ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Hidrocarburos

| Artículos de opinión

De cómo Alieto Guadagni saboteó a YPF durante la dictadura (1982-1983)

Autor | Federico Bernal


Conflictos de Interes
El autor no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
Alieto Guadagni, Domingo Cavallo, Martínez de Hoz, Carlos Menem, ex secretarios de Energía, Federico Bernal, YPF, renegociación, contratos, saboteo, perjuicio, Esso, Shell



12-01-2015 | El Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (OETEC) tiene entre sus principales objetivos analizar y debatir la cuestión energética con responsabilidad y madurez, en función de la seguridad jurídica del pueblo argentino y de un proyecto político de modernización económica con igualdad social. En este sentido y desde su creación el 13 de diciembre de 2013, viene proponiendo un debate público al grupo de los ocho ex secretarios de Energía de la dictadura y la democracia del hambre, el atraso y la exclusión (1982-2003). La respuesta del neoliberalismo energético: absoluto silencio. La respuesta del OETEC al absoluto silencio: no descansar un segundo en la refutación de las críticas provenientes de estos ex funcionarios, recordándoles a ellos y fundamentalmente a la ciudadanía los trágicos resultados de su gestión. A propósito, entre el pasado 2 de enero y el jueves de esta semana hubo una andanada de artículos publicados por el diario Clarín con tres de estos ex secretarios de Energía en calidad de autores: Alieto Guadagni, Enrique Devoto y Emilio Apud. Responderemos en esta nota al primero. Al segundo, le dedicaremos nuestra columna del próximo domingo. Al tercero, en cambio, le responderemos de aquí a siete días hábiles (que es un cachito más que una semana), en honor al tiempo que duró su gestión al frente de la Cartera Energética durante la administración de Fernando De la Rúa.


Introducción al saboteador de YPF
El señor Alieto Guadagni, Secretario de Energía de la dictadura cívico-militar (julio de 1982-diciembre de 1983) bajo la presidencia de facto del genocida y recientemente condenado Reynaldo Bignone, manifestó su rechazo al acuerdo de Cooperación entre la República Argentina y la República Popular de China. En efecto, en nota de su autoría publicada en el diario Clarín el viernes 2 de enero (2015), Guadagni justificó su oposición porque "estamos hablando de compras directas a China sin licitación internacional". Agregó asimismo que "para estar seguros de que estas compras de bienes y servicios sean ventajosas en calidad y precio para nuestro Estado, no hay mejor instrumento que las licitaciones públicas abiertas y competitivas". En primer lugar, deseamos recordar a los lectores del diario Clarín que quien pareciera defender el bienestar económico y fiscal del Estado argentino ha sido el máximo responsable, en 1983, de la renegociación de contratos con las empresas de capital nacional que habían accedido a la explotación de áreas productivas de YPF por licitación pública desde 1977, bajo la denominada privatización periférica de la petrolera estatal, en detrimento de la misma, del Estado nacional y del pueblo argentino.

Los contratos renegociados por Guadagni
Según consta en la investigación de Esteban Serrani y Ana Castellani titulada "La persistencia de los ámbitos privilegiados de acumulación en la economía argentina. El caso del mercado de hidrocarburos entre 1977 y 1999", Guadagni no dudó en otorgar a las contratistas privadas pautas que incluían, entre otros graves perjuicios: 1) El establecimiento de un nuevo nivel de producción básica, sustancialmente menor al volumen de extracción que las empresas mantenían antes de la renegociación; 2) La fijación de precios más elevados para la producción básica (ahora reducida por la cláusula anterior) que significó un aumento promedio del orden del 86,4% en los precios (pasando de 26,1 a 48,7 dólares el m3); 3) La condonación de las multas por incumplimiento en la producción básica comprometida originariamente en los contratos, por un total aproximado de 40 millones de dólares; y 4) El incremento de los precios por producción excedente, que se ubicaron en promedio, por encima de los 140 dólares por m3. Antes de proseguir, un breve repaso histórico a propósito de esto.

