ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energía Nuclear

| Entrevistas Observatorio

"Desde 1971, la energía nuclear mundial ha impedido históricamente la ocurrencia de casi 2 millones de muertes"

Autor | Pushker Kharecha


Entrevistador
Federico Bernal


Palabras Claves
energía nuclear, medioambiente, cambio climático, gases de efecto invernadero, dióxido de carbono, ecologismo, anti-nuclear, mitos, Plan Nuclear Argentino, CAREM, energías renovables, salud pública, muertes, Twh



30-07-2014 | El año pasado, los investigadores y especialistas de la NASA y del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia (EE.UU.), Pushker Kharecha y James Hansen, dieron a conocer en la célebre revista Environmental Science & Technology un estudio más que trascendental y que nos llamó poderosamente la atención -sobre todo por su alevosa omisión y censura de parte de ecologistas fundamentalistas-. Hablamos del trabajo titulado "Prevención de la mortalidad y gases de efecto invernadero para la energía nuclear" (03/2013). Automáticamente decidimos contactarnos con los autores y proponerles una entrevista a fondo, abordando las temáticas más controvertidas sobre energía nuclear, el ecologismo anti-nuclear y el cambio climático derivadas de su referido trabajo. "Entre 1971 y 2009, la energía nuclear mundial ha impedido históricamente la ocurrencia de casi 2 millones de muertes en promedio y la emisión de más de 60 gigatoneladas de gases de efecto invernadero o GEI", nos explicó el Dr. Kharecha. Consultado sobre el futuro de la energía nuclear y su rol sobre la salud del ser humano a escala planetaria, esto nos respondió: "Nuestro análisis proporciona evidencia científica convincente acerca de que, con el fin de mitigar el cambio climático y la contaminación del aire, sería una excelente idea conservar y ampliar la oferta mundial de energía nuclear (junto con las energías renovables). Por último aunque no menos importante, cabe mencionar la opinión que el sector nuclear argentino le merece a tamaño experto: "Me complace mucho ver que la Argentina está planeando construir un pequeño reactor modular avanzado con características de seguridad pasiva". Las declaraciones positivas del Dr. Kharecha están en línea con las manifestadas a OETEC por el Ing. Ethan Bates del MIT, la semana pasada.


1) Está de acuerdo o en desacuerdo con esta afirmación: "Actualmente hay consenso internacional para construir nuevas centrales nucleares, provocando lo que se llama un
renacimiento nuclear". ¿Por qué? ¿Podría darnos algunos ejemplos a nivel internacional y local?
Estoy de acuerdo. Varios países, que son grandes consumidores de energía y grandes emisores de gases de efecto invernadero (GEI), tienen ambiciosos planes de expansión de la energía nuclear, entre ellos los dos mayores emisores de los mencionados gases: los Estados Unidos y China. Es muy probable que esto se deba en gran parte a la creciente concientización acerca de la importancia que tiene la energía nuclear para mitigar el cambio climático y la contaminación atmosférica, dos de los problemas ambientales más grandes y peligrosos a los que se enfrenta el mundo actual. La mayoría de los países probablemente ya advierten que la expansión de la energía nuclear, junto con la mayor eficiencia energética y la expansión de las energías renovables, jugará un papel vital en el abandono de los combustibles fósiles. Tomando los dos países citados anteriormente como ejemplo: el gobierno chino tiene tal vez los planes más ambiciosos del mundo ya que pretende triplicar su capacidad nuclear para el año 2020 y ampliarla aún más para el año 2050 (véase http://www.world-nuclear.org/info/Country-Profiles/Countries-A-F/China--Nuclear-Power/). Aquí en los Estados Unidos, se ha puesto en marcha la construcción del primer reactor nuclear construido desde la década de 1970 (en el estado de Georgia), y el gobierno ha recibido más de 20 solicitudes para la construcción de reactores adicionales (véase http://www.nrc.gov/reactors/new-reactors/col/new-reactor-map.html y http://www.world-nuclear.org/info/Country-Profiles/Countries-T-Z/USA--Nuclear-Power/). Muchos de los reactores proyectados en estos dos países incorporarán diseños avanzados, que incluyen características tales como la seguridad pasiva.

