ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Entrevistas Observatorio

"Un sistema de suministro seguro debe tener carácter incluyente"

Autor | Joana Portugal-Pereira


Entrevistador
Federico Bernal


Palabras Claves
crisis energética, seguridad energética, ex secretarios, Fukushima, energías renovables, Brasil, Argentina



17-07-2014 | Una vez más, OETEC vuelve a aportar a un debate serio y responsable en relación al concepto de "crisis energética" y su sesgada y malintencionada utilización por parte del grupo de los ex secretarios de Energía, así como también por parte de opositores políticos de variadas fuerzas partidarias. En esta oportunidad, la explicación de la columnista portuguesa del Observatorio OETEC, la Dra. Joana Portugal-Pereira, asesora del Banco de Desarrollo Asiático e Ingeniera Ambiental de la Universidad Técnica de Lisboa, analiza sin sesgo la cuestión energética argentina, brasilera, regional e internacional. Vale la pena repasar sus conceptos, las soluciones y los criterios que los países y sus pueblos deberían contemplar a la hora de velar por su seguridad energética, seguridad que no puede omitir su carácter incluyente (la energía como bien universal y a precio asequible para la totalidad de la población, en el marco de un modelo industrializado).


1) ¿Qué diferencias existen entre los conceptos de "crisis" y "seguridad" en materia energética?
La crisis y la seguridad energéticas son conceptos antinómicos. Por un lado, crisis energética se refiere a la escasez de fuentes de energía destinadas a sostener el desarrollo económico. En términos generales se caracteriza por un incremento del precio del petróleo y el carbón, así como por la limitación del suministro de combustible. En los casos extremos, los consumidores deberán reducir el consumo y la actividad económica se desacelera debido a la falta de energía.

2) ¿Y la seguridad energética qué significa?
Un abastecimiento energético seguro debería ser capaz de proporcionar servicios suficientes, asequibles, estables, ambientalmente sostenibles e inclusivos a fin de sustentar las necesidades económicas del país. Muchos investigadores y planificadores han tratado de definir los pilares fundamentales de los sistemas de abastecimiento seguro. En mi opinión, un sistema de suministro seguro debe satisfacer los siguientes aspectos:
- Disponibilidad: se refiere a la existencia física de los recursos naturales nacionales y controlables en un país, a fin de abastecer las necesidades de la demanda energética. Generalmente se evalúa en términos de dependencia de los recursos importados, la cuota de importación de combustibles fósiles y la diversificación de los recursos energéticos en la cartera de generación eléctrica;
-Fiabilidad: capacidad de generar una producción de energía en forma constante y adecuada, que sea capaz de satisfacer los picos de demanda sin riesgo de apagones. Este factor es especialmente importante en los países de clima templado, dado que la demanda en las temporadas de verano e invierno alcanza picos mayores que durante los meses de primavera (como es el caso de la Argentina);
- Desarrollo tecnológico: describe la capacidad de un sistema para generar electricidad de la forma más eficiente y competitiva mediante la adopción de las mejores tecnologías disponibles (BAT por sus siglas en inglés) con elevada eficiencia energética neta;
- Sostenibilidad ambiental global: mide el impacto de los sistemas de suministro eléctrico en términos de su potencial de calentamiento atmosférico (emisión de gases de efecto invernadero);
- Protección del medio ambiente local: se refiere al impacto ambiental de los sistemas de generación eléctrica a nivel local, en términos de generación de residuos, contaminación del agua, del aire, etc..;
- Carácter incluyente: se refiere a la capacidad de los sistemas de suministrar electricidad al 100% de la población, a un precio asequible.

3)¿Qué parámetros utiliza para diagnosticar "crisis energética" a un determinado país?
En cuanto a mí respecta, no existen criterios generales y consensuados para definir una crisis energética en un país. Sin embargo, los planificadores han intentado anticipar las crisis energéticas nacionales y mundiales, a corto y largo plazo. Así, se han identificado varios indicadores económicos y energéticos a fin de predecir las señales de una crisis de esta naturaleza. Por ejemplo, Tim Jackson en su libro "Prosperidad sin crecimiento: economía para un planeta finito" sostiene que cuando el barril de petróleo alcanza los US$ 100, el mundo enfrenta una crisis energética y económica.

Con respecto a los indicadores para medir la seguridad energética, el sector del abastecimiento tradicionalmente ha sido examinado a través de la lente de la disponibilidad de los combustibles fósiles y la escasez de los recursos. Sin embargo, como ya se ha explicado en la primera pregunta , un sistema de suministro eléctrico seguro debe abordarse desde los tres pilares de la sostenibilidad: (i) la garantía del crecimiento económico, (ii) la promoción de la equidad social y (iii) un impacto limitado sobre el medio ambiente.

4) No hay parámetros estandarizados de crisis energética. ¿Qué hay de sus síntomas?
Los principales síntomas de una crisis energética se verifican cuando el sistema de suministro no crece al mismo ritmo que la demanda durante un período prolongado o cuando se enfrenta a un problema inesperado, mientras la demanda se mantiene constante.

5) ¿Qué hay de las causas de dichos síntomas?
Esta brecha entre el suministro y la demanda puede ocurrir cuando: (i) la demanda crece rápidamente (debido al crecimiento de la población o a la mejora del nivel de vida); y (ii) el sistema de suministro es afectado por acontecimientos internos o externos (por ejemplo, problemas técnicos, desastres naturales o ataques terroristas) que reducen la capacidad del sistema para generar, transmitir y distribuir la electricidad a los usuarios finales.

