ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medio Ambiente

| Artículos de opinión

Crítica al programa "verde" neoliberal: 20 millones de pobres, pero gastamos más de US$ 6.000 millones en eólica y solar (importadas) *

Autor | Federico Bernal


Palabras Claves
Cambio climático, calentamiento global, co2, emisiones de dióxido de carbono, medioambiente, IPCC, ONU, África, Banco Mundial, Plan RenovAr, ajuste verde, División Internacional verde, Complejo Industrial, créditos, endeudamiento, fondos de inversión, extranjerización, dependencia tecnológica, Macri, renovables, energía solar, energía eólica, catástrofes, modelos matemáticos, 6.000 millones de dólares



28-01-2019 | El macrismo duplicó la apuesta en cuanto a reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) en relación a lo fijado por el kirchnerismo. Esto, en el marco del Acuerdo de París de 2015 y la lucha contra el "calentamiento global". Pero reducir las emisiones de CO2 no es gratuito: sus cantidades liberadas son directamente proporcionales al nivel de desarrollo y la calidad de vida de la población que las emite. (1) La "excusa medioambiental" es, pues, ideal para Cambiemos: si lo que anhelamos es nuestra propia supervivencia como especie el ajuste por la vía "verde" resulta inexorable. En este marco fue que se lanzó un muy ambicioso programa de diversificación de la matriz energética basado en energías renovables intermitentes eólica y solar. Se supone que con ellas tendremos un sistema de generación menos contaminante (bajo en emisiones de CO2). Nos referimos al Plan RenovAr y su meta a 2025 en el que este tipo de tecnologías (2) representen el 20% del consumo de energía eléctrica nacional (en la actualidad se ubica alrededor del 2%). Pero si reducir las emisiones no es gratuito y afecta el normal desenvolvimiento social y económico, mucho menos lo es el RenovAr y sus más de 6.000 millones de dólares gastados entre 2016 y 2018. ¿Y todo en nombre de qué?

"Estamos en un punto límite con el cambio climático. Hay que apostar a las energías renovables", señaló Macri durante su cierre en el G20. El presidente repite el mensaje emanado desde el Complejo Industrial del Cambio Climático (CICC) y su negocio más que multibillonario (más de mil veces mil millones de dólares) del que lógicamente países como la Argentina no ven un centavo. El CICC está provocando una genuina División Internacional "verde" del Trabajo, privatización (con o sin extranjerización) y dolarización de los nuevos contratos de generación suscriptos, descapitalización y endeudamiento a partir de los créditos para la compra de equipamiento a las empresas proveedoras (productoras), ingreso masivo de actores financieros-especuladores al sector energético, prórroga de jurisdicción a favor de organismos internacionales (CIADI y/u otros tribunales internacionales), fuerte incremento tarifario del gas y la electricidad, drástica reducción del consumo de energía por parte de la sociedad involucrada e irremontable dependencia tecnológica. ¿Y por qué tamaños perjuicios? Porque, parafraseando al presidente, estaríamos en un punto límite con el cambio climático. En efecto, aparentemente tendríamos al 2030 para evitar futuras catástrofes y hecatombes climáticas que erradicarán al ser humano de la faz de la Tierra en 2100 -como en las películas-, todas basadas en modelos matemáticos e hipótesis emanadas de los centros "científicos" financiados por ese mismo CICC. Preguntamos entonces, incluso suponiendo todo aquello fuera verdad: ¿Tiene sentido el aporte que nuestro país pueda hacer a la reducción planetaria de CO2? Y aún más trascendente: ¿Luchar contra el "calentamiento global" para beneficio de la humanidad en el 2100 es la prioridad en una Argentina que concluirá 2019 con cerca de 20 millones de pobres? ¿Acaso no tiene otras prioridades el desmantelado país, envuelto en una crisis social y económica que de no mediar un giro de 180 grados desembocará en un nuevo 19 y 20 de diciembre (y no de 2100)?




Fuente: TN, 1 de diciembre de 2018. "Estamos en un punto límite con el cambio climático. Hay que apostar a las energías renovables", señaló Macri durante su cierre en el G20.

La tormenta perfecta (para un ajuste por la vía "verde")
Concluyó en Polonia la cumbre climática COP24 de Naciones Unidas con más dudas que certezas (3 al 14 de diciembre). Allí debían ponerse de acuerdo más de 197 naciones para cumplimentar lo pactado en el Acuerdo de París de 2015, a saber: mantener el incremento de la temperatura global al 2100 por debajo de los 2 grados centígrados en relación a los niveles preindustriales (ideal: por debajo de 1,5 grados).

En el último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), organización dependiente de Naciones Unidas, se advierte que solo a través del logro de dicho objetivo podrán evitarse supuestas catástrofes climáticas que terminen por extinguir la raza humana.

Estas amenazas de proporciones apocalípticas -basadas todas en modelos matemáticos- serían consecuencia del "calentamiento global", a su vez provocado por dañinas e incontrolables emisiones de CO2 de origen antropogénico (ser humano). Por tanto, se señala en el informe citado, las emisiones netas globales de dicho gas deben disminuir a 2030 en alrededor de un 45% respecto de los niveles de 2010, hasta alcanzar el "cero neto" para 2050.

En este sentido, el IPCC revela que "Limitar el calentamiento a 1,5 °C es posible según las leyes de la química y la física, pero para ello se necesitan cambios sin precedentes", y explica que para alcanzar esta meta deberán conseguirse "rápidas y prolongadas transiciones en energía, uso de la tierra, infraestructura urbana y en transporte, así como a nivel de los sistemas industriales. Tales transiciones carecen de precedentes en términos de escala, pero no necesariamente en términos de velocidad".


Fuente: Banco Mundial en base al informe del IPCC "Global Warming of 1.5°C" (octubre 2018). Para el IPCC, la ventana para reducir el "calentamiento global" y mantenerla inferior a 1,5 grados ya nos está encima.

