ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energía Nuclear

| Artículos de opinión

¿Por qué ha tenido éxito el movimiento anti-nuclear?

Autor | Ben Heard


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
movimiento antinuclear, ecologismo, movimiento pronuclear, mitos, cambio climático, Chernóbil, Australia, CO2, Ben Heard



06-10-2014 | ¿Por qué el movimiento pro-nuclear ha fracasado cuando el antinuclear ha logrado el éxito? Para mis lectores internacionales, este artículo se basa en la experiencia australiana. Me interesa escuchar sus opiniones.


No tiene sentido negarlo. El movimiento antinuclear de Australia ha sido muy eficaz. Junto con la abundancia de carbón barato, el movimiento antinuclear australiano ha logrado que seamos el único país entre las 16 mejores economías del mundo que no utiliza la energía nuclear. Hizo que la gente como yo creciera con mentalidad antinuclear sin habernos pedido nunca en verdad que pensemos en ello. El resultado es una de las más altas emisiones de gases de efecto invernadero per cápita del mundo; en el sur de Australia las emisiones son de alrededor de 720g de CO2-e / kWh (cabe añadir que es uno de los niveles más bajos del país. NSW, Victoria y Queensland tienen emisiones mucho más elevadas), comparado con unos 90 g de CO2-e / kWh en Francia, donde predomina la energía nuclear.

Mientras tanto, la posición pro-nuclear no ha podido ganar nunca muchos adeptos y ha fracasado a la hora de introducir cambios. Esto dicho con el debido respeto hacia las muchas personas inteligentes y apasionadas que han trabajado en el tema durante mucho más tiempo que yo. ¿Por qué ha tenido éxito el movimiento anti-nuclear? Es fácil y tentador descalificar este éxito apelando a las acciones poco honorables de la dirección del movimiento que:
" Miente
" Distorsiona la información
" Se da el lujo de transformarlo en el único tema, e ignora el resto de los problemas del mundo cuando no le conviene
" Utiliza el alarmismo sin límites y con gran efecto
" Nunca, pero nunca, siente la obligación de corregir la información cuando a posteriori, su alarmismo muestra ser por completo infundado

Si bien estos puntos y cosas como esta son seguramente ciertos (sin duda he encontrado todo lo anterior en mí mismo), concede al movimiento anti-nuclear todo su poder al alejar el foco de atención de las desventajas de la posición pro-nuclear. También es claro que podemos desafiar estas cosas cuando surge la oportunidad, aunque no podamos cambiarlas. Esto hace que todo parezca en gran medida un sin sentido.

También debemos ser honestos y reconocer las verdaderas desventajas de la tecnología nuclear a través de su historia, como por ejemplo:
" La asociación indiscutible con los programas de desarrollo de armas, muy al comienzo
" Un período de costos crecientes y mayor complejidad en el diseño
" La catástrofe de Chernóbil; una base absurda para la toma de decisiones al día de hoy, pero que sin embargo ha tenido una profunda influencia en la manera de percibir la tecnología
" El "problema" insoluble de los residuos nucleares de alta actividad

Bien, el vínculo esencial con las armas pertenece sin duda al pasado. Los diseños actuales son estandarizados, simplificados, modulares, de fabricación industrial y súper seguros. El "problema" de los residuos de alta actividad ha sido siempre algo ínfimo frente a la montaña de toxinas que ingerimos habitualmente a partir de los combustibles fósiles y la miríada de otros contaminantes industriales. Realmente no considero que sean un problema por el que la industria deba preocuparse. De hecho, la energía nuclear se distingue de los combustibles fósiles por el hecho de capturar y contener la contaminación. Qué novedad. Pero cualquiera que sea el caso, ahora el público general tiene cada vez mayor conocimiento de que el diseño de los reactores de IV Generación, incluye una respuesta tecnológica a ese problema en su desarrollo.

Sin embargo, y a pesar de todo esto, más el hecho de que la necesidad de obtener energía sin emisiones de carbono es mayor que nunca, la posición pro-nuclear está todavía muy retrasada. Así que sin duda, la mejor pregunta es: ¿Qué cosas positivas debemos generalizar para ayudar a que el movimiento antinuclear tenga éxito? Básicamente, creo que la razón por la cual el movimiento antinuclear ha tenido éxito en Australia, y por la que el movimiento pro-nuclear ha fracasado es simple. Salta a la vista y se puede leer en mi artículo.

