ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos Periodísticos

FMI y los subsidios ciudadanos a la energía: enriquecimiento del 0,0001% y pago de la deuda odiosa macrista

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
FMI, Stand By, subsidios a la energía, subsidios ciudadanos, FIEL, reforma energética, régimen neoliberal, condicionalidades, Dujovne, 0,0001%, deuda odiosa, 1.800 millones de dólares



19-07-2018 | El régimen neoliberal se había comprometido con el FMI, en el primer memorando, a acelerar la reducción de los subsidios a la energía entre 2018 y 2019. Pero, según se supo de los nuevos requerimientos del FMI para acceder al Acuerdo Stand By, dichos compromisos resultan insuficientes (ver imagen). El aporte al nuevo ajuste fiscal exigido por el Fondo tiene en la eliminación de los subsidios a la energía al segundo ítem en importancia, aunque con un agravante: su duplicación (y un poco más) respecto de 2018. En efecto, de una reducción del 0,3% sobre el PBI en 2018 al 0,7% en 2019. A una cotización de 28 pesos, hablamos de aproximadamente unos 1.800 millones de dólares. ¿A dónde se destinarán ahora? Al pago de una deuda odiosa, ilegal e insostenible de proporciones históricas, más su pasaje a disponibilidad como blindaje de cara a los recurrentes desbalances propios de toda economía neoliberal. La ciudadanía, que venía reemplazando las erogaciones del Estado en materia energética, deberá poner de su bolsillo 1.800 millones de dólares adicionalmente a los 16.500 millones de dólares que ya puso entre 2016 y 2017, según FIEL (ver bibliografía). Son los subsidios ciudadanos, estafa de la vienen parasitando un conjunto de 10 familias de privilegiados (0,0001% de la población), y ahora, con las nuevas exigencias del FMI, el terrorismo financiero y especulador occidental.



Fuente: FMI "REQUEST FOR STAND-BY ARRANGEMENT - PRESS RELEASE AND STAFF REPORT. IMF Country Report No. 18/219", Pág. 10. Subrayado es nuestro.

Propuesta original del régimen neoliberal y los preceptos fondomonetaristas
En el documento Staff Report de julio de 2018 publicado por el FMI, se lee: "Vamos a seguir avanzando en la reducción de los subsidios a la energía y al transporte con el objetivo de aumentar la proporción del costo de producción de los servicios cubierto por los precios cobrados al consumidor, de alrededor del 80% en 2017 al 90% en el año 2020, en promedio, para el gas, y de casi el 60% en 2017 al 90% en 2020, en promedio, para la electricidad. Al mismo tiempo, continuaremos trabajando para la eliminación de las diferencias entre las regiones. Mantendremos el componente de la tarifa social que proteja a los que no pueden pagar tarifas más caras".

En este compromiso del régimen macrista, ya perimido, la concepción medular del FMI en materia de subsidios a la energía y que merece la pena repasarse:


Extraído del documento oficial del FMI con las recomendaciones para la reforma de los subsidios a la energía (ver bibliografía). (1)

Debajo, extraído del mismo documento, la explicación de la internacionalizan los precios de los combustibles, a pesar de utilizar en más de un 96% crudo refinable argentino y de ser autosuficientes en más de un 85% del combustible demandado localmente:


Extraído del documento oficial del FMI citado.

Debajo, la mercantilización de la energía, haciéndole creer al ciudadano que es un producto más como cualquier otro, o que consumir mucha energía daña el medioambiente:


Extraído del documento oficial del FMI citado.

Nuevas condicionalidades
Ahora bien, y como fuera mencionado en la introducción, los compromisos del régimen macrista en materia de reducción de subsidios a la energía quedaron muy cortos. El FMI exige su total remoción. Y es por ello que se están barajando dos aspectos sumamente negativos para la ciudadanía en esta dirección: 1) La liberalización del precio del gas comprado por CAMMESA a las productoras y utilizado para la generación térmica; y 2) Eliminación de los subsidios al gas para la región Patagónica. Abordaremos próximamente ambas intenciones. Por ahora, solamente nos abocaremos a la cuestión FMI y sus nuevas condicionalidades:


Fuente: FMI "REQUEST FOR STAND-BY ARRANGEMENT - PRESS RELEASE AND STAFF REPORT. IMF Country Report No. 18/219", Pág. 18. Subrayado es nuestro.

Como se aprecia, el aporte al ajuste fiscal exigido por el FMI tiene en la eliminación de los subsidios a la energía al segundo ítem en importancia, luego de la tradicional poda a las provincias. Obsérvese del cuadro, además, su duplicación (y un poco más) respecto de 2018: de una reducción del 0,3% sobre el PBI en 2018 al 0,7% en 2019.

