ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Medios de Comunicación y Estructura de la Información

| Artículos de opinión

El "Globalization Index" y la performance de la Argentina (¿aislados del mundo?)

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés (con la casa de hamburguesas Burger King)


Palabras Claves
globalización, globalization index, Ikea, Singapur, Argentina, zoncera, aislado del mundo, aislados del mundo, aislamiento, Instituto Federal, tecnología, Zurich



02-01-2015 | El Perfecto Cipayo Latinoamericano no tiene que estudiar para ser un perfecto cipayo. Con recurrir y propagar ciertos índices pergeñados por la meca del ultra-conservadurismo occidental alcanza y sobra. Entre una frondosa producción, los índices más emblemáticos son: 1) "Libertad Económica" (Index of Economic Freedom) elaborado por la Fundación Heritage; 2) "Haciendo Negocios" (Doing Bussines Report) del Banco Mundial; 3) "Competitividad Global" (Global Competitiveness Report) de la World Economic Forum (WEF); 4) "Percepción de la Corrupción" (Corruption Perceptions Index) de Transparencia Internacional; 5) "Libertad de la Prensa Mundial" (World Press Freedom Index) de Reporteros sin Fronteras; 6) "Libertad de Prensa" (Freedom of the Press Index) de House of Freedom; y 7) Índice de Globalización (KOF Globalization Index) de la Swiss Federal Institute of Technology de Zurich. El 1 y 3 los hemos trabajado en reiteradas notas, aunque como vamos de mal en peor siempre habrá tela para cortar. El 2, 4, 5 y 6, que son joda, los dejaremos para más adelante. Nos concentraremos ahora en el 7, el denominado índice de globalización, o bien, indicador de aislamiento o integración de un país a la civilización, elaborado por el Instituto Federal de Tecnología de Zurich (IFT). Mauricio y Sergio tomen nota. El IFT, de 150 años de trayectoria, ostenta la posición 19 (2014) del ranking internacional de universidades (sobre un total de las top 500). En el IFT se formaron 21 premios Nobel, entre ellos Albert Einstein. Sin embargo...


McDonalds como parámetro de integración cultural con el mundo...
Lo importante del índice en cuestión no es el desempeño de la Argentina -dese una idea el lector de nuestra performance- sino aprender de su diseño y metodología. Veamos. El KOF Globalization Index mide tres dimensiones de la globalización y su impacto en determinado país: la económica, la política y la social, cada una de las cuales ostenta categorías propias, categorías que a su vez tienen un peso específico propio en la fórmula o ecuación general. Por ejemplo, la dimensión económica se divide en tres categorías y siete sub-categorías, entre las que destacamos: a) Intercambio comercial como porcentaje del PBI -suma de importaciones más exportaciones como parte del producto bruto-, obtenida del Banco Mundial; b) Inversiones Extranjeras Directas, fuente UNCTAD; c) Portfolio de Inversiones de activos en acciones, obtenida del FMI; d) Barreras ocultas a las importaciones (más proteccionismo, menor posición en el ranking), obtenida del Índice de Competitividad Global de la WEF; e) Tarifas promedios (mayores tarifas, peor puntaje); y f) Impuestos al comercio internacional, fuente Banco Mundial. Tenemos luego la dimensión política con: a) Número de embajadas en determinado país (no especifica cuál); b) Membresía en organizaciones internacionales; c) Participación en misiones del Consejo de Seguridad de la ONU; y d) Firma de Tratados Internacionales. Cabe señalar que en esta dimensión la Argentina está entre el top 20 sobre 184 naciones. Y por último, está la dimensión social, entre cuyas variables destacan: a) Tráfico telefónico; b) Turismo Internacional; c) Porcentaje de población extranjera sobre la población nacional o naturalizada; d) Uso de Internet y Televisión cada 1.000 habitantes; e) Intercambio comercial de libros; f) cantidad de Ikeas per cápita (suerte de Easy pero del mundo civilizado); y g) cantidad de restaurantes McDonalds per cápita. Las últimas tres conforman la categoría denominada "proximidad cultural". En otras palabras, la cantidad de negocios de hamburguesas de origen estadounidense dividida por la población total define el grado de proximidad cultural con el "mundo". De las tres dimensiones, la "social" es la de mayor impacto en el resultado final. Y de sus once sub-categorías, ¿adivine el lector las dos de mayor peso relativo? ¡Yes, adivinó! ¡El Easy del Primer Mundo y la casa de comidas rápida del payaso "americano"!

¿Burger King no cuenta?
A la Argentina en el Globalization Index le va mal. En la dimensión económica nos ubicamos en la posición 140 de 184 (al lado de Chad y Ruanda). En la social/cultural (a pesar de tener muchos McDonalds) ostentamos la 90 ubicación. Y en la política, una notable posición 14 del ranking mundial (no es ninguna casualidad, desde que aquí los datos son irrefutables y diríamos que menos susceptibles de ser tergiversados). La sumatoria de las tres dimensiones en el Index -no es un promedio ni geométrico ni aritmético- nos dispara a la posición número 80 sobre un total de 184. Cabe destacar, por si alguno tuviera la inquietud, que nuestro desempeño empeora sin pausa desde 2008. Y es lógico, ni un bendito Ikea trajo el populismo K, mientras que los Mc Donalds son siempre los mismos (Burger King creció mucho, pero parece que sus hamburguesas no excitan el paladar a los genios del Zurich).

