ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo socioeconomico y Geopolitica del Desarrollo

| Artículos Periodísticos

Combustibles: ni populistas ni liberales… empresarios estafadores e inescrupulosos

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
crisis internacional, liberalización



02-06-2018 | Breve crónica a la estafa energética del neoliberalismo, segmento naftas y gasoil.



Fuente: Diario Clarín, 2 de enero de 2015. La nota empezaba así: "La rebaja del 5% en el precio de los combustibles arrancó ayer, aunque tuvo poca adhesión de los consumidores. En las estaciones de servicio de Buenos Aires y el conurbano hubo escaso movimiento de autos en búsqueda de descuentos". En efecto, ningún usuario se molestó por aprovechar la gran rebaja apenas instalada, pues en aquella Argentina para el 99,9% de la población contar con precios de la energía asequibles no era ninguna novedad. (1)

Mayo de 2016: "Se acabó el ciclo de aumentos"
Corría el quinto de mes del primer año de mandato de Mauricio Macri. En ese lapso, los argentinos y las argentinas ya habíamos sido agraciados, informaba TN el 3 de mayo de 2016 (ver imagen), con un acumulado de aumentos en los combustibles del "31% en el año, luego de cuatro subas en cinco meses". Pero no era para alarmarse, no, pues el presidente nos aseguraba entonces que (subrayado es nuestro) "con la suba en los precios de los combustibles que rige desde este mes, está terminado el proceso de aumentos de las naftas iniciado cuando se sinceró el valor del dólar". Listo, nada que temer. Terminado el proceso de aumentos.


Fuente: TN, 3 de mayo de 2016.

Más adelante, la misma nota de TN nos tranquilizaba aún más: "Según el ministro Aranguren, con los incrementos que rigen desde el 1 de mayo, las refinadoras ya compensaron la suba de costos que les ocasionó la devaluación del 50% de diciembre".

¿Quién podía suponer que 2018 cerraría a 29 pesos el dólar como se prevé? Nadie. Ni ellos mismos. Así que seamos justos.

Noviembre de 2016: se vienen las bajas en los precios de los combustibles…
A pesar de haber quedado un tanto golpeados por la seguidilla de aumentos del primer semestre, no perdíamos las esperanzas como consumidores. Los medios nos las fomentaban.

El diario La Nación, el 18 del referido mes, aseguraba que (subrayado es nuestro): "La caída en los precios locales del petróleo tendrán dos consecuencias previsibles: … Las buenas noticias llegarán del lado del consumidor. Dado que el petróleo representa aproximadamente 80% del costo de producción de los combustibles, una baja en ese insumo le quitaría presión a los precios de los combustibles, que acumulan aumentos retrasados desde diciembre, tras la devaluación del peso".


Fuente: Diario La Nación, 18 de noviembre de 2016.

Pero la quita de presión se hizo esperar. O, en otras palabras, con esperar no alcanzaba. Nos teníamos que hacer todavía más liberales…

Diciembre de 2016: ¡Viva el libre mercado! ¡Muera el barril criollo!
Abrirnos al mundo redundaría en incontables beneficios. En paralelo, el libre juego de la oferta y la demanda era presentada como la panacea a todos nuestros problemas y males bicentenarios.

Los incrementos de los combustibles fueron consecuencia del sinceramiento de 2016. Ellos nos sinceraron y debíamos estar agradecidos. En realidad, doblemente agradecidos, porque después de aumentarnos (sincerarnos), ahora nos traían la prometida merma en los precios…


Fuente: Telam, 13 de diciembre de 2016.

El día del petróleo, el CEO-ministro anunció que los precios sostén irían desapareciendo, porque "para la industria petrolera lo mejor es competir". Y agregó, "en pocos meses, la industria petrolera deberá encontrar el precio de equilibrio con los mercados nacionales". En una palabra, la salvación.