Según publicó el diario La Nación el 1 de julio, 0,7% del PBI equivale a unos 100.000 millones de pesos, los cuales se reparten en iguales proporciones entre energía y transporte (ver bibliografía). A una cotización de 28 pesos, hablamos de aproximadamente 1.800 millones de dólares.

Sobre el concepto de "subsidios ciudadanos" (la verdadera regresividad de los subsidios)
En la lucha del pueblo argentino contra el ajuste y la transformación de la energía en una mercancía y bien de lujo, resulta medular comprender qué es lo que en realidad sucede con los subsidios y por qué al FMI le importa tanto su desmantelamiento. En este sentido, actualizamos lo escrito en nuestro informe del 28 de septiembre de 2017 (ver bibliografía):

Al frente de una administración neoliberal, y que se ha hecho de un país con altos subsidios, el FMI ayuda a aplicar una reforma tal que logre lo siguiente:


Fuente: OETEC.

La eliminación de los subsidios estatales no es más que un cambio entre la figura que PROVEE el dinero y la figura que lo RECIBE. En lugar de hacerse cargo el Estado con dinero de sus arcas, como ocurría con anterioridad a Macri, los empezó a pagar la ciudadanía, de sus propios bolsillos; y el Estado, cada vez menos.

¿Y esto por qué?


Fuente: OETEC.

La flecha del medio simboliza la transición en materia de subsidios bajo la reforma energética fondomonetarista, tal y como está siendo ejecutada por Mauricio Macri. El dinero que el Estado antes invertía en la ciudadanía, su aparato científico, tecnológico, productivo e industrial, es redirigido al pago de los servicios de la deuda más su pasaje a disponibilidad como blindaje de cara a los recurrentes desbalances propios de toda economía neoliberal (deterioro de los términos del intercambio; menor recaudación por recesión; fuga de capitales; giro indiscriminado de utilidades y dividendos; etc.).

Los subsidios ciudadanos implican que el dinero que millones de hogares, empresas, fábricas, comercios, etc. se ahorraban producto de una energía barata, invirtiéndola en vivir mejor, en comprarse ropa, celulares, plasmas, vacacionar, pagar en cuotas un buen automóvil e ir todos los fines de semana a cenar, al cine o al teatro -González Fraga dixit (ver imagen)-, todo ese dinero se vuelca masivamente a "subsidiar" a las empresas energéticas dueñas y socias del Poder Ejecutivo. Con un agravante, reciben inmensas sumas de dinero en un mercado en retracción, sin ninguna obligación ni compromisos de inversión/reinversión, y con vía libre para el giro de utilidades al extranjero y pago indiscriminado de dividendos a sus accionistas.


La frase de González Fraga que más trascendió fue la del desubicado argentino medio que había osado comprarse plasmas, celulares, motos y autos. Pero en el programa de Alfredo Leuco, expresó textualmente: "La plata que yo me ahorré por pagar una tarifa subsidiada, me la gasté en el shopping, en el supermercado, en otras cosas; y eso generó un aumento de la demanda. Entonces, el aumento de las tarifas, producido por una caída de los subsidios, va a generar una caída del consumo que va a aplacar las expectativas inflacionarias. Nadie va a ir a pedir un aumento de sueldo especial porque le aumentó la luz. Esto no está dentro de la lógica".

FIEL confirma la existencia de los subsidios ciudadanos
Hasta aquí, nuestra nota de septiembre del año pasado. Entonces, claro, no contábamos con un dato clave en cuanto a la transformación de los subsidios estatales en ciudadanos (en la jerga del FMI, subsidios ineficientes a subsidios eficientes). ¿De qué dato hablamos? Del paradójicamente provisto por FIEL, a través de su Economista Jefe, Fernando Navajas, en abril de 2018, y que ratifica nuestra concepción de "subsidios ciudadanos":


Fuente: Fundación Alem. "Energía. Actualidad y Perspectivas", 24 de abril de 2018. Diapositiva de Fernando Navajas. Subrayado en rojo es nuestro.

Sobre la política tarifaria del macrismo y la reducción de subsidios, Navajas indicó que "la reducción de subsidios no es equivalente a la reducción de gasto público. Funciona como un aumento de impuestos sobre el presupuesto de las familias". Y agregó que dicha reducción no es otra cosa que "una operación de transferencia colosal de ingresos desde la demanda, equivalente a 5 puntos del PIB, la mitad sobre las familias". De esa operación de transferencia -según estimó el propio economista, por 16.500 millones de dólares-, la mitad, esto es, 8.250 millones de dólares fueron puestos directamente las familias argentinas.

