ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Energías Renovables

| Artículos de opinión

Adiós a la aventura "verde" en los Estados Unidos. Lecciones del "mundo" para el Plan RenovAr

Autor | Belen Ennis


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
Donald Trump, cambio climático, estafa verde, calentamiento global, energía eólica, energía solar, Obama, Climate Action Plan, Plan de Energías Limpias, renovables intermitentes, águilas calvas, hidroelectricidad, Yucca Mountain, energía nuclear, Mauricio Macri, Ministerio de Ambiente, Ministerio de Energía



26-01-2017 | En España, la acelerada carrera por las renovables (solar y principalmente eólica) terminó aumentando exponencialmente el precio de la electricidad, tanto, que los españoles pagan hoy la tarifa de luz más cara de toda Europa, además de ajustar su consumo a los valores que, de forma diaria y hora por hora, les fija el mercado. A cambio de semejante desmadre, las renovables devolvieron a los consumidores un sistema energético inestable y poco confiable que pone en riesgo no sólo el bienestar de los hogares sino el funcionamiento de la industria. En la vereda opuesta, el Estados Unidos de Donald Trump. Con la victoria del republicano y su promesa de reactivación industrial, la necesidad de hacerse de energía abundante y barata cobró impresionante impulso. Trump tiene en mente una revolución energética y para ello tomará importantes medidas tales como la cancelación del Plan de Energía Limpia (Climate Action Plan), el achicamiento de los subsidios para las renovables eólica y solar y la reactivación de la nucleo e hidroelectricidad, en franco declive durante la administración Obama. A fin de abordar con mayor profundidad dichas cuestiones, traduciremos a continuación un artículo publicado recientemente por Forbes (ver bibliografía) que detalla cuáles son las diez principales políticas energéticas del gobierno de Donald Trump, atravesadas por un punto en común: el freno a la estafa "verde". A contramano va la Argentina de Mauricio Macri que sigue apostando a la importación de molinos eólicos y paneles solares provenientes de China y España -esta última liquidando los equipos que no planea instalar en su propio territorio- a través de las extranjerizantes licitaciones del Plan RenovAr. La alta dependencia climática de las renovables hará fluctuar la estabilidad del sistema eléctrico nacional por lo que se necesitarán ingentes reservas de combustibles fósiles (gas oil, fuel oil y gas natural) para hacer funcionar las centrales eléctricas. A todas luces, un negocio redondo para los intereses de la industria petrolera en el poder, y principalmente, del Grupo Shell en la Argentina.


La política energética de Trump: 10 grandes cambios (Cambiemos)
El presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, buscar patear el tablero de la política energética y ambiental de su país. Para hacerlo, cuenta con un equipo de expertos en la redacción de importantes cambios a las leyes heredadas de la administración Obama. A continuación, diez probables transformaciones, que de ocurrir, afectarán la producción y uso de la energía, como así también la economía estadounidenses.

1) Adiós al Plan de Energía Limpia (Climate Action Plan). El Plan de Energía Limpia fue un hueso duro de roer para los demócratas en las elecciones de noviembre. Durante la carrera al Senado, once de catorce debates en relación al Calentamiento Global fueron ganados por candidatos que se oponían al citado programa. En el mismo sentido, el Plan de Energía Limpia fue decisivamente perjudicial para Hillary Clinton en las contiendas electorales de Pennsylvania, Ohio, Michigan y Wisconsin. Si bien el pueblo estadounidense apoya al gobierno tomando algunas medidas para reducir las emisiones de carbono, para Donald Trump estas restricciones fueron advertidas como una receta impopular. En consecuencia, dará marcha atrás con el Plan de Energía Limpia, aunque tampoco extrañaría que extienda una rama de olivo a quienes se preocupan por el Calentamiento Global, ofreciéndoles políticas alternativas que aborden el problema de las emisiones de carbono pero desde un plano más asequible, justo y liberal.

