, etc., es una alabanza al lado de las críticas de la partidocracia opositora hacia YPF, sumadas y como se dijo, a la censura total de las palmarias mejoras registradas por la gestión pública. En otras palabras, Clarín (y La Nación) a la izquierda del socialismo de Binner, la Coalición, el PRO y la Massa de Enlace. Llamativo, ¿no?

YPF avanza y avanzará, quiera o no la reacción
A modo de cierre y síntesis también de la mezquindad del neoliberalismo político, nada mejor que Daniel Montamat, el ex secretario de Energía de la Nación que ofició de perito para una compañía energética estadounidense que nos demandó a todos los argentinos ante el CIADI: "El populismo
ac & pop depredó el stock de reservas probadas y no consigue los capitales necesarios para desarrollar Vaca Muerta y el potencial de recursos no convencionales... No habrá una estrategia petrolera al servicio de un proyecto de desarrollo económico y social mientras estemos bajo el yugo de la institucionalidad populista (¡¡sic!!)". Semejantes anacrónicas e increíbles expresiones fueron publicadas por La Nación en el día de ayer. Nada mejor que el mitrismo contemporáneo para dotar de altura a los argumentos de la semicolonialidad argentina. Nada peor para el granero del mundo que un Estado eficiente al frente de los resortes estratégicos del país. Ni una sola palabra dedica el consultor privado Montamat a los avances de la YPF renacionalizada. Es que no le conviene a sus clientes. YPF gana dinero, reparte utilidades, gana cuota de mercado, aumenta la producción, repone reservas, acompaña el consumo interno, expende combustibles al menor precio del mercado, utiliza a pleno sus refinerías e invierte como ninguna otra operadora. ¿Y a las demás que no dejan de ir para atrás qué les pasa? ¿Están como YPF en la Argentina del caos y la debacle o están en otro país? Lamentablemente, vale todo cuando el mensaje a dar no puede ser otro que: nada de lo alcanzado llegará a buen puerto mientras continúe al frente del timón el populismo K. A la oposición política, ya lo dijo el senador Sanz, no le conviene que al país le vaya bien. Y la suerte del país está atada a YPF y su recuperación. ¿Acaso los logros descriptos así como el comportamiento de la petrolera nacional no ameritan una felicitación oficial de todas las fuerzas partidarias? Si Sabella se pronunciara a favor del gobierno nacional ya desearán nos estanquemos en la primera ronda. ¡Qué daño le hacen a su propio país!