¿Cómo reducir las emisiones de CO2 a tales niveles? La propuesta emanada de Naciones Unidas es a través de la adopción masiva de tecnologías eólica y solar -incluyendo tecnologías de almacenamiento-, infraestructura verde (sic), agronegocios climáticamente-inteligentes (sic) y la implementación de programas de eficiencia energética que incluyan drásticas caídas en el consumo energético a niveles residencial, industrial y en transporte. Si lo que queremos es evitar la tormenta perfecta que nos arrastre al abismo de la extinción (y ya se advierten los nubarrones en el horizonte), no queda más remedio que ajustarnos, por más doloroso que ahora resulte. ¿Suena al lector y la lectora todo esto?

Ahora bien, adivínese qué naciones y qué empresas dominan el mercado mundial de este tipo de tecnologías. Pregúntese también: ¿Qué bancos y organismos financieros están subsidiando su adquisición (importación), instalación, operación y mantenimiento en el mundo y, sobre todo, en África y América Latina?

"El Complejo Industrial del Cambio Climático" y su negocio billonario
La ola "verde" no es otra cosa que un fabuloso negocio de cientos de miles de millones de dólares anuales apropiados por un puñado de naciones, compañías, bancos y fondos de inversión. Específicamente, se los apropia lo que ya se da en conocer con el nombre de "Complejo Industrial del Cambio Climático", suerte de mega corporación multi gubernamental-industrial-financiera y científica, apadrinada por Naciones Unidas y el Banco Mundial para hacerse de las oportunidades de negocio que ellos mismos crearon e impusieron al globo a partir de profecías sobre la extinción de la especie humana. (3)


Fuente: The Washington Times, 16 de diciembre de 2018. Se lee: "Mucha gente se está enriqueciendo y mucho con la industria del cambio climático. Según un reciente informe de la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno de EE.UU., el financiamiento federal para la investigación del cambio climático, la tecnología, asistencia internacional y adaptación ligadas a ella ha aumentado de 2,4 mil millones de dólares en 1993 a 11,6 mil millones en 2014, con un adicional de 26,1 mil millones para nuevos programas y actividades en el marco de la Ley de 2009".

A propósito, obsérvese en la imagen debajo, el título del anuncio del Banco Mundial (BM), apenas concluida la Cumbre de la COP24. Conéctese ahora ese mismo título con el infaltable "negrito" africano bello y empobrecido que acompaña la nota:


Fuente: Banco Mundial, 3 de diciembre de 2018. El hermoso ejemplar africano se salvará porque la civilización le aportará: "1) En energía: apoyar la generación, integración y habilitación de infraestructura para la incorporación de 36.000 MW de energías renovables y un apoyo de 1,5 millones GWh equivalentes al ahorro de energía a través de la mejora en la eficiencia; 2) En ciudades: ayudar a que 100 ciudades se conviertan en ciudades bajas en carbono y resilientes en urbanismo y desarrollo orientado al tránsito; 3) En alimentos y uso de la tierra: aumento de gestión de integración de paisajes en un máximo de 50 países, totalizando unas 120 millones de hectáreas de nuevos bosques".

La nota en cuestión arranca así (subrayado es nuestro): "El Grupo del Banco Mundial anunció hoy un importante nuevo conjunto de objetivos climáticos para 2021-2025, y que consiste en duplicar sus actuales inversiones de 5 años a unos 200.000 millones de dólares en apoyo a los países que estén dispuestos a tomar una acción climática ambiciosa. El nuevo plan aumenta significativamente el respaldo para adaptación y resiliencia, … especialmente en los países más pobres". La nota prosigue trayendo la opinión del ahora ex presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim: "El cambio climático es una amenaza existencial para el mundo más pobre y más vulnerable. Estos nuevos objetivos demuestran con qué seriedad estamos tomando este asunto, invirtiendo y movilizando 200.000 millones en cinco años para combatir el cambio climático". (4)


Fuente: Cuenta oficial de Twitter de la Corporación Financiera Internacional (Grupo Banco Mundial), 7 de diciembre de 2018. Durante la COP24, una ejecutiva de esta corporación y una segunda del BID presentaron un informe asegurando que las oportunidades de inversiones "verdes" en América Latina rondan los 5 trillones (5 billones de dólares).

También se recoge en el artículo citado las declaraciones del Director Ejecutivo de la Corporación Financiera Internacional (Grupo Banco Mundial), Philippe Le Houérou, quien expresó: "Hay literalmente miles de millones de dólares en oportunidades para el sector privado de invertir en proyectos que ayudarán a salvar el Planeta". Y agregó: "Nuestro trabajo es salir proactivamente a encontrar esas oportunidades… [utilizando] nuestras herramientas de eliminación del riesgo. Vamos a hacer mucho más para ayudar a financiar las energías renovables, la construcción de edificios verdes, agronegocios climáticamente-inteligentes, transporte urbano, agua y gestión de residuos urbanos".
La filantropía "verde" del Grupo del Banco Mundial en nombre de la humanidad no es absoluta ni incondicional, como puede apreciarse. Para trasmutar en héroes de la especie deben primero eliminar los riesgos empresariales.

Así "eliminan el riesgo" las Cruzadas "verdes" de la civilización occidental
Lo anunciado por el Banco Mundial, y que trasciende el plano energético, en América Latina comenzó a verificarse hace una década aproximadamente. Hasta el momento, la penetración en nuestra región del CICC se está verificando a través de la incorporación masiva de renovables intermitentes eólica y solar, importadas por supuesto.