2) Aumento de la producción de energía en tierras federales. Los precios del petróleo y del gas natural han caído drásticamente gracias a la revolución del fracking y al aumento de la producción. Sin embargo, el alza se dio a pesar -y no debido a- las políticas de la administración Obama. Afortunadamente para los consumidores estadounidenses, el incremento de la producción en terrenos de propiedad privada y de propiedad estatal compensó lo actuado por el ex presidente ya que subió el porcentaje de tierras de propiedad federal por fuera de la producción de petróleo y gas. Es posible que el gobierno de Trump amplíe la cantidad de tierras federales para la producción de electricidad, lo que hará crecer aún más la producción nacional de petróleo y gas natural. Esto, a su vez, reducirá los precios de la energía, aumentará los pagos de regalías para compensar deuda nacional y fortalecerá la economía estadounidense.

3) Indulto al carbón. Las restricciones al carbón alcanzaron una severidad sin precedentes bajo la administración Obama, por lo que resulta altamente improbable que se le carguen nuevas trabas ambientales bajo el gobierno de Trump. Es muy probable que este último rescinda muchas de las restricciones impuestas por la gestión anterior. Sin embargo, esto no hará retroceder las complicaciones que rodean a la energía del carbón, enfrentada a una fuerte competencia del gas natural de bajo costo.

4) La industria eólica pierde su pase libre para matar águilas calvas. Actores privados, productores de petróleo y gas natural, así como todos los ciudadanos norteamericanos pagan severas sanciones por matar águilas calvas, incluso sin darse cuenta. Pero no es así para la industria eólica. Irónicamente, en nombre del ecologismo, la energía eólica tiene vía libre para matar los 1,4 millones de pájaros y murciélagos que asesina cada año, incluyendo especies amenazadas y protegidas como el águila calva. Poco antes de dejar el mandato, Obama aumentó dramáticamente la cantidad de águilas calvas que las compañías de energía eólica pueden matar sin ser penalizadas. Se espera que la administración Trump revierta este curso y obligue a los productores de energía eólica a cumplir con las mismas sanciones ambientales que se aplican a todos los demás.

5) El viento y la energía solar pierden sus desproporcionados subsidios. El nivel de subsidios otorgados a la energía eólica y solar durante la última década ha sobrepasado a los de las otras fuentes de energía. En su lugar, estas fuentes devolvieron costosas tarifas y un suministro poco confiable a los consumidores estadounidenses. No obstante, las industrias renovables insisten en que sus productos se abaratarán y que podrán proporcionar energía a un costo competitivo. Probablemente, la administración Trump haga que las industrias solar y eólica mantengan su palabra, reduzca los subsidios y restaure la competencia entre todas las fuentes de energía.

6) El etanol se someterá a examen. La Ley de Independencia y Seguridad Energética de 2007, promulgada con el apoyo de la administración Bush, impone costosos requisitos de etanol a los consumidores de gasolina en Estados Unidos. Desde la aprobación de dicha ley, numerosos estudios han comprobado que el etanol es en muchos aspectos peor para la contaminación ambiental que la gasolina. En efecto, asociaciones de defensa del consumidor, libres comercializadores y grupos ambientalistas se unieron en oposición al etanol. Sin embargo, sus requisitos siguen vigentes. Y no sólo permanecen, sino que la ex administración Obama aumentó la cantidad de etanol que debe mezclarse en la gasolina. Se cree que Trump revisará estos requisitos y considerará revertir la legislación federal de etanol.

7) Yucca Mountain finalmente comienza a aceptar desechos nucleares. La energía nuclear se encuentra fuertemente obstaculizada por la guerra librada por la administración Obama. A pesar de que la instalación de almacenamiento para combustible nuclear utilizado de Yucca Mountain está esencialmente lista para aceptarlo, Obama y su aliado, Harry Reid, frenaron dicha aceptación. Algunos Estados han promulgado leyes prohibiendo la construcción de nuevas instalaciones de energía nuclear hasta que Yucca Mountain esté disponible para recibir el combustible utilizado. En este sentido, la administración Trump buscará agilizar la apertura de Yucca Mountain y aliviar a Estados y comunidades locales de la responsabilidad de almacenar residuos nucleares.

