ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Plan Nuclear Argentino

| Artículos de opinión

Cáncer de Mama en la Argentina. Nuevas perspectivas en el diagnostico precoz y oportuno

Autor | Berta Roth


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
medicina nuclear, energía nuclear, PET, positrones, Roffo, ministerio de planificación, cáncer de mama



25-08-2014 | La Argentina se encuentra dentro del rango de países con incidencia de cáncer media-alta (217 casos nuevos por año cada 100000 habitantes) (GLOBALCAN IARC 2012). Esta estimación corresponde a más de 100.000 casos nuevos de cáncer en ambos sexos por año, con porcentajes similares tanto en hombres como en mujeres. El volumen más importante de casos estimados corresponde al cáncer de mama con más de 18.700 casos nuevos por año (18% del total y 36% del total de casos en mujeres). Así, la incidencia estimada en nuestro país es de 71 casos por cada 100.000 mujeres. La mortalidad es de 27,8 %, lo que implica que 5.590 mujeres mueren cada año en la Argentina a causa del cáncer de mama.


El diagnostico precoz y el tratamiento oportuno e idóneo son las principales herramientas de lucha contra esta enfermedad.

El Instituto de Oncología "Angel H. Roffo" es un Hospital Universitario (UBA) enteramente dedicado al tratamiento del cáncer y un centro de referencia regional desde 1992. Atiende 63.870 consultas anuales, 5.478 de primera vez y produce 2.792 egresos anuales. Además de las tareas asistenciales, se realizan actividades de investigación y docencia (pre y postgrado) contribuyendo a la formación de recursos humanos especializados que luego desarrollan actividades en todo el país.

Diagnóstico Molecular: Ver para Curar
El cáncer de mama causa daños graves en las vidas de las mujeres y de sus familias. Su impacto personal y en la comunidad son muy importantes, lo que lleva a dedicar grandes esfuerzos a su detección precoz y tratamiento cada vez más efectivo.

En la actualidad, con diagnóstico más precoz y tratamientos mejorados y menos agresivos, la curación completa del cáncer de mama es una realidad para muchas mujeres. Equipos multidisciplinarios con diferentes especialistas (oncólogos clínicos, oncólogos radioterapeutas, cirujanos, ginecólogos, radiólogos, médicos nucleares, patólogos, e investigadores) trabajando hombro con hombro, lo están haciendo posible. La nueva tecnología de Imagen Molecular está y ayuda a los profesionales que cuidan de cada mujer.

Poder ver el cáncer de mama con creciente precisión es decisivo para su diagnóstico y tratamiento efectivo. Las técnicas tradicionales de imagen de mama (Mamografía Rayos X, tomosíntesis, ecografía...) e incluso Tomografía o Resonancia proporcionan una imagen ANATÓMICA de las lesiones mamarias, a menudo con alta resolución. Las imágenes anatómicas son, indudablemente muy valiosas. Pero la imagen FUNCIONAL (molecular) añade información exclusiva y DECISIVA: quiere decir, diferencia las zonas tumorales de las no tumorales, y las CUANTIFICA según la agresividad del tumor. En este sentido, el PET (tomografía por emisión de positrones) puede caracterizar los diferentes tipos de tumores y medir su respuesta a los tratamientos instaurados y su evolución.

El PET (tomografía por emisión de positrones)
Las claves son alta resolución, sensibilidad, cuantificación, visión 3D real de este método que permite, por ejemplo, la evaluación de tumores ocultos (no identificados por otros métodos de diagnóstico convencionales). Además, el PET dedicado a mama cuenta con especificidad demostrada, y se ha convertido en una herramienta valiosa para la clara diferenciación entre cáncer y lesiones benignas que muchas veces plantean dudas al momento del diagnóstico.

El PET dedicado a mama, con su especial capacidad para individualizar tipos de tumor, su forma real y su actividad metabólica dinámica, usado como complementario de otras técnicas diagnosticas y gracias a su precisión sin precedentes resulta decisivo para diagnósticos más rápidos y fiables.

Incluso, más allá de su rol destacado en el diagnostico precoz, las capacidades exclusivas del PET le confieren gran utilidad en el seguimiento y evaluación de los tratamientos oncológicos instaurados. Permite detectar lo que es cáncer como completamente diferente de tejido cicatricial tras cirugía mamaria de resección parcial, quimioterapia, hormonoterapia o radioterapia, cuando la anatomía previa puede haber quedado modificada. Su capacidad para guiar y medir el resultado de radioterapia local es un relevante valor clínico a considerar.

El Instituto de Oncología "Angel H. Roffo" es pionero en Latinoamérica en esta nueva tecnología ya que cuenta con un equipo PET dedicado a mama de última generación y personal altamente capacitado -este equipamiento fue donado por iniciativa del Ministerio de Planificación de la Nación, más la adecuación edilicia por la CNEA-. El mismo representa una clara opción para acelerar diagnósticos y evitar exploraciones innecesarias. Futuros nuevos trazadores harán posibles diagnósticos aún más rápidos y específicos, permitiendo iniciar inmediatamente un tratamiento "a medida".