ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energia

| Artículos de opinión

Energía nuclear y los riesgos de ataques terroristas - Carta Abierta al Dr. Amartya Sen

Autor | Suzy Waldman


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
riesgos, ataque terrorista, centrales nucleares, energía nuclear, Amartya Sen, CIRS, responsabilidad social, Suzy Waldman, Federico Bernal, Greenpeace, Fukushima, Chernóbil, fobia, mitos antinucleares, reactor nuclear, radiactividad



27-11-2014 | [Introducción del Dr. Federico Bernal, Director General del Observatorio OETEC] - Publicamos a continuación la Carta Abierta de la especialista OETEC, Suzanne Waldman, de la Universidad de Carleton (Ottawa, Canadá) dirigida al Nobel de economía indio, Dr. Amartya Sen, en relación a sus expresiones sobre los altos riesgos de ataques terroristas a los que la energía nuclear (infraestructura energética) estaría expuesta. Dichas expresiones fueron transmitidas por Sen durante su ponencia en el Segundo Congreso Internacional de Responsabilidad Social, organizado por la Fundación Observatorio de la Responsabilidad Social (FORS) y realizado en Bs As del 12 al 14 de noviembre del corriente.


Estimado Amartya Sen,

Ha llegado a mi conocimiento a través de mi amigo Federico Bernal, Director General del OETEC, un Observatorio argentino de la energía, que usted ha exhortado a los argentinos a no introducir más energía nuclear en su país debido al riesgo de atentados terroristas a las centrales o a los materiales nucleares.

Como teórico de la política, usted es un pensador por quien tengo el mayor de los respetos. Admiro sobre todo sus escritos acerca de la importancia actual de tratar de alcanzar respuestas resilientes a preguntas difíciles; en particular, su afirmación de que la racionalidad de la elección es una "disciplina" que consiste en basar nuestras decisiones
-explícita o implícitamente-, en el razonamiento de que podemos sostenerlas reflexivamente si las sometemos al escrutinio crítico" (Teoría de la justicia 180).

La necesidad de un escrutinio crítico surge en especial en estos días en relación al riesgo proveniente de estas tecnologías. Reviste particular importancia, cuando se toman decisiones sobre riesgos tecnológicos, el hecho de intentar examinar ese riesgo en forma cuidadosa y crítica, así como también contrastarlo con los riesgos correlativos de no tomar ese curso de acción.

El algoritmo estándar de análisis del riesgo para establecer comparaciones, es multiplicar la gravedad y la magnitud de los riesgos por sus probabilidades de ocurrencia [1]. Este algoritmo es considerado por algunos como insensible, ya que puede minimizar en forma excesiva un peligro terrible con una probabilidad de ocurrencia pequeña, condenando a algunas personas a experimentarlo. Como ha dicho Taleb en su teoría del cisne negro, los escenarios de alto riesgo y probabilidades agregadas pequeñas, como las emergencias nucleares, aún puede que ocurran en algún momento [2].

Sin embargo, el algoritmo de análisis de riesgo aún ofrece un lugar para comenzar al ir más allá de la percepción intuitiva del riesgo que podría ser sobredimensionada por la imaginación y que los científicos cognitivos llaman "heurística": son atajos mentales acerca del riesgo basadas en asociaciones en lugar de basarse en la información y los datos.

La idea de un ataque terrorista contra una central nuclear es espantosa y fácil de visualizar mentalmente. Pero podemos someter esta idea a tres interrogantes: I) ¿Cuál es el peligro real de un ataque terrorista contra una central nuclear? II) ¿Cuál es la probabilidad real de un ataque terrorista contra una central nuclear? III) ¿Cuáles son los riesgos alternativos y las probabilidades de otras opciones disponibles? Planteo esto en una serie de preguntas, que a su vez abarquen la posibilidad de ataques tanto terrestres como marítimos o aéreos.

1. Ataque por tierra o por mar
I) ¿Cuál es el peligro de un ataque terrorista exitoso sobre una planta nuclear desde la tierra o el mar?
El peligro de un ataque terrorista exitoso sobre una central nuclear podría ser: a) un sabotaje que produzca la fusión del núcleo, o bien b) el robo de material nuclear que podría utilizarse para construir una bomba nuclear improvisada o una bomba sucia.