La estrategia de saboteo de YPF
La estrategia de la dictadura hacia YPF contó los siguientes y simultáneos pilares: 1) aumentar el precio del crudo para estimular la actividad privada, al mismo tiempo que congelaba el precio de YPF para limitar su desarrollo; 2) se la obligaba a endeudarse en las peores condiciones (de un endeudamiento de sólo 350 millones de dólares a fines de 1975 se pasó a 1.322 millones al 31 de diciembre de 1978, alcanzando los 4.644 millones a principios de 1983. Los egresos entre 1977 y 1978 se cuadruplicaron); y 3) se le transfirió a los privados parte de sus actividades, incluyendo yacimientos propios en plena producción, además de abandonar la explotación de zonas bajo su dominio para pasar a explorar regiones de bajo potencial petrolero o mayor riesgo. Efectivamente y en relación a este último punto, entre julio de 1976 y junio de 1980 YPF realizó 37 licitaciones para ceder áreas petroleras. En cifras absolutas, el sector privado saltó de una extracción de 5,9 millones de toneladas de petróleo en 1976 a casi 11 millones en 1980, año en el que su participación alcanzó un 40% de la producción total. La actividad de YPF en lo que se refiere a la extracción de petróleo permaneció constante durante cinco años; todo el incremento fue tomado por el sector privado que, para colmo de males, era la única que invertía en prospección y desarrollo.

Guadagni y el perjuicio de 1.131 millones de dólares
Volvamos ahora a Guadagni. Como advertirá el lector, el ex secretario de Energía de Bignone fue el responsable de haber renegociado en 1983 los nefastos contratos antedichos, ahondando la de por sí muy precaria situación de YPF (léase, profundizando el saboteo iniciado por Martínez de Hoz y equipo). El 21 de enero de 1983, por supuesto durante la función de Guadagni, la resolución MOSP Nro. 50/83 obligó a YPF a entregar su petróleo a Esso y Shell a 51 u$s/m3. Como en 1982 YPF había transferido a las mismas 8,8 millones de m3, la diferencia entre el precio internacional-FOB (200 u$s) y el interno (u$s 51) daba un valor de u$s 149/33. Por lo tanto, si YPF hubiera vendido ese crudo al precio internacional habría obtenido 149 u$s/m3 más de lo obtenido o 1.131 millones de dólares más por año. Como se aprecia, Guadagni fue uno de los máximos responsables del endeudamiento deliberado de YPF. Su etapa al frente de la Secretaría de Energía no sólo es condenable por haber tenido lugar durante la peor dictadura que asoló a nuestro país, sino también porque bajo su gestión se aprobaron condiciones contractuales que deterioraron el patrimonio de YPF en beneficio de un puñado de grupos económicos, al mismo tiempo cómplices de esa dictadura genocida.

Guadagni y el festival de Martínez Hoz y Cavallo
En razón de lo expuesto, llama poderosamente la atención que el ex funcionario de Bignone -coetáneo de Domingo Cavallo al frente del Banco Central y su trágica decisión de estatizar la deuda externa privada, provocando un perjuicio incalculable a la ciudadanía así como a incontables generaciones de argentinos y argentinas- llama poderosamente la atención pues que Guadagni haya titulado su artículo de Clarín del 2 de enero pasado "Un festival de deuda de US$ 50.000 millones" y, peor aún, manifestado incluso que "no se puede hipotecar a las futuras generaciones que son las que deberán afrontar los eventuales sobreprecios propios de un apresurado festival de deuda". ¿Y del festival de endeudamiento de Cavallo, señor Guadagni? ¿Y del festival de Carlos Menem del que Ud. también fue funcionario? De respuesta, absoluto silencio. ¿Y qué pretende el lector que diga? ¿Acaso que su accionar al frente de dicha cartera se destinó a beneficiar, saqueo de YPF mediante, a prácticamente idénticos grupos económicos que desde marzo de 1976 primero y exponencialmente a partir de julio de 1982 (igual mes de asunción de Guadagni), Domingo Cavallo favorecería con la estatización de la deuda contraída por esos mismos grupos, a su vez enriquecidos hasta el hartazgo durante la nefasta administración de Menem y en detrimento del pueblo argentino?

Guadagni profundizó en materia petrolera el festival inaugurado por Martínez de Hoz y Cavallo. Como mínimo, le provocó una pérdida deliberada a YPF de 1.131 millones de dólares. ¿Algún juez o fiscal que quiera hacer justicia? En suma, y por más notas que este ex secretario de Energía publique, sepa que el pueblo argentino dejó de comer vidrio hace más de una década. El pueblo argentino ganó conciencia y madurez, y reconoce a quienes le causaron empobrecimiento, sufrimiento y enorme dolor.