ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

Iguacel demuele la falacia del "unitarismo eléctrico K" de Aranguren (y de Macri)

Autor | Federico Bernal


Palabras Claves
Edesur, Edenor, EPEC, Córdoba, Santa Fe, EPE, tarifazo, tarifazo eléctrico, tarifas, federalismo, unitarismo K, subsidios desiguales, costo de generación, VAD, valor agregado de distribución, Iguacel, Aranguren



04-08-2018 | Entre las principales excusas oficiales para justificar la estafa del tarifazo eléctrico, estuvo la de hacerle creer a la ciudadanía que la diferencia entre las abultadas tarifas provinciales y las muy menores de Edenor y Edesur (bajo jurisdicción nacional), era culpa del gobierno kirchnerista y su decisión de subsidiar a los clientes de estas últimas en detrimento de los restantes millones de clientes a lo largo y ancho de la Argentina. Repasaremos lo dicho en este sentido por el ex CEO-ministro Juan José Aranguren en su conferencia de prensa con motivo del primer tarifazo de la luz, pero contrastándolo con lo expresado por su reemplazante, el CEO-ministro Javier Iguacel, en el marco del anuncio del primer tarifazo de su gestión.



Fuente: Ministerio de Energía. Iguacel, conferencia de prensa del 1 de agosto de 2018. En un pasaje de la misma, para explicar la diferencia entre las tarifas de Edenor/Edesur respecto de las tarifas de las distribuidoras provinciales manifestó: "Cómo se explica entonces que un cordobés o un santafecino paguen el doble que en Buenos Aires. Se explica por la decisión de las empresas provinciales de Córdoba y Santa Fe y no por el costo de la energía nacional que le factura CAMMESA a las distribuidoras". El nuevo CEO-ministro de Energía demoliendo la falacia del supuesto unitarismo eléctrico kirchnerista, falacia creada por el anterior CEO-ministro y multiplicada hasta el hartazgo por el dispositivo mediático oficialista.

Aranguren y la falacia del "unitarismo eléctrico K"
Para ganarse a los ciudadanos de las provincias a favor del tarifazo eléctrico, la estrategia del oficialismo -exitosa, por cierto- se centró en una supuesta injusticia federal en términos de tarifas de electricidad. En efecto, durante su conferencia de prensa del 29 de enero de 2016, el entonces CEO-ministro de Shell nos proporcionaba la siguiente imagen:


Fuente: Ministerio de Energía. Aranguren, conferencia de prensa de enero de 2016. El gráfico pertenece a un informe de FUNDELEC publicado en 2015.

Al enseñarla, expresó (subrayado es nuestro): "Pero un tema que tal vez es el más relevante de destacar en este momento, es que estas tarifas eléctricas han tenido un carácter muy poco federal. Hemos discriminado en forma positiva a los habitantes de la ciudad de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires. Como ven en ese gráfico, estamos mostrando las tarifas eléctricas vigentes para un consumo de 200 KWh por mes sin impuestos ni cargos fijos o de alguna naturaleza porque así podemos hacer comparables las tarifas en distintos sectores del país. Las dos columnas de la izquierda que están en amarillo que son equivalentes a 19 pesos antes de impuestos es lo que paga un usuario de Capital y Gran Buenos Aires; y las que siguen después son las correspondientes a las compañías distribuidoras del resto del país, llegando a la parte de la derecha a empresas en Tierra del Fuego, Neuquén, EPEC en Córdoba, etc. que tienen tarifas que en promedio son de 89 pesos por mes, es decir, un poquito más de 5 veces las tarifas que se pagan en Capital y Gran Buenos Aires".

Y concluyó: "Es decir, en los últimos años por no haber aplicado el mecanismo que en 2006 había sido sancionado, acordado, presentado y comentado por la SIGEN…, enviado al Congreso y que el Congreso no hiciera ningún tipo de observación, ese mecanismo se dejó de aplicar y como consecuencia de esto los ciudadanos y los usuarios de Capital y Gran Buenos Aires hemos pagado una energía que en este momento es 5 veces más baja que en el resto del país". (1)

Se desprende de todo esto que la solución al maldito federalismo eléctrico heredado debía ser una sola: únicamente con la eliminación de los subsidios a la electricidad -en general, pero especialmente para los usuarios de Edenor y Edesur- volvería la equidad federal y con ella la justicia tarifaria para las provincias. Nada más falso.