Las nuevas centrales de generación son licitadas públicamente y adjudicadas a quien ofrezca los mejores precios (vía subasta). Los precios bajos permiten competir con la renovable hidráulica, la nuclear y la térmica de ciclo combinado, reduciendo los costos mayoristas de la electricidad, pero de ninguna manera beneficiando a la población (sino todo lo contrario). ¿Cómo se consiguen precios bajos (realmente bajos)? Mediante la modalidad PPA (acrónimo de Power Purchase Agreements). (5) Lógicamente, con el criterio excluyente de compulsar por precios y con el respaldo financiero demoledor de los PPA, la industria doméstica queda relegada a prácticamente nada y la privatización/extranjerización está a la orden del día. En la Argentina de Macri a este mecanismo se lo bautizó "Plan RenovAr". (6) Nosotros lo llamamos nueva División Internacional "verde" del Trabajo. (7)

La mecánica o paquete para uso del Tercer Mundo, inteligentemente elaborado desde los centros de poder, implica además: a) privatización (con o sin extranjerización) y dolarización de los nuevos contratos de generación suscriptos (se deriva de la modalidad de contratos PPA mixtos y entre privados); b) descapitalización del país consecuencia de los PPA, con contratos a 10 o 15 años mínimo; c) endeudamiento a partir de los créditos para la compra de equipamiento a las empresas proveedoras (productoras), lo cual muchas veces incluye operación y mantenimiento por el período de duración del contrato; d) ingreso masivo de actores financieros-especuladores al sector energético; e) prórroga de jurisdicción a favor de organismos internacionales (CIADI y/u otros tribunales internacionales); f) eliminación de subsidios a los combustibles fósiles y a las tarifas de los servicios públicos de gas y electricidad; g) sustitución de estos subsidios por unos dirigidos a las renovables intermitentes (eólica y solar), captados por los PPA; h) fuerte incremento tarifario del gas como parte de una estrategia para volcarse al consumo eléctrico; i) fuerte incremento tarifario de la electricidad, de tal forma de asegurar la tasa de retorno comprometida a los privados del PPA (subsidio de la demanda); j) drástica reducción del consumo de energía por parte de la sociedad involucrada (derivada de los dos puntos anteriores), lo cual retroalimenta una mayor incorporación de eólica y solar; y k) altísima -por no decir "irremontable"- dependencia tecnológica, renovada cada 10 a 15 años que es la vida útil promedio de los paneles solares y aerogeneradores.


Fuente: Diario El País (España), 26 de diciembre de 2018. Se lee: "De las más de 30 denuncias, el Ciadi ya falló en tres de ellas a favor del demandante, en los casos de Masdar, perteneciente a al fondo soberano de Abu Dabi Mubadala, reconociéndole una indemnización de 64 millones de euros; Eiser Infraestructure, condenando a pagar 128 millones de euros más intereses; y el fondo Antin, con el pago de una indemnización de 112 millones de euros". Si a esto se atreven las empresas y fondos de inversión con España, imaginar lo que harán con la Argentina.

El botiquín importado para la salvación al 2100 (Plan RenovAr)
Como dijimos, en la Argentina bajo régimen neoliberal a esta mecánica -o para ser más precisos, a esta suerte de "Paquete energético para la lucha contra el calentamiento global"- se lo conoce con el nombre de Plan RenovAr. Sería algo así como un botiquín importado que nos salvará al 2100.

¿Cuáles han sido los resultados luego de las adjudicaciones de las tres rondas licitatorias realizadas a la fecha? Las empresas europeas de Alemania, España, Italia, Francia y Portugal obtuvieron el 24,7% de la potencia adjudicada para las tecnologías eólica y solar. Por su parte, empresas chinas resultaron las segundas ganadoras, con un 16,7% del total adjudicado. El resto, se divide entre fondos de inversión extranjeros y empresas de capitales argentinos. La participación de la industria nacional se redujo a "componentes nacionales", mientras que los proyectos con genuina participación de industriales argentinos son menores al 5% sobre el total adjudicado.


Fuente: Elaboración OETEC en base a datos del Ministerio de Energía. Las centrales de tecnologías renovables eólica y solar del Plan RenovAr significan, en la mayoría de los casos, la extranjerización de los contratos de generación (propiedad de las centrales), así como del mantenimiento y la operación de las plantas.

El Plan RenovAr es la punta de lanza del programa energético neoliberal enmarcado en la lucha contra el "calentamiento global". Lleva gastados 6.250 millones de dólares. Decimos "gastados" y no "invertidos" -como expresa el oficialismo- dado que ese monto no es otra cosa que préstamos adoptados por el Estado Nacional y ciertos Estados provinciales a los efectos de importar los aerogeneradores y paneles solares, muchas veces llegando al extremo de la "importación" llave en mano de la totalidad del parque incluyendo operación, mantenimiento y ganancia. En pocas palabras, la modalidad PPA antes explicada.

Como sea, y a pesar de las garantías y beneficios otorgadas por las PPA, la crisis también golpeó fuertemente al Plan RenovAr: la administración Macri tuvo que salir a garantizar los recursos del Fondo para el Desarrollo de Energías Renovables (FODER) para la tercera licitación a través de un endeudamiento de 3.000 millones de dólares (ver imagen). Esto es así porque para los PPA de la tercera ronda, y ante la debacle del modelo del "supermercado del mundo", se ofreció a través de este Fondo la garantía de 3 años de facturación para los proyectos contratados a través de una reserva de 500,6 millones de dólares.


Fuente: El Cronista, 11 de diciembre de 2018.

¿3.000 millones de dólares en letras para financiar molinos y paneles solares con millones de nuevos empobrecidos todos los años?

Plan RenovAr y el aporte argentino al CO2
Siguen los interrogantes: ¿Luchar contra el "calentamiento global" para beneficio de la humanidad en el 2100 es prioritario en esta Argentina? ¿Acaso no hay otros problemas y más acuciantes en este país envuelto en una crisis social y económica que de no mediar un giro de 180 grados desembocará en un nuevo 19 y 20 de diciembre (y no en 2100)?


Fuente: Energías Renovables, 10 de diciembre de 2018. En la foto: José Luis Lupo Flores, representante del Grupo BID en Argentina, y Javier Ortiz Batalla, presidente del Banco Ciudad. Se lee: "BID Invest brindará financiamiento a través del Ciudad por un total de u$s50 millones por hasta 7 años de plazo y con un período de gracia de hasta 3 años". Los mismos se destinarán a "proyectos de sustentabilidad ambiental", así como a energías renovables. Y si los préstamos el Banco Ciudad los tomara para crear empleo en la arrasada ciudad capital, llevar leche y un plato digno a los comedores, brindar asilo igualmente digno a las decenas de miles de nuevos sin techo, etc., etc.