Noviembre de 2017: Aumentan los combustibles, pero van a bajar
Coincidiendo con un aumento del 10% en naftas y gasoil comercializados al público, el presidente brindó una conferencia de prensa muy particular. Allí nos confió: "Soy optimista, porque el combustible va a volver a bajar, el petróleo va a volver a bajar".


Fuente: LaPolíticaOnline, 23 de octubre de 2017.

Él no podía estar equivocado con la decisión de abrirnos a "El Mundo" y pagar como ellos al petróleo y los combustibles. No importa si el 96% del crudo que refinamos es de origen nacional; no importa que el 85% de las naftas y el gasoil elaborados sean argentinos. Lo importante, nos decía el presidente, es pagar de acuerdo a las cotizaciones de la Bolsa de Nueva York y Wall Street.

Diciembre de 2017: Vuelven a aumentar los combustibles. ¡Macri no puede estar equivocado!
Convengamos, costó mucho razonar, como nos invitaba a hacer el presidente, que un aumento debía verse como una baja, pues iba a terminar bajando. Pero lo que sí fue imposible de digerir, fueron los nuevos aumentos de principios de diciembre.


Fuente: Diario La Nación, 2 de diciembre de 2017.

Por triste que parezca, las proyecciones de Macri no fueron del todo correctas. A la semana de habernos confiado su optimismo de una baja en el precio del barril de petróleo, disparaba en todo el mundo. El traslado a la Argentina no se hizo sentir; y, más grave, no le alcanzó diciembre para trasladar toda la suba.

Enero de 2018: Y bueno… hay que aprender a convivir con los aumentos… (Macri se equivocó)
Resumen hasta aquí. Aumento de 2016, acumulado del 31,3%. Aumento de 2017, acumulado del 32,7%. ¿La culpa? El aumento del 2015 del 9,2%, previa rebaja del 5% de enero del mismo año. Eso no era real. Ahora, entremos a 2018.

Diario La Nación, 16 de enero de 2018, informaba: "Shell anunció que desde hoy comenzó a implementar un incremento de hasta un 6% todos sus combustibles para las naftas y gasoil, producto del incremento del precio internacional del crudo…". El último aumento en el precio de las naftas de Shell había sido el 2 de diciembre último cuando subió el precio hasta un 6% promedio, con lo cual en 45 días la suba alcanzaba un 12%.


Fuente: Diario La Nación, 16 de enero de 2018.

El libre mercado parecía no estar funcionando del todo bien. El ministro Peña, nos traería la solución:


Fuente: Diario Perfil, 16 de enero de 2018.

Se lee: "El funcionario quien detalló que la suba de las naftas corresponde al crecimiento de los precios internacionales del petróleo que, a su vez, se refleja en los costos de producción y operativos de las petroleras… justificó la modificación de los valores de los combustibles por "el aumento del precio del petróleo a nivel internacional, eso es un dato objetivo y no lo podemos negar", sostuvo. "Los costos son los costos y tenemos que convivir con eso"…".

Traducimos: las refinadoras tienen costos en dólares porque importan cada vez más crudo y combustibles para refinar. Y los precios internacionales suben. Como con el gas, no hay costos argentinos, sino "costo de oportunidad", esto es, si no fijamos precios de importación ya nadie querrá invertir en nuestro país. Así que, argentinos y argentinas, acostumbrarse a los aumentos.

Febrero de 2018: ¡La culpa es de YPF!
Claro, eran cada vez menos los argentinos y las argentinas que querían acostumbrarse a vivir peor, es decir, con menos energía y más cara. Era menester cambiar la estrategia.

Aranguren, a comienzos de 2018: "El quid de la cuestión es lograr más competencia en el mercado y es difícil porque YPF tiene 58% del mercado…". Los últimos tres aumentos de los combustibles ya no era culpa de la administración nacional sino de YPF, dominadora del mercado.


Fuente: Ámbito Financiero, 13 de febrero de 2018.

