ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Telecomunicaciones

| Artículos de opinión

AR-SAT: una "curiosa" historia de héroes

Autor | Rodrigo Gibson


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
AR-SAT, telecomunicaciones, UIT, Nahuelsat, Néstor Kirchner, Guillermo Moreno, Diego Cabot, La Nación, soberanía, satélite geoestacionario, zoncera, neoliberalismo



05-11-2014 | El esfuerzo de un pueblo pleno de política se ha vuelto una realidad materialmente palpable: hoy, ARSAT 1, nuestro primer satélite geoestacionario de telecomunicaciones diseñado e integrado en el país, y el primero en su tipo en el que su propietario es el Estado Argentino, nos abre las puertas para alcanzar nuestra soberanía en telecomunicación satelital. Y es un orgullo para todos. O para casi todos. Algunos aun creen en los "milagros" o en "la casualidad" y encuadran este éxito como "una curiosa historia". Quizás no pueden (o no quieren) articular relaciones de causalidad entre una política de telecomunicaciones pensada en términos de largo plazo y la realidad de ARSAT-1 en pleno funcionamiento. Este presente no es obra de la casualidad: es obra de la política. Este éxito no es una "curiosa historia": es la historia de lucha por la soberanía de todo un pueblo.


Primero desconcierto. Después incredulidad. Y después, silencio. No cuesta demasiado imaginar las reacciones de los máximos responsables del sector de telecomunicaciones cuando -hace exactamente diez años- un hombre algo desgreñado y con apellido casi impronunciable anunciaba que estaba determinado a diseñar una nueva política en materia de comunicación satelital y que no pararía hasta conseguir reconstruir el Complejo Industrial Satelital Argentino. En el mejor de los casos, deben haber comentado, risueños, que ese presidente parecía como caído de un asteroide. En el peor de los casos, deben haber cuchicheado, especulativos, con que solo tenia un año de gobierno encima.

Calcadas reacciones deben haber ocurrido un año después, cuando ese mismo presidente invito cordialmente a todos los empresarios del sector (desde CTI hasta Telefé, pasando por Nahuelsat, Grupo Clarín y Telefónica, por Telmex Argentina y Telecom...y la lista sigue) a que participaran de la conferencia en la que se anuncio el envío al Congreso del proyecto de ley de creación de la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales S.A. (AR-SAT). Imaginables reacciones de los presentes: seguramente alguna risa no demasiado contenida, alguna que otra infantiloide apuesta cerrada por debajo de la mesa sobre la duración de tal proyecto. Quizás esas distracciones los cegaron. Quizás simplemente no supieron, no quisieron, no pudieron ver la magnitud del proceso que estaban viendo nacer. Sea por el motivo que fuera, eso hoy es un detalle menor. Lo único que queda en la memoria, es lo que vale: hace casi diez años, ante un auditorio incrédulo y ante una prensa muda, nació ARSAT. Y lo hizo con brutal potencia: la primera medida inmediatamente posterior fue la cancelación del contrato con la empresa Nahuelsat S.A., (concesionaria de las posiciones orbitales 71,8º Oeste y 81º Oeste, otorgadas en 1985 por la Unión Internacional de Telecomunicaciones a nuestro país); medida que fue tomada con un único objetivo en mente: avanzar en la recuperación de la soberanía satelital de la Argentina.

Debida cuenta de esta indiferencia del sector lo dio la misma tribuna de doctrina :"Arsat, la empresa pública que explotará la posición orbital satelital que le corresponde a la Argentina y cuyo proyecto de creación ingresará pasado mañana en el Congreso, fue recibida ayer con cautela por ejecutivos del sector de las telecomunicaciones (…)" publicaba en ocasión del lanzamiento de la empresa. "(…) directivos de CTI, Telefé, Nahuel Sat, Grupo Clarín, Telefónica, Telecom, Fecosur, Fecotel y de la Asociación Argentina de Televisión por Cable (ATVC) estuvieron en un acto en el que el presidente Néstor Kirchner firmó el proyecto de creación de Arsat. Voceros de Telecom y Telefónica informaron que su presencia se debió a la invitación. "No tenemos nada que ver con el proyecto", dijeron en esta última. En CTI no quisieron hacer declaraciones" (http://www.lanacion.com.ar/722005-moderado-interes-por-la-empresa-publica-satelital).

