ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

La reasignación de subsidios de las tarifas de gas y agua

Autor | Lucas Schneider


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés.


Palabras Claves
subsidios, reasignación, gas natural, agua, consumo, ENARGAS



31-03-2014 | Una medida con criterio que permitirá equilibrar los consumos de servicio público y proporcionar sensatez a los recursos del Estado. Desde el año 2003, el Presidente Néstor Kirchner estableció como política esencial para sostener la actividad económica (todo ello en el marco de emergencia económica y social sancionado por el Congreso Nacional a través de la ley 25.561) el mecanismo de subsidios a los servicios públicos. Se buscaba paliar la crisis económica y social vivida por el país durante los años 2001 y 2002. Como es sabido, dicha crisis condujo a una debacle de todos los indicadores económicos y sociales. El desempleo ascendió a un cuarto de la población económicamente activo y la pobreza a más de la mitad de los hogares.


La gestión de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner dio continuidad a esa política de subsidiar los servicios públicos como una estrategia económica para favorecer el poder adquisitivo de los argentinos, y sostener el ritmo de crecimiento del país. Hoy, inclusive con el anuncio realizado, la política de subsidiar las tarifas de servicios públicos sigue vigente, aunque ahora más enfocado en los sectores más vulnerables.

La rebaja de los subsidios a los sectores medios altos y altos implica una reasignación de los fondos públicos, desde que una vez cubiertos los costos operativos de las concesionarias, el excedente de los nuevos fondos serán destinados a cubrir los aumentos de la Asignación Universal por Hijo y los costos del plan PROGRESAR.

Muchos analistas económicos, pero sobre todo los de tendencia neoliberal, sostienen que la rebaja en los subsidios es un ajuste del gasto público producto de la crisis en la que el país se encuentra inmerso. Lo cierto es que se trata de los mismos que desde hace varios años vienen reclamando por una quita de subsidios como medio de saneamiento de las cuentas públicas, esto es, como ajuste del "gasto público". Por el contrario a dicha posición, hoy nos encontramos ante una medida dictada con criterio, porque hoy el salario de los trabajadores aumentó significativamente desde el 2003 a la fecha y las tarifas siguieron inamovibles. Es criteriosa también porque a los sectores de mayor vulnerabilidad social se le mantendrá el subsidio intacto sin ningún tipo de descuento.

Como muestra del crecimiento del poder adquisitivo de estos sectores, es importante conocer que la categoría residencial ha incrementado sustancialmente el consumo de servicios en los últimos años, todo ello producto de la importante recuperación del poder adquisitivo de la ciudadanía y las tarifas de servicios públicos que son las más baratas de la región. Un ejemplo a propósito de ello: desde el año 2003 los ingresos salariales se vieron incrementados gracias al funcionamiento de más de 1.500 comisiones paritarias, y el Salario Mínimo, Vital y Móvil -que en general arrastra los salarios de los trabajadores informales- aumentó de 200 pesos en 2003 a $ 2.670 en el año 2012, con un incremento de 1.235% en el período.

Gas natural
La demanda global de gas durante el período 2003-2013 tuvo un crecimiento de un 40,8%. La participación de los usuarios residenciales en ese período se incrementó de una participación del 22% en el consumo total al 25% en el año 2013. Esto representa un salto en el consumo de gas de 18 millones de metros cúbicos diarios en el 2003 en la demanda residencial hasta los 28 millones de metros cúbicos diarios, es decir 10 millones de metros cúbicos adicionales en una década.

Asimismo, cabe también mencionar que desde el 2003 al 2014 se registró la conexión a la red de gas de un total de 2.100.000 hogares, lo que implica un 40% más de usuarios. Se instalaron además 120.000 medidores nuevos en el sector industrial y residencial, y más importante aún es que la demanda anual del gas natural se incrementó un 54% desde el año 2003.

La nueva medida anunciada implica un redireccionamiento de los subsidios de los sectores de mayores recursos hacia aquellos ciudadanos de menores recursos. Debemos ser conscientes que hoy tanto el gas como el agua son recursos escasos y es necesario generar una utilización responsable de estos recursos. La medida recientemente anunciada de reasignación de recursos y uso responsable del gas y del agua se enmarcan en este sentido. En efecto, la medida contempla que aquellos usuarios que reduzcan su consumo en un 20% en el bimestre comparado con igual bimestre de año anterior no se les aplicará rebaja de subsidio alguno, por ser este un usuario responsable en el consumo de estos servicios.

Como corolario de este anuncio es importante mencionar que al día de hoy las tarifas de los servicios públicos, medidas en dólares y con quita de subsidios incluidas, siguen siendo las más baratas de la región, y es el Estado quien sigue realizando importantes aportes para que la ciudadanos posean mayor poder adquisitivo y las empresas radicadas en el país con subsidios tengan un mayor nivel de competitividad. El Estado va a seguir asignando subsidios a las tarifas no sólo residencial y comercial sino también en el sector industrial. Se trata, en definitiva, de una política de gobierno que desde el 2003 a la fecha le ha permitido al país contar con una herramienta de política económica y social virtuosa de crecimiento.



Bibliografia
- ENARGAS http://www.enargas.gov.ar/Publicaciones/Informes/Anual/2012/Cap_4.pdf

- ENARGAS http://www.enargas.gov.ar/Publicaciones/Informes/Anual/2003/Capit_5.pdf

- http://scripts.minplan.gob.ar/octopus/archivos.php?file=2537

- http://www.prensa.argentina.ar/2013/01/29/38002-itzcovich-distribucion-del-ingreso-y-competitividad.php