ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energía Nuclear

| Artículos de opinión

¿Renovables vs. Nuclear? La falsa disyuntiva del fundamentalismo ecologista

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
energía nuclear, cambio climático, ecologismo, Greenpeace, Kirsty Gogan, OETEC, salud, ser humano, naciones en desarrollo, industrialización, contaminación ambiental, Alemania, energías renovables, eólica, solar, energiewende, Atucha III, China, Julio De Vido, cuarta central



03-09-2014 | Quienes integramos el Observatorio de la Energía OETEC nos consideramos apasionados defensores del medioambiente, pero del medioambiente entendido como aquel ecosistema que permite a los seres humanos nacer, crecer y realizarse sin barreras de ningún tipo, por un lado, y a las naciones emergentes proseguir su tránsito invariable hacia un consumo creciente, una mayor generación eléctrica, una mayor industrialización y una mejor calidad de vida para su ciudadanía, por el otro. En este sentido, presentamos a continuación una nueva entrevista vinculada a tan estratégica temática como es el rol de la energía nuclear en el cambio climático, la salud universal, la soberanía y la seguridad energética y económica de los pueblos. Se trata de otro enfoque al acuerdo comercial con China por Atucha III


¿Renovables vs. Nuclear?
Kirsty Gogan Alexander es responsable de comunicación de la Oficina de Cambio Climático y el Departamento de Energía para el Desarrollo Nuclear. La actual Directora de Comunicaciones de la Asociación de la Industria Nuclear británica es una apasionada defensora de la energía nuclear. Sus argumentos son sólidos y contundentes, basados en información científica y técnica idónea. Es interesante advertir su posición favorable en relación a las energías renovables, a la vez que sumamente crítica de la experiencia alemana y la decisión del gobierno de Angela Merkel de cerrar todas las centrales nucleares. A propósito de la falsa dicotomía energías renovables vs. energía nuclear inoculada a la sociedad por organizaciones como Greenpeace, Sierra Club, etc., Gogan opina: "Esto no es en absoluto una cuestión de energías renovables vs energía nuclear. No hay una única respuesta frente a este reto global sin precedentes. Defiendo principalmente la energía nuclear porque estoy fascinada por sus cualidades únicas, sobre todo en términos de densidad de potencia... Pero necesitamos todas las herramientas posibles si vamos a tomar con seriedad la lucha contra el cambio climático y el reemplazo de los combustibles fósiles".

Alemania y su revolución energética renovable en contexto
A los efectos de respaldar esta falsa dicotomía -y que en la Argentina está siendo esgrimida por organizaciones como Greenpeace y una docena de ONGs menores supuestamente ecologistas vinculadas políticamente al radicalismo y a la ultra-izquierda- sus promotores brindan el caso de Alemania y su programa en renovables como un ejemplo a seguir por nuestro país. Gogan, así como la totalidad de los especialistas nucleares del OETEC -en lo que en realidad es una tendencia internacional ante los pésimos y ostensibles resultados del programa energético germano- nos explica que "la Energiewende [revolución energética de las renovables en Alemania] es muy ambiciosa. El nivel de inversión y de compromiso con las energías renovables es digno de elogio. Sin embargo, desde el punto de vista de las emisiones y la contaminación atmosférica, es lamentable que Alemania esté reemplazando una forma de energía de baja emisión de carbono por otra. Ahora sus emisiones están aumentando. Alemania corre el riesgo de ganarse la reputación de "el sucio de Europa"". En otras palabras, Gogan está advirtiendo que la principal solución para revertir el cambio climático en el mediano plazo no pasa por reemplazar entre sí a las fuentes energéticas de baja emisión de gases de efecto invernadero (el fundamentalismo ecologista propone reemplazar la nuclear por la eólica y la solar); mucho menos en convertir todas las fuentes energéticas disponibles en renovables. Por el contrario, la principal solución para mitigar el cambio climático y sus efectos devastadores en... ¡el ser humano! (¡sobre todo este efecto!) pasa justamente por utilizar todas las energías de baja emisión existentes, pero sin que por ello se vea perjudicado el consumo, el desarrollo y la salud de la población, ni su aparato industrial y productivo. La energía nuclear, como energía que combina su característica de suministro de base y de baja emisión está llamada a cumplir un rol fundamental en el combate al cambio climático, reiteramos, cuyo primerísima consecuencia es la contaminación ambiental y sus millones de muertes asociadas. La única energía de base que no libera dióxido de carbono durante la operación de sus plantas es la energía proveniente de la fisión del átomo (abordaremos próximamente la cuestión de la emisión de gases contaminantes por fuente de energía pero contemplando el ciclo completo de cada una).

El fundamentalismo ecologista y su pérdida de rumbo
Al respecto de este razonamiento y lo sucedido en Alemania, Gogan nos explica que "una estimación sugiere que para el año 2020, Alemania habrá producido unos 300 millones de toneladas de CO2 adicionales como consecuencia del cierre de sus plantas nucleares", lo cual "equivale a casi todo el ahorro que se realizará en los 27 Estados miembros como consecuencia de la Directiva de eficiencia energética de la UE". Estos datos son categóricos y dan testimonio de que Alemania está contribuyendo a una mayor contaminación a pesar de haberse volcado masivamente a las renovables. ¿Por qué? Gogan lo revela: "Alemania está construyendo nuevas plantas de carbón lignito que generarán 10GW para prevenir los apagones y complementar las energías renovables, incapaces de garantizar el suministro eléctrico en las horas pico". ¿Se entiende ahora cómo el fundamentalismo ecologista, al sustituir la lucha contra el cambio climático por la lucha contra la energía nuclear, ha perdido el verdadero propósito implícito en la defensa del medioambiente y con ella la supervivencia del ser humano?

Profundización del Plan Nuclear y Atucha III
A modo de cierre, es digno mencionar el compromiso de la especialista británica por el medioambiente desde una perspectiva real y realizable, esto es, una que contemple al ser humano en general, así como a las necesidades de las naciones en vías de desarrollo y la creciente demanda de una mayor calidad de vida de su población en un escenario de una demanda energética ascendente por parte de un aparato productivo e industrial igualmente ascendente. Se comprende así la opinión que le merecen los avances del sector nuclear argentino en la última década: "Suena como si el Reino Unido y la Argentina tuvieran mucho en común con respecto a las ambiciones de crecimiento del sector nuclear para cumplir objetivos industriales, económicos y ambientales". Cabe destacar en este sentido que nuestro país ya trabaja en la cuarta central nuclear o "Atucha III - Proyecto Nacional". De hecho, fue esta semana que el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el presidente de la Corporación Nacional Nuclear de China, Qian Zimin, firmaron en Beijing el contrato para ultimar los detalles del acuerdo comercial para la provisión de equipamiento y servicios correspondientes a la construcción de la futura central.

La profundización del Plan Nuclear relanzado en agosto de 2006, plan que además de garantizar la construcción de nuevas centrales incluye asimismo la construcción del primer reactor nuclear de potencia 100% nacional, el denominado CAREM-25, así como la extensión de vida de la Central Nuclear Embalse, entre otros hitos, es garantía, parafraseando a Gogan, del cumplimiento de objetivos industriales, económicos y ambientales altamente beneficiosos para el pueblo argentino.



Bibliografia
- Entrevista OETEC a Kirsty Gogan http://www.oetec.org/nota.php?id=668&area=1