Sin embargo, los propios datos del Ministerio desmentían al CEO-ministro: desde la asunción de Macri, YPF se había desplomado en su cuota de mercado en ventas al público (estaciones de servicio) al caer del 58% al 54%. Shell, por su parte, había pasado del 17% al 21%:


Fuente: Elaboración OETEC en base a datos del Ministerio de Energía. La variación es en puntos porcentuales.

Abril de 2018: ¡La culpa es de los productores de caña de azúcar!
Pero con echar la culpa a YPF no bastaba. Los aumentos nos llovían. Informaba Clarín a comienzos de abril: "Se trata del tercer incremento que sufren los precios en surtidores, con alzas de entre el 11% y el 13,5% en lo que va del año, según los distintos productos y empresas. El aumento es superior a la inflación del primer cuatrimestre del año estimada en 9%".


Fuente: Diario Clarín, 5 de abril de 2018.

¿Y el culpable de estos nuevos e impensados aumentos? ¿El libre mercado? ¿La desregulación de la industria del downstream? ¿El ascenso hegemónico de Shell? De ninguna manera. Los biocombustibles con los que se corta la nafta. Clarín se encargó de ponerle nombre y apellido, porque había que precisar más a los responsables. En otro artículo del mismo diario, se lee: "… los productores de caña de azúcar aseguran que el precio del bioetanol, que se corta al 12% en las naftas, no es el responsable del aumento de las naftas". Se les tiraban con todo, pobres productores.

Mayo de 2018: ¡Viva el intervencionismo estatal! ¡Muera el libre mercado!
Al dolarizar precios, abrirnos a "El Mundo", convertirnos en casino y endeudarnos hasta la coronilla, ninguno de los componentes de los precios de los combustibles podrían ser controlados, siquiera, por las empresas del sector que operan en la Argentina. Se imponía pues, aunque sea transitoriamente, a la regulación de los precios.

Se lee del diario La Nación: "El ministro de Energía, Juan José Aranguren , les pidió a las principales petroleras que no aumenten los precios de sus combustibles por 60 días, para no sumar otro elemento que impulse la inflación este mes. El objetivo del Gobierno es morigerar el impacto que tendrá sobre los precios la devaluación que viene sufriendo el peso desde la semana pasada".


Fuente: Diario La Nación, 8 de mayo de 2018.

Del libre mercado se había descendido al infierno intervencionista. La Nación morigera un poquito la degradación: "Desde fines del año pasado, el mercado de combustibles en la Argentina se rige con una mínima intervención de la política. Por eso, las naftas y el gasoil deberían bajar cuando cae la cotización internacional del crudo, pero también aumentar en caso contrario". Ah…

Mayo de 2018: Nada que temer…
Pero no pongamos palos en la rueda: el acuerdo fue todo un éxito. En efecto, leemos el 9 de mayo del diario La Nación: "El Gobierno acordó con las petroleras que las subas de precios de mayo y junio se compensarán a partir de julio".


Fuente: Diario La Nación, 8 de mayo de 2018.

El Estado se haría cargo del retraso en los precios, que hasta ese momento y de no mediar más cambios, se ubicaría en un 12% al 1 de junio. Luego, "a partir del 5 de julio, los refinadores adicionarán en el precio de sus combustibles el resultado de la cuenta compensatoria en seis cuotas mensuales consecutivas denominadas en dólares".

31 de mayo de 2018: ¡La culpa es de la AFIP!
A fines de mayo, y a pesar del acuerdo de congelamiento, los combustibles volvieron a aumentar. ¿Cómo? ¿No había un pacto para congelar hasta fines de junio? Sí, pero la culpa no fue del gobierno ni de las empresas. Explicamos, el acuerdo entre las refinadoras y el CEO-ministro de Shell no cubría la actualización del impuesto a la comercialización. El diario La Nación lo explica mucho mejor que nosotros: "Este punto forma parte de la reforma tributaria aprobada el año pasado, que cambió el esquema impositivo por el expendio en estaciones de servicio. En términos nominales, el salto será de alrededor de 34 centavos. Con el nuevo incremento, el litro de nafta súper se pagará $26 en la ciudad de Buenos Aires y el Conurbano, mientras que en el interior del país el litro en las estaciones de servicio costará 28 pesos".


