ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Infraestructura de Obras Públicas

| Artículos de opinión

Estado y Vivienda. Una ecuación donde más es más

Autor | Belen Ennis


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
viviendas, soluciones habitacionales, obra pública, infraestructura, Procrear, Plan Vivir Más Cerca, PROMEBA, PROFOSA, urbanización, Fonavi, Néstor Krichner, construcción



22-09-2014 | El acceso a la vivienda digna es un derecho que tenemos todos los ciudadanos que habitamos el suelo argentino. La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, a la cual suscribe la Argentina, establece en su artículo 25.1 que "toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial, la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad" (1).


La importancia de la garantía y el cumplimiento de los derechos humanos cobra una relevancia mayor cuando vinculamos a estos últimos con dos conceptos importantes de la vida política: la Ciudadanía y el Estado. Por una parte, hablar de derecho es hablar de ciudadanía. Esto es, para evitar abstracciones teóricas, necesitamos vincular los derechos con el sujeto social concreto, real y existente que los recibe, esto es, el ciudadano común. Por otra parte, hablar de derecho es hablar del tipo de Estado que queremos tener. Esto es, si creemos que para ampliar la ciudadanía, es decir, para que más ciudadanos tengan acceso a una cantidad mayor de derechos, es necesario ampliar el Estado; no podemos concebir a los derechos -como han buscado y buscan hacer hasta hoy en día los representantes del espectro de la derecha política- sólo como una forma de garantizar que el Estado no se entrometa en los asuntos privados de los hombres, es decir, que se reduzca a ser meramente un Estado "mínimo" en sus funciones y encargado de gobernar lo menos posible.

En este sentido el tipo de ciudadanía ideal a la que adhieren las corrientes liberales -a las que podríamos relacionar, como decíamos más arriba, con la derecha política- se caracteriza por el hecho de ser "dual"; con esto queremos decir que si bien por un lado se constata la existencia de ciudadanos iguales en el ámbito jurídico-político, es decir, se permite (no siempre de buena gana) que todos tengan la posibilidad de acceder al sufragio universal; por otro lado, esos mismos ciudadanos, iguales en las urnas, se constituyen como desiguales en el ámbito económico, lo que conllevaría a la falta de garantías efectivas de acceso al goce de los bienes materiales disponibles en la sociedad, siendo la vivienda, por ejemplo, uno de dichos bienes.

La preocupación por parte del Gobierno Nacional en relación al acceso a la vivienda es un tema que se enmarca dentro de este debate más amplio en torno al tipo de ciudadanía y de Estado que se busca desarrollar en nuestro país. Detrás de cualquier política social se esconde una forma específica de entender las relaciones entre el Estado y la Sociedad y el rol que debe cumplir el primero en relación a la segunda. Si creemos que una de las tantas funciones del Estado se encuentra relacionada con el hecho de garantizar un mayor y mejor acceso a los derechos sociales para todos los ciudadanos, es imprescindible que entendamos a la cuestión de la vivienda como parte de una política social integral y federal más amplia, capaz de hacer llegar a una cantidad mayor de argentinos el derecho básico a una vivienda digna.

Una de las claves de la reactivación económica que se inicia en el año 2003 con el gobierno de Néstor Kirchner y que continúa hasta el día de hoy con la gestión de Cristina Fernández, fue y es la política de inversión en obra pública. Una de las caras de la inversión pública la constituye el desarrollo de políticas de Estado destinadas a la construcción de viviendas y soluciones habitacionales para vastos sectores sociales. Teniendo como base una política integral de viviendas a nivel federal, el Gobierno Nacional puso en marcha distintos tipos de programas con el objetivo de atender diversas necesidades relacionadas con el déficit habitacional, destacándose entre ellos: los "Programas Federales de Reactivación de Obras Fonavi I y II" (2003), el "Programa Federal de Emergencia Habitacional" (2004), el "Programa Federal de Solidaridad Habitacional" (2004), "Programas PROPASA, PROMEBA y PROSOFA" (2003-2006), el "Programa Federal de Construcción de Viviendas" (2004), el "Programa Federal de Mejoramiento de Viviendas "Mejor Vivir" (2004), los "Programas Federales de Construcción y Mejoramiento de Viviendas: el Subprograma de Urbanización de Villas y Asentamientos Precarios" (2005), el "Subprograma para el Mejoramiento del Hábitat Urbano, Obras de Infraestructura y Complementarias" (2005), el "Programa Federal Plurianual de Construcción de Viviendas" (2005), el "Programa de Villas y Asentamientos Precarios" (2006), el "Plan Procrear" (2011), el "Plan Nacional de Abordaje Integral" (2012) y, finalmente, el "Plan Vivir Más Cerca" (2014) (2).