¿Fue realmente la causa esgrimida por Aranguren la responsable de la diferencia entre las tarifas de los usuarios de Capital y Gran Buenos Aires respecto de las tarifas del resto del país? De ninguna manera. Como señalamos oportunamente desde este Observatorio, las diferencias no se debían a ningún reparto desigual de los subsidios por parte del Estado Nacional, sino a los mayores costos del Valor Agregado de Distribución (VAD) -fijados por cada jurisdicción provincial- entre la zona metropolitana de Buenos Aires y las provincias.

Pues bien, dos años y medio más tarde esta misma verdad sale a la luz, nada más ni nada menos que por boca del nuevo CEO-ministro de Energía.

Iguacel y la falacia del "unitarismo eléctrico K"
Javier, que reemplazó a Juan José, prestó juramento el pasado 21 de junio. Un mes y diez días más tarde, debutaba con su primer anuncio oficial de subas tarifaria. Fue en conferencia de prensa del 1 de agosto para presentar el nuevo cuadro tarifario de la energía eléctrica.

Al minuto 13 con 20 segundos de su exposición, el flamante CEO-ministro enseñó la diapositiva que colocamos debajo. Afirmó a propósito de ella (subrayado es nuestro): "Bueno, acá les quiero mostrar la comparativa a nivel nacional [de valores tarifarios]. A partir del aumento de la generación mayorista y del aumento publicado de las tarifas en el AMBA (que combinan transporte, distribución y generación) los aumentos para los usuarios residenciales… que en Capital y Gran Buenos Aires es del 29%..., en el caso que compone el valor de distribución [VAD] que es lo que regula en este caso nacionalmente todavía… en Santa Fe un usuario estaba pagando el doble".


Fuente: Ministerio de Energía. Iguacel, conferencia de prensa del 1 de agosto de 2018. Subrayados en rojo son nuestro. Diapositiva demoledora de la falacia de Aranguren, en su título como en el recuadro de abajo indicado por nosotros.

Acto seguido, se preguntó en relación a dicha diferencia: "¿Por qué la energía valía más cara? ¿Porque el Estado nacional subsidia a la Capital?", a lo cual respondió: "No, eso ya lo corregimos. Porque la provincia de Santa Fe y la empresa provincial de distribución de energía en Santa Fe le cobra a los santafecinos 4 veces más para distribuir la energía de lo que le cobra Edenor y Edesur a los de AMBA. Ahora se los voy a mostrar más adelante, pero esa es la razón".

Y avanzó pues con la explicación: "Si el gobierno de Santa Fe o el de Córdoba no aplican aumentos a lo que ya es muy caro que es el valor de distribución, en Córdoba o en Santa Fe los aumentos para ese usuario deberían estar en el orden del 18%, es decir 11 puntos menos que para ese usuario en el AMBA…".

Como frutilla del postre, esta última y contundente refutación a la falacia de Aranguren: "Entonces, … confiamos en la capacidad de gobiernos provinciales como el de Santa Fe y Córdoba; confiamos en la capacidad de empresas provinciales como las de Santa Fe y Córdoba, de tener la inteligencia y desarrollar lo que tenga que desarrollar para no seguir aumentándole el costo de distribución a las PyMEs cordobesas, a las PymES santafecinas o a los comercios cordobeses o a los comercios santafecinos o a los usuarios cordobeses o a los vecinos santafecinos. Y por lo tanto que los aumentos ahora sean del orden del 15%, del 17% y no los que se aplicaron en el AMBA. Es posible totalmente… Córdoba aumentó dos veces este año el VAD, con lo cual está 4/5 veces más caro que el AMBA para distribuir…".

Para acompañar lo anterior, se valió de una segunda imagen (debajo), señalando que, "Post aumento, cómo se compone una factura de luz en AMBA y cómo se compone en Córdoba o Santa Fe…: costo de la energía eléctrica, lo que el gobierno nacional a través de CAMMESA todavía le vende a las distribuidoras provinciales al mismo valor en un país verdaderamente federal:… 369 pesos pagaría esa factura de un consumidor de 300 KWh mes. A eso se suma el transporte, … pero es mínima la incidencia. Y después viene lo que define cada provincia, que es el valor de distribución, cuánto cuesta distribuir y llevar la energía desde la alta tensión de la estación transformadora de Transener, Transcuyo, etc. hasta el usuario, el cliente, el industrial, el PyME, lo que fuera. Bueno, ahí fíjense AMBA post aumento 124 pesos. Un mismo usuario que consume lo mismo en el centro de la ciudad de Córdoba 564 pesos. Eso le cobra EPEC a un ciudadano cordobés contra 124. Santa Fe 496".


Fuente: Ministerio de Energía. Iguacel, conferencia de prensa del 1 de agosto de 2018. Subrayado en rojo es nuestro. La diferencia tarifaria entre Edenor/Edesur con el resto de las provincias viene dado por el mayor VAD de estas últimas. Obsérvese como se mantiene invariable el costo mayorista (369 pesos).