El declive de un fiasco: Nahuelsat
Para muestra de la ineficacia, bastan dos botones.

Primer boton: La empresa Nahuelsat S.A. jamás pensó en fomentar la industria satelital local: siempre contrató a sus socios europeos el diseño, la construcción, la integración y los ensayos, además de los servicios de lanzamiento para la puesta en órbita de su primer (y único) satélite geoestacionario de telecomunicaciones, Nahuel-1A, el cual ocupó a partir de 1997 -y por casi una década- la posición orbital de 71,8º longitud Oeste.

Segundo botón: La empresa Nahuelsat jamás cumplió con el compromiso de lanzar otro satélite para ocupar la posición orbital 81º longitud Oeste, que debió concretarse antes de finalizar el año 2003. Dicho compromiso quedó en una simple promesa que el viento dispersó: nunca se obtuvieron explicaciones sobre por qué no se construyó el segundo satélite, nunca se dieron argumentos sobre por qué estuvimos a punto de perder nuestra posición orbital soberana.

Ante tamaña apología de la ineficacia y ante reiterados incumplimientos contractuales, el ex presidente de la Nación Argentina, Dr. Néstor C. Kirchner, tomó la decisión estratégica y atacó al problema de raíz: rescindió el contrato con Nahuelsat, creó la empresa pública AR-SAT, solicitó a la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) una prórroga de dos años, ocupó la posición orbital de forma provisoria con una unidad alquilada (el satélite AMC-6 a la empresa alemana SES World Skies), y con la mirada puesta en el futuro, comenzó a construir el desarrollo del sistema satelital geoestacionario para telecomunicaciones ARSAT-1.

El endémico mal de la desinformación mediática: "es la política, stupid"
Diego Cabot, en una columna publicada en el diario La Nación ("La curiosa historia detrás del satélite argentino") acusaba abiertamente a Guillermo Moreno de haber contratado un satélite canadiense defectuoso en US$ 2,1 millones sin licitación. Pero no se limitaba a eso: también vaticinaba que poco tiempo después de haberlo alquilado dejaría de funcionar. Es notable su comentario, al menos por lo inconsistente con la actualidad del mercado satelital. Si Argentina, en los últimos años, abono US$ 25 millones anuales de alquiler de facilidades satelitales: ¿Como puede explicar Cabot la impugnación que realiza en su articulo al contrato obtenido por US$ 2 millones? ¿esta acaso sugiriendo que Moreno es un genio en materia de negociación? ¿esta insinuando que dado que los satélites tienen 15 años de vida útil el precio que obtuvo Moreno fue bastante adecuado? o ¿acaso esta abusando de las múltiples estrategias de desinformación no poniendo en contexto el valor real de mercado que tiene un satélite alquilado?

En otro fragmento, Cabot afirma que, "(...) tanta ficción fue descubierta por los británicos. En febrero del 2006, los ingleses hicieron una protesta formal para que le sacaran a la Argentina la órbita 81º. La acusaban de haber alquilado un satélite que jamás había estado en servicio".

Afortunadamente, estas impugnaciones (al menos imprecisas) son disputas insignificantes del pasado. Hoy, ARSAT-1 es la primera misión satelital de telecomunicaciones desarrollada en América Latina y permitió a nuestro país ingresar al grupo de los privilegiados 11 países con capacidad de diseñar, testear y construir esta clase de sistemas satelitales. Nuestro primer satélite geoestacionario, a casi 36.000 km de distancia podrá brindar cobertura no sólo a todo el territorio nacional (incluyendo nuestras bases en la Antártida) sino también a Uruguay, Paraguay, Chile y otros países del corredor andino; y podrá ofrecerá servicios de datos y telefonía, de Televisión Directa al Hogar (TDH) y de acceso a Internet, entre otros.