Más allá de las características propias que constituyen cada uno de los distintos tipos de planes de viviendas, es un hecho que todos han repercutido de manera notoria en las situaciones habitacionales de una gran cantidad de argentinos. De acuerdo con el balance realizado por la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda, en el período que va de Mayo de 2003 a Julio de 2014, contamos con: 88. 685 soluciones habitacionales ya finalizadas que se encuentran beneficiando a 3.967.583 habitantes; 199.374 soluciones habitacionales en ejecución (pertenecientes tanto a Programas Federales y como a Otros Programas) las cuales estarían beneficiando a un total de 897.229 habitantes y 105.186 soluciones habitacionales a iniciar que beneficiarán en un futuro a 473.337 habitantes. Lo anterior da un total de 1.186.255 soluciones habitacionales y unos 5.338.148 beneficiarios (3).

Si bien el derecho a la vivienda digna hoy en día no está garantizado en su totalidad y todavía existe un acceso desigual a los recursos, es un hecho que el Gobierno Nacional ha sido desde el 2003 a esta parte, el gobierno que más ha invertido en viviendas en la historia de la Argentina. Estamos en presencia de un Estado activo e inclusivo que defiende y que gestiona políticas de igualación en el acceso a los derechos sociales para una cantidad creciente de ciudadanos. En nuestro haber contamos con años de políticas neoliberales, que han entendido la igualdad en términos de igualdad en los puntos de partida pero jamás en los puntos de llegada. Por esto mismo, acceder a la vivienda propia sólo podía ser un derecho correspondiente a unos pocos, a aquellos que habían logrado conseguirla por el "esfuerzo y el merecimiento personal", discurso genérico, vacío y justificador de la desigualdad por antonomasia. Los defensores del Estado Mínimo nos ocultaron y nos siguen ocultando, discurso pomposo de por medio, que la libertad para ellos es la libertad de las "ataduras" del Estado, la libertad del capital para moverse sin controles sin tiempo y sin espacio. El Estado, para ellos, no debe beneficiar a nadie, no puede comprometerse con la justicia social y debe mantenerse al margen de las cuestiones económicas. No hay peor enemigo para aquellos que pregonan estos modelos políticos que la presencia de un Estado social inclusivo, fuerte y ampliado que se extiende, en su afán de hacer llegar cada vez más derechos, a una cantidad mayor de ciudadanos.

Contrariamente a lo que los gurúes del neoliberalismo quisieron imponer, hoy en día los que creemos que el desarrollo de la independencia, la soberanía y la justicia social sólo se logran con la presencia de un Estado interventor que no se mantenga inerte frente a las profundas desigualdades provocadas por el sistema de mercado sino que accione de manera comprometida para con sus ciudadanos, somos los mismos que consideramos crucial el desarrollo de una política estatal tendiente a garantizar el cumplimiento y la ampliación de una cantidad creciente de derechos sociales para un mayor número de habitantes, entre ellos, el acceso a la vivienda digna.

(1) http://www.un.org/es/documents/udhr/
(2) http://www.vivienda.gob.ar/docestadisticas.php
(3) http://www.vivienda.gob.ar/