Pero, además, aunque toda la perorata "científica" del CICC fuera verdad; aunque lo que vemos en las típicas películas de catástrofes climáticas llegara un día a golpear a nuestras puertas, (8) la instalación de centenares de plantas eólicas y millones de paneles solares en territorio argentino no tendrán el más mínimo impacto en la reducción de CO2 a nivel global. Incluso, siquiera, en las emisiones propias de la Argentina. ¿Cómo? Según se detalla en informe oficial "Escenarios Energéticos 2030", publicado en diciembre de 2017 por el ex Ministerio de Energía, las emisiones seguirán aumentando al 2030 a pesar del Plan RenovAr.

Y no sólo eso, si superamos el 20-25% de participación de dichas tecnologías en la matriz de generación, nuestras emisiones habrán de incrementarse, sobre todo con la paralización de las grandes represas y centrales nucleares. ¿Por qué? Brevemente, pues ya fue demostrado desde OETEC en sendos informes (ver bibliografía): porque se trata de tecnologías que necesitan de complementación con fuentes fósiles. En las naciones más vanguardistas no sólo no logran reducir las emisiones de CO2, sino tampoco sustituirlas (ver imagen):


Fuente: Elaboración OETEC en base a datos de la IEA, "CO2 Emissions from Fuel Combustion - Highlights 2017". * Dinamarca excluida. Al medir las emisiones de CO2 provenientes del sector eléctrico, lo cual brinda una idea de la incidencia de los combustibles fósiles (mayormente gas) en la matriz de generación, se observa que las naciones que más CO2 liberan son las grandes potencias "verdes" del mundo: Alemania, Reino Unido, Italia y España. En cuanto a las que menos CO2 liberan figuran las que tienen una altísima incidencia de renovable hidráulica (de alta potencia) y núcleo-electricidad. No sería el caso de la Argentina con el Plan Nuclear abandonado, por ejemplo.

En igual dirección, los resultados de prácticamente dos décadas de política climático-energética fundamentada en la incorporación masiva de energías eólica y solar demuestran un estrepitoso fracaso en el mundo.

Debajo, dos gráficos extraídos de un artículo del Financial Times sobre lo aseverado en el párrafo precedente. En el primero, el crecimiento de las emisiones de CO2 durante los últimos años. El diario advierte que las emisiones de 2018 crecieron 2,7% interanualmente, en una tendencia que se mantiene prácticamente inalterable desde hace décadas. En el segundo, se observa que la demanda mundial de hidrocarburos no para de crecer, incluyendo al carbón. Esto es medular, desde que el fundamentalismo verde (léase "el macrismo" en su versión criolla) le hace creer a la población que la sustitución de combustibles fósiles en el Planeta está a la orden del día y que es una batalla ganada. Nada más alejado de la realidad. ¿Será que ese mensaje contribuye a aceptar la generación de excedentes de gas y petróleo en el mercado interno a los efectos de justificar por la vía "verde" sus exportaciones masivas?


Fuente: Financial Times, 5 de diciembre de 2018.


Fuente: Financial Times, 5 de diciembre de 2018.

Finalmente, una tercera y última imagen, perfecta síntesis de la contradicción del macrismo "verde". ¿Por qué? Porque China es una de las grandes ganadoras del Plan RenovAr. Es decir, compramos a la nación que más CO2 libera y la que más centrales a carbón está construyendo (se estima que su consumo de carbón crezca 4,5% en 2018). Sus emisiones, en definitiva, no paran de crecer. Al respecto, cualquier aporte que la Argentina pueda hacer para reducir las propias queda totalmente neutralizado por este aumento. Claro que los chinos felices de los inservibles objetivos macristas: nos venden por millones sus paneles solares.


Fuente: BBC, 26 de septiembre de 2018. China está construyendo 259.000 MW de nueva capacidad carboeléctrica, los cuales se agregarán a los 993.000 MW de potencia instalada para esta misma fuente. La nueva flota de centrales a carbón equivalen a 1.079 centrales como la de Río Turbio.

El marketing de los ejemplares africanos homo sapiens (otra que los osos polares)
La referida cuestión del niñito africano y los billones de dólares (trillones, en inglés) que el mundo civilizado (incluyendo Japón y China) le y nos aportará es clave. Cientos de millones de paneles solares, cientos de miles de aerogeneradores; ventanas, techos y paredes inteligentes en materia climática, transporte público a hidrógeno, autos y camiones híbridos, baterías ultra modernas para el almacenaje de energía intermitente, etc., etc. Todo nos lloverá graciosa y copiosamente en nombre de la salvación humana.


Fuente: Banco Mundial, 20 de diciembre de 2018. Otro ciudadano africano de ejemplo del altruismo de la civilización occidental.

En la nota de la imagen precedente se lee: "Dada la urgencia y la enorme demanda de financiación -un estimado 1 billón de dólares será necesario en los países más pobres para alcanzar los compromisos climáticos al 2030"-, señala la Asociación Internacional de Fomento (Grupo Banco Mundial).

¿Quiénes fijan la urgencia, la demanda y los compromisos al 2030? Los mismos que aportan la financiación, el equipamiento, la tecnología, su instalación y renovación: "Con fuerte apoyo de los socios donantes, la Asociación Internacional de Fomento está ayudando a integrar la cuestión climática a nivel de reformas políticas y de planificación, para que los países pueden reducir sus emisiones de carbono y ser más resistentes e inteligentes ante la problemática del cambio climático". ¿Se entiende no? Más claro imposible.

En otras palabras, la mega corporación multi gubernamental-industrial-financiero-científica generando la necesidad (en base al fin del mundo) de comprarles a ellos el paquete climático que todo habrá de prevenir y solucionar.

