ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Entrevistas Observatorio

Seguridad energética en la Argentina, desafíos y problemas en boca de una experta asiática

Autor | Jirapa Kamsamrong


Entrevistador
Federico Bernal


Palabras Claves
crisis energética, seguridad energética, nucleoelectricidad, hidroelectricidad, renovables, Tailandia, Argentina, anti-nucleares, dioxitec, CAREM, Formosa



04-07-2014 | Es investigadora del Energy Security and Policy Research Group (ESPR), a su vez dependiente de la Joint Graduate School of Energy and Environment (JGSEE), Universidad Tecnológica Thonburi de King Monkut (KMUTT), Tailandia. A propósito, es digno de destacar que la JGSEE es uno de los centros científicos y tecnológicos de investigación en energía más prestigiosos de todo el continente asiático. Vale la pena leer los conceptos que la especialista tiene de "crisis energética" y "seguridad energética", divulgados a continuación. En una muy interesante comparación con la crisis energética por la que está atravesando Tailandia, su país de origen, Kamsamrong destaca los avances energéticos de estos últimos años en la Argentina, nación de la cual opina ser "muy segura energéticamente hablando". Nos afirma que "esto es así porque el país aún puede confiar en sus propias fuentes de energía, que abastecen aproximadamente el 96% del suministro total doméstico de energía (IEA, 2012)", agregando que "durante el período 2013-2018 se implementarán 10.000 MW en nuevas plantas de energía, de las cuales el 50% provendrá de la energía hidroeléctrica, que es una fuente de energía local (y binacional en caso de importaciones de este tipo de energía). La proporción de la energía importada por fuente es muy favorable en comparación con la situación energética de Tailandia, por ejemplo". Asimismo, destaca como un problema futuro la no instalación de plantas de generación nucleoeléctricas e hidroeléctricas, decisiones que por suerte quedaron limitadas a los ochenta, noventa, 2000, 2001 y 2002. Al respecto, la Dra. Kamsamrong opinó: "Podría darse un problema en el sector de generación de energía, si el gobierno argentino es incapaz de instalar nuevas centrales nucleares y grandes centrales hidroeléctricas como estaba previsto debido a la protesta pública relacionada con cuestiones ambientales. Si así fuera, en el futuro la Argentina probablemente se enfrentaría a una crisis energética relativa a la generación de energía, tal como está ocurriendo ahora en Tailandia". Resulta a todas luces revelador que para la experta asiática la Argentina se aproxime a una crisis energética justamente de seguir los postulados anti-nucleares y anti-hidroeléctricos esgrimidos por la oposición política, sector que paradójicamente aplica el concepto de "crisis energética" a la hora de diagnosticar la situación del sector nacional. La opinión de la Dra. Kamsamrong viene a demostrar el gravísimo error cometido por FAUNEN, el radicalismo, la ultraizquierda y demás fuerzas políticas conservadoras con sus feroces campañas contra la energía nuclear, ahora concentrada en Formosa por la propuesta de instalación de la planta Dioxitec y del reactor CAREM.


1) ¿Podría explicarnos los conceptos de "crisis energética" y "seguridad energética"?
Desde mi punto de vista, la seguridad energética está muy relacionada con la crisis energética. La crisis energética es la incertidumbre acerca de la disponibilidad de la energía o la interrupción del suministro energético. Puede darse a nivel nacional, regional o mundial, como por ejemplo la crisis del petróleo de los años 70. Como resultado, la crisis energética impacta sobre la seguridad energética del país.

2) ¿Existe algún criterio general o norma internacional en la cual confiar para asumir que un país sufre una crisis energética?
El concepto de crisis energética ha cambiado con el tiempo debido a su dependencia de eventos significativos. Como se mencionó anteriormente, la seguridad energética está relacionada con la crisis energética. Por lo tanto, hasta la fecha, no existe ningún indicador de seguridad energética ideal, porque depende de los problemas presentes en un momento determinado. Hasta ahora, muchos investigadores han desarrollado sobre todo indicadores de seguridad energética en términos de disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y asequibilidad, y trataron de compendiar todas las dimensiones en un solo indicador.

