ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

La estatización de YPF y su precio de expropiación

Autor | Lucas Schneider


Conflictos de Interes
El autor manifiesta conflictos de interes: el amor incondicional por YPF.


Palabras Claves
YPF, renacionalización, expropiación, Repsol



20-03-2014 | El presente artículo realiza un análisis de la expropiación del 51% del capital accionario YPF S.A. e YPF Gas S.A., así como también su posterior acuerdo con Repsol por el precio de la expropiación de dichas acciones.


La ley 26.741 estableció la expropiación del 51% YPF S.A a manos del Estado Nacional. Esta ley puso nuevamente en control del Estado de la empresa petrolera más grandedel país. Luego de la cuestionada gestión de Repsol (desde al año 1999-2012), signada básicamente en la explotación de los hidrocarburos ya descubiertos por la YPF estatal, y además sin la menor intención de descubrir o reponer nuevas reservas. En el año 2012, la Presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner tomó la decisión de poner fin a este ciclo de administración. A tales efectos, dictó los decretos número 530/2012 y 557/2012 de intervención de YPF e YPF Gas, presentando con posterioridad al Congreso de la Nación el proyecto de expropiación mencionada al comienzo.

YPF es la compañía insignia del sector hidrocarburífero argentino. La expropiación busca la plena soberanía hidrocarburífera, así como la vuelta del Estado a la participación en la actividad energética. Desde esta perspectiva, cabe destacar que la Ley 26.741 fue aprobada por amplios sectores del arco político argentino. Solo algunos sectores, mezquinos por cierto, no acompañaron tamaña medida. No es un dato menor que las provincias productoras de hidrocarburos también serán participes en la gestión de YPF, más precisamente el 49% del capital accionario expropiado, será propiedad de las provincias por ser estas las titulares de los recursos hidrocarburíferos en sus respectivos territorios, el 51% restante será propiedad del estado nacional.

Repsol durante toda su gestión en YPF sólo se limitó a extraer los hidrocarburos del país, ya sea para exportarlo, y maximizando sus dividendos para realizar otras inversiones en el exterior. Repsol, antes de tomar posesión de YPF, no era una empresa integrada, ni tampoco poseía áreas de explotación. Fue a partir de la incorporación de YPF que tuvo una proyección internacional e integración en todos los sectores de la industria petrolera. De hecho a partir de 1999 se convirtió en la mayor empresa privada energética de España y Latinoamérica.

Como consecuencia de la adquisición de YPF, Repsol comenzó diversificar sus actividades al ingresar en la producción de gas y energía eléctrica, aprovechando las sinergias que YPF tenía en el sector energético. Antes de la compra de YPF, Repsol era una empresa con poca experiencia en explotación, exploración y desarrollo. Con la compra de YPF, el grupo también adquirió los activos que YPF le había comprado a su vez, entre otros, a Maxus Energy Co., posicionándose como un actor internacional de relevancia. Asimismo, los aproximadamente 13.000 millones de dólares que desembolsó Repsol por la compra de YPF fueron recuperados por el grupo en el corto plazo y, paralelamente, el giro de utilidades realizado por YPF S.A. entre 1999 y 2010, fue de un monto similar (Informe Mosconi).

Luego de 13 años de administración, la empresa se achicó de forma deliberada. Es necesario repasar algunos números para saber cómo fue. En el año 1997 previa a la venta de YPF a Repsol la participación de YPF en la producción de petróleo representaba el 42% del mercado. Hoy luego de 13 años, roza el 35/6% del total producido. En cuanto al gas natural, la caída en su proporción ha sido aún peor. Hoy posee sólo el 24% de la producción nacional cuando al momento de pasar a manos de Repsol participaba con casi el 40%. Todos estos datos fueron muy bien reflejados en el año 2012 por el informe realizado por la intervención de YPF en el denominado Informe Mosconi. Ahora bien, durante dicho período la presencia global de Repsol creció notablemente, tanto en Latinoamérica como en el resto del mundo, convirtiéndose así en un jugador de peso en el mercado petrolero.

