ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energía Nuclear

| Artículos de opinión

OETEC sobre el artículo de Emilio Apud y el sector energético nuclear argentino

Autor | OETEC-ID


Palabras Claves
Emilio Apud, ex secretarios de Energía, tecnología nuclear, Rusia, China, Francia, Canadá, ROSATOM, CNNC, Westinghouse, AREVA, ATMEA, KEPCO, CANDU, AECL, Plan Nuclear Argentino, central nuclear, NA-SA, CNEA, Ministerio de Planificación



30-07-2014 | El 28 de julio de 2014, Emilio Apud, ex secretario de Energía del Gobierno de Fernando de la Rua durante apenas 7 días (en marzo de 2001), publicó un artículo en el diario Clarín criticando al gobierno nacional sobre la base de su propia ignorancia respecto a la evolución del Plan Nuclear Argentino vigente desde agosto de 2006. A continuación, la respuesta de la Dirección del OETEC.


El Director General del Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (OETEC), Dr. Federico Bernal, salió al cruce de las críticas del Sr. Emilio Apud sobre los últimos avances entre la Argentina, Rusia y China en materia de cooperación nuclear. "En primer lugar, y como manifestamos a los pocos días de publicado el informe del Dr. Ignacio Sabbatella, investigador de este Observatorio, sobre la gestión de Apud, reiteramos una vez más: haría un gran favor a la sociedad y por qué no también a la verdad que Emilio aclare públicamente la insólita duración de su permanencia al frente de la máxima cartera de Energía de la Nación, insólita duración que lo lleva a la insólita desfachatez de presentarse en los medios de comunicación como ex secretario de Energía. ¿Cuántos días hábiles duró su gestión? ¡Siete!".

En segundo lugar, agregó Bernal, "el artículo de Apud publicado unos días atrás en el diario Clarín rebosa de ignorancia. Así que vamos a recordarle algunos puntos clave: el 23 de agosto de 2006 el Ministerio de Planificación Federal y la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) relanzaron el Plan Nuclear Argentino, entre cuyos pilares estratégicos podemos destacar la terminación obras/montajes y puesta en marcha de la Central Nuclear Atucha II (actualmente denominada Central Nuclear Néstor Kirchner), la extensión de vida de la Central Nuclear Embalse, el diseño y construcción del prototipo de reactor nuclear de potencia CAREM-25 y el planeamiento para la futura construcción de la 4ta y de la 5ta centrales nucleares de potencia, la reactivación de la Planta Industrial de Agua Pesada, el actual desarrollo del reactor nuclear de investigación y producción de radioisótopos RA-10, la consolidación tecnológica para el enriquecimiento de uranio mediante diferentes métodos de separación isotópica, entre otros proyectos".

En tercer lugar, "este supuesto especialista energético desconoce también que el 25 de Noviembre de 2009 el Honorable Congreso de la Nación Argentina sancionó la Ley 26.566, que declara de interés nacional las actividades requeridas para la extensión de vida de la Central Nuclear Embalse; la construcción de una 4ta central nuclear de potencia (con uno o dos módulos); la finalización de obras, puesta en marcha y operación de Atucha II; y el diseño, ejecución y puesta en marcha del prototipo del reactor nuclear de potencia CAREM-25. Los proyectos Atucha II, Embalse y la 4ta central corresponden a NA-SA, mientras que el proyecto CAREM-25 a la CNEA".

En relación al planeamiento encarado para la construcción de futuras centrales nucleares de potencia, el Director de Investigación Científica y Tecnológica del OETEC, Ricardo De Dicco, informó que "entre 2006 y 2014, el Gobierno Argentino firmó numerosos acuerdos de cooperación nuclear con fines pacíficos con Canadá, Estados Unidos, Francia, Japón, Corea del Sur, Rusia y China. Como resultado de estos acuerdos, se recibieron a partir del año 2010 ofertas técnicas, comerciales y financieras de las empresas AREVA (Francia), ATMEA (Francia y Japón), Westinghouse (Japón y Estados Unidos), KEPCO (Corea del Sur), ROSATOM (Rusia) y CNNC (China), correspondientes a la futura introducción de reactores nucleares de potencia del tipo PWR (a partir de la 5ta central nuclear) en el parque de generación nucleoeléctrica nacional, siendo esta documentación estudiada por expertos del Ministerio de Planificación Federal, NA-SA y CNEA desde entonces".