Fuente: Diario La Nación, 31 de mayo de 2018.

En suma, el malo de la película esta vez: "un impuesto… de la AFIP". Se lee: "Tras la sanción de la ley para retrotraer las tarifas de los servicios públicos a los niveles de fines del año pasado, la AFIP pondrá en marcha mañana a primera hora la actualización de un impuesto sobre los combustibles que se ajusta por la inflación".

1 de junio de 2018: ¡Viva el barril criollo! ¡Muera el libre mercado! (otra vez)
El intervencionismo estatal de mayo por el congelamiento de precios no fue suficiente para "el gobierno popular" de Macri, según definición del senador Federico Pinedo durante el tratamiento del proyecto de ley de emergencia tarifaria. Los usuarios debían ser más que protegidos antes las turbulencias.

Fue así entonces no quedó más remedio al CEO-ministro de Shell que… volver al tan despreciable barril criollo:


Fuente: LaPolíticaOnline, 1 de junio de 2018.

Se lee: "El barril de crudo quedará fijado en 69,75 dólares y las naftas aumentarán un 3% mensual hasta el final del mandato de Macri, acumulando un alza del 75% en estos 19 meses".

Ante la crítica del monto de subsidios que esto podría traer aparejado, parece ser que "los técnicos de Aranguren les aseguraron a las empresas productoras que según sus cálculos el precio de petróleo internacional irá a la baja para estabilizarse alrededor de los 60 dólares y en consecuencia el esfuerzo de vender por debajo del precio de mercado no se sostendría por mucho tiempo". ¿Habrán sido los mismos técnicos que le recomendaron a Macri sea optimista a fines del año pasado en cuanto a una inminente baja del precio del crudo?

Aumentos sin techo a octubre de 2019: ¡La culpa es de la pesada herencia!
El nuevo acuerdo interno entre el cartel energético empresarial y sus cada vez más encontrados intereses (en este caso, productoras vs refinadoras) concluyó así, al menos mientras se escribían estas líneas: sobre el nuevo aumento dispuesto el 1 de junio derivado del incremento en el impuesto a los combustibles y al dióxido de carbono (para beneplácito del ecologismo fundamentalista), se aplicará una suba del 3% en julio.

Con un agravante, como ese 3% es absolutamente insuficiente, la compensación se extendería al menos durante un año con subas fijas todos los meses. ¿El porcentaje? Desconocido.

¿Qué decirle a la sociedad luego de tanto "cambio"? ¿Cómo explicar que nada de lo que prometieron se cumplió? ¿Volver a culpar a YPF, a los productores de caña de azúcar, a la AFIP, a la volatilidad externa? ¿Culparlos a todos juntos? Descartado ¿A quién culpamos entonces? ¿Quién nos queda?

Así como con las tarifas de los servicios públicos de gas y electricidad el gobierno de las empresas (empresas estafadoras e inescrupulosas) se cuida entre sí y responsabilizan del tarifazo a la "crisis energética heredada", ya era hora de aplicar el mismo razonamiento al caos de los combustibles.

La argumentación, y que muy pronto habrá de multiplicarse, partió del insólito razonamiento del periodista Nicolás Gandini. Vale la pena recordar los vaivenes de este señor: crítico furioso de las políticas energéticas kirchneristas; luego, durante 2016 y parte de 2017, crítico vigoroso de Aranguren mientras oficiaba de columnista experto en el programa de Víctor Hugo Morales en C5N (antes de su despido); y, finalmente, defensor de las políticas energéticas de Macri desde hace unos meses atrás.


