ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Entrevistas Observatorio

"Esto no es en absoluto una cuestión de energías renovables vs energía nuclear"

Autor | Kirsty Gogan Alexander


Entrevistador
Federico Bernal


Palabras Claves
energía nuclear, energías renovables, cambio climático, Energiewende, Alemania, Reino Unido, ICCP, Ben Heard, Mark Lynas, reactores nucleares, proliferación, combustibles nucleares, residuos, desechos, Asociación de la Industria Nuclear



01-09-2014 | Kirsty Gogan Alexander es responsable de comunicación de la Oficina de Cambio Climático y el Departamento de Energía para el Desarrollo Nuclear. La actual Directora de Comunicaciones de la Asociación de la Industria Nuclear británica es una apasionada defensora de este tipo de energía. Sus argumentos son sólidos y contundentes, basados en información científica y técnica idónea. Es interesante advertir su posición favorable en relación a las energías renovables, a la vez que crítica de la experiencia alemana y la decisión del gobierno de cerrar todas las centrales nucleares. Gogan se encuentra actualmente trabajando en el lanzamiento de una nueva ONG para abogar por la energía nuclear "Energy for humanity".


1)¿Considera Ud. que existe un renacer de la energía nuclear en el mundo?
La mayor parte del crecimiento del sector nuclear ocurre en Asia, para satisfacer el aumento de la demanda de energía, aunque también existen plantas nuevas en los Estados Unidos, el Reino Unido y Rusia. La capacidad energética nuclear está aumentando en todo el mundo en forma constante, con más de 60 reactores en construcción en 13 países. Sin embargo, esto dista mucho de ser suficiente. El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) afirmó que la capacidad de todas las tecnologías de baja emisión de carbono (energía nuclear, energías renovables y la captura y almacenamiento de carbono) debería triplicarse para evitar los peores impactos del cambio climático.

En el Reino Unido, la ley de cambio climático del año 2008 establece la obligación legal de reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero en un 80% respecto de los niveles de 1990, para el año 2050. Para ayudar a alcanzar ese ambicioso objetivo, el gobierno se ha embarcado en una política de reformas del mercado eléctrico, o EMR por sus siglas en inglés, para estimular la inversión en energías de baja emisión de carbono por parte de promotores del sector privado. La Agencia Internacional de la Energía recomienda que los países sigan el ejemplo de las reformas del Reino Unido para incentivar la inversión en tecnologías de baja emisión de carbono, a saber: las energías renovables, la captura de carbono y la energía nuclear. El objetivo es eliminar el riesgo de inversión en tecnologías de baja emisión de carbono, crear estabilidad de precios para los consumidores y permitir que los inversores recuperen los altos costos iniciales.

2) ¿Cómo se encuentra hoy el sector nuclear de su país?
En este momento, el Reino Unido tiene en funcionamiento 16 reactores que producen alrededor del 18% de su electricidad. Todos menos uno habrán sido retirados para el 2023 (aunque en algunos casos puedan concederse extensiones de su vida útil). Por lo tanto, el Reino Unido está planeando un programa para la construcción de nueva potencia nuclear de 16GW, con cinco emplazamientos identificados actualmente para su desarrollo. El primero de ellos, Hinkley Point C ha obtenido el permiso de obra y se le ha concedido la licencia de explotación. Además, se ha pactado un contrato entre el desarrollador y el gobierno por un precio fijo (£92,50 / MWH) durante 35 años por la electricidad producida en Hinkley. Estos contratos están diseñados para dar certeza a quienes invierten en todas las tecnologías de bajas emisiones de carbono, donde los costos iniciales de capital son altos y los costos de explotación son bajos. Se pactarán precios diferentes para las diferentes tecnologías. Dada la larga trayectoria y la extensa experiencia del Reino Unido a través de todo el ciclo del combustible, el renacimiento nuclear se considera prometedor tanto desde el punto de vista del desarrollo y mantenimiento de las capacidades y los puestos de trabajo, como para proporcionar electricidad limpia y confiable.