6) Entonces nos quedan las consecuencias de una "crisis energética"...
Como consecuencia de lo explicado anteriormente, la oferta es incapaz de cumplir con la demanda y abastecer las necesidades del desarrollo económico. En este caso, el sistema puede enfrentar problemas y cortes del suministro, especialmente durante los períodos de máxima demanda. Además, es posible que los consumidores finales deban cumplir con restricciones al consumo de energía, que afectan a los sectores de mayor consumo energético (principalmente las industrias) y en consecuencia, restringe el crecimiento económico del país.

7) ¿Crisis económica como principal indicador?
En general, una crisis energética se caracteriza por la desaceleración del crecimiento económico. En el sector industrial, la crisis energética se asocia a una rápida subida de precios de las fuentes de energía o a la interrupción del suministro. Como consecuencia, la producción declina y los ingresos disminuyen abruptamente.

8) ¿Puede darnos ejemplos internacionales?
Los ejemplos típicos de crisis energéticas mundiales son la crisis del petróleo de 1973 y la de 1979, circunstancias en las que el precio del petróleo crudo aumentó cuatro y diez veces, respectivamente, debido al embargo de la OPEP. Asimismo, en 1990, los precios se duplicaron en respuesta a la guerra de Kuwait. En forma más reciente, los ejemplos de países que experimentan una crisis energética son los siguientes:
- Japón, a partir de las consecuencias del terremoto de 9 grados sucedido en 2011 y el accidente de Fukushima, cuando se interrumpió casi el 30% del suministro eléctrico (explicado en detalle a continuación);
- Brasil en 2001-02 durante la privatización del sistema de suministro eléctrico y las sequías atípicas, de años de duración, cuando hubo un fallo del suministro eléctrico de un 20%;
- Brasil, en el verano de 2013, cuando una intensa sequía redujo la capacidad de generación hidroeléctrica a niveles mínimos y hubo aumento de la demanda debido al mayor consumo de los sectores residenciales y comerciales, que se debió al mayor uso de aparatos de aire acondicionado. En todo el país se planificaron apagones controlados durante las horas pico.

9) Ud. está viviendo en Japón desde hace algún tiempo. ¿Qué nos puede decir de este país y su situación energética?
Japón, donde he vivido durante los últimos cinco años, está pasando en la actualidad por un período de escasez energética seria. En 2011, un gran terremoto de magnitud 9,0 en la escala de Richter cercano a la costa noreste del país, generó un destructivo tsunami, que devastó gran parte de la costa nororiental del Japón. Además de pérdidas humanas y materiales, las olas del tsunami superaron las defensas de protección del plan de energía nuclear de Fukushima Dai-ichi (NPP), derribando los sistemas de enfriamiento de emergencia, lo que dio por resultando la liberación de grandes cantidades de material radiactivo hacia los ecosistemas naturales. Tras el terremoto y el accidente nuclear, alrededor del 30% de la oferta de electricidad térmica quedó fuera de servicio. Para superar la escasez energética, aumentó notablemente el porcentaje de potencia térmica obtenida a partir de combustibles fósiles, hasta un 25%, lo cual crea una seria amenaza para la estabilidad económica y la sostenibilidad ambiental del país. Como resultado del aumento de la importación de combustibles fósiles, la huella de carbono de la generación eléctrica aumentó un 33% y Japón registra un déficit comercial récord de 2,5 trillones JPY ($US 31 mil millones), el primero desde el shock petrolero de 1979.

10) ¿Cuáles fueron los principales resultados de su trabajo: "Implicancias del cambio de paradigma de seguridad eléctrica en Japón: evaluación de un indicador multidimensional"?
En este estudio, mi coautora y yo desarrollamos una serie integral de indicadores de seguridad del suministro energético para evaluar las diferentes combinaciones de generación de electricidad en Japón, en el contexto posterior al 11/3. Se diseñaron una línea de base y cuatro escenarios alternativos asumiendo diferentes proporciones de combustible fósil, energía térmica nuclear y energías renovables hasta el año 2030. El análisis mostró las siguientes conclusiones:
- En el contexto posterior al 3/11, Japón está enfrentado a una crisis energética seria, que amenaza la estabilidad económica y la sostenibilidad ambiental;
- La ampliación de los recursos energéticos renovables nacionales (geotérmicos, eólicos y centrales solares fotovoltaicas), junto con una reducción de la tecnología nuclear y de los combustibles fósiles, es una estrategia prometedora con vistas a mejorar la seguridad del suministro eléctrico (la dependencia respecto de los combustibles fósiles importados disminuiría al 69,3%, mientras que el impacto ambiental declinaría del 15 al 20%, en comparación con los niveles previos a Fukushima);
- La transición inmediata a las energías renovables conectadas a la red no es realista y aumentaría el énfasis sobre la fiabilidad del sistema en el corto plazo. Las inversiones deben ser canalizadas hacia el desarrollo de sistemas de almacenamiento y de respaldo, así como a la descentralización de los sistemas de suministro con el fin de aumentar la resiliencia del sistema energético y la seguridad del suministro.

11) ¿Su opinión sobre la situación energética de la Argentina?
No soy experta en el sector energético argentino. Sin embargo, y según la información que manejo, la Argentina no se enfrenta a una crisis energética dado que el sector del suministro se está expandiendo a un ritmo mayor que las necesidades de la demanda. Creo, no obstante, que se deben evaluar las tendencias a largo plazo para consolidar este punto de vista.