ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medios de Comunicación y Estructura de la Información

| Entrevistas Observatorio

"La energía nuclear está entre las más seguras a pesar de los mitos que se propagandizan en su contra"

Autor | Horacio Juan Schenone


Entrevistador
Federico Bernal


Palabras Claves
Fundación Bosques Nativos, medioambiente, bosques, biodiversidad, ecología, Greenpeace, energías renovables, energía nuclear, desarrollo sustentable, Misiones, cambio climático, investigación científica



08-10-2014 | Horacio Schenone es fundador y actual presidente de la Fundación Bosques Nativos Argentinos para la Biodiversidad. Su Fundación trabaja para la regeneración de los bosques argentinos y la restauración de la biodiversidad. Creó el Centro de Investigaciones Antonia Ramos ("CIAR"), en plena selva misionera, donde científicos argentinos realizan investigaciones ambientales para un desarrollo argentino sustentable. OETEC decidió entrevistarlo por considerar sumamente trascendente su enfoque ambientalista coincidente con su respaldo al rol estratégico que el Estado nacional debe tener en estas cuestiones, así como por su apoyo a las fuentes energéticas de nula emisión de gases de efecto invernadero. "Es necesaria una visión ambiental nacional, equilibrada, práctica y con sentido común, que vaya encarando los desafíos en función de los intereses de la mayoría de los argentinos, dentro de las posibilidades de cada momento histórico, compatibilizando simultáneamente el desarrollo argentino sustentable y el cuidado del ambiente". La posición de su Fundación en materia de energía nuclear resulta un ejemplo notable y digno de destacar: "Desde diversos enfoques veo como muy favorable el uso de la energía nuclear. Es una buena alternativa frente a los impactos de emisión de gases de efecto invernadero que generan las energías a base de combustibles fósiles. También es una de las energías más seguras a pesar de los mitos que se propagandizan en su contra". Schenone es uno de los muchos casos de ambientalistas pro-nucleares, por cierto, una tendencia que crece en la Argentina y en el mundo.


1) ¿Podría contarnos a qué se dedica su Fundación?
La Fundación Bosques Nativos Argentinos para la Biodiversidad (www.bosques.org.ar) tiene como objetivos:
- promover la regeneración de nuestros bosques,
- alentar la recuperación de la biodiversidad, y
- apoyar las investigaciones científicas argentinas.

2) ¿Qué avances registraron y cuáles son los desafíos?
Nuestra Fundación es una organización joven, cumpliendo sus primeros 5 años en 2014 y, concretamente, a la fecha ya hemos plantado más de 90.000 árboles nativos argentinos: y seguimos plantando, cada vez con más ganas. De esta manera estamos ayudando a la regeneración nuestros bosques, con la consecuente restauración de su biodiversidad, dado que tanto la selva, el bosque ó el monte son ecosistemas donde la interacción de los organismos vivos es muy intensa.

Nuestra Fundación ha construido el CIAR (Centro de Investigaciones Antonia Ramos) en plena selva misionera donde los jóvenes científicos argentinos realizan investigaciones en biología, microbiología, genética, botánica, entomología, zoología, ecología, comportamiento animal, tecnología ambiental, geología, hidrología, calidad de aguas y climatología. Son investigaciones científicas ambientales para el desarrollo argentino sustentable. Asimismo, la Fundación edita la revista BIODIVERSIDAD, cuyas versiones impresa y digital son de distribución y acceso libre y gratuito, donde se publican temas relativos a nuestra biodiversidad y orientados a la popularización de la ciencia.

Y los desafíos son seguir creciendo siempre desde nuestra visión ambiental 100 % argentina para profundizar los logros en relación con nuestros objetivos fundacionales.

3) ¿Cómo observa la situación medioambiental argentina y latinoamericana?
Focalizando en nuestra querida Argentina, la situación medioambiental la enmarcamos primero dentro de una situación más integral que es la situación general de nuestro país. Hay un aspecto que consideramos básico, y que reflejamos a través de nuestro siguiente lema: "Sin gente…no hay ambiente". Porque debemos cuidarnos de no caer en espejismos de generar hermosos jardines ambientales rodeados de gente sin trabajo, sin educación y sin salud. Es decir, gente sin presente y sin futuro.