Claro que invertir semejante y sideral suma en eso, en lugar de crear las condiciones para que los africanos y las africanas sean los dueños de sus medios de producción, recursos naturales y rentas estratégicas que de ellos devienen lleva implícito un gran sacrificio para el pueblo africano. Es que, en verdad, hacer lo inverso equivaldría a un suicidio -más que a un "sacrificio"- para la civilización Occidental. En pocas palabras, sería terminar de una buena vez y para siempre con la colonización africana, ahora teñida de verde.

Como sea, el sacrificio es más que loable: al desamparado y pobre (pero bello) negrito africano -ídem para sus pares latinoamericanos y latinoamericanas- nada de desarrollo genuino ni erradicación del hambre; nada de creación y consolidación de aparatos sanitario, educativo, productivo, industrial y científico-tecnológico modernos, autosuficientes y soberanos.

- ¡Señoras y señores! -", nos espetan desde el Norte, -¡Aquí está en juego la humanidad y sus generaciones del 2100! Los diamantes, el oro, el cobre, los hidrocarburos y el cacao los extraen y exportan ustedes, pero los controlamos e industrializamos nosotros. Ustedes cómprennos molinos y paneles que así habrán de librarse y librar a la humanidad dentro de ochenta años de los efectos del calentamiento global (mientras el mundo se enfría). De paso, mucho cuidado con seguir reproduciéndose que nos va a faltar comida y agua-, agregan.


Fuente: The Independent, 24 de abril de 2015. Título: "África produce cacao pero poco valor agregado con el chocolate". Se lee: "África produce el 70% del cacao mundial, pero el negocio de la industria del chocolate y sus 100.000 millones de euros anuales es dominado por empresas occidentales".

Una primera alternativa para Macri (x 6.000 millones salvar 62 millones de almas)
La fecha límite para inundar al mundo con billones de dólares del que solo sacará provecho el CICC es el 2030, esgrime el mundillo científico por él financiado. Todo en base a suposiciones, modelos matemáticos y la amenaza de genocidio de "negritos" y osos polares (se demostró que es falso esto último); ayudándose del emisario climático Leonardo Di Caprio y su yate de 140 metros y 4 motores M90 diésel o su jet privado que seguro no vuela a sol, gritarán que nos queda una década y punto para dejar de existir en 2100. Nos hablarán de una revolución "verde" y que el compromiso nos compete a todos y todas, más aún a las naciones en vías de desarrollo pues son las más necesitadas de consumo energético. Pero lo cierto es que las emisiones de CO2 de África ni América Latina pueden ayudar en lo más mínimo en el logro de los delirantes objetivos planteados por Naciones Unidas en la COP24.


Fuente: Climate Action, 22 de marzo de 2018. Se lee en el título: "Necesitamos llegar a 1 trillón [1 billón] de dólares en 2020, expresó la nueva Jefa para el Clima de Naciones Unidas". La Argentina ya entró en esta nueva modalidad financiera de sangría de recursos.

Si los beneficios son inexistentes e incluso si se fracasa medioambientalmente hablando -las emisiones no sólo se incrementan sino que son más difíciles de controlar donde hay mayor proporción de renovables intermitentes-: ¿No deberían las naciones receptivas del altruismo occidental y asiático invertir el dinero en el propio desarrollo con igualdad social, industrialización y autosuficiencia económica (erradicar la pobreza), en lugar de contribuir a una nueva División Internacional "verde" del Trabajo? En el peor de los casos, ¿no debería destinarse el dinero a montar fábricas de paneles solares y aerogeneradores nacionales, con transferencia tecnológica, para que cada nación se haga cargo de su propia diversificación sin exportar empleo ni descapitalizarse ni extranjerizar su sistema energético?

Porque no criticamos sin proponer, señor presidente, vaya una de las muchas alternativas. La imagen acompaña una nota publicada en el Times of India, en noviembre del año pasado. El autor, Bjorn Lomborg, un prestigioso especialista energético y en cambio climático.


Fuente: Times of India, 8 de noviembre de 2018.

Allí se critica los excesivos gastos en tecnologías "verdes". Lomborg propone, en su lugar, "invertir 8.000 millones de dólares anuales en investigación y desarrollo agrícola para mejorar la productividad de los cultivos y de esa forma reducir los precios de los alimentos. Tal decisión podría salvar a 79 millones de personas del hambre y prevenir 5 millones de casos de malnutrición infantil, con la ventaja de que cada dólar producirá 35 dólares en beneficios sociales".

Por regla de tres, si con 8.000 millones de dólares salvamos 79 millones de personas y prevenimos 5 millones de casos de malnutrición infantil, si invirtiéramos los 6.250 millones del Plan RenovAr salvaríamos 62 millones de personas y prevendríamos 3,9 millones de casos de malnutrición infantil. ¿Acaso no éramos el "granero del mundo"? ¿No nos conocen y reconocen en el Mundo por ese rol?

Conclusiones
El neoliberalismo en el poder se embarcó en una diversificación masiva con tecnologías renovables intermitentes importadas e ineficientes (en paralelo a un apagón nuclear e hidroeléctrico de gran escala). Y lo hizo, como lo hace Naciones Unidas, perdiendo de vista que no se puede luchar contra el "calentamiento global" sin importar el "costo". Esto, obviamente, dando por sentado que el CO2 es un gas contaminante y que, como tal, es enemigo público número uno de la humanidad, posición que rechazamos desde este Observatorio.

Ahora, una cosa es que Naciones Unidas no tenga en cuenta el "costo" de alcanzar los objetivos del Acuerdo de Paris, y otra muy diferente es que lo hagan países como la Argentina. Efectivamente, y como vimos, no hay "costos" para Naciones Unidas y el Complejo Industrial del Cambio Climático sino "ganancias" multibillonarias.


