ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo Económico

| Artículos de opinión

Minería y desarrollo: el porvenir es nuestro

Autor | Fernanda Vallejos


Conflictos de Interes
- La autora no manifiesta conflictos de interés.


Palabras Claves
sector minero, minería, oro, plata, inversiones, exportaciones mineras, Cerro Vanguardia, Pascua Lama, Minera Bajo la Alumbrera



19-03-2014 | Análilsis del informe que la semana pasada presentaron el Ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, junto al Secretario de Minería, Jorge Mayoral. El sector presenta una evolución y una proyección muy alentadoras para el desarrollo de la economía nacional por lo que, si no fuera porque ya estamos bastante acostumbrados a la manipulación de las agendas mediáticas, debería sorprender la escasa cobertura que tuvieron en la prensa los números vertidos por la cartera, que incluyeron los resultados -también alentadores- con que el gobierno regresó de la exposición Internacional de Minería llevada a cabo días atrás en Toronto.


Quién no ha escuchado, desde chico, el popularmente repetido "¡qué buenas minas hay en Argentina!" Se dice, también, que los dichos populares encierran alguna sintética sabiduría. Y parece que, en este caso, es cierto. Aunque, ojo, no estoy hablando de la belleza de mi género, que por cierto existe, sino -para no perder la costumbre- de economía.

Eso es lo que se desprende del informe que la semana pasada presentaron el Ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, junto al Secretario de Minería, Jorge Mayoral. El sector presenta una evolución y una proyección muy alentadoras para el desarrollo de la economía nacional por lo que, si no fuera porque ya estamos bastante acostumbrados a la manipulación de las agendas mediáticas, debería sorprender la escasa cobertura que tuvieron en la prensa los números vertidos por la cartera, que incluyeron los resultados -también alentadores- con que el gobierno regresó de la exposición Internacional de Minería llevada a cabo días atrás en Toronto.

No se trata sólo de los avances que se han construido desde el 2003 hasta el presente. Aunque no son pocos. Por caso, entre 2003 y 2013, el superávit comercial del sector acumuló u$s 23.679 millones, detrás de alimentos (u$s 56.052 millones) y producción agropecuaria (u$s 245.335 millones). En el mismo periodo, las exportaciones anuales se expandieron en un 211%, los proyectos en marcha un 1.569%, las empresas mineras un 50% y las pymes de servicios vinculadas al sector un 87%. Así, mientras el PBI sectorial crecía 119%, el empleo a nivel sectorial lo hacía en 241% y los salarios, 764%, con un Bruto Mensual (2013) de $26.500.

No obstante, seguramente, lo más sustantivo tenga que ver con la proyección que el desarrollo del sector ofrece. Es decir, la perspectiva de futuro. Mientras la inversión acumulada de la década 2003-2013 fue de u$s 11.000 millones, en 2013 implicó u$s 1.700 millones y, para 2014, tal como anunciaron el Ministro y el Secretario, ese número ascenderá a más de u$s 3.858 millones, lo que significa un crecimiento interanual de 126%. Entre esas inversiones, se cuentan los u$s 1.000 millones de dólares que fueron ratificados por empresas mineras internacionales en el marco del encuentro celebrado en Toronto, que incluyeron a GoldCorp que comprometió 600 millones de dólares para poner en producción, en junio próximo, el proyecto Cerro Negro, en Santa Cruz, del que ya tiene construido el 78%, y otros 450 millones de dólares informados por Yamana Gold para concluir la primera etapa de Cerro Moro, en Catamarca.

Sin lugar a dudas, en el escenario actual, donde la Argentina enfrenta el enorme desafío de potenciar su política de sustitución de importaciones tanto como de mejorar su performance exportadora, para superar la restricción externa, un dato significativo tiene que ver con el trabajo encarado en el marco de la "Mesa de Sustitución y Homologación Minera" que prevé sustituir importaciones por $ 800 millones en 2014. En ese sentido, el Ministro anunció que se reunirá con los gobernadores de las provincias mineras, los empresarios y las compañías que les prestan servicios y proveen insumos, para avanzar en el plan de sustitución de importaciones e incorporación de valor agregado local, proyectos para los que se buscan atraer nuevas inversiones, además de alcanzar un acuerdo en sintonía con el programa de Precios Cuidados.

