ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Tecnología Nuclear

| Artículos de opinión

Atucha II, el diario La Nación y la desinformación

Autor | Ricardo De Dicco


Conflictos de Interes
El autor se manifiesta estricto defensor del Plan Nuclear Argentino


Palabras Claves
Atucha II, central nuclear, diario La Nación, Jorge Oviedo, desinformación, manipulación, tergiversación, Plan Nuclear, Plan Energético Nacional, NA-SA, Ministerio de Planificación



12-03-2015 | Respuesta al artículo de Jorge Oviedo publicada en el diario La Nación el 12 de marzo de 2015 que tergiversa y desinforma sobre la real operación de la Central Nuclear Atucha II.


El 12 de marzo de 2015 el diario La Nación publicó un artículo titulado "Uno de los mayores fracasos y el peor legado K": http://www.lanacion.com.ar/1775396-uno-de-los-mayores-fracasos-y-el-peor-legado-k firmado por Jorge Oviedo, en el que se tergiversa de manera muy vergonzosa la realidad operativa actual de la Central Nuclear Atucha II, entre otras cuestiones del sector eléctrico.

El citado artículo es una clara muestra del desprecio por la intervención del Estado en el sector clave y estratégico del aparato productivo nacional: el energético. Su apreciación sobre el supuesto fracaso de los gobiernos kirchneristas en materia de política energetica parecen defender lo indefendible, es decir, las reformas estructurales desarrolladas entre 1989 y 1999: programas de privatización de empresas energéticas estatales (YPF, Gas del Estado, Agua y Energía Eléctrica, SEGBA e Hidronor) y con ello con el abandono del Estado nacional de su rol empresario pero también de la planificación estratégica en materia energética. Es por ello que en esta clase de editoriales de los medios de prensa concentrados no sólo desinforman y manipulan maliciosamente a la opinión pública, sino que también buscan ocultar información real a la ciudadanía.

A partir del año 2004 el Ministerio de Planificación Federal cambió la política energética del país mediante la formulación e implementación de un plan estratégico de obras de infraestructura eléctrica y gasífera (Plan Energético Nacional 2004-2019), la recuperación de YPF, el relanzamiento del Plan Nuclear, la creación de ENARSA, etc., a fin de mejorar la seguridad energética del país y, en consecuencia, disminuir el riesgo de una crisis energética en el futuro. ¿Y cuáles fueron las inversiones del Plan Energético vigente desde 2004?:

- Incorporación de 11.600 MW de potencia instalada en el parque de generación de energía;
- Más de 5.800 km de nuevas líneas de alta y de extra alta tensión que interconectaron todo el país;
- Más de 3.000 km de nuevos gasoductos troncales.

En lo concerniente a los resultados obtenidos por las inversiones antedichas, se destacan:

- 4,5 millones de hogares que se sumaron al servicio público de electricidad;
- 320 mil nuevos medidores comerciales e industriales conectados a la red eléctrica;
- 70 mil nuevos medidores rurales y de riego;
- 3 millones de hogares que se sumaron al servicio público de gas natural por redes; y
- 120 mil nuevos medidores comerciales e industriales conectados a la red de gas.
- 60,4% aumentó la demanda de electricidad en 2014 respecto a 2003.
- 39% aumentó la demanda de gas distribuido por redes en 2014 respecto a 2003.

Esto es lo que molesta: que el Estado nacional intervenga seria y eficazmente en el estratégico sector energético, como resultado de la política anarquista de mercado de la nefasta década del 90.

A continuación responderemos los párrafos de pertinencia sobre Atucha II:

"La crisis es sistémica y tardará mucho en arreglarse. El Gobierno pone parches y hace propaganda. Como con la puesta a plena potencia de la central Atucha II. La Autoridad Regulatoria Nuclear lo autorizó a operar al ciento por ciento en enero. Pero no se hizo hasta el 18 de febrero último, en un pomposo acto de campaña con el que Cristina Kirchner intentó opacar la marcha de ese día en homenaje al fallecido fiscal Nisman".

La desinformación, tergiversación e intención maliciosa con el objeto de manipular la opinión pública, se encuentran explícitos en el párrafo de arriba. Le recordamos al señor Oviedo lo mismo que respondimos a él y a su oportunamente entrevistado especial Jorge Lapeña (ex secretario de Energía de Alfonsin) en nuestra nota del 24 de febrero publicada por OETEC: http://www.oetec.org/nota.php?id=1058&area=3