a) ¿Cuál es el peligro de una fusión del reactor y la liberación de radiactividad? Fukushima y Three Mile Island son buenos ejemplos, ya que ocurrieron y pueden considerarse fusiones del núcleo típicas [3]. Después de Fukushima, la dosis habitual en los 20 kilómetros cuadrados en torno a la planta (la zona de exclusión) durante las dos primeras semanas fue de 1 milisievert (mSV). Esta dosis típica fue similar a la dosis máxima que recibió un civil después de la fusión nuclear de Three Mile Island [4]. 1 mSV es 100 veces menor que la menor dosis anual claramente vinculada al riesgo de cáncer, que en forma conservadora comienza a aumentar a una tasa del 1% por dosis anual de 100 mSV [5]. Para los civiles en las proximidades de Fukushima, el incremento del riesgo es así indiscernible, como concluyeron las Naciones Unidas [6]. En Fukushima, 176 trabajadores recibieron dosis de 670 a 100 msv, ubicándose la gran mayoría en el extremo inferior de esta escala. Por lo tanto los efectos acumulativos de Fukushima pueden ubicarse de modo conservador en un adicional de dos cánceres fatales por encima de los 35 cánceres que probablemente se producirán de todos modos entre la población trabajadora. La muerte de dos trabajadores es trágica, pero se sitúa en el extremo inferior de las muertes relacionadas con la producción de energía, incluso de las energías eólica y solar. Por último, cabe destacar que los nuevos modelos de reactores tales como los reactores de sales fundidas, están diseñados para no fundirse bajo ninguna circunstancia, reduciendo dramáticamente el riesgo de un ataque terrorista o de un accidente [7].
b) ¿Cuál es el peligro de una bomba nuclear improvisada o de una bomba sucia? Ciertamente una bomba nuclear improvisada con capacidad explosiva podría ser muy peligrosa, pero su construcción se considera prácticamente inalcanzable para los grupos terroristas, si se consideran los requisitos en materia de equipos avanzados, mecanizados, bombas de vacío, etcétera [8]. Además, el combustible robado de un reactor está tan pobremente enriquecido que no lo podrían convertir en un explosivo nuclear, como hemos aprendido a través de las negociaciones civiles de energía nuclear con Irán.

A diferencia de una bomba nuclear improvisada, una bomba sucia es simplemente un dispositivo diseñado para dispersar o emitir radiación. Si bien la idea de una bomba sucia tomó cierto estado público en la era post-9/11, se ha observado desde entonces que el temor asociado a esa idea, era exagerado. Frost, un analista de defensa del gobierno canadiense, afirma " en términos generales se reconoce que, en los escenarios más factibles, tales armas no suponen una gran amenaza para el público " debido a las bajas dosis que pueden emitir plausiblemente [9]. En consecuencia, la preocupación de los expertos acerca de las bombas sucias tienden a centrarse en la propagación del temor y en la perturbación causada por estos aparatos más que en la perpetración de un daño físico [10]. Además, los materiales considerados más prácticos para la fabricación de bombas sucias se utilizan en aplicaciones médicas y no se encuentran en formas que puedan ser usadas en las plantas de energía nuclear [11]. Por el contrario, los materiales radiactivos tales como las barras de combustible gastado ubicados en las plantas de energía nuclear son efectivamente no transportables debido al "calor generado por grandes cantidades de ese material y el riesgo extremo de exposición debido a la intensidad de la radiación" [12]. Los terroristas que traten de robar dichos materiales corren el riesgo de quemarse y de recibir serios daños por radiación, mucho antes de tener la oportunidad de disipar los materiales.

II) ¿Cuál es la probabilidad de una intrusión exitosa por tierra o por mar a una central nuclear?
La probabilidad de una intrusión exitosa se considera muy baja. Robert Wilson, un analista en materia de energía, señaló en un artículo reciente sobre seguridad nuclear que "nunca hubo [un ataque terrorista en una planta nuclear] y parece no haber pruebas de que alguna vez un plan para atacar una central eléctrica nuclear haya superado la fase de planificación básica de cualquier grupo terrorista" [13]. Describió un informe reciente encargado por la Federación Alemana de Energías Renovables (FAER) sobre los costos del seguro de una planta nuclear, que calculaba la probabilidad de ataques terroristas contra centrales nucleares con el factor de 1:1000, es decir, 1 evento cada 1.000 años de funcionamiento. Para Wilson, los cálculos de la FAER son "ciencia basura", dado que hasta ahora hubo 15.500 años de funcionamiento sin que se produjera ninguno.