Desde esta visión medioambiental, la Argentina ha progresado mucho: basta recordar que en el año 2001 los argentinos no podíamos retirar el dinero del banco y en la actualidad estamos discutiendo temas relacionados con bosques, glaciares, contaminación de aguas y cambio climático. Evidentemente en esta comparación la situación general ha mejorado, hemos ascendido escalones, y teniendo muchas necesidades ahora satisfechas, con lógica, vamos subiendo la vara y encarando temas ambientales que en otro entorno socioeconómico no tenían prioridades.

Si la Argentina, al igual que cualquier otro país del mundo, tiene una situación socioeconómica sólida, con trabajo, producción, mercado interno, exportación, generación de divisas y reservas, salud, educación, ciencia y tecnología, entre otros aspectos, podrá avanzar en su temática ambiental y consolidar la mejora de su medioambiente y su desarrollo sustentable.

No es una cosa o la otra: podemos y debemos seguir creciendo como país, mejorando la calidad de vida de todos los argentinos y cuidando nuestro medioambiente al mismo tiempo. Nuestra inteligencia debe concentrarse en el cómo lo logramos. Y desde una visión ambiental argentina encarar las distintas temáticas ambientales.

Sin explayarme sobre la situación ambiental latinoamericana, entiendo que existen aspectos comunes y al mismo tiempo temas que son muy propios a cada país hermano.

4) ¿Cómo se ubicaría la Argentina en su política nacional de protección del medioambiente?
Considerando hoy los últimos 10 años, es decir, el período 2004-2014, vemos una notable mejoría en la temática medioambiental en general en nuestro país. El Congreso de la Nación Argentina ha debatido temas que en otros contextos socioeconómicos no hubieran siquiera tenido presencia en una agenda oficial. Se ha promulgado la Ley 26.331, de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos, en diciembre 2007. Asimismo, en octubre 2010 se ha promulgado la Ley 26.639, de Presupuestos Mínimos para la Preservación de los Glaciares y del Ambiente Periglaciar. También fue promulgada la Ley 26.815, de Manejo del Fuego, en enero 2013.

Ahora bien, esto debe ser sólo el principio porque a medida que se va avanzando los logros obtenidos quedan atrás y debemos apuntar a seguir resolviendo todo los que nos falta. Y siempre nos va a faltar porque nuestras exigencias deben ir creciendo a medida que cumplimos algunos de los pasos que nos proponemos.

Claro que una cosa es ir delineando una política ambiental nacional, necesariamente a través de un marco de legislación, propio de un sistema republicano y federal como el nuestro, y otra cosa es lograr una efectiva aplicación de las leyes que se sancionan.

Es bueno diferenciar claramente el concepto de trazar una política ambiental, en este caso nacional, y, por otra parte, lo que implica concretamente la implementación específica de dicha política en todo nuestro territorio.

Es importante recordar que, en nuestro país, la República Argentina, son las provincias las que poseen los derechos originarios sobre sus recursos naturales, como ha quedado bien establecido en la Constitución Nacional, a partir de la reforma de 1994. Y por lo tanto, es en cada territorio provincial donde debemos prestar mucha atención a lograr un desarrollo sustentable con el debido cuidado ambiental.

5) ¿Y nuestro país en la lucha contra el cambio climático?
En primer lugar quiero enfatizar el concepto de responsabilidades bien diferenciadas entre quienes vienen contaminando en los últimos 200 años con la emisión de gases de efecto invernadero y quienes generan poca o nula contaminación. Entonces vemos con nitidez la responsabilidad de los países altamente desarrollados frente a los países emergentes: y vemos también cómo los causantes evaden, eluden o ignoran sus responsabilidades queriendo repartir de culpas a todos o simplemente diferir el tema indefinidamente, pasando de Protocolos a Reuniones Cumbres, a adhesiones y rechazos, y a cuánto mecanismo se pueda crear para no asumir los costos de esas responsabilidades.