Fuente: Corporación Financiera Internacional (Grupo Banco Mundial), 2018. El informe encontró que en las ciudades de "mercados emergentes" alrededor del globo existe el potencial para atraer más de 29,4 trillones [29,4 billones] de dólares al 2030 en seis sectores de inversiones vinculados con el clima. ¿Adivinar qué empresas y qué banca financiera se apropiará de tales oportunidades? De ese total, América Latina aporta 5 billones.

¿Cuánto llegará a la Argentina de aquella suma en inversiones genuinas, es decir, que generen empleo de calidad y desarrollo industrial nacional? Nada de nada. ¿Y qué beneficios supondrá? Macri, Javier Iguacel y el rabino Bergman nos explicaron que como la energía contamina entonces a partir del Plan RenovAr tendremos energía limpia, menos CO2 emitido y nos convertiremos en campeones de reducción de la temperatura mundial al 2100. Traducimos: matar de hambre hoy para que las generaciones de 2100 no se mueran de hambre. ¡Ridículo! Tanto como gastar y endeudarnos por 550 millones de dólares en menos de una semana por consideraciones "verdes":


Fuente: Cuenta de Twitter del Ministerio de Hacienda, 11 de enero de 2019.


Fuente: Cuenta de Twitter del Ministerio de Hacienda, 14 de enero de 2019.

Cerramos con los siguientes interrogantes, todos los cuales creemos haber dado respuesta en el presente trabajo: ¿Es realmente prioritario reducir masivamente las emisiones de CO2 de nuestra matriz energética? ¿Tiene algún efecto neto el aporte que la Argentina haga a las emisiones globales? ¿Qué está sucediendo con las emisiones en el mundo en estos años? ¿Y en la Argentina al 2030?

Y todavía más trascendente, medulares para nosotros: ¿Es la lucha contra el "cambio climático" (9) la prioridad para el pueblo argentino, sobre todo la de estos años de pobreza, desigualdad y desindustrialización tan desbocadas como generalizadas y en aumento? ¿Acaso no tiene otras prioridades el desmantelado país, envuelto en una crisis social y económica que de no mediar un giro de 180 grados desembocará en un nuevo 19 y 20 de diciembre?

---

* Una versión preliminar de este trabajo fue publicada por Horacio Verbitsky en El Cohete a la Luna, el domingo 20 de enero de 2019.

(1) La emisión de CO2 está positivamente asociada a la mejora de las condiciones de vida de una determinada población. En el caso argentino la necesaria y aún pendiente interconexión vial y logística del país, así como su desarrollo económico y nivel de industrialización igualmente pendientes obligadamente elevarán las emisiones. Desvincular las emisiones del desarrollo económico (descarbonización) ha demostrado ser un gran fracaso. En todo caso, la pregunta medular es esta: ¿Cómo encarar una estrategia de descarbonización sin reducir la oferta de energía ni encarecer sus servicios públicos, especialmente en los países en vías de desarrollo?

(2) Y en ínfima proporción, biomasa, biogás y pequeños aprovechamientos hidroeléctricos (menores a 50 MW).

(3) Cabe recordar, que las mismas vienen siendo blandidas desde mediados de los ochenta, multiplicadas desde la industria de los filmes de catástrofes naturales. Todas las predicciones fallaron. Algunos de los ejemplos más resonantes. En 2006, Al Gore anticipó que los océanos subirían seis metros en los próximos años. ¿Se cumplió? El mismo año, el entonces director del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas predijo que, si para 2012 no se tomaban acciones drásticas, sería muy tarde ya para el Planeta. En 2009, el Primer Ministro británico Brown predijo también que nos quedaban 50 días para salvar al planeta del calentamiento global. Pasaron desde entonces 3.265 días y acá seguimos. En 2012, un destacado profesor de Cambridge anunció que en cuatro años desaparecería todo el hielo del Ártico provocando un "desastre global". El hielo del ártico está intacto.

(4) Kim acaba de renunciar abruptamente para pasar al sector privado (Global Infrastructure Partners), dejando boquiabierto al "mundo". Al presentar su renuncia manifestó: "La oportunidad de unirse al sector privado fue inesperada, pero he concluido que este es el camino a través del cual podré ejercer el mayor impacto sobre las principales cuestiones globales como el cambio climático y el déficit de infraestructura en los mercados emergentes". El ex titular del Banco Mundial conoce muy bien donde está el negocio, más allá de los flagrantes conflictos de interés.

(5) Las empresas o "productores" que dominan estas tecnologías solicitan financiación bancaria para la construcción, operación, mantenimiento y una ganancia de sus nuevos parques eólico y solar. ¿Por qué? Dado su altísimo costo y que las mismas se instalan en naciones con nulo o bajo crédito (más aún si se da en economías neoliberales) y alta volatilidad económica, aparece para dichos productores la determinante limitación de la "incertidumbre" sobre la tasa de retorno. Este "riesgo de mercado" se soluciona mediante los PPA, al asegurar ingresos fijos a largo plazo y en la moneda de los productores (dólares). Los PPA en América Latina para la financiación de las energías intermitentes están en manos de los tradicionales organismos de crédito internacionales -como el Grupo del Banco Mundial- y sus filiales o bancos amigos locales. La banca asiática, sobre todo china, también juega un rol similar. Por último, podemos agregar la "industria" del bono verde, sistema mediante el cual se endeudó en parte Jujuy con su parque solar Cauchari.

En fin, los países y sus Estados (CAMMESA en la Argentina) que avanzan en la diversificación masiva con este tipo de tecnologías firman con los productores acuerdos bilaterales tipo PPA. Esto no quita que el gobierno otorgue beneficios adicionales (por ejemplo, excepción del VAT a importación de equipos renovables, entre otros). Los productores pueden encargarse directamente de la comercialización, pero las más de las veces recurren a empresas extranjeras con presencia local. También se les permitió en el caso de nuestro país firmar PPAs con grandes consumidores, o sea, directamente entre privados (Mercado a Término de Energía Eléctrica de Fuentes Renovables o MATER).