Fuente: C5N, 1 de junio de 2018, 14hs. Gandini aplicando la zoncera de la "pesada herencia" para explicar los innumerables e insostenibles aumentos pasados y futuros de los combustibles.

Efectivamente, Gandini reapareció en C5N en el noticiero del mediodía del 1 de junio para afirmar que, como "Entre 2004 y 2015 se perdieron en inversiones 40.000 millones de dólares en petróleo y gas" (sic), la caída en la producción es la que nos terminó conduciendo a depender del mundo. En sus palabras, uno de "los problemas de haberte quedado sin energía: dependés de lo que pasa en el mundo" (sic). Traducimos: es por culpa de los gobiernos kirchneristas que los aumentos del precio internacional del crudo y la dolarización de la energía influyen en los precios de los combustibles. Como todo aumenta afuera, todo aumenta adentro.

Si bien dedicaremos un informe técnico aparte para refutar todos y cada uno de los argumentos transmitidos por el oscilante periodista, no podemos cerrar este informe sin mencionar las siguientes cuestiones:

1) El argumento es el mismo al escuchado en el recinto de diputados como en el de senadores, con motivo del tratamiento del proyecto de ley de emergencia tarifaria: la crisis energética heredada obligó al gobierno de Macri a tomar todas estas impopulares medidas.

2) La internacionalización de los precios de la energía, la desregulación del sector y la apertura indiscriminada de las importaciones de crudo, gas y combustibles fue consecuencia del kirchnerismo y no una virtud del "cambio". ¿Pero no era esto "integrarnos a "El mundo"? No, porque cuando integrarnos al mundo trae consigo efectos negativos para la ciudadanía, la "integración" muta en "dependencia", dependencia cuya responsabilidad es atribuida al kirchnerismo, que nos dejó sin energía. En este caso, sin petróleo para elaborar combustibles. Nada más contradictorio, insostenible y falso.

3) Sin citar la fuente (ni la metodología de cálculo) de los supuestos 40.000 millones de dólares supuestamente perdidos en inversiones hidrocarburíferas, el periodista atribuyó a esta "desinversión" la caída en la producción que nos habría conducido a la supuestamente altísima dependencia externa que hoy tenemos en materia de petróleo y combustibles.

4) Más allá de borrar de un plumazo mencionar el exitoso instrumento elegido por el gobierno anterior a Macri para desacoplarse de la variación en los precios internacionales evitando sus impactos nocivos; más allá de recordar que fue precisamente la decisión política de haberlo descartado (y que ahora no tienen más remedio que reactivarlo), lo que nos dejó desprotegidos y vulnerables ante las crisis energéticas externas; más allá de haber olvidado explicar que la caída de la inversión entre 2003 y 2011 fue consecuencia de un demostrado sabotaje de la gestión de Repsol en YPF y que la renacionalización revirtió, con resultados más que positivos entre 2012 y 2015; más allá de haber olvidado dar el pequeño detalle del ascenso de las inversiones en ese último período, y que fueron récord en gas como en petróleo, provocando la reversión de las tendencias declinantes así como un ascenso en la producción y elaboración de combustibles; más allá de todo esto, omitió brindar un dato clave que demuele su insólito razonamiento:

El petróleo argentino explica más del 95% del crudo refinado en el país (a la baja desde diciembre de 2015), razón por la cual y como ocurre con el gas natural y los combustibles, los precios internos no tienen por qué depender de "El Mundo" ni de sus crisis. Sobre todo, cuando en paralelo se decide proteger las inversiones, producción y el empleo del sector a través de un barril criollo o precio sostén que nos blinde de los conflictos externos, si cae el precio internacional, o que proteja a los consumidores, si sube el precio (aquí se combinan barril criollo con retenciones a las exportaciones; las dos cosas eliminadas por Aranguren).