3) ¿Cuáles son los principales mitos anti-nucleares?
Quizás el temor más grande que inspira la energía nuclear provenga en parte de su índice de potencia sin precedentes: un millón de veces mayor que el carbón. Como diría Spiderman, cuanto mayor es el poder, mayor es la responsabilidad. Un solo reactor (http://www.edfenergy.com/energy/power-stations/hinkley-point-b) produce suficiente potencia como para abastecer a una ciudad pequeña, las 24 horas, los 365 días del año. Esto trae beneficios ambientales importantes, incluida una huella de carbono proporcionalmente menor sobre la tierra, ninguna contaminación atmosférica y un pequeño volumen de residuos, completamente contenidos y bien gestionados. Comparemos esto con los residuos del carbón. Las personas se preocupan por los residuos radiactivos, pero los pequeños volúmenes de residuos son manejables: se espera que el programa entero de construcción de nueva capacidad nuclear de 16GW genere un valor equivalente a alrededor de un Albert Hall de residuos derivados de 60 años de energía libre de carbono. Esto será mucho menor al producido por las centrales más antiguas que se remontan a la época de la guerra fría. Los residuos serán vitrificados, lo que significa que la radiación no puede "escaparse". La analogía que me gusta mencionar es que, incluso si rompes una botella de vidrio verde, el verde no puede escaparse hacia fuera.

4) Ocurre también que el accidente nuclear en Japón no ayudó mucho...
El accidente en Fukushima Dai-Chi ha creado una nueva ola de temores acerca de los accidentes nucleares, a pesar de que el Comité de Científicos Internacionales de las Naciones Unidas concluyó que no habrá un aumento perceptible del cáncer como resultado de la radiación (igual para el mucho peor accidente de Chernóbil) y, ciertamente, tampoco malformaciones o anomalías. De hecho, el carbón mata a más personas en un día que la energía nuclear a lo largo de sus 70 años de operación, incluidos los tres accidentes más importantes.

5) ¿Es justificada la preocupación de que la energía nuclear conduce a la proliferación?
Digamos que se trata de la tercera gran preocupación acerca de la energía nuclear: el riesgo de proliferación. He aquí un hecho notable: durante las últimas dos décadas, el 10% de la electricidad consumida en los Estados Unidos provino de las ojivas nucleares rusas desmanteladas. Es sorprendente observar que la mejor manera de librar al mundo de las armas nucleares sea generar electricidad a partir de las mismas. Como dice Stewart Brand: "Es algo poético que para iluminar nuestras ciudades se utilicen las bombas diseñadas para hacerlas explotar".

6) Existe un cuarto argumento vinculado a los costos...
La cuarta gran preocupación en torno a la energía nuclear es justamente el costo. No hay duda de que la reducción de costos es necesaria en el caso de todas las tecnologías de baja emisión de carbono. Sin embargo, el costo no es el único factor. Junto con la reducción urgente de carbono y la seguridad energética, existen también importantes beneficios económicos en términos de puestos de trabajo y de eficiencia energética con respecto a la construcción de capacidad y a la generación energética local. Aquí en el Reino Unido se tiene en cuenta estos factores también, pues: ¿ cuánto nos ahorramos en importar combustibles fósiles? En la actualidad, más de 60.000 personas trabajan en empleos altamente calificados y esenciales en todo el país, ayudando a reequilibrar la economía. Solo en Sellafield trabajan más de 10.000 personas. Las nuevas infraestructuras previstas en una escala olímpica generarán enormes beneficios socio-económicos adicionales, decenas de miles de nuevos puestos de trabajo e impulsarán en gran medida la capacidad industrial del Reino Unido, permitiéndole competir en el mercado nuclear mundial, que se anticipa, será de £ 1 trillón en 2030.

7) ¿Pueden las energías renovables resolver por sí mismas el problema del cambio climático?
Bien, supongamos que el 97% de los científicos (http://climate.nasa.gov/scientific-consensus/) están en lo correcto. ¿Qué volumen de generación de energía se necesita para descarbonizar el ya de por sí pequeño Reino Unido? En 2010, la Real Academia de Ingeniería publicó un informe "Generating the Future" en el que establece la cantidad de nueva producción eléctrica de baja emisión de carbono que será necesaria para que el Reino Unido logre alcanzar su objetivo climático jurídicamente vinculante de reducir el carbono en un 80% para 2050.

Los resultados son sorprendentes. La lista incluye: 38 parques eólicos marinos como el de London Array; 10.000 parques eólicos terrestres de 2.5MW; la presa del río Severn; 25GW de biomasa... ah y 40 nuevas plantas de energía nuclear. Es posible lograr un escenario no nuclear, por ejemplo, usando el explorador de energía del DECC (http://my2050.decc.gov.uk/) pero esto requiere grandes compromisos en términos de costos, competitividad económica, cambios de estilo de vida e impacto ambiental, que podrían atraer a los ecologistas empedernidos (o verdes profundos), pero es poco probable que sea aceptable para el público. Dada la seria amenaza del cambio climático y la magnitud del desafío relacionado con el reemplazo de los combustibles fósiles, resulta temerario eliminar una fuente de energía probada de baja emisión de carbono como es la nuclear.