Fuente: El Periódico de la Energía (España), 5 de enero de 2019. Iberdrola, potencia energética verde en el mundo, se endeuda para construir sus parques en el planeta y en América Latina. ¿Quién termina pagando esa deuda? Los gobiernos que adquieren esos mismos parques. En la nota se lee, en relación a ello, que "Iberdrola México suscribió en abril el primer préstamo verde corporativo de la región por un importe de 400 millones de dólares".

(6) Lo acontecido en la Argentina no es ninguna excepción. En Chile, Perú, Uruguay, Brasil, Colombia y México lo mismo, o incluso peor.

(7) En este caso, el deterioro de los términos de intercambio no sería el tradicional, ya que no hay de parte de las naciones del Tercer Mundo exportaciones de materias primas a cambio de productos manufacturados. Lo que estas entregan para recibir capital (en forma de bonos, préstamos y créditos para la adquisición de paneles y aerogeneradores), equipos y tecnología de las naciones industrializadas es la propiedad para la explotación del sol y del viento, por un lado, y el propio capital (descapitalización) para acceder a ellos, por el otro. Esto último a través de los PPA.

(8) Mejor ejemplo imposible…


Fuente: BBC, 15 de enero de 2019. Se lee: "La ciencia ficción pone a la gente a pensar de una forma que ningún reporte en cambio climático puede lograr".

(9) En una reciente nota publicada en El Cohete a la Luna titulada "La energía en debate" la socióloga Maristella Svampa llamó a este autor "negacionista" por su posición respecto al "cambio climático". Ameritará una respuesta particular en una primera nota. Una segunda irá dedicada a la cuestión energética propiamente dicha.



Bibliografia
OETEC (17/12/2018) RenovAr: un programa edificado sobre la atrofia de la industria nacional y la dependencia tecnológica
http://www.oetec.org/nota.php?id=3616&area=1

OETEC (20/11/2018) Caputo, Mindlin, Brito y Lewis concentran un 75% de la energía "verde" operativa a noviembre (2018)
http://www.oetec.org/nota.php?id=3569&area=1

OETEC (9/11/2018) La reconversión "verde" de YPF (sobre la inauguración del parque eólico Manantiales Behr)
http://www.oetec.org/nota.php?id=3543&area=1

OETEC (22/10/2018) Todo extranjero. Ni siquiera la ingeniería de los nuevos parques de Caputo será argentina
http://www.oetec.org/nota.php?id=3508&area=25

OETEC (28/08/2018) Caputo inaugura su primer parque eólico en Bahía Blanca: ¿Salvar el Planeta o más negocios para los amigos del presidente?
http://www.oetec.org/nota.php?id=3409&area=25

OETEC (12/08/2018) 174 jardines de infantes perdidos por las mayores (descontroladas) importaciones de combustibles
http://www.oetec.org/nota.php?id=3388&area=21

OETEC (16/07/2018) Así genera energía el granero del mundo: Limones y cebollas sí; carbón, represas y centrales nucleares no
http://www.oetec.org/nota.php?id=3350&area=1

OETEC (18/05/2018) ¿Revertir el tarifazo pone en riesgo el medioambiente? (¿Mayores precios y tarifas = nación más "verde"?)
http://www.oetec.org/nota.php?id=3234&area=1

OETEC (12/03/2018) "La transición a las renovables intermitentes (eólica y solar) la está pagando el usuario con tarifas eléctricas más caras"
http://www.oetec.org/nota.php?id=3128&area=4

OETEC (8/03/2018) Por qué las tarifas de la electricidad no van a bajar en 2019 (el cuento de las energías "verdes")
http://www.oetec.org/nota.php?id=3123&area=1

OETEC (11/01/2018) Plan RenovAr: Quince hallazgos sobre las firmas ganadoras (a enero de 2018)
http://www.oetec.org/nota.php?id=3015&area=1

OETEC (4/09/2017) RenovAr 2.0: se profundiza la extranjerización y el fin de la industria nacional en renovables
http://www.oetec.org/nota.php?id=2799&area=1

OETEC (4/05/2017) ¿Por qué fallan las renovables eólica y solar en Europa? Claves para comprender el anticipado fracaso "verde" macrista
http://oetec.org/nota.php?id=2547&area=1

OETEC (1/03/2017) Macrismo saudí: renovables para nosotros, el petróleo ajeno
http://www.oetec.org/nota.php?id=2402&area=5

OETEC (6/01/2017) Inundaciones: ¿Cambio climático? ¿O deforestación, más monocultivo de soja, más oligarquía (anarquía) agraria?
http://www.oetec.org/nota.php?id=%202276&area=%2025

OETEC (4/01/2017) Sobre el negocio "verde", el calentamiento global y el camino argentino
http://www.oetec.org/nota.php?id=2274&area=3
OETEC (28/12/2016) Del apagón nuclear en Alemania al apagón hidráulico, nuclear y carbonífero en la Argentina
http://www.oetec.org/nota.php?id=2261&area=16

OETEC (22/12/2016) En la "Granja de Mauricio" se siembran molinos y paneles (sobre la inutilidad de las renovables intermitentes en la industria)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2253&area=1

OETEC (12/12/2016) Alemania, transición energética y carbón: lecciones para el macrismo y la paralización de Río Turbio
http://www.oetec.org/nota.php?id=2237&area=25

OETEC (24/11/2016) El impuesto al carbono: otro cuento "verde". Un análisis desde la experiencia canadiense (y la posición de Donald Trump)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2202&area=1

OETEC (23/11/2016) Río Turbio, el Plan RenovAr chino y la hipocresía "verde"
http://www.oetec.org/nota.php?id=2201&area=1

OETEC (17/11/2016) La Argentina en la COP-22: confirmado el ajuste por vía medioambiental
http://www.oetec.org/nota.php?id=2194&area=1

OETEC (08/11/2016) La "pesada herencia" en renovables y la velocidad de diversificación de la matriz
http://www.oetec.org/nota.php?id=2172&area=1