La Argentina, como un país emergente, sufre el efecto global del cambio climático y debe ser considerado un acreedor del sistema, en base a un balance neto de emisiones. Y en los temas internacionales y sus conflictos lamentablemente observamos que el derecho y la razón tienen poco peso relativo comparados con el poder económico y militar que mundialmente los rodea. Por otra parte, la estrategia nacional en cambio climático, oficialmente apunta a la mitigación y adaptación de los efectos, con el acento puesto en los sectores más vulnerables de nuestra sociedad.

6) ¿Qué vínculo existe entre la deforestación de los bosques nativos y las tremendas inundaciones registradas en estos últimos meses en el NOA y NEA?

Las fuertes inundaciones que sucedieron, tanto en el NOA como en el NEA, tienen como orígenes una muy amplia variedad de causas. Primeramente, y para tener un enfoque desde la perspectiva global de nuestro planeta, recordemos que las grandes inundaciones y diluvios han sido una constante en toda la historia de la humanidad. Muchas de ellas con perjuicios significativos para las poblaciones afectadas y otras con contribuciones para la mejora de los suelos, favoreciendo las cosechas y la alimentación de los pueblos.

Por otra parte, si bien a lo largo de las eras geológicas se han dado enormes variaciones climáticas, si nos focalizamos en los últimos 200 años, entendemos que el cambio climático es un factor importante dentro de las causas de estos fenómenos.

Con respecto a los procesos de deforestación mundiales, es cierto que países hoy altamente desarrollados utilizaron en los últimos siglos la madera de sus bosques hasta límites de desaparición para su propio crecimiento. Y Argentina no escapó a este proceso y vio reducidos sus bosques nativos, aunque afortunadamente y comparativamente con esos países altamente desarrollados, mantiene bosques y selvas que debemos cuidar, regenerar y aprovechar sustentablemente.

7) Ud se define como un "ambientalista nacional". ¿Podría describirnos este concepto?
Simplemente es cuestión de ver los temas ambientales con criterio propio y en función de los intereses de los argentinos en general. Creo sinceramente que no hay un tratamiento único para cada tema ambiental sino que debemos considerar cada tema siempre preguntándonos qué es lo que más nos conviene a los argentinos.

Por supuesto que es difícil tener un punto de vista común cuando somos 40 millones de argentinos: sin embargo, debemos darnos los debates ambientales con nuestros propios pensamientos y criterios. Muchas veces repetimos conceptos que pueden ser muy útiles a los países desarrollados pero que pueden perjudicar a un país emergente como la Argentina. Necesitamos como alternativa desarrollar una visión ambiental nacional.

No nos olvidemos que hay muchos intereses en juego. Por eso es necesaria una visión ambiental nacional, equilibrada, práctica y con sentido común, que vaya encarando los desafíos en función de los intereses de la mayoría de los argentinos, dentro de las posibilidades de cada momento histórico, compatibilizando simultáneamente el desarrollo argentino sustentable y el cuidado del ambiente.

8) ¿Qué similitudes y diferencias tiene con organizaciones como Greenpeace?
Un primer concepto a considerar, antes de entrar en comparaciones específicas, es el hecho del grado de participación de una Nación en sus temas, en este caso ambientales.
Cuando una Nación, a través de sus instituciones republicanas, encara y define sus políticas ambientales y está presente en su debate, legislación e implementación, las organizaciones no gubernamentales tienen una participación complementaria y de control donde la estructura del estado no llega o llega mal. Cuando hay un Estado ausente, las organizaciones no gubernamentales ocupan espacios que les corresponden y también otros espacios simplemente por el vacío existente.

Siempre pensando que los objetivos que las organizaciones no gubernamentales declaran sean los verdaderos objetivos que persiguen y no simpáticas pantallas que ocultan otros deseos que no se pueden explicitar. Y seguramente hay organizaciones de los dos tipos: aquellas verdaderamente creíbles y otras cuyos orígenes, financiamientos y acciones específicas desnudan otras intenciones más allá de sus esfuerzos por disimularlas. Y esto es independiente de la gente que de buena fe aún participa en estas organizaciones sin distinguir todavía muy bien estas diferencias. Nuestra Fundación es una organización 100% argentina con una visión ambiental nacional.