En este sentido, obsérvese la tabla debajo. Véase cómo la participación del crudo nacional, que promedió un 99% entre 2011 y 2015 se desplomó durante el macrismo, cerrando en un 95,8% en 2017, su menor participación histórica…


Fuente: OETEC en base a datos del Ministerio de Energía. Debe tenerse presente que cerca del 80% del costo de los combustibles depende del precio del petróleo. El punto es qué precio tomamos, el externo o el interno.

Lógicamente, la caída de la participación del crudo nacional en las refinerías implicó a su vez un ascenso extraordinario del crudo importado, pagado a precios dólar. ¿De qué aumento hablamos? Del 29% entre 2017 y 2015. ¿Y con las importaciones de combustibles en igual período? Las importaciones netas crecieron un 30,6%; su participación sobre la demanda del público creció al 15,5%, el mayor porcentaje desde 2013.

Y 5) ¿Es en serio que la causa de los aumentos descontrolados hay que buscarla en los gobiernos anteriores a Macri? ¿O fue pura y exclusiva decisión del Grupo Shell al frente del Ministerio de Energía alinearse con los precios internacionales y desregular el mercado para que la ley de la oferta y la demanda planetaria, la geopolítica en Medio Oriente y la climatología del Golfo de México sean las encargadas de fijar los precios argentinos? ¿Acaso no fue eso lo que siempre reclamó Aranguren al Ministerio de Planificación, a la sazón encargado de la política energética en tiempos de kirchnerismo?

Conclusión: Bueno, bueno... tranquilos, que si no podés pagar… no consumas
Nada más oportuno para terminar esta crónica con una de las más singulares frases del señor Juan José Aranguren, pronunciada en mayo de 2016:


Fuente: Diario Ámbito, 3 de mayo de 2016.

Dijo el accionista de Shell con poder de ministro: "Si el consumidor considera que este nivel de precios [de los combustibles] es alto con relación a otros precios de su economía, deja de consumir. Si considera que no, no deja de consumir, pero parte de una base que es su toma de decisión. Son inteligentes".

Ya sabemos qué es lo que tenemos que hacer si no podemos pagar la energía: dejar de consumir. Porque, además, consumir es malo; somos derrochadores por naturaleza y la Argentina es pobre. Es que la energía que se consume daña el medio ambiente, a no olvidar. Comprarte plasmas, celulares, autos e irte de vacaciones era una fábula. Calefaccionar tu hogar con gas de red también. Mirá Uruguay, ellos le dan a la leña y al Split. Y si la nafta se te va de presupuesto, ahí tenés el colectivo, la bicicleta y la propia tracción a sangre.

Bienvenida la República Argentina para un puñado de empresarios estafadores e inescrupulosos.

Bienvenida la estafa energética del neoliberalismo.

---

(1) ¿Cuánto se pagaba (rebaja incluida)? "El descenso fue del 5% en todos los productos. La súper de YPF bajó de $ 11,91 a $ 11,31 y la premium disminuyó de $ 13,41 a $ 12,74 en la ciudad de Buenos Aires", nos explicaba el matutino en la misma nota.



Bibliografia
OETEC (5/04/2018) El ascenso del duopolio anglo-holandés en el mercado de los combustibles (y sus consecuencias)
http://www.oetec.org/nota.php?id=3160&area=16

OETEC (3/04/2018) "Mayor dependencia foránea de combustibles. Entre 2015 y 2017, la producción cayó 4,4% y las importaciones crecieron un 12%"
http://www.oetec.org/nota.php?id=3158&area=1

OETEC (19/3/2018) Con Macri la Argentina perdió autosuficiencia en combustibles y refinación
http://www.oetec.org/nota.php?id=3131&area=1

OETEC (19/02/2018) Shell al frente de la extranjerización de los combustibles. Balance 2016 - 2017
http://www.oetec.org/nota.php?id=3102&area=1

