ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Plan Nuclear Argentino

| Artículos Periodísticos

La dirección de OETEC sobre la sincronización de la Central Nuclear Néstor Kirchner

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
Atucha II, Central Nuclear Néstor Kirchner, sincronización, Plan Nuclear Argentino, Argentina nuclear, neoliberalismo, Federico Bernal, Ricardo De Dicco, industria nacional, industrialización



28-06-2014 | El Director General del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC), Dr. Federico Bernal, declaró que la puesta en marcha de la Central Nuclear Néstor Kirchner (ex Atucha II) y su reciente sincronización a la red eléctrica nacional "es el resultado lógico y esperado de la capacidad del Estado eficiente, de los científicos, técnicos, profesionales y funcionarios que apuestan por un país industrializado, desarrollado y socialmente justo".


"La terminación de obras en Atucha II - Central Nuclear Néstor Kirchner le permitirá al país contar con un nuevo equipo de generación nucleoeléctrica que podrá satisfacer cerca del 5% de la demanda nacional de energía, o si se prefiere el 12% de la demanda del AMBA, sustituir importaciones de gas natural por casi 1.200 millones de metros cúbicos anuales y, por consiguiente, no sólo reducir drásticamente el déficit de la balanza energética, sino también la emisión de sustancias tóxicas producidas por los hidrocarburos quemados en las centrales térmicas", afirmó Bernal.

El proyecto de finalización de obras civiles y montajes electromecánicos, la subsiguiente carga de elementos combustibles, realización de pruebas convencionales, carga de agua pesada y puesta en marcha nuclear de Atucha II, comenzó al poco tiempo de que el Ministerio de Planificación Federal y la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) relanzaran en Agosto de 2006 el Plan Nuclear Argentino. Desde entonces y hasta el presente, se efectuaron inversiones públicas por US$ 11.000 millones en la actividad nuclear. Para Atucha II, se estima que fue destinada una inversión pública de US$ 3.000 millones durante los últimos 7 años.

En ese sentido, el Director de Investigación Científica y Tecnológica de OETEC, Ricardo De Dicco, destacó que "finalizar las obras y lograr la puesta en marcha de Atucha II resultó fundamental para la reactivación del Plan Nuclear Argentino. Este proyecto permitió recuperar capacidades perdidas en la década del 90, mediante la formación de una generación de profesionales y de técnicos altamente calificados, así como también el desarrollo de una sólida cadena de valor industrial y tecnología nacional". También afirmó que "gracias al proyecto Atucha II, Argentina se ha consolidado como proveedora de componentes nucleares y convencionales, desarrollo de ingeniería y prestación de servicios de montajes electromecánicos en esta actividad para el país y también para la región". Por último, De Dicco señaló que "La estratégica decisión gubernamental de terminar Atucha II con ingeniería y mano de obra local permitió calificar a nuestras empresas del sector metalúrgico y metalmecánico para llevar a cabo el inminente recambio de componentes para la extensión de vida de la Central Nuclear Embalse, desarrollar toda la ingeniería del Proyecto CAREM-25, cuyas obras civiles fueron iniciadas en Febrero pasado y se estima lograr una integración de 70% de componentes que serán suministrados por la industria nacional, así como también planificar la construcción de una nueva central nuclear de potencia con tecnología CANDU similar a la de Embalse que tendrá también será mayoritariamente construida por empresas argentinas, por citar algunos de los más importantes proyectos del Plan Nuclear".

En igual sentido, Bernal agregó que "por ejemplo, los 451 elementos combustibles y las 600 toneladas de agua pesada de Atucha II fueron fabricados en el país con tecnología y mano de obra argentina. El gobierno bien pudo haber tomado la decisión soberana que tomó Brasil el año pasado para terminar Angra 3 contratando al conglomerado nuclear francés AREVA, que también había sido diseñada por la misma empresa que diseñó Atucha II: KWU-Siemens, empresa alemana extinta a fines de los 90. Sin embargo, decidió muy acertadamente concluir el proyecto con el aporte de empresas industriales y tecnológicas argentinas, porque sólo de esa forma se pueden recuperar las capacidades perdidas hace 20 años atrás".

A propósito de la fuerte apuesta del gobierno nacional de reconquistar la mejor tradición científico-tecnológica doméstica, Bernal destacó que "Los ingenieros y técnicos argentinos que participaron de la finalización de obras y puesta en marcha de Atucha II demostraron un nivel de profesionalismo de excelencia para llevar adelante este estratégico proyecto. No me canso de repetirlo: los argentinos somos eficientes y capaces, las obras de las cuales enorgullecernos como pueblo dejaron de ser un patrimonio exclusivo del pasado. Por el contrario, hoy marcan el presente guiándonos hacia un futuro promisiorio. Luego de haber sido bastardeada en los ochenta y noventa, la Argentina Nuclear se ha vuelto a poner de pie".