No es casual el interés que empresas extranjeras, norteamericanas y de otros países como India (principal consumidor de oro a nivel mundial), han expresado en el desarrollo de proyectos en Argentina. Es que nuestro país es uno de los destinos con mayores reservas de oro y litio, con reservas cuantificadas de casi 10.000 toneladas en oro metálico y es la segunda reserva mundial de litio. También se han podido cuantificar reservas que superan los 500 millones de toneladas de cobre, y alcanzan casi 300.000 toneladas de plata metálica. Asimismo la Argentina se proyecta como el tercer exportador mundial de potasio. Estas reservas de metales preciosos, básicos, cobre y litio, posicionan al país como un destino insoslayablemente atractivo para la inversión.

Es cierto que estos datos, como tantos otros que forman parte de nuestra realidad económica, no suelen aparecer como titular en los diarios ni ocupar el centro de la escena de las pantallas de televisión y mucho menos del relato desmoralizante sobre una crisis siempre inminente en boca de los "profetas del miedo", ya sean economistas, comunicadores o persuasores de diferente pelaje. Se trata, como en aquel programa que muchos -como yo- recordarán de la infancia, del "país que no miramos" o también, para ser más justos, del país que no nos muestran. Pero "los mercados" (a los que tanto gusta aludir a esos mismos falsos profetas que sistemáticamente ocultan lo que es bueno y esperanzador para la Argentina) evidentemente sí lo están viendo, porque, al fin de cuentas, "business is business". Así, por ejemplo, Yamana Gold, que tiene el proyecto Cerro Moro en Catamarca, aumentó este año un 20% su cotización bursátil, Goldcorp, que construye Cerro Negro en Santa Cruz, aumentó sus acciones un 31%; Pan American Silver, que opera en Santa Cruz y explora en otras provincias, creció un 45% y Troy, que tiene Casposo en San Juan, aumentó un 65%.

Es indudable el potencial que posee nuestro país en recursos mineros. Lo mismo ocurre en materia hidrocarburífera, cosa que ha podido ponerse de relieve tras la recuperación de la gestión de YPF a manos del Estado Nacional. Los recursos naturales, en la Argentina, de lo que, por supuesto, no podemos dejar afuera nuestro suelo y la producción de alimentos o las reservas de agua dulce, constituyen un recurso estratégico. Esto es así aquí y en el conjunto de nuestra región latinoamericana. Por ello también debe ser una prioridad estratégica su defensa tanto como su potenciación, a través de políticas soberanas, para apuntalar los procesos de desarrollo en marcha.

No se trata de una novedad. El general Perón había identificado con claridad absoluta esta prioridad, sobre la que se sustentaba su proyecto de integración regional, el ABC, cuando señalaba, en la Escuela Nacional de Guerra, el 11 de noviembre de 1953: "la lucha fundamental en un mundo superpoblado es por una cosa siempre primordial para la humanidad: la comida. Ese es el peor y el más difícil problema a resolver. El segundo problema que plantea la industrialización es la materia prima (…) Es indudable que nuestro continente, en especial Sudamérica, es la zona del mundo donde está la mayor reserva de materia prima y alimentos del mundo. Esto nos indicaría que el porvenir es nuestro y que en la futura lucha nosotros marchamos con una extraordinaria ventaja. (…) Lo que quiere decir, en buen romance, que nosotros estamos amenazados a que un día los países superpoblados y superindustrializados, que no disponen de alimentos ni de materia prima, pero que tienen un extraordinario poder jueguen ese poder para despojarnos de los elementos de que nosotros disponemos. (…) Es esa circunstancia la que ha inducido a nuestro gobierno a encarar de frente la posibilidad de una unión real y efectiva de nuestros países, para encarar una vida en común y para planear, también, una defensa en común."

En estos días, el secretario general de la UNASUR, expresaba: "Este es un eje estratégico para UNASUR, lograr que tengamos un criterio común en la defensa de la soberanía de nuestros recursos". En clave de desafío, seguramente habrá que agregar el planteo de desarrollo e integración industrial que realizara nuestra Presidenta ante la CELAC. Tal vez esto sea lo novedoso de nuestro tiempo. Si 2000 no nos encontró lo suficientemente unidos, a partir de 2005, empezamos a andar el camino para romper definitivamente las amarras del neoliberalismo. Ese es el camino que hay que profundizar, en el país y en la región. Desafíos no nos faltan. Recursos tampoco.



Bibliografia
- Secretaría de Minería de la Nación.

- Ministerio de Planificación Federal.