OETEC (15/02/2018) Pozos perforados: caída del 34% a pesar de un 55% de aumento en el precio del petróleo
http://www.oetec.org/nota.php?id=%203097&area=%201

OETEC (19/01/2018) Cargar en Shell es alentar la extranjerización y destrucción de nuestros hidrocarburos
http://www.oetec.org/nota.php?id=3034&area=2

OETEC (18/01/2018) La complicidad de los medios oficialistas en el tarifazo de los combustibles
http://www.oetec.org/nota.php?id=3031&area=1

OETEC (29/11/2017) Decreto 962: Adiós a la producción nacional de gas, petróleo y combustibles. Bienvenido el saqueo exportador...
http://www.oetec.org/nota.php?id=2943&area=1

OETEC (24/11/2017) Ranking de refinadoras por petróleo y combustibles importados. ¿Qué empresa domina el downstream argentino?
http://www.oetec.org/nota.php?id=2935&area=1

OETEC (23/11/2017) El petróleo WTI arriba un 12,5% desde el "soy optimista" del señor presidente
http://www.oetec.org/nota.php?id=2934&area=1

OETEC (29/10/2017) El petróleo WTI ya aumentó 4% desde que Macri declaró ser optimista de que bajaría (23 de octubre)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2885&area=1

OETEC (24/10/2017) ¿Por qué los precios de las naftas atados al "mundo" si el petróleo refinable es argentino?
http://www.oetec.org/nota.php?id=2881&area=1

OETEC (20/09/2017) Combustibles: radiografía de la desigualdad, la desindustrialización y la anarquía energética
http://www.oetec.org/nota.php?id=2821&area=1

OETEC (9/08/2017) Supremacía Shell: la Corona tiene su joya (en el Río de la Plata)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2747&area=1

Artículos periodísticos citados

https://tn.com.ar/economia/macri-dijo-que-no-volvera-subir-el-precio-de-la-nafta_670818

https://tn.com.ar/politica/polemica-respuesta-de-aranguren-por-las-subas-de-las-naftas-si-considera-el-precio-alto-deja-de_670784

https://www.clarin.com/economia/naftas-rebaja-ypf_0_ByX2MD9PXg.html

http://www.telam.com.ar/notas/201612/173432-aranguren-petroleo-mercados.html

http://www.lapoliticaonline.com/nota/109146/

http://www.ambito.com/910979-aranguren-si-hubiese-sido-por-mi-hubiera-privatizado-ypf-en-dos-partes-como-se-hizo-con-entel

https://www.clarin.com/economia/ypf-aumenta-naftas-escalon-debajo-rivales_0_BJi-Twosz.html

https://www.clarin.com/economia/volvio-aumentar-nafta-acumula-13-ano_0_r10ccgEoG.html

https://www.lanacion.com.ar/2132485-piden-a-las-petroleras-que-posterguen-60-dias-los-aumentos-en-combustibles

https://www.lanacion.com.ar/2132831-se-confirmo-la-postergacion-del-aumento-en-combustibles

https://www.lanacion.com.ar/2139934-las-petroleras-aumentaron-el-precio-de-la-nafta

https://www.lanacion.com.ar/2139577-polemica-entre-el-gobierno-y-las-petroleras-el-viernes-aumenta-un-impuesto-y-subirian-las-naftas

https://www.lanacion.com.ar/2139934-las-petroleras-aumentaron-el-precio-de-la-nafta

http://www.lapoliticaonline.com/nota/113297-confirmado-vuelve-el-barril-criollo-y-la-nafta-aumenta-un-3-mensual/

https://www.lanacion.com.ar/2087844-desde-hoy-aumentan-6-los-combustibles-en-todo-el-pais

https://www.lanacion.com.ar/2096327-descuentan-un-inminente-aumento-de-las-naftas-y-del-gasoil

https://www.clarin.com/economia/precios-naftas-subiran-fin-semana-ciento_0_Sy8yAHklX.html