Finalmente, el gran remate: "Cómo se explica entonces que un cordobés o un santafecino paguen el doble que en Buenos Aires. Se explica por la decisión de las empresas provinciales de Córdoba y Santa Fe y no por el costo de la energía nacional que le factura CAMMESA a las distribuidoras".

La Nación culpable vs. la culpa es de las provincias
En la nota cuya imagen figura debajo se lee: "Para evitar que las provincias culpen a la Nación por los aumentos de tarifas de electricidad, el ministro de Energía, Javier Iguacel, puso de relieve cuánto deberían aumentar las empresas provinciales por los consumos desde agosto… Y criticó con fuerza a las distribuidoras de las provincias de Córdoba y Santa Fe por cobrar 4,5 y 4 veces más, respectivamente, la distribución que Edenor y Edesur en el AMBA, por lo que deberían aplicar aumentos que rondan el 18%".


Fuente: El Cronista, 2 de agosto de 2018.

En tiempos de Aranguren -sobre todo durante el mismísimo arranque de la estafa energética- se hacía necesario ligar a la Nación los aumentos de electricidad en las provincias, pues era parte de la supuesta pesada herencia y, en ella, un inexistente federalismo K.

Dos años y medio más tarde, presionado el Poder Ejecutivo por las nuevas exigencias del FMI, pero también por una población que no tolera ya el más mínimo aumento adicional, el nuevo CEO-ministro se vio obligado a destronar la falacia de Aranguren: la Nación -como correctamente advirtió el diario El Cronista en artículo citado arriba- no es responsable de que en las provincias las tarifas sean más caras. Y de verificarse aumentos cuyos porcentajes se ubiquen por arriba de los de Edenor/Edesur, tampoco podrá culparse a la Nación, ya que es pura y exclusiva responsabilidad de las distribuidoras provinciales la fijación del mucho más elevado componente VAD.

Conclusiones
Durante el quinquenio 2010-2015, todas las provincias (con excepción de Tierra del Fuego por no estar conectada al SADI) experimentaron un crecimiento promedio de la demanda del 31%. Por encima de dicho promedio no había ninguna de las tradicionales pampeanas o cuyanas. Las provincias, incluso a pesar de tener tarifas más caras en relación a Edenor y Edesur, no veían afectado su consumo. Esto fue consecuencia de una política energética que consideraba a los servicios públicos como derecho humano y herramienta estratégica para el desarrollo, a la vez que protegiendo el nivel de ingresos de la población y su calidad de vida.

Inserta en esta concepción fue que, en 2015, el gobierno nacional destinó 90.000 millones de pesos a subsidiar el precio eléctrico mayorista (destinado a CAMMESA) que es común a todas las distribuidoras del país. Ese monto subsidió cada factura de luz de los entonces 40 millones de habitantes. Para contrarrestar esta medida y su ingente beneficio, no solamente se convenció a buena parte de la población que los subsidios a la energía son enemigo de la ciudadanía, sino que tal volumen de dinero fue a parar a los usuarios de Edenor y de Edesur, en detrimento de los usuarios de las restantes distribuidoras del país. (2)


Fuente: Ministerio de Energía. Aranguren durante su conferencia de prensa de enero de 2016. Detrás, el gráfico de FUNDELEC que utilizó para instalar su falacia de una herencia unitarista en materia de subsidios a la electricidad, culpable del encarecimiento tarifario más allá de Capital y el Gran Buenos Aires. Se desprende de todo esto que la solución al unitarismo eléctrico heredado debía ser una sola: únicamente con la eliminación de los subsidios a la electricidad -en general, pero especialmente para los usuarios de Edenor y Edesur- volvería la equidad federal y con ella la justicia tarifaria para las provincias. Nada más falso, sino repasar la crítica de Iguacel a Córdoba y Santa Fe.

El supuesto unitarismo eléctrico (3) atribuido a la gestión kirchnerista, fue uno de los caballitos de batalla del macrismo durante la campaña de 2015, pero también uno de los pilares del tarifazo de la electricidad. Aranguren, lógicamente, su principal vocero.

Dos años y medio después, la falacia es destrozada nada más ni nada menos que por su reemplazante: no es culpa del gobierno central que los usuarios de las distribuidoras provinciales deben pagar más cara la luz, sino de los gobiernos provinciales y sus distribuidoras, sean estas públicas, mixtas o privadas.