Pues bien, a ese número agregar ahora los 1.800 millones de dólares adicionales que el FMI exige remover en subsidios estatales y que, como hemos explicado, serán puestos por la ciudadanía de sus propios bolsillos.

Conclusiones
Con la reforma energética macrista, diseñada y gestionada por el FMI, los subsidios no desaparecen, sino que se transforman. Ahora somos millones de ciudadanos los que, en paralelo a vernos obligados a reducir nuestro consumo y acceso a la energía, subsidiamos un conjunto selecto de empresas energéticas socias o amigas del presidente de la Nación y de algunos de sus funcionarios claves, empresas que ganan cada vez más, pero invierten cada vez menos:


Fuente: Elaboración OETEC en base a datos del Informe 110 del 23 de mayo de 2018, Jefe de Gabinete de Ministros. La tabla ilustra las ganancias totales de este selecto grupo de empresas y que en 2017 alcanzó los 8.600 millones de pesos. Prorrateado por mes, 717 millones de pesos de ganancia, descontados todos los impuestos. Los dueños de las mismas: Marcelo Mindlin, Nicolás Caputo, Paolo Rocca, Alejandro Macfarlane y Jorge Brito, entre otros.

Pero con las nuevas exigencias del FMI, la orden al CEO-ministro Iguacel es priorizar el pago de los servicios de la deuda, así como pasar a formar parte del blindaje interno de cara a los recurrentes desbalances propios de toda economía neoliberal, sumados a potenciales pero muy probables nuevas corridas.

En fin, el grueso los miles de millones de dólares que antes invertía el Estado en un sistema energético barato, accesible, asequible, en calidad de derecho humano y herramienta de desarrollo, esos miles de millones de dólares los recibe todos juntitos el ministro Dujovne -vía ahorro a través del tarifazo- para hacer frente a una deuda odiosa, ilegal e insostenible de proporciones históricas.

---

(1) Para alivianar la pesada carga que supone la quita de subsidios, el FMI propone políticas focalizadas para los sectores más empobrecidos en lugar de la universalización del servicio. Por ejemplo, afirma el Fondo en el informe citado: "se puede expandir el sistema de autobuses de transporte público, como en Ghana; lanzar programas de distribución de alimentos para los más vulnerables, como en Namibia; o crear programas de empleo del joven y la mujer, como en Nigeria. Otra alternativa consiste en mantener subsidios para los artículos que los pobres usan mucho, como el queroseno, o para el consumo de electricidad por debajo de cierto nivel". En pocas palabras: "africanización" para el mundo entero. Para los más vulnerables micros y no autos; bolsas de comida y no salario decente; programas de empleo diferenciales y no trabajo digno; queroseno y no gas natural ni electricidad. Un discurso similar, por lo conservador y repulsivo, al del ex Ministro Buryaile que nos invitaba a no comer carne, o al del ex CEO-Ministro Aranguren que nos dijo que si la nafta está cara no carguemos el tanque, o al del Presidente Macri que nos pidió apagar estufas en invierno a la noche o usar el buzo del "ex" o el tejidito de la abuela dentro de casa para cuidar juntos el gas.



Bibliografia
OETEC (29/06/2018) Peña en el Senado y el festín del 0,0001%: ganancias, dividendos y dolarización
http://www.oetec.org/nota.php?id=3320&area=1

OETEC (9/05/2018) FIEL a la vanguardia de la demagogia tarifaria: usuarios transfirieron a las empresas 16.500 millones de dólares entre 2016 y 2017
http://www.oetec.org/nota.php?id=3219&area=1

OETEC (29/04/2018) El FMI desde Vaca Muerta (a propósito de la quita de subsidios y la baja del consumo energético)
http://www.oetec.org/nota.php?id=3191&area=1

OETEC (2/10/2017) Los resultados de las "inversiones estatales" en energía (2003-2015): crítica al Proyecto de Ley 2018
http://www.oetec.org/nota.php?id=2833&area=14

OETEC (28/9/2017) Los subsidios no se eliminan… se transforman (sobre el "subsidio ciudadano" y el FMI como máximo responsable del saqueo energético)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2832&area=5

Portal del FMI para la reforma de los subsidios a la energía
http://www.imf.org/external/np/fad/subsidies/index.htm

Diario La Nación
https://www.lanacion.com.ar/2149143-preven-transferir-el-costo-de-los-subsidios-a-vidal-y-a-rodriguez-larreta