Nos guste o no, el mensaje antinuclear es inconfundible
Uno es un movimiento. El otro no. Los movimientos son increíblemente eficaces; el movimiento anti-nuclear ha sido un ejemplo perfecto. La única manera de competir con él, es modificar la posición pro-nuclear haciendo que deje de ser una posición y un interés compartido para transformarse en un movimiento. De esto, queridos lectores, es de lo que se trata Decarbonise SA.

He aquí un par de descripciones de tres puntos, con agradecimiento a Seth Godin, que nos ayudará a saber si estamos creando un movimiento exitoso. En primer lugar, la posición pro-nuclear será más eficaz si podemos hacer lo siguiente:
" Transformar nuestro interés compartido en una meta perseguida con pasión y deseos de cambio
" Proporcionar herramientas para que los suscriptores refuercen sus mecanismos de comunicación y sean más eficaces
" Apalancar el movimiento a fin de que pueda crecer y ganar más seguidores

He resaltado el primer punto, porque ese era el ingrediente que faltaba y lo que me impulsó a iniciar Decarbonise SA: la meta. Sin una meta, somos sólo un grupo de personas inteligentes, apasionadas y dogmáticas. Con ella, podemos llegar a ser directos, específicos, eficaces. El movimiento anti-nuclear siempre ha tenido un objetivo: "No a la Energía Nuclear". Me doy cuenta de lo obvio que suena, pero ¿te das cuenta de lo potente que es? Esas cinco palabras han llevado a que la gente saliera a las calles, que donara su tiempo y presionara a sus políticos, tras un objetivo. En ausencia de la meta, es más difícil coordinar esfuerzos y motivar a los miembros de un movimiento. El movimiento se degrada en forma inevitable para terminar siendo solo un interés compartido.

Muy bien, ahora nosotros tenemos una meta; electricidad con carbono cero para Australia del Sur, tan rápido como sea posible. Para alcanzar esa meta, exigimos simplemente madurez y sentido común a nuestro gobierno y a nuestros conciudadanos para que tomen en cuenta todas las opciones de generación eléctrica sin emisiones de carbono, en igualdad de condiciones. Esto incluye a la que ha venido distribuyendo electricidad por más de 50 años, que actualmente proporciona el 15% de la electricidad mundial en 30 países, que además cuenta con un destacado historial de seguridad y cuidado del medio ambiente, y que sin duda contará en el futuro con tecnologías aún mejores. Como comenta con frecuencia mi amigo Barry Brook, en realidad no importa en qué consiste el trabajo, sino que se haga, y rápidamente. Él sabe, basado en su investigación, que la energía nuclear mostrará un gran desempeño si tan sólo se le da la oportunidad de competir en una pelea justa.

La tecnología funciona. Lo que realmente necesita innovación en Australia es nuestra manera de pensar acerca de la energía nuclear
La otra cosa importante es que cuando se tiene una meta, se puede comenzar ideándola y luego hacerla realidad. La mayoría de ustedes ha leído la Parte I y II del Plan Energético de Decarbonise SA. Estoy empezando a llevar conmigo esa tabla a mis charlas y presentaciones. Es posible que no se pueda apreciar lo increíblemente enriquecedor que ha sido realizar un ejercicio tan ridículamente simple. Por un lado, la mayoría de los habitantes del sur de Australia casi no tienen idea de cómo les llega la electricidad ni de dónde proviene. Es loco pensar en ello, ya que todos la usamos todos los días. A la gente le encanta saber y realmente disfruta del conocimiento. En segundo lugar, se deja en claro que desde un punto de vista tecnológico y de inversión, la propuesta eléctrica de Decarbonise SA es casi infantilmente fácil. Un programa de tres grandes inversiones en infraestructura que debemos hacer de todos modos, y el trabajo estará hecho en un 90%. De repente, el objetivo no es un castillo en el aire: de hecho, es un resultado alcanzable, fácil de comunicar, de describir y por el cual luchar. Muy pronto, con un poco más de trabajo, se abrirá camino hacia la distribución eléctrica real. Esto ayudará a que nuestro movimiento cobre impulso.