Si Aranguren hubiera dado la explicación que el nuevo CEO-ministro de Energía dio en su conferencia de prensa del 1 de agosto, el apoyo al tarifazo por parte de la ciudadanía de las provincias no hubiera sido el requerido para arrasar como arrasaron con la seguridad jurídica popular y su calidad de vida.

Y si Iguacel no terminaba con la mentira de Aranguren, las críticas y las protestas de las provincias por un federalismo energético que resultó otra estafa, en el marco de los aumentos por venir y tarifas que siguen siendo muy superiores a las de Capital y Gran Buenos Aires, hubiera sido muy difícil de sobrellevar.

Anhelamos, en este sentido, que este informe llegue a todas las jurisdicciones más allá de Capital y Gran Buenos Aires.

---

(1) La idea del supuestamente injusto "federalismo energético K" ya la venía agitando durante 2015 el dispositivo mediático neoliberal (ver imagen debajo):



(2) Plan Convergencia Tarifaria - Decreto 530/2014 (22 de mayo). Acuerdos suscriptos entre el Estado nacional y las provincias a los efectos de "evitar asimetrías tarifarias" y "nivelar las condiciones de acceso al servicio público de distribución de energía eléctrica, para que el esfuerzo que realiza el ESTADO NACIONAL en materia de subsidios se vea reflejado en las facturas que pagan los usuarios de similares características socioeconómicas". El Estado nacional se comprometía a realizar obras y pagar sueldos a empleados de las empresas de distribución, aunque dependería de cada caso en particular de acuerdo a la cumplimentación de los requisitos exigidos a las distribuidoras provinciales. Entre ellos, el más importante: saldar las deudas con CAMMESA. Las provincias suscriptoras debían comprometerse a mantener sin modificaciones los cuadros tarifarios eléctricos vigentes al 31 de diciembre de 2013 por un plazo de 365 días. Total desembolsos en 2014 = 6.212 millones de pesos. Se impulsaron más de 2000 obras de distribución, que permitieron incorporar 250.000 nuevos usuarios a la red eléctrica en todo el país. Fondo de inversión del Pacto para la realización de obras en 2015 se fijó en 8.190 millones de pesos.

(3) Dos consideraciones especiales sobre el "federalismo eléctrico" del macrismo. La primera, de orden cultural. Vuelva el lector a posar la mirada sobre la imagen que ilustra las diferencias entre las boletas de luz según las distintas jurisdicciones de FUNDELEC (utilizada por Aranguren). Ahora, reemplacemos las tarifas de electricidad por el precio de un kilo de pan, y remontémonos a la época de los grandes caudillos federales del siglo XIX. ¿Qué cree el lector que Facundo Quiroga hubiera reclamado en nombre del federalismo? Que los pueblos por él protegidos siguieran pagando más caro el pan y que los porteños y bonaerenses lo paguen igual de caro que ellos, para todos padecerla o perecer al unísono. O, por el contrario, hubiera luchado para bajar el precio del pan en sus tierras al mismo nivel que el precio pagado por bonaerenses y porteños.



Bibliografia
OETEC (28/10/2018) ¿Emergencia del Sector Eléctrico Nacional? ADEERA responde…
http://www.oetec.org/nota.php?id=%202155&area=%201

OETEC (25/07/2017) De la estafa electoral a la estafa energética - Capítulo La Estafa del Tarifazo Eléctrico (Pesada Herencia)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2713&area=1

OETEC (31/01/2017) Etapa final del proceso de privatización y mercantilización de la electricidad.
http://www.oetec.org/nota.php?id=2326&area=5

OETEC (2/11/2016) Informes CAMMESA (Ministerio de Energía) y ADEERA (Edenor y Edesur): el "no positivo" del tarifazo eléctrico

OETEC (30/01/2016) La política de subsidios de NK y CFK se destinó a los 40 millones de argentinos
http://www.oetec.org/nota.php?id=1549&area=1

Conferencia de Prensa de Aranguren
https://www.youtube.com/watch?v=PocadtsuLS0

Conferencia de Prensa de Iguacel
https://www.youtube.com/watch?v=IA933HJ3Eoo

Artículos periodísticos
https://www.argentina.gob.ar/noticias/javier-iguacel-presento-el-nuevo-cuadro-tarifario-de-energia-electrica

https://www.cronista.com/economiapolitica/Nacion-se-despega-de-los-aumentos-provinciales-de-las-tarifas-de-luz-20180801-0093.html

https://www.infobae.com/2016/02/03/1787410-la-verdad-los-subsidios-la-electricidad-argentina/

http://www.telam.com.ar/notas/201602/135061-aranguren-de-vido.php

https://www.infobae.com/2016/02/03/1787410-la-verdad-los-subsidios-la-electricidad-argentina/