ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

Dos noticias energéticas: todas buenas; todas censuradas

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
central vuelta de obligado, central de Río Turbio, Eduardo Nitardi, ciclo abierto, ciclo combinado, Ministerio de Planificación, industria nacional, empleos, Timbúes, Santa Fe, Baigorria, termoelectricidad



19-11-2014 | El neoliberalismo energético -insuperablemente representado por el grupo de los ex secretarios de Energía- rechaza la realización de obras por parte del gobierno nacional en este sector porque no le interesa la concreción de ningún tipo de obras. "Más trabajo a partir de 2016 porque habrá más para destruir", deben quejarse sus esperanzados militantes. A las obras energéticas y a las inversiones públicas que por amplísima mayoría las viabilizan, las denominan "gasto superfluo", "derroche", "demagogia populista" y cosas del estilo. Nada que celebrar con la terminación de Yacyretá ni de Atucha II; nada que comunicar los millones de hogares incorporados en estos últimos años a los servicios de gas por redes y electricidad. En fin, nada de festejar ningún avance, pues hasta el más mínimo de ellos pondría en jaque la zoncera de una Argentina en "crisis energética" (argumento de la "inseguridad" en su vertiente energética). Sucede que para el conservadurismo criollo, la salud energética de la nación pasa por una mera ecuación mercantilista: debe ser superavitaria su balanza comercial a los fines prácticos de disponer de recursos para la bicicleta del endeudamiento, los dictámenes del imperio corporativo y la sumisión a Wall Street y el FMI. Ni obras ni Estado, pues eso redunda en mayor consumo, y mayor consumo en un mercado interno pujante, y un mercado interno pujante es incompatible con la República semicolonial (1976-2003) a la que persiguen retrotraernos. Por suerte para la sociedad (para desgracia de los referidos ex secretarios y los intereses a los cuales sirven), un modelo energético antagónico se puso en marcha en 2003. Un modelo que entiende a la energía como un recurso y un bien público universal y estratégico, dirigido a mejorar progresiva y equitativamente el bienestar ciudadano, la industrialización del país, el desenvolvimiento de su ciencia y su tecnología, así como un desarrollo independiente, federal y económicamente diversificado de la Patria toda. Los medios de comunicación del conservadurismo doméstico censuran los avances y publican a todo trapo las malas noticias para el modelo energético vigente (buenas noticias para Mitre y Magnetto). Vamos con dos buenas noticias para el pueblo argentino por ellos censuradas.


Central Térmica Vuelta de Obligado
El pasado 4 de noviembre se realizó exitosamente la puesta en marcha a modo de prueba del Turbo Grupo Unidad 1 de 270 MW a ciclo abierto de la a Central Térmica Vuelta de Obligado (CVO), ubicada en proximidades de la localidad santafecina de Timbúes. Durante los próximos días se replicará lo mismo con la segunda turbina. La primera ya está entregando energía eléctrica al Sistema Argentino de Interconexión (SADI). Se trata de una obra magnífica y que, según nos relató el Ingeniero Eduardo Nitardi, Gerente General de la CVO, la construcción genera unos 1.200 puestos de trabajo directos y unos 3.600 indirectos. El 50% de las partes y equipos son importados, básicamente las turbinas de General Electric; el resto es industria nacional. A propósito, resulta impresionante conocer el derrame que una obra de estas dimensiones genera en la producción y la industria local, sobre todo de la misma Santa Fe. En este sentido, cuando a fines de año la nueva unidad aporte al SADI 540 MW, buena parte de la misma se destinará al cordón industrial de esta provincia. La CVO es un ejemplo más de la exitosa asociación estratégica entre el Estado y el sector privado.