3) ¿Cuáles son los principales síntomas o las causas (que siempre deben estar presentes) de una crisis energética?
La crisis energética se puede definir como la interrupción del suministro de energía. El síntoma principal es la indisponibilidad de la energía en un determinado país. En la actualidad, todos los países se relacionan de muchas maneras, en especial comercialmente. Pues bien, la energía es uno de los bienes de alto valor que muchos países han estado comprando en todo el mundo para impulsar su economía. Los países exportadores de energía pueden definir el precio y los países que la importan sufren este dilema, sin opciones. Si se producen acontecimientos inesperados entre importador y exportador, de modo que se tenga que depender de una sola fuente de energía o de un solo exportador, por ejemplo por problemas de frontera y conflictos políticos, esto podría generar repercusiones negativas para el país importador de energía; un ejemplo es la cuestión de Crimea entre Rusia y Ucrania. Sin embargo, una política energética bien planificada ayuda a disminuir la severidad de los síntomas de la crisis energética del país.

4) ¿Y sus principales consecuencias?
La forma más sencilla de asumir que un país está sufriendo una crisis energética es que, en caso de verificarse cualquier evento inesperado, el país carezca en absoluto de sus propias fuentes de energía. Como resultado, se incrementará el costo de inversión en bienes y servicios. En casos extremos, si no resulta factible comprar energía o si se carece de otros recursos energéticos a tiempo, el país podría enfrentarse a cortes masivos del suministro eléctrico.

5) Un ejemplo internacional...
El caso más reciente y obvio de crisis energética internacional es el problema entre Ucrania y Rusia. El gas natural es el mayor consumo energético de Ucrania, y representa el 38,4% del consumo energético total (IEA, 2012). La producción de gas natural de Ucrania fue sólo del 28,0% de la demanda, por lo tanto, Ucrania tiene que importar gas de Rusia en un 72% del consumo local para satisfacer sus necesidades. Y Rusia, como agravante, es el único exportador de gas natural a Ucrania. De hecho este último país es el segundo mayor importador de gas natural de Rusia después de Alemania; sus importaciones ascienden a aproximadamente 29.800 millones de metros cúbicos.

En el año 2014, se produce la crisis de Crimea entre Ucrania y Rusia, que se traduce en una crisis energética para Ucrania, especialmente de gas natural, porque este país depende enteramente del gas natural proveniente de Rusia. Según las últimas noticias, Gazprom, el proveedor de gas natural en Rusia, está por cortar el suministro de gas natural a Ucrania en el mes de junio si esta última no paga la deuda pendiente. El problema político impacta sobre la deuda por el gas natural provisto a Ucrania. Este problema puede afectar a sectores de la economía ucranianos, sobre todo en el sector residencial, que utiliza más del 50% del consumo de gas natural (IEA, 2012). Este es un buen ejemplo de una crisis energética que puede ocurrir en un país importador de energía como Ucrania, en especial porque el productor de energía está en la frontera. No sólo Ucrania recibe el impacto de este asunto, sino que otros países de Europa podrían enfrentar el mismo problema si todavía dependen de un solo productor o de una sola fuente de energía.

6) ¿Qué sucede en Tailandia?
Durante las dos últimas décadas, Tailandia ha estado dependiendo del gas natural para generar aproximadamente el 70% de la generación total de electricidad. Si bien Tailandia cuenta con reservas de gas natural, estas son muy limitadas (cociente R/P = 7 años). Por lo tanto, desde 1998 Tailandia debe importar gas natural de los países vecinos, en especial de Myanmar, con un precio más alto que el gas natural doméstico. Además, se produjeron varios eventos inesperados de escasez de gas que impactaron sobre la generación de energía en Tailandia debido a problemas técnicos con las tuberías y el mantenimiento. Esto ha afectado la seguridad energética con relación a la generación de energía. Hace poco tiempo, en enero de 2014, Tailandia enfrentó nuevamente este problema, y esta vez fue enorme porque Myanmar tuvo que cerrar el gasoducto por cuestiones de mantenimiento.