2) ¿Cuáles son los principales mitos antinucleares que deberían abordarse adecuadamente con el fin de informar a la comunidad acerca de los beneficios de la energía nuclear, la seguridad energética y el cambio climático?
Algunos de los mayores mitos se refieren a la seguridad, el costo, la contaminación y los desechos.

- Seguridad: La energía nuclear es mucho más segura, más limpia y menos costosa de lo que mucha gente cree. En cuanto a la seguridad: como escribimos en nuestro artículo sobre energía nuclear para ES & T (http://pubs.acs.org/doi/full/10.1021/es3051197), asumiendo un enfoque científico objetivo resulta muy claro que, en términos generales, la energía nuclear mundial tiene un excelente historial de seguridad. Históricamente, ha evitado la ocurrencia de casi 2 millones de muertes (estimación promedio), esto es, muchos cientos o miles de veces más que las que ha causado. Según la evaluación más reciente realizada por el Comité científico de las Naciones Unidas sobre los efectos de las radiaciones (UNSCEAR por sus siglas en inglés), a partir de 2006 hubo un total de 43 muertes que pueden atribuirse en forma concluyente a la radiación nuclear, a partir del accidente de Chernóbil en 1986. Después de más de 50 años de uso de la energía nuclear en el mundo, éstas son las únicas muertes atribuibles a accidentes nucleares. Por el contrario, según los últimos análisis de salud, la contaminación atmosférica (debido sobre todo al uso de combustibles fósiles) causa más de 3 millones de muertes en todo el mundo cada año (véase http://www.thelancet.com/themed/global-burden-of-disease).

- Energía limpia (emisión de gases de efecto invernadero y desechos): nuestro trabajo también muestra que, históricamente, la energía nuclear también ha impedido la emisión de 60.000 millones de toneladas de GEI a la atmósfera a nivel mundial, lo cual equivale a la emisión de cientos de grandes plantas de energía alimentadas con carbón. Los residuos radiactivos también pueden tratarse si se usan los diseños avanzados que en algunos casos cuentan con historiales comprobados. Por ejemplo, la gran mayoría de la generación actual de reactores nucleares del mundo dependen de antiguos diseños que utilizan sólo ~ 1% de la energía nuclear potencial del uranio; los diseños de próxima generación pueden revertir esto de manera eficaz, es decir, podrían utilizar el 99% de la energía potencial, a la vez que también utilizan el combustible gastado que se genera actualmente como combustible de alimentación. En otras palabras, los depósitos existentes de desechos nucleares en realidad deberían considerarse como combustibles sin utilizar para los futuros reactores. Por lo tanto, si se diseñan adecuadamente, los nuevos reactores podrían reducir considerablemente la cantidad de desechos peligrosos en el futuro.

- Costo: es cierto que en algunos países (por ejemplo aquí en los Estados Unidos) resulta muy caro construir plantas de energía nuclear. Pero en otros países se observa que, dadas las condiciones favorables, la energía nuclear puede ampliarse de modo muy rentable y rápido. El mejor ejemplo es probablemente Francia que, como hemos expresado en nuestro periódico, en sólo una década (1977-1987), amplió el suministro de energía nuclear en un factor superior a 15; la proporción de la electricidad suministrada por la energía nuclear aumentó desde alrededor del 8% al 70%. Como resultado de esto, las emisiones de GEI del sector eléctrico francés se han mantenido muy bajas durante décadas.

3) Uno de los principales focos de investigación científica -como de argumento antinuclear por excelencia- se centra en la exposición a la radiación de personas que viven en las proximidades de una planta de energía nuclear. Su opinión al respecto...
El riesgo de radiación en una planta de energía nuclear que funciona normalmente es muy bajo. Las plantas de combustibles fósiles (en especial las plantas de carbón) liberan contaminantes mucho más peligrosos, como materiales radiactivos y metales tóxicos como el mercurio.

