ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo socioeconomico y Geopolitica del Desarrollo

| Artículos de opinión

De las doctrinas Drago y Calvo a la Doctrina Néstor Kirchner

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor manifiesta conflictos de interés: su rechazo a los fondos buitre


Palabras Claves
ONU, Naciones Unidas, doctrina Calvo, doctrina Drago, Néstor Kirchner, fondos buitre, terrorismo financiero, endeudamiento, soberanía, reestructuración de deuda, resolución 2065, Malvinas, Cristina Fernández de Kirchner



09-09-2014 | La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó por 124 votos a favor, 11 en contra y 41 abstrenciones, la necesidad de crear un "marco legal que establezca reglas eficaces y transparentes" para regular la reestructuración de las deudas soberanas a nivel internacional, evitando caigan presa de las maquinaciones de los fondos buitre, entre otros elementos del terrorismo financiero y especulador internacional. Una vez más, la Argentina marcando el rumbo de los pueblos oprimidos del mundo que luchan por su definitiva emancipación.


Al igual que sucedió en 1902 con la invasión a Venezuela por parte de naciones europeas que buscaban cobrar compulsivamente sus deudas y que derivó en el nacimiento de las doctrinas Drago y Calvo y, con ellas, un punto de inflexión en materia de derecho internacional favorable a las naciones sojuzgadas del planeta; de la misma manera que el triunfo diplomático de la Resolución 2.065 de 1965, marcando igualmente un punto de inflexión en la lucha contra el colonialismo, este 9 de septiembre de 2014 quedará registrado en la historia nacional, en la historia de la Patria Grande y en la del forjamiento de un mundo multipolar, más justo y equitativo, como el principio del fin del terrorismo financiero y especulador internacional y sus tres grandes pilares de dominación sobre las naciones "en vías de soberanía" (es hora de dejar de hablar de naciones "en vías de desarrollo" desde que el camino al verdadero desarrollo nacional es soberanía): 1) los fondos buitres; 2) el colonialismo judicial (a su vez sostenido por élites domésticas serviles a intereses foráneos) y 3) el endeudamiento externo como mecanismo de sometimiento y atraso recurrente para las naciones "en vías de soberanía".

No se ha mencionado en la flamante resolución del 9 de septiembre, pero las Naciones Unidas -y muy especialmente los 124 países que votaron positivamente la iniciativa argentina- han rendido tributo a Néstor Kirchner, a su gesta y su lucha, sintetizados en su histórico discurso brindado en la ONU el 25 de septiembre de 2003 y que nunca más oportuno que hoy recordar. En su alocución, el Presidente argentino reivindicó nuestros justos reclamos sobre Malvinas, rechazó el colonialismo británico mencionando indirectamente la Resolución 2.065 y planteó metas de crecimiento y desarrollo en un contexto de soberanía, esto es, de industrialización + modernización económica + acceso a los mercados pero no como los mercados intentan imponernos (en calidad de granero del mundo) sino en función del interés del pueblo argentino. Sólo así, advirtió entonces Kirchner, podremos convertirnos en un país viable capaz de afrontar sus compromisos de deuda. Sus palabras de cierre, once años después traducidas en una victoria concreta y contundente a manos de su compañera de vida y Presidenta de la República Argentina, merece leerse y celebrarse una y otra vez, pues se trata, como en los hitos mencionados al comienzo, de una de las grandes piezas revolucionarias de una América Profunda unida, libre y verdaderamente democrática: "Asumimos el desafío de pensar nuevo para un mundo nuevo, combinar distintas ideas y crear medios prácticos para ponerlas al servicio de los pueblos que representamos. Ese es nuestro deber. Muchas gracias". Sin palabras...