La búsqueda del autoabastecimiento y la independencia de los hidrocarburos es fundamental para el crecimiento del país. Por ello es necesario transitar rápidamente el camino de importación de combustibles y explorar nuevas áreas hidrocarburíferas tanto en convencionales como en no convencionales. Los recursos energéticos son de interés público estratégico para cualquier país y, por lo tanto, no puede quedar librados al control y la gestión del mercado.

La Argentina no es un país petrolero ni gasífero. Pero su geología y su potencial, sobre todo en los recursos hidrocarburíferos no convencionales, lo convierten en un formidable actor para la realización de inversiones petroleras. Bien vale destacar a propósito, que la gestión de YPF desde la nacionalización fue contundente. Desde que se nacionalizó la empresa los resultados operativos tanto de exploración como de producción fueron relevantes. En primer lugar es importante destacar los recientes descubrimientos de petróleo, más precisamente en la provincia de Río Negro, donde en el bloque de exploración Los Caldenes, se descubrieron 15 millones de barriles de petróleo de reservas. Además, la empresa hoy nacionalizada alcanzó la mayor tasa de reemplazo de reservas de los últimos 14 años en un 158%, además de cerrar el año 2013 con un crecimiento de sus reservas probadas del orden del 11%, pasando de 979 Mboe (Millones de Barriles de Petróleo Equivalente) a 1.083 Mboe.

A continuación, un breve repaso de lo acontecido cuando se anunció el acuerdo con Repsol por la expropiación de YPF. Las expropiaciones (y aún más las empresas petroleras que poseen en su haber activos intangibles como son las reservas de hidrocarburos) no se resuelven de la noche a la mañana, requieren de un complejo sistema de negociación confidencial, que de acuerdo a datos suministrados por los funcionarios del Poder Ejecutivo Nacional fue iniciado a mediados del año 2012 y que culminó el 27 de febrero del presente año con la propuesta de pago de 5.000 millones de dólares, pagaderos en 19 años y con colocaciones de bonos argentinos.

A nuestro entender, lo conseguido por los representantes del país ha sido muy fructífero, ya que se ha acordado la expropiación sin colocar dinero en efectivo del bien expropiado sino que se realizará el pago del mismo a lo largo de 19 años de duración de las colocaciones soberanas que se emitan a partir de la aprobación por parte del Congreso Nacional. El pago será abonado por 5 administraciones presidenciales, por lo que es considerado un acuerdo de largo plazo. El valor de 5.000 millones de dólares (más intereses alrededor de un 8% promedio) puesto para la tasación y también por el pago por las acciones expropiadas son un acuerdo en el cual no existen ni ganadores ni perdedores, se paga el precio acordado en equilibrio, y Repsol acepta renunciar a todo reclamo económico interpuesto en los tribunales internacionales.
Sin dicho acuerdo, hubiera sido muy difícil poder avanzar en el plan de inversiones trazado por la nueva YPF con control del Estado. Para explotar los recursos no convencionales de Vaca Muerta, por ejemplo, hacen falta muchos millones de dólares, y asociaciones con empresas que posean experiencia en la materia. Por supuesto, estas asociaciones no deben ser a cualquier precio porque sólo tengan dinero para invertir, deben ser primordialmente coherentes con el interés nacional y en consonancia con las políticas de estado que hoy lleva acabo Argentina.

Como última reflexión es importante destacar que a partir de la expropiación de YPF por parte del Estado, se cierra una etapa negativa en la industria petrolera en nuestro país, y se abre otra etapa promisoria con perspectivas a futuro excepcionales. Sin embargo, debemos comprender que un escenario positivo depende de nosotros, el pueblo argentino, y de las futuras administraciones de la empresa nacional que deberán gestionar nuestros recursos con honestidad y patriotismo, porque de esta dependerá el éxito o fracaso del logro conseguido.



Bibliografia
- Informe Mosconi. Informe sobre la gestión de Repsol en YPF realizado por la intervención estatal del Ministro Julio De Vido y el Vice ministro Axel Kicillof en el año 2012.

- Informe del Tribunal de Tasación 2014. Ministerio de Planificación Federal Inversión Pública y Servicios.

- http://www.ypf.com/YPFHoy/YPFSalaPrensa/Paginas/YPF-descubrio-petroleo-en-Rio-Negro.aspx

- http://www.ypf.com/YPFHoy/YPFSalaPrensa/Paginas/Resultados_YPF_2013.aspx