4) ¿Las energías renovables pueden resolver por sí mismas el problema del efecto invernadero?
Aunque el uso de las energías renovables se ha extendido considerablemente en los últimos años, es muy improbable que puedan reducir por sí mismas (es decir, sin contar con la energía nuclear) las emisiones de carbono del sector energético. La energía hidroeléctrica y la geotérmica son las energías renovables que más se asemejan a la nuclear porque pueden suministrar energía en forma continua (carga de base). Sin embargo, su suministro se encuentra limitado por diversos factores físicos y prácticos y, por lo tanto, tienen una capacidad relativamente limitada para ampliarse en una escala suficiente como para reemplazar a la energía nuclear. Las energías renovables distintas de la hídrica (principalmente la eólica y la solar) son por supuesto muy abundantes en todo el mundo. Ocurre que por el hecho de ser discontinuas, su capacidad de expansión en el futuro también es limitada y es poco probable que reemplacen completamente a la energía nuclear (o a los combustibles fósiles). Hay varias razones claves para esto: primero, debido a que son fuentes variables o intermitentes, son muchos los problemas que deben abordarse a fin de suministrar energía de manera continua. Probablemente el desafío más importante es el almacenamiento de energía a gran escala. Asimismo, y debido a que las regiones de origen a menudo se encuentran lejos de las regiones de demanda, sería necesaria una expansión de gran escala de la red eléctrica. Estos desafíos pueden superarse, pero va a ser muy difícil, mucho más difícil de lo que sugieren las personas excesivamente entusiastas respecto de las energías renovables. Lo cierto es que, al menos en el corto plazo, (las próximas décadas, la ventana temporal más relevante para abordar el cambio climático), el mundo va a necesitar una combinación de fuentes de energía con baja emisión de carbono que incluya al menos alguna contribución de la energía nuclear, teniendo en cuenta el historial probado de esta última para suministrar energía con baja emisión de carbono, no contaminante, a una escala muy grande.

5) ¿Existen ventajas económicas y medioambientales de la energía nuclear frente a las energías renovables? ¿Cuáles son sus desventajas?
Es un tema demasiado amplio como para ser analizado aquí. Por favor véase nuestro trabajo de 2010 en el cual se comparan todas las fuentes de energía: http://pubs.acs.org/doi/full/10.1021/es903884a ). En resumen, todas las fuentes energéticas tienen ventajas y desventajas, así que básicamente, todas las proyecciones verosímiles sobre abastecimiento energético futuro incluyen contribuciones significativas de todas las fuentes de baja emisión de carbono (renovables + nuclear) con el fin de mitigar el cambio climático. Una gran ventaja de las energías renovables sobre la energía nuclear es que presentan menor riesgo de accidentes a gran escala que podrían causar una contaminación generalizada del suelo y el agua y, por lo tanto, requieren evacuación de grandes áreas pobladas, etc. Una ventaja importante de la energía nuclear sobre las energías renovables es lo que he mencionado anteriormente: que la energía nuclear tiene un historial de varias décadas de duración, de suministro de grandes cantidades de energía continua sin emisión de carbono ni partículas contaminantes. Con respecto a la economía, muchos análisis (incluyendo el de IPCC) muestran que en cuanto al costo de la electricidad, la energía nuclear es muy comparable al de las energías renovables.

6) La mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero en el ciclo del combustible nuclear se producen en las etapas previas y posteriores al procesamiento en la planta. ¿Podría explicarnos mejor este hecho?
En primer lugar, al igual que todas las fuentes de energía limpia/no fósil, las plantas de energía nuclear no generan ningún tipo de GEI. La mediana estimada por el IPCC para el factor de emisión del ciclo de vida de la energía nuclear es más de 10 veces menor que para el carbón (véase http://srren.ipcc-wg3.de/report/srren-figures-chapter-09/srren-figure-09.08).

Las emisiones de carbono del ciclo de vida de las fuentes de energía limpia no son iguales a cero porque todavía se utilizan los combustibles fósiles en diversas etapas, como la extracción y el transporte de los materiales utilizados en la construcción, o en el caso de la energía nuclear, la extracción del combustible (uranio) y la construcción y el desmantelamiento de las plantas. Esto es simplemente porque los vehículos de transporte y los equipos mineros dependen en gran medida de productos derivados del petróleo, que generan emisiones de GEI. En el futuro, si la matriz energética llega a ser más baja en carbono, el factor de emisión del ciclo de vida de la energía nuclear y de las energías renovables se reduciría.

