ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Gestión eficiente de la energía

| Artículos de opinión

Consumo responsable de la energía eléctrica. La mejora en los sistemas de conexión de los artefactos electrónicos cuando no se encuentran en uso (Stand By)

Autor | Lucas Schneider


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
uso responsable, ahorro energético, eficiencia energética, artefactos electrónicos, modalidad stand by, International Energy Agency, IEA, Argentina, subsidios



28-07-2014 | De acuerdo a datos de la International Energy Agency (IEA), los sistemas de stand-by de los artefactos eléctricos y electrónicos desperdician actualmente en el mundo un total de 4 millones de MWh anuales. Es un desperdicio de energía que debe ser considerado para el desarrollo de nuevas soluciones tecnológicas que mitiguen este inconveniente.


El incremento y la utilización de artefactos eléctricos y electrónicos, tales como los teléfonos celulares, dispositivos informáticos, televisores y otros artefactos que hacen a la mejora de la calidad de vida y las comunicaciones han dejado como efecto negativo un incremento en el consumo de energía debido a su modalidad "stand by" (cuando no se utilizan).

Como fuera mencionado precedentemente, este modo de utilización de los artefactos llegan a consumir un total de 4 millones de MWh al año a nivel mundial. De no implementarse las medidas pertinentes, se estima que el consumo continuará incrementándose en la medida que siga expandiéndose el acceso de estos dispositivos.

A partir del estudio encarado por la International Energy Agency (IEA), denominado "More Data, Less Energy. Making network stand by more efficient in Billions of Connected Devices", se observa la necesidad de investigar y desarrollar alternativas tecnológicas por parte de los fabricantes de estos dispositivos electrónicos que se incorporan a la vida cotidiana de las personas. Hoy en día no existe ningún incentivo por parte de las empresas a desarrollar artefactos que permitan disminuir el consumo de los mismos de manera significativa. De acuerdo al informe elaborado por la IEA, el 80% del mal uso de la energía es atribuible a diseños de mala calidad y el empleo inapropiado de los dispositivos.

Es importante tener en consideración, en función de dimensionar el desperdicio que se realiza en energía a escala planetaria, que para suministrar electricidad bajo la modalidad "stand by" se requiere el equivalente a la instalación de 133 centrales termoeléctricas de 500 MW de potencia que consuman carbón mineral como materia prima. Hoy estos sistemas de "stand by" en los artefactos son considerados por los expertos en gestión eficiente y responsable de la energía como un verdadero desperdicio en el consumo de energía y en un problema que se va profundizando con el correr del tiempo, y que, por consiguiente, resulta necesario tomar acciones pertinentes y de forma rápida.

Uno de los paradigmas respecto de la mala utilización de los artefactos en "stand by" es la conectividad de Internet. Sin dudas Internet ha dado sido el protagonista principal en la revolución tecnológica del siglo XXI. Las estimaciones de la IEA señalan que en el año 2013 alrededor de 750 millones de hogares en el mundo se encuentran conectados a Internet. La población hasta el año 2013 con conexión a la red asciende a los 2.700 millones de personas, equivalente al 40% de la población mundial.
Es decir, se trata de una proliferación de dispositivos con accesibilidad a Internet y un incremento exponencial de los usuarios con acceso a la red, cuando sólo en 1990 había 3 millones de personas con acceso. Tal crecimiento ha provocado que muchos dispositivos queden constantemente encendidos, generando así un desperdicio irracional en el uso de la energía.

Otra de las cuestiones paradójicas en el avance de la tecnología y en el desperdicio energético fue el desarrollo de los teléfonos celulares inteligentes (o smart phones). Millones de personas en todo el mundo conectan sus celulares para cargar las baterías dejando los cargadores conectados a los enchufes luego de que los teléfonos móviles completaron su carga, generando un consumo innecesario de energía.

Las acciones recomendadas por la IEA implican, por parte de los fabricantes en el desarrollo de nuevas tecnologías, mejorar los consumos de "stand by" como acciones gubernamentales tanto hacia los desarrolladores como a los consumidores, buscando parámetros de mejoras de etiquetado como campañas de concientización sobre la importancia de lo que significa desconectar los aparatos que no se utilizan. Por otra parte, señala la IEA, también los gobiernos deberían regular la forma de fabricación de aparatos electrónicos, ya sea para uso doméstico o empresarial -sobre todo en el manejo de la energía en lo referido a la utilización de Internet-, porque de esta forma podrían ahorrarse muchos megavatios en generación.

Las soluciones se encuentran disponibles en el mercado para lograr disminuir el mal gasto de energía vía el "stand by", sólo faltan las decisiones tanto de los fabricantes como de las autoridades gubernamentales de los países para lograr que las tecnologías de eficiencia energética sean incorporadas en los sistemas de producción masivos de estos. El incremento exponencial de las redes de comunicaciones e Internet requieren que estas tecnologías sean puestas en servicio lo más rápidamente posible, a fin de evitar seguir mal utilizando recursos estratégicos y natural no renovables y contaminantes, como los hidrocarburos y subproductos derivados.

Las conclusiones arribadas en este artículo indican que, si bien uno paga por la energía que consume sea correctamente utilizada o no, siempre se está generando un impacto negativo en lo referido al desperdicio de recursos energéticos (hoy mundialmente la mayor parte de la generación eléctrica se realiza en base a la quema de hidrocarburos).

En lo concerniente a la situación argentina, podríamos agregar otro impacto: en el país la energía eléctrica se encuentra subsidiada a los usuarios residenciales responsables de un tercio del consumo nacional. Si se realiza un malgasto en el consumo de energía no sólo se están derrochando recursos energéticos, que en gran medida no son renovables, sino que también se están malgastando recursos financieros públicos destinados a subsidiar las tarifas de servicios públicos a un porcentaje importante de la población. Por tal motivo, es trascendental que la ciudadanía tome conciencia que pequeñas acciones pueden hacer grandes diferencias.



Bibliografia
- International Energy Agency (2014). More Data, Less Energy. Making network stand by more efficient in Billions of Connected Devices. IEA/OECD. París. http://www.iea.org/publications/freepublications/publication/MoreData_LessEnergy.pdf