ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Telecomunicaciones

| Artículos de opinión

Realidad que supera a la ficción: el satélite Arsat 1 está listo para ser lanzado al espacio

Autor | Cecilia Rodríguez


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés.


Palabras Claves
ARSAT-1, satélite geoestacionario, telecomunicaciones, ciclo satelital, AR-SAT S.A., INVAP, posición orbital, comercialización, servicios satelitales, CONAE, Ministerio de Planificación, CEATSA



11-06-2014 | En el transcurso del segundo semestre de este año se lanzará al espacio el ARSAT-1, primer satélite geoestacionario íntegramente diseñado, fabricado y testeado en la Argentina para brindar servicios de telecomunicaciones. El ARSAT-1, propiedad de la empresa pública AR-SAT S.A., dependiente del Ministerio de Planificación Federal, fue diseñado e integrado por INVAP Sociedad del Estado, y es el primero de de una serie de tres satélites geoestacionarios que están siendo construidos en el país para la prestación de servicios de televisión satelital, telefonía y datos con cobertura completa para la Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile, Bolivia y los demás países del corredor andino. Este desarrollo tecnológico tiene una importancia estratégica radical, desde el punto de vista comercial y geopolítico, en tanto permite a nuestro país abrir una nueva fuente de ingresos: la comercialización internacional de servicios satelitales.


En el transcurso del segundo semestre de este año, la Argentina pondrá un broche de oro a un proceso sin precedentes en la región: el lanzamiento al espacio del satélite geoestacionario ARSAT-1, el primero en ser diseñado, fabricado y testeado en nuestro país. Este satélite es el primero de una serie de tres que serán en construidos en la Argentina, en el marco del "Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones".

Este lanzamiento convertirá a nuestro país en el único en toda América del Sur capaz de diseñar, fabricar, testear y operar satélites de telecomunicaciones. Además, la Argentina ingresará al selecto grupo de diez países en todo el mundo capaces de desarrollar satélites de telecomunicaciones propios, conformado por Estados Unidos, Rusia, Japón, Francia (Unión Europea), China, India, Israel, Irán, Corea del Norte y Corea del Sur.

Es importante destacar que el ARSAT-1 fue especificado por la empresa pública AR-SAT S.A., su propietario, y diseñado e integrado por INVAP Sociedad del Estado, radicada en San Carlos de Bariloche. De esta forma, gracias a la producción del Estado Nacional, Argentina tendrá un satélite propio -en la actualidad, los servicios son prestados por una unidad alquilada- y no dependerá de operadores internacionales para poder brindar servicios de telecomunicaciones en su territorio. Como ha señalado el Ministerio de Planificación Federal en diversos comunicados, la importancia estratégica de este desarrollo tecnológico se observa "no sólo desde el punto de vista comercial, sino también geopolítico, abriendo una nueva fuente de ingresos para el país a partir de la comercialización de servicios satelitales a nivel internacional".


Esta excepcional capacidad de la Argentina no es obra de la casualidad, sino el resultado final de una macro política de telecomunicaciones estratégica y constante, que fue iniciada en 2004 cuando el presidente Néstor Kirchner inició las medidas correspondientes para mantener la posición orbital 81º Oeste en donde será ubicado ARSAT-1, al anular la concesión con la empresa Nahuelsat S.A., cuyo capital social estaba en manos de empresas europeas. Esa posición orbital había sido reservada para Argentina por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) luego de un acuerdo de reciprocidad satelital firmado con Estados Unidos. El consorcio privado Nahuelsat debía proveer y operar dos satélites en esa posición antes del 19 de Octubre de 2003, pero, al llegar esa fecha, la empresa ni siquiera había encargado la fabricación del segundo satélite. Debido a este déficit del privado, entraba en riesgo la posición orbital estratégica que Argentina había ganado; por lo que el presidente Kirchner tomó la iniciativa, solicitó una prórroga de dos años, y, mientras se ocupaba el lugar de forma provisoria con una unidad alquilada, se comenzó a construir el ARSAT-1, que demandó una inversión cercana a los US$ 200 millones. Hoy se ven los orgullosos frutos de estas decisiones trascendentales en materia de soberanía y desarrollo.

En ese sentido, como señaló el secretario de Comunicaciones Norberto Berner, esta iniciativa es "una tarea que se puso al hombro el Estado Nacional en virtud de que la empresa privada encargada de sostener las órbitas espaciales y utilizarlas no pudo realizar esa tarea y el Estado se vio en la obligación de ocupar ese lugar y crear AR-SAT S.A. en 2006".

Otra muestra de esta decisión política soberana está dada por la inauguración en 2013 del Centro de Ensayos de Alta Tecnología S.A. (CEATSA) en San Carlos de Bariloche, propiedad de AR-SAT S.A. y de INVAP Sociedad del Estado, que permite a la Argentina prescindir de realizar los ensayos ambientales de los satélites en Brasil, y comenzar a realizarlos de forma independiente en instalaciones propias y con mano de obra calificada de Argentina.

El ARSAT-1 será lanzado desde el Centro Espacial Guayana (ubicado en Guayana Francesa) para brindar prestaciones como televisión directa al hogar a través de la TDA, conexiones telefónicas a lugares de difícil acceso, conexiones de internet para cajeros automáticos en zonas alejadas, internet para los científicos que están trabajando en la Antártida, entre otras. Estos servicios serán brindados no sólo a la Argentina, sino también a Uruguay, Paraguay, Chile, Bolivia y los demás países del corredor andino hasta los Estados Unidos.

Además, nuestra soberanía y capacidad de desarrollo tecnológico complejo serán ratificadas en 2015 cuando sean lanzados no sólo el ARSAT-2, sino también el SAOCOM-IA, el primer satélite argentino de observación de la tierra con sensor activo en el rango de las microondas (SAR, Radar de Apertura Sintética), propiedad de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), con destacada participación en el desarrollo del SAR por parte de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y del Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR) del CONICET y Universidad Nacional de la Plata. En este proyecto INVAP Sociedad del Estado se encuentra a cargo del diseño y construcción de la plataforma satelital y de la integración de componentes e instrumentos científicos, y el CEATSA a cargo de los ensayos ambientales. El Proyecto SAOCOM de la CONAE se desarrolla en el marco del Sistema Ítalo Argentino de Satélites para la Gestión de Emergencias (SIASGE), proyecto conjunto entre la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) y la Agencia Espacial Italiana (ASI), para la obtención de "información certera y actualizada de incendios, inundaciones, erupciones volcánicas, terremotos, avalanchas, derrumbes y deslaves".



Bibliografia
- De Dicco, Ricardo (2014). Argentina hacia el dominio de la tecnología de satélites de telecomunicaciones. OETEC, Febrero de 2014. http://www.oetec.org/informes/satelitearsat.pdf

- Gibson, Rodrigo (2014). La Argentina con un lugar destacado en la historia satelital mundial. OETEC, Febrero de 2014. http://www.oetec.org/nota.php?id=276&area=11

- Gibson, Rodrigo (2014). Independencia y soberanía aeroespacial. OETEC, Febrero de 2014. http://www.oetec.org/nota.php?id=245&area=11

- Gibson, Rodrigo (2014). Avances en tecnología satelital argentina. OETEC, Febrero de 2014. http://www.oetec.org/nota.php?id=244&area=11

- AR-SAT S.A.: http://www.arsat.com.ar

- CEATSA: http://www.ceatsa.com.ar

- CONAE: http://www.conae.gov.ar

- INVAP Sociedad del Estado: http://www.invap.com.ar

- Ministerio de Planificación Federal: http://www.minplan.gob.ar