¿Aislados del mundo? Qué opina el number uan
En el podio del Globalization Index está Singapur, que en realidad ostenta la 5ta posición mundial pero es la única nación que lidera dos de las tres dimensiones mencionadas: la económica y la social (muchos Mc Donalds). Le consultamos al Profesor M. Ramesh, Director del Instituto de Educación de Hong Kong y de la Escuela de Políticas Públicas Lee Kuan Yew (Universidad Nacional de Singapur) su opinión sobre la cuestión integración/aislamiento. Esto nos respondió: "Los índices de medición más objetivos evalúan la integración o el aislamiento en términos de lazos económicos (comercio, transacciones monetarias, etc.), aunque en forma más reciente incluyen también el entorno social y las relaciones políticas. Al respecto, existen dos índices de globalización: el de la Universidad de Warwik (Reino Unido) y el KOF [el índice de globalización aquí analizado]". Sin embargo, el especialista nos aclaró que "el aislamiento o la integración son también un estado de ánimo. Si una comunidad cree que está integrada o aislada, independientemente de los hechos concretos, eso será tan real como los hechos objetivos... Desde un punto de vista objetivo la Argentina no está aislada, ya que es un protagonista importante en el comercio internacional. Asimismo, tanto su sociedad como su economía son abiertas. Subjetivamente, es posible que los argentinos se sientan aislados debido a la gran distancia geográfica que perciben respecto del resto del mundo. Yo soy ciudadano australiano y vivo en Hong Kong y Singapur, los lugares supuestamente más globalizados del mundo. No estoy seguro de que la experiencia australiana en este sentido sea aplicable a la Argentina. Tradicionalmente, los australianos se percibían a sí mismos como "aislados" del mundo. Esto era así porque se consideraban europeos cuando en realidad Europa no se preocupaba por ellos. Pero ahora han aceptado que son parte de Asia y se sienten menos aislados". Notable. Como sucede con la famosa "inseguridad", el sentirse aislado o integrado es, valga la redundancia, una sensación. Y como tal, altamente susceptible a la influencia mediática. En definitiva, el sentirse aislado o integrado al mundo depende fundamentalmente de dónde, es decir, en qué lugar del globo, el ciudadano coloque el "centro" de la civilización, lo cual es, en última instancia, una valoración cultural.

Granero del mundo aislado del mundo
Ironías aparte, el reposicionamiento internacional de la República Argentina entre 2003 y 2014 requiere la pronta elaboración de un indicador en materia de integración/aislamiento que lo destaque. Hasta el momento, dicho indicador -técnica pero sobre todo culturalmente necesario- brilla por su ausencia. Y es gracias a dicha ausencia que la zoncera del "aislamiento del mundo" -emanada desde las gradas de la Sociedad Rural Argentina y al compás de mugidos de reses campeonas- subsiste y triunfa. Razón no le falta al conservadurismo doméstico: el quiebre de la tradicional inserción internacional de la Argentina en calidad de apéndice de los centros manufactureros occidentales lo perjudica y mucho. Se siente "aislado del mundo", exterioriza su visión y la inocula sin mayores dificultades a buena parte de las clases populares que, justamente por carecer de contrapeso, la adopta como propia. Es lo que Ramesh nos explicaba, aunque desvirtuado por el poder histórico de nuestras clases dominantes.

Contrazonceras
En tiempos de "crisis económica", de "crisis energética", de "aislamiento del mundo", en suma, en tiempos de reverdecer de las zonceras neoliberales y su multiplicación indiscriminada por parte de los medios de la semicolonia, no hay mejor respuesta que la edificación de parámetros, índices, terminología y lenguaje propios, nacionales, populares y latinoamericanistas. A un "riego país", un "riesgo colonia"; al "IPC Congreso", un "IPC-Congreso Nacional", idéntico en su metodología, presentado apenas después del presentado por la responsable del ajuste a más de medio millón de jubilados en 2001. A las críticas contra Aerolíneas Argentinas e YPF, un indicador de "eficiencia" en función del rol socioeconómico de toda empresa estatal; al concepto de "seguridad jurídica" (a secas), uno de "seguridad jurídica popular", etc. Ahora que estamos en vísperas de una nueva temporada veraniega, un indicador de eficiencia de YPF podría medir por ejemplo la reducción a cero de las colas de automóviles en estaciones de servicio; el previamente construido indicador de "seguridad jurídica popular" marcaría en este tema un gran avance: la extorsión del desabastecimiento llegó a su fin. ¿Y con la zoncera del aislamiento argentino? Igual.

Consenso de Kirchner-Chávez-Lula
Una típica mente colonizada se negaría a elaborar un Índice de Globalización que compita con el de los geniecillos de la Zurich y su sponsor hamburguesístico. Una mente descolonizada no. La Argentina y la Unasur pueden y deben elaborar un indicador de integración/aislamiento en función de su lugar y relación con el mundo, pero del mundo que más conviene a sus intereses y destino común. En tiempos de una Argentina y una Unasur que deben revolucionar todo para no errar nada, qué más oportuno que índices y parámetros a imagen y semejanza del "Consenso de Kirchner-Chávez-Lula". Porque a decir verdad, ya es hora de dejar de hablar (quejarnos) del Consenso de Washington para pasar a hablar de aquel que le ha cambiado para bien y para siempre la vida a centenares de millones de compatriotas latinoamericanos. Pero para abandonar definitivamente el segundo, primero hay que crear y comenzar a hablar de un "Consenso" propio. De nosotros depende (y solo de nosotros) medir, proyectar, valorar y contextualizar en el mundo el cambio de época que vivimos, pues resulta evidente que el colesterol del fast food arruinó irreversiblemente las neuronas a los genios del Norte. En ellos no podemos confiar más.



Bibliografia
- 2014 KOF Globalization Index http://globalization.kof.ethz.ch/

- Rankings del KOF Globalization Index
http://globalization.kof.ethz.ch/media/filer_public/2014/04/15/rankings_2014.pdf

- Variables y pesos de las categorías y parámetros
http://globalization.kof.ethz.ch/media/filer_public/2014/04/15/variables_2014.pdf