La intrusión a una planta nuclear no se considera una meta atractiva para los terroristas, por dos razones principales. La primera razón es la relativa dificultad para penetrar en los sistemas de seguridad que tienen el mandato de firmantes de la Convención de la OIEA sobre Seguridad Nuclear, e incluyen guardas y dispositivos electrónicos en comunicación con las fuerzas de defensa. Las únicas intrusiones exitosas a centrales nucleares que han sido reportadas son las realizadas por los activistas de Greenpeace que no querían causar daño sino enviar un mensaje anti nuclear; en todos los casos fueron observados y aprehendidos [13]. El único atentado terrorista genuino conocido a una planta nuclear ha sido protagonizado por un representante del partido verde que disparó granadas propulsadas por cohetes a una planta en construcción, pero no le acertó al núcleo vacío [14].

La segunda razón por la que una intrusión a una planta nuclear no se considera un objetivo atractivo para los terroristas es que el sabotaje nuclear, habida cuenta de las dificultades para obtener el material para una bomba, no tendría efectos dramáticos inmediatos del tipo de explosión pública que complace a los terroristas. Por el contrario, daría por resultado la liberación de radiación con efectos invisibles y posiblemente a largo plazo, en el peor de los casos. Sólo un grupo ha logrado armar una -los rebeldes chechenos en 1995- pero alertaron a los medios de comunicación antes de detonar el explosivo destinado a dispersar el material [15]. En general, es mucho más fácil penetrar en otras instalaciones con explosivos caseros y causar daños mucho más dramáticos e instantáneos.

2. Ataque aéreo
I) ¿Cuál es el peligro de un ataque terrorista exitoso contra una central nuclear desde el aire?
El mayor peligro que una penetración podría causar es una explosión o un incendio capaces de iniciar una fusión nuclear y la liberación radiactiva. Con relación al peligro de fusión nuclear y liberación radiactiva, sírvase consultar lo que antecede.

II) ¿Cuál es la probabilidad de un ataque terrorista exitoso contra una central nuclear?
Se ha comprobado experimentalmente que nada que sea más pequeño que un avión Jumbo podría penetrar una cúpula de contención típica, que consta de gruesas paredes de hormigón de 3 a 6 pies, reforzadas con barras de acero incrustadas y un revestimiento de acero de media pulgada [16]. Las opiniones están divididas en cuanto a si un Jumbo podría penetrar la carcasa de contención de un reactor nuclear. En una revisión de la Comisión Reguladora Nuclear de Estados Unidos, se consideraba muy difícil para un Jumbo tener como objetivo "las centrales nucleares, relativamente pequeñas y bajas" y que "incluso si tal penetración ocurriera, probablemente no llegaría a la vasija del reactor" mientras que "un fuego sostenido... sería imposible a menos que un avión de ataque [incluidas las alas cargadas de combustible] penetrara por completo la contención".

Incluso si un Jumbo penetrara en un reactor nuclear, la NRC concluyó que "la probabilidad de dañar el núcleo del reactor y de liberar radiactividad capaces de afectar la salud pública y la seguridad, es baja" [17]. Steven Kraft, asesor técnico para el Instituto de Energía Nuclear, señaló que "las piscinas de almacenamiento de Fukushima sobrevivieron [con daños mínimos] al cuarto terremoto en orden de importancia de la historia, a las explosiones de hidrógeno que volaron los techos de tres de los edificios del reactor y a los escombros resultantes de esas explosiones" [18]. En consecuencia, el New York Times observó que "los terroristas les sería mucho más fácil provocar un incendio en una fábrica de productos químicos tóxicos o una refinería que en una planta nuclear" [19].

III) ¿Cuál es el riesgo de no construir más centrales nucleares?
Más y más analistas en materia energética y científicos expertos en cambio climático están llegando a la conclusión de que la energía nuclear es una parte esencial del mix energético sin emisiones de carbono para evitar el calentamiento global. En palabras de cuatro científicos del clima que escribieron una carta abierta a quienes influyen en las instancias decisorias, publicada en el New York Times en noviembre de 2013: "no existe ningún camino creíble hacia la estabilización del clima que no incluya un papel substancial de la energía nuclear" [20]. Esto es porque mientras "las energía renovables como la eólica y la solar, y la biomasa, sin duda tendrán un lugar en la economía energética del futuro... esas fuentes de energía no pueden aumentar su producción lo suficientemente rápido como para generar energía barata y confiable en la escala que la economía global requiere". Las fuentes renovables aparte de la hidroeléctrica continúan desempeñando un papel menor en la producción de energía. Analistas experimentados en materia energética anticipan que dichas energías continuarán haciéndolo debido a muchos factores, como la intermitencia de la generación eólica y solar y las dificultades técnicas para almacenar grandes cantidades de energía durante largos períodos.