Reflexión sobre un "movimiento"
He aquí los tres puntos siguientes con relación a los elementos que definen un movimiento. También fueron tomados de Godin, citado por el senador estadounidense Bill Bradley. Un movimiento requiere:
1. Un relato que cuente quiénes somos y el futuro que estamos tratando de construir
2. Un vínculo entre quienes apoyan el movimiento
3. Algo que hacer (cuantas menos limitaciones, mejor)

He puesto de relieve una vez más lo que considero como la principal desventaja de la posición pro-nuclear, que la hace una posición y no un movimiento. ¿Cuál es la narrativa que une desde siempre a quienes tienen una posición pro-nuclear? ¿Qué significa, en términos de valores compartidos y de experiencia de vida, ser un ecologista pro-nuclear? El movimiento antinuclear ha aprovechado un largo y "glorioso" historial de protestas en contra de los grupos de poder y del trabajo en aras de la paz mundial, todo para promover su objetivo: no a la energía nuclear. Los defensores de la energía nuclear, por otra parte... de nuevo, disculpas a aquellos sobre cuyos hombros se apoya Decarbonise SA, pero en realidad no ha habido una narrativa en absoluto. Nada con lo que las personas puedan relacionarse. Ausencia de un sentido claro en cuanto a los valores y la ética que atraiga a los recién llegados a un espacio común en el que se sientan a gusto. Hemos visto alguna discusión a este respecto en los comentarios de un hilo reciente de Decarbonise SA.

Cuando pedimos a las personas que adhieran al concepto pro-nuclear, no les estamos pidiendo que cambien su manera de pensar, les estamos pidiendo que cambien su identidad. Para que esto suceda, tienen que mirar a las otras personas y que les guste lo que ven; tienen que gustar de la narrativa y de los valores que representa.

¿Quiénes somos?
No obstante, valga repetirlo, eso está cambiando y nuestra narrativa está tomando forma, gracias en gran medida al cambio climático. Así que ¿quiénes somos? Quiero saber lo que piensas. He aquí lo que pienso.

Somos las personas de finales del siglo XX y principios del siglo XXI, que aceptamos plenamente que el planeta estaba sufriendo una serie de problemas urgentes e interrelacionados. Nosotros somos quienes le damos el verdadero significado a la expresión "crisis climática". Somos los que tenemos el coraje de estar abiertos a todas las soluciones cuando enfrentamos los problemas aparentemente insolubles y de reconocer cuándo es el miedo y no los hechos, lo que está impulsando la toma de decisiones. Somos quienes estamos dispuestos a enfrentar la norma social de Australia, y esto incluye a los amigos que dejamos atrás en la poderosa corriente principal del movimiento ambientalista de Australia y decir "No, nos hemos equivocado". Somos los que valoramos cada vida humana por igual, y por lógica valoramos salvar cientos de miles de vidas cada año a través de la re-estabilización del clima y la reducción de la contaminación del aire, por encima de no salvar ninguna vida y protestar contra la energía nuclear. Somos los únicos capaces de ver el camino hacia una reducción drástica de la minería, de la contaminación y de la presión sobre los bosques y las áreas silvestres, a través de la utilización de la fuente de energía más densa de la tierra. No somos hedonistas de la energía ni adictos al consumo, pero reconocemos los beneficios del mundo moderno rico en energía para la salud, la seguridad y la prosperidad que proporciona. No estamos tratando de resolver todos los problemas del mundo... con resolver los cinco primeros o así, estará bien. Somos los verdaderos ecologistas del siglo XXI. Es algo de lo que podemos estar muy orgullosos.

Tenemos que reconocer y valorar nuestra historia y articular nuestro presente; crear nuestra propia narrativa y darla a conocer. Esto les da a las personas que estén considerando hacer el cambio hacia una postura pro-nuclear algo en qué reconocer su identidad con orgullo.

La mejor parte, sin embargo, es escribir nuestro propio futuro. Eso significa crecimiento. Acrecentar nuestras filas. Planificar. Actuar. Hacer realidad el cambio. Ganar la condenada pelea porque no podemos darnos el lujo de perder. No veo que el momento de lograrlo sea otro que este.

* Originalmente publicado por el autor en julio de 2011, en http://bravenewclimate.com/2011/07/09/pro-nuclear-environmentalism/. Cedido sus derechos para su reproducción completa por OETEC. Traducción OETEC.