OETEC (25/10/2016) Energía eólica: las lecciones del "mundo" y el plan RenovAr http://www.oetec.org/nota.php?id=2148&area=1

OETEC (21/10/2016) Metas Nacionales de Energías Renovables 2018-2025. Implicancias de una masiva incorporación de renovables "intermitentes"
http://www.oetec.org/nota.php?id=2139&area=1

OETEC (14/10/2016) Australia del Sur, molinos eólicos y la tormenta de septiembre: ¿Contempla el Plan RenovAr los supuestos eventos negativos del cambio climático?
http://www.oetec.org/nota.php?id=2132&area=4

OETEC (12/10/2016) La lucha contra el cambio climático. La posición del kirchnerismo
http://www.oetec.org/nota.php?id=2129&area=4

OETEC (20/09/2016) Subsidios a la energía: La coincidencia del macrismo con el FMI (entrevista a Noemí Brenta)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2080&area=5

OETEC (8/08/2016) Las lecciones que el Energiewende deja al Plan RenovAr del macrismo
http://www.oetec.org/nota.php?id=1992&area=1

OETEC (03/08/2016) Sobre cómo el fundamentalismo ambiental está boicoteando la lucha contra el cambio climático
http://www.oetec.org/nota.php?id=1976&area=1

OETEC (31/07/2016) Plan de Energías Renovables: premio al negoción privado de la importación
http://www.oetec.org/nota.php?id=1974&area=4

OETEC (27/07/2016) "Endeudarnos en 3.000 millones de dólares para subsidiar energías renovables habiendo declarado la emergencia eléctrica es un disparate"
http://www.oetec.org/nota.php?id=1969&area=25

OETEC (20/07/2016) "Sr. Presidente: el problema es el monóxido de carbono; no el dióxido de carbono"
http://www.oetec.org/nota.php?id=1943&area=1

OETEC (13/07/2016) Alto consumo energético per cápita: ¿Malo o bueno?
http://www.oetec.org/nota.php?id=1922&area=1

OETEC (16/06/2016) La incorporación de renovables debe tener como eje la protección y el fomento de la industria nacional en el sector
http://www.oetec.org/nota.php?id=1885&area=4

OETEC (13/06/2016) Sistemas balanceados: sobre la justa proporción de renovables para una reducción eficiente de CO2
http://www.oetec.org/nota.php?id=1874&area=4

OETEC (27/04/2016) ¿Volver al mundo en materia ambiental? Respuesta a Bergman en un video de 2 minutos...
http://oetec.org/nota.php?id=1775&area=2

OETEC (08/04/2016). El desarrollo de las nuevas energías renovables durante el kirchnerismo
http://www.oetec.org/nota.php?id=%201727&area=%201

OETEC (23/03/2016) La energía nuclear como herramienta para combatir el calentamiento global (Parte I)
http://www.oetec.org/nota.php?id=%201679&area=%2025

OETEC (14/03/2016) Energías renovables eólica y solar: una mala opción para países en vías de desarrollo
http://www.oetec.org/nota.php?id=1642&area=1

OETEC (18/02/2016) Greenpeace, las represas en Santa Cruz y la central Río Turbio
http://www.oetec.org/nota.php?id=1579&area=1

OETEC (16/09/2015) Por un medioambiente científica y nacionalmente responsable
http://www.oetec.org/nota.php?id=1383&area=6

Informes
http://datos.minem.gob.ar/dataset/9e2a8087-1b49-446a-8e86-712b476122fb/resource/04dbee7f-0b6f-48d0-b460-8d7fa3b282c7/download/minem-documento-escenarios-energeticos-2030pub.pdf

https://www.argentina.gob.ar/noticias/mesa-de-energias-renovables-convoco-referentes-del-sector

https://www.ipcc.ch/site/assets/uploads/sites/2/2018/07/SR15_SPM_High_Res.pdf

https://news.un.org/es/story/2018/12/1447821

https://www.ifc.org/wps/wcm/connect/topics_ext_content/ifc_external_corporate_site/climate+business/resources/cioc-ifc-analysis?CID=CCG_TT_climatechange_EN_EXT

Artículos periodísticos y otras fuentes
https://www.washingtontimes.com/news/2018/dec/16/follow-the-climate-change-money/

http://www.worldbank.org/en/news/press-release/2018/12/03/world-bank-group-announces-200-billion-over-five-years-for-climate-action?CID=CCG_TT_climatechange_EN_EXT

https://www.cronista.com/economiapolitica/Emiten-Letes-para-financiar-fondos-de-energias-renovables--20181211-0005.html

https://elpais.com/economia/2018/12/26/actualidad/1545849137_290104.html

https://energiasrenovables.com.ar/index.php/2017/06/27/argentina-to-authorize-private-ppas-between-large-power-consumers-and-renewable-energy-producers/

https://energiasrenovables.com.ar/index.php/2018/12/10/el-banco-ciudad-y-el-bid-financiaran-proyectos-de-energias-renovables/

https://www.ft.com/content/1e25f2ac-f8a8-11e8-8b7c-6fa24bd5409c

https://www.bbc.com/news/science-environment-45640706

http://blogs.worldbank.org/voices/tackling-climate-change-poorest-countries?CID=CCG_TT_climatechange_EN_EXT

http://www.climateaction.org/news/we-need-to-reach-1-trillion-in-green-bonds-by-2020-says-former-un-climate-c

https://timesofindia.indiatimes.com/blogs/toi-edit-page/because-hunger-is-increasing-focus-on-top-19-sdg-targets-instead-of-thinly-spreading-funds-among-all-169/?mc_cid=d873354042&mc_eid=a23ff33073

https://www.independent.ie/business/world/africa-produces-cocoa-but-little-value-added-chocolate-31166888.html

http://www.mercado.com.ar/notas/8027310

https://www.instituteforenergyresearch.org/climate-change/climate-alarm-failed-prognostications/

http://www.bbc.com/culture/story/20190110-how-science-fiction-helps-readers-understand-climate-change