Por lo tanto debemos considerar seriamente que el riesgo asociado a no utilizar la energía nuclear para producir energía libre de carbono a gran escala es el cambio climático mismo, con los cientos de millones de refugiados climáticos que se proyecta serán engendrados por dicho cambio en el próximo siglo [21]. Estos peligros -no necesitamos fijarnos en las probabilidades, porque estos patrones ya están en marcha [22]- existen aparte de los millones de muertes de causa respiratoria y otras que ya son provocadas por la quema de combustibles fósiles y su generación, cada año [23]. Solamente las formas de generación libres de carbono como la energía nuclear pueden evitar estas mareas de desplazamientos y muerte, y sólo la energía nuclear, que no requiere apelar a los combustibles fósiles cada vez que se pone el sol o el viento deja de soplar [23], puede evitarlas en gran escala, como ya lo está haciendo [24].

En definitiva, creo que éste es el tipo de escrutinio que debemos realizar cuando decidimos que una tecnología es "demasiado arriesgada".

Atentamente,

(Dra.) Suzanne Waldman
Doctorando, Comunicación de Riesgo. Universidad de Carleton, Ottawa, Canadá
Columnista internacional del Observatorio OETEC

* Este escrito, en su versión en inglés y con leves modificaciones en cuanto a la mención del OETEC en la introducción, figuran en el blog de la autora http://pframing.weebly.com/



Bibliografia
[1] http://en.wikipedia.org/wiki/Risk_Matrix

[2] www.fooledbyrandomness.com/pp2.pdf

[3] Chernóbil no es un caso típico dado que era un reactor RBMK sin ninguna carcasa de contención, de los cuales quedan 11 en operación. Dado que estos modelos atípicos de reactores presentan efectivamente un riesgo permanente, no son pertinentes respecto de las preguntas sobre expansión nuclear continua.
http://atomicpowerreview.blogspot.ca/2011/04/rbmk-1000-plants-still-operating.html

[4] https://xkcd.com/radiation/

[5] http://www.cancer.org/cancer/cancerbasics/lifetime-probability-of-developing-or-dying-from-cancer

[6] www.unscear.org/docs/GAreports/A-68-46_e_V1385727.pdf

[7] http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1687850713000101

[8] Frost, Robin. "Improvised Nuclear Devices." Adelphi Papers December 1, 2005

[9] Frost, Robin. "Appendix: Dirty Bombs: Radiological Dispersal and Emission Devices." Adelphi Papers, December 1, 2005.

[10] Conca, James. "Dirty Bombs, Practical Plans." Homeland Protection Professional, May 2006. 5ResponseGuidanceHPP-1.pdf

[11] Ford, James L. "Radiological Dispersal Devices Assessing the Transnational Threat." Strategic Forum Number 136, March 1998. http://www.au.af.mil/au/awc/awcgate/ndu/forum136.htm

[12] http://theenergycollective.com/robertwilson190/2148016/do-terrorists-attack-nuclear-power-plants-every-couple-years-use-pseudo-scie

[13] http://www.world-nuclear-news.org/NP-Activists-target-older-European-units-0503144.html

[14] http://en.wikipedia.org/wiki/Cha%C3%AFm_Nissim#cite_ref-about.html_1-8

[15] Appendix: Dirty Bombs: Radiological Dispersal and Emission Devices (Adelphi Paper).
[16] http://www.nytimes.com/2002/01/21/opinion/nuclear-reactors-as-terrorist-targets.html

[17] Nuclear Power Plants: Vulnerability to Terrorist Attack (Report to Congress 2006).

[18] http://www.nti.org/gsn/article/nrc-staff-rejects-concerns-about-nuclear-reactor-vulnerability-terrorism/

[19] http://www.nytimes.com/2002/01/21/opinion/nuclear-reactors-as-terrorist-targets.htmlhttp://dotearth.blogs.nytimes.com/2013/11/03/to-those-influencing-environmental-policy-but-opposed-to-nuclear-power/

[20] http://dotearth.blogs.nytimes.com/2013/11/03/to-those-influencing-environmental-policy-but-opposed-to-nuclear-power/

[21] http://www.theguardian.com/environment/2009/nov/03/global-warming-climate-refugees

[22] http://ejfoundation.org/node/801

[23] http://www.theguardian.com/environment/2014/mar/25/air-pollution-kills-7m-people-a-year

[24] http://insideclimatenews.org/news/20130724/why-germanys-greenest-city-building-coal-fired-power-plant

[25] http://blogs.scientificamerican.com/the-curious-wavefunction/2013/04/02/nuclear-power-may-have-saved-1-8-million-lives-otherwise-lost-to-fossil-fuels-may-save-up-to-7-million-more/