7) ¿Y si contemplamos ese gas en la matriz secundaria?
Tailandia se quedó sin el suministro de gas natural de aproximadamente 1.100 MMscf por día o el equivalente a 6.000 MW de potencia de sus centrales eléctricas. La generación de energía en Tailandia sufrió este problema porque todas las centrales eléctricas situadas al oeste del país, alimentadas con gas natural, tuvieron que cerrar. Por suerte, algunas centrales eléctricas pudieron hacer el cambio y utilizar fueloil como combustible, con lo que se produjeron unos 2.000 MW. Sin embargo, la capacidad del margen de reserva era mucho menor. El gobierno tailandés tuvo que anunciar y promover el uso eficiente de la electricidad por parte de la industria y de la gente durante ese tiempo. Es obvio que la eficiencia energética puede reducir este problema. El gobierno tailandés debe implementar más medidas de eficiencia energética en el futuro, y también aumentar la diversidad de las fuentes de energía en el país mediante la implementación de más fuentes de energía renovable para generar electricidad.

8) ¿Qué opinión le merece la política energética de la República Argentina?
La Argentina es muy segura energéticamente hablando. Esto es así porque el país aún puede confiar en sus propias fuentes de energía, que abastecen aproximadamente el 96% del suministro total doméstico de energía (IEA, 2012). Durante el período 2013-2018 se implementarán 10.000 MW en nuevas plantas de energía, de las cuales el 50% provendrá de la energía hidroeléctrica, que es una fuente de energía local (y binacional en caso de importaciones de este tipo de energía). La proporción de la energía importada de cada tipo es muy favorable en comparación con la situación energética de Tailandia, por ejemplo.

9) ¿Y en materia de generación?
Podría darse un problema en el sector de generación de energía si el gobierno argentino es incapaz de instalar nuevas centrales nucleares y grandes centrales hidroeléctricas como estaba previsto debido a la protesta pública relacionada con cuestiones ambientales. Si así fuera, en el futuro la Argentina probablemente se enfrentaría a una crisis energética relativa a la generación de energía, tal como está ocurriendo ahora en Tailandia. Otro asunto a destacar es que observé que la Argentina todavía depende de los combustibles fósiles para generar más del 90% del consumo energético total del país. Y el objetivo del gobierno es obtener sólo el 8% de la generación de electricidad a partir de fuentes renovables (excluyendo las grandes centrales hidroeléctricas) para el año 2016 (IRENA, 2012). Este objetivo de energías renovables debe tener una meta más ambiciosa para mejorar la seguridad energética global en el país porque la seguridad energética incluye aspectos como la disponibilidad, accesibilidad, asequibilidad y aceptabilidad.

10) ¿Qué opinión le merecen las energías renovables?
Es muy importante tomar en consideración la aceptación de la gente respecto de las energías limpias. Si bien el costo de la generación de electricidad a partir de las energías renovables es mayor que al utilizar combustibles fósiles, es una buena oportunidad para que países en desarrollo como la Argentina utilicen más recursos a partir de la energía renovable. Sin embargo, resulta muy necesaria la implementación bien planeada de políticas que incentiven el uso de este tipo de energía. Las autoridades no pueden considerar sólo el lado de la oferta con el fin de satisfacer la demanda sino que la gestión de la demanda es muy importante también porque conlleva el menor costo de inversión para mantener el consumo de energía necesario. Cuanto más rápido se alcance la eficiencia energética, mayor será el cambio en el comportamiento del cliente en materia de uso de la energía; esto modificará la seguridad energética global del país en el futuro.