En lo concerniente a la 4ta central nuclear de potencia y las críticas de Apud, De Dicco explicó que "el proyecto consiste en la construcción de un reactor de tubos de presión (tipo CANDU), tecnología de la que Argentina, a través de la empresa pública Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NA-SA), es co-propietaria de su patente junto a Canadá (su diseñador). Cabe señalar que existen 33 reactores de potencia CANDU operando en la actualidad, uno de ellos es argentino: la Central Nuclear Embalse, operativa desde 1984, registrando en varias oportunidades la mejor performance y factor de disponibilidad de carga en su tipo a nivel mundial. A Embalse se le está llevando a cabo en el presente un proceso de modernización que permitirá extender su vida por 30 años adicionales, y la mayor parte de los componentes de recambio están siendo fabricados en el país por la industria metalúrgica nacional. Esta experiencia, junto a la obtenida con la terminación de obras y puesta en marcha de Atucha II, que permitieron recuperar capacidades perdidas en el suministro industrial, tecnológico y de servicios de montajes, así como también en recursos humanos calificados, nos servirá para consolidar mediante la construcción de un nuevo reactor de tubos de presión (4ta central) el desarrollo de proveedores locales de bienes y servicios para la actividad nuclear nacional".

De Dicco le recordó también a Apud que "la tecnología de los reactores que emplean uranio natural como combustible y agua pesada como moderador y refrigerante (PHWR) no es obsoleta, sino simplemente diferente (al PWR y otros). El uranio en su estado natural sólo tiene en 1 de cada 140 partes al isótopo uranio-235 (235U), que es el único fisionable, el resto (99,3%) es 238U; es decir, que el uranio en su estado natural tiene un enriquecimiento de apenas 0,71%. Ahora bien, la tecnología PWR, como el CAREM-25 de CNEA y la 5ta central de NA-SA, emplea ULE (uranio levemente enriquecido) al 3,8% (caso CAREM-25) o al 5% (caso 5ta central), y ello significa que es mayor la cantidad de partes del uranio natural que corresponderán al isótopo fisionable 235U. Como resultado de esto, se logra una mayor optimización de costos en el aprovechamiento del recurso (uranio), y al no requerir de agua pesada (D2O) en su moderación y refrigeración sino más bien agua liviana (H2O) también se optimizan costos por no requerirse de la producción de la misma ni del correspondiente embalaje en tanques y el transporte desde Neuquén a Buenos Aires. Es decir, emplear tecnología CANDU puede ser algo más costosa en su operación comercial, pero resulta estratégica en la actual fase del Plan Nuclear Argentino para lograr la consolidación del desarrollo de proveedores locales de la industria nacional como mencioné precedentemente. Esta tecnología nos sirvió oportunamente, nos sirve hoy y también en el futuro inmediato para el Proyecto 4ta central porque fabricamos desde hace más de 30 años los elementos combustibles pertinentes en CONUAR-FAE y el polvo de dióxido de uranio (UO2) en Dioxitek, y, fundamentalmente, la tecnología de reactores de tubos de presión (CANDU) es importante para el país porque la industria metalúrgica nacional puede fabricar la mayoría de los componentes tanto nucleares como convencionales y brindar los respectivos servicios de montajes electromecánicos, y eso significa consolidar know how industrial y tecnológico (perdido en los años 80 y 90 y recuperado en los últimos 8 años) y generar miles de puestos de trabajo calificados".

Por su parte, el Dr. Bernal señaló que "Apud no debe olvidarse que China opera 21 reactores nucleares de potencia de diversas tecnologías (siendo 2 de ellos de tecnología CANDU), y actualmente se encuentra construyendo de manera simultánea 28 reactores de diferentes tecnologías. Además, hace muy pocos días la China Power Nuclear Engineering Co. (CNPEC) firmó un acuerdo de cooperación vinculante y de exclusividad con CANDU Energy para la construcción de dos reactores en la Central Nuclear de Cernavoda de Rumania". Añadió también que "es muy positivo para el país que el Proyecto 4ta central corresponda a la tecnología CANDU porque favorece al desarrollo de la industria nacional, así como también es muy importante que los siguientes reactores (a partir de la 5ta central) sean de tecnología PWR, como la que están ofreciendo varios países, porque ello permitirá a nuestra industria desarrollar el know how pertinente, no sólo para satisfacer necesidades propias de la actividad nuclear nacional sino también para posicionarse como proveedora regional e incluso mundial de insumos, servicios y recursos humanos, tal como venimos experimentando desde hace varios años con otras tecnologías".

Finalmente, Bernal expresó que "Emilio Apud puede escribir las barbaridades que escribe porque no acepta debatir con nosotros como le pedimos hace meses. Su ignorancia supina en materia energética es doblemente grave en este momento, al coincidir con los fondos buitre y su intento de bloquear todo desarrollo soberano y financiamiento externo para avanzar en las grandes obras de infraestructura que nuestro país requiere aún para consolidar el proceso de modernización y diversificación económica iniciado en 2003".



Bibliografia
- Apud, Emilio (2014). Riesgos de atar nuestro destino a la tecnología rusa o china. Clarín, 28/07/2014. http://www.clarin.com/opinion/Riesgos-destino-tecnologia-rusa-china_0_1183081725.html