En efecto y como nos cuenta Nitardi, "la creación del Fondo Fiduciario es una estrategia exitosa frente al contexto en el cual se desarrolla la actividad de generación de energía eléctrica. Este fondo acuerdo es el "garante" de que los distintos actores que intervienen en la concreción de la obra tengan garantizado un mecanismo transparente con un objetivo especifico: la realización del Ciclo Combinado de la central Vuelta de Obligado. Los privados son los inversores que ponen en garantía sus acreencias, realizan la licitación, gestionan la obra y explotan la central durante 10 años, con lo cual recuperan con la venta de lo producido la inversión efectuada. El Estado Nacional, en la figura del Ministerio de Planificación Federal, pone en garantía flujos futuros de fondos garantizados por Ley aplicados a la tarifa eléctrica para tal fin, dinero que recupera de otras inversiones del sector. Finalmente, el fideicomiso, en la figura del BICE, que es la institución que da el respaldo y transparencia del manejo de fondos. Esto por ejemplo permite que los proveedores internacionales, que son los que tienen el conocimiento y el desarrollo para realizar este tipo de plantas, compitan entre sí asegurando obtener un precio internacional fruto de la puja y competencia entre ellos". Una vez completadas las obras, la generación de energía anual de esta nueva central beneficiará a casi 1,6 millón de hogares. El ciclo combinado se cerrará en el transcurso de 2015, ciclo que incrementará la potencia instalada hasta 800 MW, pero el ciclo virtuoso del desarrollo, el aumento de la calidad de vida de la población, el empleo y una asociación estratégica entre el Estado y el sector privado ya se cerró y está ofreciendo excelentes resultados.

Central Térmica de Río Turbio
El 10 de noviembre se realizó exitosamente la prueba hidráulica en la Caldera 1 de la Central Térmica Río Turbio, próxima a la localidad homónima en el sur de la provincia de Santa Cruz. Al respecto, el Ministerio de Planificación Federal informó que "esta prueba es fundamental en el funcionamiento de la Central ya que confirma que todo el ensamble de la caldera de la misma se hizo de forma correcta, y de esta manera permite avanzar con la terminación de la parte final de la caldera y con el posterior encendido. Debe tenerse en cuenta que la caldera de la Central fue ensamblada con elementos que llegaron por separado y luego se colocaron en Río Turbio, por ese motivo, esta prueba resultaba de vital importancia para detectar cualquier fuga o error en el circuito de la caldera". Según explica Ricardo De Dicco, Director de Investigación Científica y Tecnológica del Observatorio OETEC, la Central Térmica Río Turbio tendrá una potencia instalada de 240 MW, conformada por dos calderas-turbinas de 120 MW cada una, sistema de aero-refrigeración y caldera con tecnología de lecho fluidizado. Esto último significa que, a diferencia de las usinas termoeléctricas comunes que consumen únicamente combustibles fósiles, las calderas de Río Turbio permiten una mayor flexibilidad en el uso del combustible a través de la mezcla con otros elementos no contaminantes, además de un mayor aprovechamiento del mismo y una mejor transferencia del calor producido durante la combustión. La primera de las dos turbinas será puesta en marcha sobre fines del primer trimestre de 2015, mientras que la segunda se estima lograrlo a fines de ese año. Vale destacar que esta obra generó durante su construcción 600 puestos de trabajo directos y unos 1.800 indirectos. Finalmente, es importante destacar que el consumo de carbón mineral requerido para generación se estima en 1,2 millones de toneladas, mientras que las reservas comprobadas de este energético en Río Turbio se estiman en 345 años.

"Crisis del modelo energético neoliberal"
Saben los ex secretarios de Energía que más Estado, más privados que apuestan a un país desarrollado y socialmente justo, más obras de infraestructura, más Plan Nuclear, más represas hidroeléctricas, más gasoductos para el mercado interno, etc. son todos indicadores de "crisis" pero de "crisis" para el modelo energético neoliberal. Ni las flamantes centrales aquí analizadas como tampoco la terminación de Atucha II ni la monumental obra del Gasoducto del Noreste Argentino GNEA (a ser analizada en breve), entre otros hitos, pueden desvincularse de los 9.634MW incorporados entre mayo de 2004 y lo que va de 2014. Tal incremento representa un aumento superior al 50% en el parque de generación, junto a los más de 5.800 km de nuevas líneas de extra alta y de alta tensión que permitieron interconectar a todo el país (habían 11 provincias que operaban por fuera del SADI, en particular casi toda la Patagonia), permitiendo que más de 3,7 millones de hogares se sumaran al servicio público de electricidad (antes totalmente excluidos del sistema). ¿Buena noticia todo esto para la semicolonia? No, mala noticia. Muy mala noticia.