ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo Económico

| Artículos de opinión

La derecha de la derecha... ¿quiénes son los miembros del "Foro de Convergencia Empresarial"?

Autor | Belen Ennis


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
UCA, foro de convergencia, CRA, SRA, Sergio Massa, neoliberalismo, reacción, mercado, Estado, gobierno nacional



05-12-2014 | El pasado 27 de noviembre, en la sede de la Universidad Católica Argentina (UCA), se llevó adelante un mitin opositor convocado por el "Foro de Convergencia Empresarial" (FCE). Dicho foro, creado a fines del año 2013, aglutina y representa a más de 60 entidades empresariales, dentro de las cuales se encuentran la CRA (Confederaciones Rurales Argentinas), la FAA (Federación Agraria Argentina), la SRA (Sociedad Rural Argentina), la AEA (Asociación Empresaria Argentina) y la UIA (Unión Industrial Argentina). Recurriendo al individualismo que caracteriza a los liberales de pura cepa, el empresariado que compone el FCE se describe simplemente como "empresarios de grandes ciudades, de pueblos chicos y del campo, que somos, antes que nada, ciudadanos de la Argentina (…) soñamos con un país en el cual todos tengamos la posibilidad de desarrollarnos y progresar en un marco de armonía y prosperidad". La realidad dista mucho de esta romántica presentación. Como es bien sabido, algunos de estos lobos que ahora se visten de corderos, son los mismos que en el año 2008 pretendieron desestabilizar a un gobierno popularmente electo, importándoles muy poco el "marco de armonía y prosperidad" al que les gusta hacer referencia ahora.


En el ámbito del plenario llevado a cabo en la sede porteña de la Universidad Católica Argentina y al grito de "laissez faire, laissez passer", el "Foro de Convergencia Empresarial" le volvió a pedir al Estado lo mismo que le pide siempre: que no se meta más en las cuestiones económicas y que, tal como reza la frase: "deje hacer y deje pasar". En este sentido, el presidente de las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Rubén Ferrero, manifestó que "los agronegocios aportarían un piso de crecimiento de 2% del PBI anual hasta 2020, sólo si nos dejan hacer".

Por otra parte, y en sintonía con lo anterior, Luis Betnaza, director del grupo Techint y uno de los vicepresidentes de la Unión Industrial Argentina (UIA) anticipó que "en el próximo gobierno no va a haber un debate por aumentar el mercado o el Estado, sino que se va a tratar de liberar las fuerzas del mercado". Resulta obvio que lo que buscan estas entidades empresariales es crear las condiciones políticas que permitan liberar la economía con el objetivo de poder ejercer, también libremente, su derecho a la propiedad privada. ¿Cuáles son las condiciones requeridas? Ni más ni menos que los reclamos históricos del Liberalismo: libre mercado, libre importación de manufactura, bajos o nulos impuestos y Estado mínimo. Un ejemplo concreto. Cuando este mismo foro desembarcó en la provincia de Tucumán a mediados de este año, uno de los expositores del plenario, el abogado José Guillermo Godoy, presidente del "Centro de Estudios Federalismo y Libertad" destacó que "nosotros con Federalismo y Libertad armamos la ONG a fines del 2012 porque sentíamos que nunca las libertades habían estado tan amenazadas" y, parafraseando mal a Alberdi, agregó que "el Estado no está para hacer ganancias sino para proteger los derechos de cada individuo que son, básicamente, el derecho a la libre empresa, al libre trabajo y nosotros defendemos eso, las ideas de Alberdi".

Si bien el anti-estatismo militante es una constante en el modo de pensar del prototipo de burguesía nacional que supimos conseguir -la cual jamás se preocupó por ocupar el rol de clase productiva y dinámica que necesitaba la Argentina para concretar su desarrollo económico y prefirió dejar en manos de la oligarquía parasitaria la conducción económica del país- lo que nos interesa puntualizar no es tanto el pedido económico sino el reclamo político que este empresariado pretende realizarle al Estado Nacional.

En verdad, lo que el "Foro de Convergencia Empresarial" presentó formalmente el pasado 27 de noviembre en la sede de la Universidad Católica Argentina fue, ni mas ni menos, que su plan de gobierno; el cual ansía ver en marcha a partir del 2015 con lo que espera sea un cambio de autoridades gubernamentales.

Los lineamientos generales de su plataforma política se encuentran en el documento "Base para formulación de políticas de Estado". Enumeramos las propuestas de mayor relevancia: 1) La plena vigencia de las garantías, derechos y libertades constitucionales. Respeto a la propiedad privada y al ámbito propio de las empresas privadas; 2) La división de poderes y la independencia de jueces y fiscales; la libertad de prensa y el libre acceso a la información pública; 3) Tener una baja tasa de inflación similar a la de la gran mayoría de los países de la región y del mundo mediante medidas macroeconómicas que ataquen el problema de manera integral; 4) La previsibilidad, estabilidad y formalidad de las reglas de juego para promover la inversión privada en todas las actividades económicas; 5) Reforma tributaria y fiscal a nivel nacional, provincial y municipal que elimine impuestos y otros gravámenes distorsivos y tipos de cambios diferenciales; 6) Integración al mundo mediante el fortalecimiento de las relaciones comerciales y financieras internacionales y la participación en bloques regionales; 7) Mejorar fuertemente la calidad educativa, según estándares internacionales, y garantizar una sólida formación cívica; 8) El desarrollo de una política criminal integral para combatir la inseguridad y el narcotráfico.

El problema que se le presenta a este tipo de empresariado es el de no poder ejercer directamente el control del Estado. Si gobernar abiertamente no es una posibilidad lo único que resta es hacerlo en las sombras y, para estos fines, necesita de títeres políticos que administren -sin gobernar- el aparato estatal. Precisamente esta es la razón que explica la presencia en el evento de algunos de los candidatos opositores a la actual gestión de gobierno. Allí estaban, en primera fila, las marionetas de las corporaciones empresarias y de los grupos de poder económicos: Sergio Massa (Frente Renovador), Mauricio Macri (Pro), Hermes Binner (FAP), Ernesto Sanz y Julio Cobos (UCR). Todos escuchando atentamente y avalando la lección que el "Foro de Convergencia Empresarial", representante del establishment económico, les estaba imponiendo. Esa es la oposición que pretende disputar con Gobierno Nacional en las próximas elecciones. Simples administradores, serviles a los intereses mezquinos de ciertos grupos de poder que les marcan la agenda política, incapaces de representar a los 40 millones de argentinos.

A todos ellos les recordamos, por si todavía no lo saben, que gobernar acatando las órdenes de una corporación económica "es lo mismo que ir al almacén con el manual del comprador escrito por el almacenero".



Bibliografia
La Nación. http://www.lanacion.com.ar/1747655-los-empresarios-reclaman-menor-intervencion-estatal
http://convergenciaempresarial.org/?page_id=14
http://www.consejo.org.ar/noticias14/foroempresarial_2404.html

Video del plenario del FCE realizado en Tucumán el 23 de Julio del 2014. https://www.youtube.com/watch?v=iEnkZyurNyE