El ARSAT-1 en el presente es una prueba materialmente tangible de los esfuerzos del Estado nacional por reducir la brecha digital, por llevar más y mejor conectividad a todo el país y por generar trabajo en sectores estratégicos de la economía. Esta realidad, analizada en contraste con los artículos de opinión de algunos desinformados y (muy) lejos de ser "una curiosa historia", posiciona al ex presidente Néstor Kirchner como un visionario que, a pesar de contar con una escasa base de apoyo electoral en 2003, no titubeo en el momento de tomar las decisiones trascendentales que habrían de transformar la historia de nuestro país. Y a Guillermo Moreno, mal que le pese a Cabot, lejos de reducirlo al lugar de un incompetente, lo enviste como un funcionario que defendió los intereses nacionales y -con astucia- pudo retener la soberanía satelital argentina en materia de telecomunicaciones. Hoy la ecuación se invierte, y quienes apostaron por los intereses foráneos y se llenaron los dedos de malos augurios, hoy desearían borrar del historial cada letra insignificante que han escrito en materia de políticas de telecomunicaciones (1).

Hoy, con ARSAT-1 en pleno funcionamiento, los avispados de siempre intentan subirse de colados al tren (quien puede culparlos: nadie en su sano juicio querría estar lejos de un éxito rotundo.) y aplauden enérgicamente el "milagro", la "excepción". Quizás aun son algo ingenuos y siguen creyendo que se puede tapar el sol con las manos. Alguien debería avisarles no hay tal "milagro", que esta realidad no es una "excepción". Las casualidades no son sino una blasfemia. Nada sucede por azar. Todo efecto deviene de una causa política. La memoria siempre ayuda como poderoso detector de "los avispados de siempre": es bueno recordar que el interbloque PRO o el ARI rechazaron el proyecto de ley de reescisión del contrato a Nahuelsat con el mismo caudal de energía con el que hoy aplauden y vivan el éxito de ARSAT-1 (esa misteriosa obra de la "naturaleza", el "destino", un "milagro", o "el azar"; que nada pero nada tiene que ver con la política de un gobierno con visión de largo plazo) Juan Domingo Perón alguna vez dijo que "El éxito no le sale al paso por suerte ni por casualidad. Esto se concibe, se prepara, se ejercita y después recién se realiza. Es decir, el éxito depende de toda esa acción, de toda esa preparación y de toda esa organización. El éxito es obra de la previsión, de la organización y de la realización".

(1) Nota 1. Los intereses foráneos tienen nombre propio: Reino Unido. Como señala una nota reciente del diario Clarín "(ARSAT-1) permite a Argentina no perder la posición orbital 81, que enfoca desde Estados Unidos hasta las Malvinas, y a la que también aspiraba el Reino Unido, primero en la lista de espera de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT)" (http://tn.com.ar/tecno/f5/lanzan-el-primer-satelite-argentino-al-espacio_537038).



Bibliografia
Bernal, Federico (31/10/2014). ARSAT-1: del hito tecnológico al hito cultural. OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=758&area=13

Bernal, Federico (16/10/2014). De la Argentina-satélite a una Argentina satelital. OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=737&area=13

Bernal, Federico y Ricardo De Dicco (22/10/2014). ¡Desorbitados y furiosos! (La Nación y Clarín sobre el ARSAT-1). OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=743&area=13

De Dicco, Ricardo (16/10/2014). Lanzamiento del satélite de telecomunicaciones ARSAT-1. OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=740&area=13

De Dicco, Ricardo (14/02/2014). Argentina avanza hacia el dominio de la tecnología de satélites de telecomunicaciones. OETEC. http://www.oetec.org/informes/satelitearsat.pdf

De Dicco, Ricardo y Federico Bernal (17/10/2014). Exitoso lanzamiento del ARSAT-1. OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=741&area=13

Rodríguez, Cecilia (19/09/2014). Ladran Sancho, señal que cabalgamos: AR-SAT es soberanía, desarrollo e inclusión. OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=699&area=13

Grupo Clarín:
http://tn.com.ar/tecno/f5/lanzan-el-primer-satelite-argentino-al-espacio_537038
http://www.clarin.com/politica/Plan-Massa-llevar-conectividad-pais_0_1214278600.html

Diario La Nación:
http://www.lanacion.com.ar/1736276-la-curiosa-historia-detras-del-satelite-argentino
http://www.lanacion.com.ar/721579-relanzan-la-empresa-publica-satelital
http://www.lanacion.com.ar/722005-moderado-interes-por-la-empresa-publica-satelital
http://www.lanacion.com.ar/721659-avanza-la-creacion-de-la-empresa-satelital