8) Energía nuclear vs. energías renovables, ¿esa es la cuestión?
En mi opinión, esto no es en absoluto una cuestión de energías renovables vs energía nuclear. No hay una única respuesta frente a este reto global sin precedentes. Defiendo principalmente la energía nuclear porque estoy fascinada por sus cualidades únicas, sobre todo en términos de densidad de potencia, ¡y porque alguien tiene que defenderla! Pero necesitamos todas las herramientas posibles si vamos a tomar con seriedad la lucha contra el cambio climático y el reemplazo de los combustibles fósiles.

9) ¿Qué opina de la Energiewende en Alemania?
Es muy ambiciosa. El nivel de inversión y de compromiso con las energías renovables es digno de elogio. Sin embargo, desde el punto de vista de las emisiones y la contaminación atmosférica, es lamentable que Alemania esté reemplazando una forma de energía de baja emisión de carbono por otra. Ahora sus emisiones están aumentando. Alemania corre el riesgo de ganarse la reputación de "el sucio de Europa". Una estimación sugiere que para el año 2020, Alemania habrá producido unos 300 millones de toneladas de CO² adicionales como consecuencia del cierre de sus plantas nucleares: equivale a casi todo el ahorro que se realizará en los 27 Estados miembros como consecuencia de la Directiva de eficiencia energética de la UE. Asimismo, la energía solar en el norte de Europa, sin posibilidad de almacenamiento a gran escala, plantea importantes desafíos para el mantenimiento de los servicios energéticos modernos. La electricidad es lo único que no puede almacenarse para su uso posterior. En consecuencia, Alemania está construyendo nuevas plantas de carbón lignito que generarán 10GW para prevenir los apagones y complementar las energías renovables, incapaces de garantizar el suministro eléctrico en las horas pico.

10) ¿Ud. comparte la idea del notable cambio producido en una singular cantidad de ecologistas antes anti-nucleares ahora devenidos en pro-nucleares?
En 2013, la película documental "Pandoras Promise" (la Promesa de Pandora) contó la forma en que ambientalistas de toda la vida cambiaron de opinión sobre la energía nuclear. Al explicar ese recorrido, la película muestra que la energía nuclear no sólo es más segura de lo que la gente cree, sino que es fundamental para abordar la amenaza más temida por algunos: el cambio climático.

Un apasionado ambientalista, el director Robert Stone, ha cambiado el curso de una narrativa impulsada durante años por la desinformación y la emoción. Stone cambió de opinión sobre la energía nuclear después de ser sorprendido por "la ironía de que la única tecnología contra la cual todo el movimiento ambientalista se muestra absolutamente unido, podría llegar a ser la solución al problema ambiental más grande del mundo".

La película no sólo provocó un debate público, sino que creó un espacio propicio para que quienes están a favor de la energía nuclear pudieran manifestarse, lo cual produjo un considerable cambio de discurso sobre este tipo de energía. Luego de conocerse "La promesa de Pandora" se produjeron una serie de retractaciones públicas acerca de la energía nuclear, incluidas las de destacados científicos especialistas en materia de clima y la de la Junta Editorial del New York Times. La energía nuclear continúa cosechando avales altamente calificados, en especial de figuras respetadas por la comunidad ambientalista, como Richard Branson y los administradores de la EPA en Estados Unidos.

Hoy en día, un número creciente de los ecologistas, de científicos especializados en el clima y de legisladores reconocen públicamente que la energía nuclear es esencial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, además de satisfacer la creciente demanda energética mundial.

11) ¿Podría darme a algunos ejemplos de ecologistas antinucleares que hayan cambiado a una posición pronuclear?
¡Seguro! Mark Lynas (Reino Unido), Stewart Brand (EE.UU.), Gwyneth Cravens (EE.UU.), George Monbiot (Reino Unido), Stephen Tindale (Reino Unido), Armond Cohen (EE.UU.) y Ben Heard (Australia).

12) ¿Qué opinión le merece la política nuclear de la República Argentina?
Suena como si el Reino Unido y la Argentina tuvieran mucho en común con respecto a las ambiciones de crecimiento del sector nuclear para cumplir objetivos industriales, económicos y ambientales. Sería interesante discutir más a fondo.