Entre muchos aspectos de algunas de estas organizaciones internacionales con fines reales dudosos, hay algo inmediato que siempre me intrigó: el slogan de "no aceptamos donaciones de empresas". A primera vista, es observable que algunas empresas altamente contaminantes quieran mejorar su imagen aportando a campañas de organizaciones ambientales, y es entendible que las organizaciones no gubernamentales honestas rechacen estos aportes, si es que verdaderamente son de mala fe. Ahora, cuando profundizamos un poco en el tema, podemos ver que si bien no se aceptan donaciones de empresas, sí se aceptan donaciones del dueño de la empresa! Ahí ya se empieza a ver que el concepto es engañoso y falso.

Y avancemos un paso más: si sobre un concepto engañoso y falso se construye una estrategia comunicacional disfrazando algo engañoso y falso como si fuera una virtud, empezamos a entender cómo funcionan estas organizaciones. Y vean que esto es sólo la cáscara con la que se nos auto presentan: a partir de ahí su credibilidad cae profundamente.

9) ¿Ud. está a favor de la energía nuclear? ¿Por qué?
Actualmente estoy convencido que la Argentina debe continuar con el uso pacífico de la energía nuclear para poder proseguir con un desarrollo equilibrado y sustentable para los argentinos. Desde diversos enfoques veo como muy favorable el uso de la energía nuclear. Es una buena alternativa frente a los impactos de emisión de gases de efecto invernadero que generan las energías a base de combustibles fósiles.

También es una de las energías más seguras a pesar de los mitos que se propagandizan en su contra. ¿Cuántos millones de seres humanos mueren lentamente por la contaminación de las energías basadas en combustibles fósiles? ¿Y cuánta gente nos hemos salvado porque la energía nuclear alternativa a las dichas fuentes ocupó su espacio?

A medida que la información real y seria sobre los beneficios de la energía nuclear puedan difundirse al gran público, los mitos y fundamentalismos, ya sean éstos malintencionados o por ignorancia relativa al tema, irán perdiendo poco a poco su influencia negativa y nos concentraremos en cómo ser más eficientes, seguros y respetuosos de nuestro ambiente en la evolución de nuestra matriz energética.

Y desde una visión argentina, creo que tenemos una ventaja comparativa dada nuestra experiencia en centrales nucleares, que debemos profundizar. Tanto para la ampliación de nuestra base de centrales nucleares como para continuar con la exportación de reactores, que complementariamente generan ingreso de divisas para nuestro país.

En el tema de la energía nuclear hay otro punto que también deseo enfatizar: nuestra Fundación Bosques Nativos Argentinos para la Biodiversidad rechaza absolutamente el armamentismo nuclear. Por un lado, vemos cómo la construcción y operación de las centrales nucleares para fines pacíficos se esfuerza y busca una mejora permanente en sus condiciones de seguridad, y por otro lado, se fabrican armas nucleares con el fin específico de ser usadas para la destrucción.

No escucho de los críticos de las centrales nucleares con fines pacíficos para el desarrollo de los pueblos, un rechazo absoluto y permanente al armamentismo nuclear concebido desde el vamos para destruir y matar!

El problema de fondo son las armas nucleares y parece que nos quieren entretener y desviar la atención con las centrales nucleares de uso pacífico.

10) ¿Cuál es su posición sobre las energías renovables?
En general, apoyamos el uso y expansión de las energías renovables. A corto plazo veo estas energías complementando a nuestra matriz energética y veremos cómo el avance de la tecnología puede lograr su uso en una mayor escala.

Asimismo, apoyamos la energía hidroeléctrica como una alternativa importante para nuestro país, aplicando el debido cuidado y esfuerzos para restaurar, regenerar y mantener en sano equilibrio a la biodiversidad involucrada.