Luego de la finalización de los ensayos del 75% de potencia bruta (559 MWe) y la parada programada para mantenimiento del 7 al 12 de enero de 2015, el día 20 de enero a las 10 am la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) autorizó a Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NA-SA) aumentar la potencia de Atucha II al 100%. El primer escalón se efectuó ese mismo día y fue del 75% al 80% de su potencia, quedando en esa condición por un lapso de tres horas para efectuar mediciones de potencia en el ciclo térmico y permanecer en ese nivel hasta el día siguiente, cuando se subió 2%/hora hasta llegar al 90% de su potencia bruta (675 MWe), que es el límite técnico que fijan la potencia lineal de los elementos combustibles (EC) y el DNB (Departure from Nucleate Boiling, que se traduce como distancia a la ebullición). A partir de entonces se planificó continuar con las permutaciones de posición de los EC del núcleo para optimizar el quemado y la reactividad del núcleo. Cuando se alcanzaran los días de plena potencia (DPP) necesarios, se continuaría con la subida de potencia hasta el 100%, y esto podía demandar de 20 a 30 días después de la autorización de la ARN del 20 de enero. Es decir, aumentar del 75% al 100% no es algo que se logra en cuestión de horas o de pocos días como sugiere el ex secretario de Energía; es, por el contrario, un trabajo que debe cumplir con una serie de procedimientos y cuestiones técnicas, es decir, con limitaciones técnicas vinculadas a los factores de tener suficiente quemado del núcleo (DPP) y no alcanzar la temperatura de ebullición a la salida del canal más caliente (DNB). En suma, para el 20 de enero se estimaba que alcanzar esos valores no demandaría menos de 20 días. Aproximadamente unos 12 días antes de la inauguración se pudo establecer que esos valores podían ser alcanzados el 18 de febrero.

"La central tiene 745 MW de potencia nominal. Operó a pleno muy pocos días, según los datos oficiales. Trabaja desde entonces por debajo del 80%, con 190 MW reportados como "indisponibles". "Los anuncios de Cristina Kirchner sobre una Argentina líder en tecnologías nucleares no se ven materializados. El martes último, a la hora del pico, la generación de ese origen no llegaba a cubrir el 4 por ciento de la demanda de potencia" (...) "Como tampoco se confesó que Atucha II hacía "un piquecito" y de inmediato volvía a trotar. No importa, en Twitter aparece todo el tiempo un "trino" patrocinado (pagado) por Nucleoléctrica Argentina Sociedad Anónima (NASA es la sigla, aunque parezca un error). Reza: "#Orgullosos100x100 de la Central Nuclear Néstor Kirchner que ya opera a plena potencia. #PlanEnergéticoNacional". Lo que no se dice es que la marcha al ciento por ciento duró, justamente, lo que un tuit".

Nuevamente la desinformación, la tergiversación, pero también la ignorancia y el colonialismo mental. Atucha II bajó la carga al 75% de su potencia para conservar el combustible con el único propósito de realizar los ensayos del 100% de su potencia convenidos con la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN), y poder de esta forma obtener NA-SA la Licencia de Operación Comercial. En ese sentido, se deben realizar alrededor de 80 ensayos, incluyendo dos que sacan de servicio la central por 2 días cada uno. Como es lógico, el consumo de combustible del reactor es en función de la potencia. En este momento se está trabajando en Atucha II para aumentar su potencia al 98% en las próximas horas, y mañana se realizarán las calibraciones y ajustes de pertinencia.

Veamos en mayor detalle por qué se bajó al 75% la potencia de Atucha II. Se está trabajando en el sistema de recambio de elementos combustibles (EC) y en el sistema de enriquecimiento de agua pesada que está en el reactor, ambos vinculados a la reserva de combustible (U235) disponible en el núcleo, tareas programadas antes de la puesta en marcha de la central (ocurrida el 3 de junio de 2014).

Si no se permutan y cargan EC en el núcleo se reduce la eficiencia con la que se quema la masa de U235 disponible en el núcleo, y si no se mantiene la concentración de agua pesada por encima del 99,75% en el reactor, también se reduce la eficiencia del quemado y se hace necesario cargar combustible nuevo a mayor velocidad. En este momento la máquina de recambio de combustible está trabajando a pleno realizando permutaciones de los EC del núcleo, sacando los más quemados del centro y llevándolos a los canales periféricos, y poniendo los EC menos quemados de la periferia en la zona central del reactor, para ir mejorando la distribución de potencia radial. En este momento hay combustibles muy frescos en zonas periféricas que sobrepasan la potencia admisible por canal y están siendo intercambiados por elementos más quemados de la zona central. Además, ha sido iniciada la recarga de combustible: se cargaron 8 EC nuevos (uno por día) y se envió la misma cantidad de EC quemados a las piletas de almacenamiento. Con estas operaciones se logró aumentar la reserva de combustible del núcleo.

El sistema de enriquecimiento de agua pesada extrae del sistema primario el agua liviana que entra con los cambios de EC y con las maniobras de regeneración de los filtros de resinas, y ahora la concentración del agua pesada del primario, que inicialmente era de 99,8% de agua pesada, bajó a 99,45% cuando se pudo poner en servicio el sistema de enriquecimiento, que está también trabajando a pleno, pero que necesitara unos 2 meses para regradar el agua por encima del 99,75%. En este momento, después de 2 semanas de operación del sistema la concentración subió a 99,51%.

Resumiendo, la bajada de potencia al 75% se debe a una relativa escasez de combustible y baja concentración de agua pesada en el núcleo que ya se está solucionando y permitirá alcanzar en el corto plazo el 100%.



Bibliografia
Diario La Nación: http://www.lanacion.com.ar/1775396-uno-de-los-mayores-fracasos-y-el-peor-legado-k

De Dicco, Ricardo (24/02/2015). Atucha II: Lapeña y la desinformación. Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=1058&area=3

De Dicco, Ricardo (22/02/2015). Atucha II y la Industria Nacional. Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=1056&area=8

De Dicco, Ricardo (19/02/2015). Atucha II: Montamat otra vez haciendo el ridículo. Área de Tecnología Nuclear del OETEC. http://www.oetec.org/nota.php?id=1046&area=3