7) Según la ONG Environment 360: "Mientras Alemania continúa aumentando la energía solar y la eólica, la decisión del gobierno de eliminar la energía nuclear significa que ahora depende en gran medida de la forma más sucia del carbón, el lignito, para generar electricidad. El resultado es que después de dos décadas de progreso, están aumentando las emisiones de CO2 en ese país". ¿Estás de acuerdo o en desacuerdo y por qué?
Como dijimos en nuestro trabajo, que se basa en los datos más recientes sobre emisiones, parece ser que las emisiones de Alemania han aumentado como consecuencia directa de su decisión de reemplazar la energía nuclear por la energía del carbón (véase http://www.nature.com/news/renewable-power-germany-s-energy-gamble-1.12755). Este es exactamente el tipo de escenario de reemplazo que se analiza en nuestro trabajo. También describimos cómo este mismo fenómeno se ha producido en Japón, cuyas emisiones también aumentaron en los años posteriores al accidente de Fukushima en 2011.

8) ¿Podría describir las principales conclusiones de su reciente y destacado trabajo: http://pubs.acs.org/doi/pdf/10.1021/es3051197?
Sírvase consultar mi respuesta a la pregunta 2 que antecede. En resumen, la energía nuclear mundial ha impedido históricamente la ocurrencia de casi 2 millones de muertes en promedio y la emisión de más de 60 gigatoneladas de GEI. En el futuro, si la energía nuclear reemplazara a la energía del carbón y del gas, el impacto preventivo podría ser aún mayor, y podría evitar hasta 7 millones de muertes (en promedio) y hasta 240 gigatoneladas de emisiones de GEI. Nuestro análisis proporciona evidencia científica convincente acerca de que, con el fin de mitigar el cambio climático y la contaminación del aire, sería una excelente idea conservar y ampliar la oferta mundial de energía nuclear (junto con las energías renovables). Asimismo, debido a que la utilización de gas natural causa muchas más emisiones de gases de efecto invernadero y partículas nocivas que la energía nuclear, el reemplazo del carbón por la energía nuclear sería una idea mucho más conveniente que el reemplazo del carbón por el gas natural.

9) Hemos visto los comentarios (críticos) de Xavier Rabilloud a su trabajo y su respuesta. ¿Podría describir brevemente ambos?
Animo a las personas a que lean ambos artículos, ya que cada uno ocupa solo alrededor de 2 páginas. Irónicamente, la naturaleza de las críticas de Rabilloud se parecen mucho a los reclamos de quienes niegan el cambio climático: reúne de modo selectivo la información que coincide con sus prejuicios preexistentes, se basa en argumentos disuasorios, exige precisiones poco realistas y cita fuentes poco fiables. Por ejemplo, sus críticas acerca de nuestro factor de mortalidad pasa por alto las razones que ofrecemos en nuestro trabajo para concluir que nuestra estimación de la mortalidad es probablemente conservadora. Además, afirma que la cifra de muertos de Chernóbil es mucho mayor que la que mencionamos, propagando de tal modo uno de los muchos mitos que existen; sin embargo, el análisis minucioso de sus referencias revela que se basa en fuentes no científicas que han sido desacreditadas de modo convincente. También hace varias afirmaciones que son a todas luces falsas, por ejemplo, el último informe de UNSCEAR (2008) sobre Chernóbil (http://www.unscear.org/unscear/en/chernobyl.html) no proporciona estimaciones de mortalidad futura debida al accidente, a causa del alto grado de incertidumbre de tales predicciones, que las vuelven inaceptables. Sin embargo Rabilloud sostiene falsamente lo contrario. En resumen, no somos tan parciales como Rabilloud. A diferencia de él, no apoyamos de manera acrítica un determinado tipo de energía ni nos oponemos irracionalmente a otro. Nuestra principal "parcialidad" es que queremos ayudar a la sociedad a mitigar el cambio climático y la contaminación atmosférica y por lo tanto estamos a favor de todas las fuentes de energía limpias/no fósiles, en especial las que tienen un sólido historial de suministro continuo de energía limpia a gran escala en muchos países.

10) Su opinión sobre el sector Nuclear en la Argentina...
Me complace mucho ver que la Argentina está planeando construir un pequeño reactor modular avanzado con características de seguridad pasiva. En base a los datos de la Agencia Internacional de la Energía, veo que el gas natural es una fuente importante de la energía eléctrica de la Argentina. Los nuevos reactores nucleares, por tanto, podrían ayudar a mantener las emisiones de GEI del sector eléctrico de su país relativamente bajas si se reemplazan las centrales de gas natural, o al menos podría ayudar a impedir la construcción de plantas de carbón.