8) Avanza la energía nuclear. Son muchos los obstáculos a los que se enfrenta la energía nuclear. La economía y la excesiva regulación gubernamental hacen que las grandes centrales nucleares tradicionales no puedan competir con el carbón y el gas natural. Pero hay importantes promesas para los reactores nucleares pequeños de próxima generación que utilizan nuevas tecnologías. Por ejemplo, muchos científicos, economistas y ambientalistas, creen que los reactores de torio en sales de flúor en estado líquido (LFTR) tienen un futuro prometedor. Pese a lo anterior, las nuevas tecnologías deberán recibir el escrutinio y la aprobación del gobierno. Hasta su último día en la Casa Blanca, Obama estuvo frenando el estudio y aprobación de estos nuevos reactores. Es probable que la administración Trump dé prioridad a la eliminación de los obstáculos gubernamentales a los nuevos diseños nucleares, lo cual proporcionaría más energía sin emisiones.

9) La energía hidráulica revierte su largo declive. La administración Obama impulsó la eliminación de las represas hidroeléctricas existentes a pesar de que éstas hubieran proporcionado electricidad asequible y libre de emisiones. Pero el Departamento de Energía de los Estados Unidos informó que existen nuevas oportunidades de aumentar la producción de energía hidroeléctrica en un 50% para un futuro próximo con un mínimo de impacto ambiental. Es posible que la administración Trump revierta la política energética que frena la producción de energía hidroeléctrica y la hidroelectricidad se prepare para un gran retorno.

10) Aumentan las exportaciones de gas natural. El gas natural está siendo altamente demandado con el fin de reducir la contaminación de una manera más que eficiente. Asia, en particular, sufre de una extrema contaminación atmosférica exacerbada por el uso del carbón chino. Europa depende excesivamente del gas natural ruso, lo que la hace vulnerable a su agresiva política exterior. En Estados Unidos, la administración Obama bloqueó la construcción de terminales de exportación de gas natural que permitirían a las compañías energéticas estadounidenses entregar el recurso a los países necesitados. Seguramente, el gobierno de Trump dé marcha atrás con esta política miope porque mayores exportaciones de gas significarán un alivio político, ambiental y estratégico para el exterior al tiempo que beneficios económicos y políticos estratégicos para Norteamérica.

¿Cuál será el impacto de los anteriores cambios en la política energética nacional? La respuesta se encuentra en una energía más abundante y más asequible y en una política ambiental que aborde las verdaderas causas del problema en lugar de servir como un paraguas protector de las fuentes energéticas políticamente favorecidas.

Hasta aquí el artículo de Forbes.

Conclusiones
A contramano del "mundo" -como le gusta decir al Presidente Macri- va la Argentina desde diciembre de 2015 a esta parte. Mientras la principal potencia económica del globo pone fin a la estafa "verde", nuestro país apuesta fuerte a la importación de molinos eólicos y paneles solares provenientes de China y España -esta última liquidando los equipos que no planea instalar en su propio territorio- a través de las extranjerizantes licitaciones del Plan RenovAr, con sus conocidas y nefastas consecuencias sobre la industria y la mano de obra local. Asimismo, el Ministerio de Energía y el Ministerio de Ambiente comulgan para frenar los proyectos de grandes represas, el Plan Nuclear Argentino y la explotación del carbón como fuente energética, todas fuentes que compiten no solamente con las intermitentes eólica y solar, sino con las termoeléctricas en poder de la industria petrolera y energética socias del oficialismo.

Pero la política energética del macrismo no da puntada sin hilo. La alta dependencia climática de las renovables hará fluctuar la estabilidad del sistema eléctrico, por lo que deberá contar con ingentes reservas de combustibles fósiles (gas oil, fuel oil y gas natural) que sirvan como soporte cuando el sol no brille o el viento no sople. Un negocio redondo para las multinacionales petroleras al frente del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, dirigido por el CEO Ministro Juan José Aranguren. Si además tenemos en cuenta que el principal importador de gas natural licuado (GNL) en Argentina es la angloholandesa Shell, el negocio cierra más aún.

Así como la victoria de Trump en Estados Unidos representó un duro golpe para los intereses del terrorismo financiero y especulador occidental (de ahí los cambios en materia de energía), el triunfo de Macri en la Argentina significó la profundización de esos mismos intereses. Nada de lucha contra el calentamiento global. Lo que realmente mueve el amperímetro a las petroleras en el poder -y sus ONGs aliadas- son los jugosos negociados que el cuento "verde" les garantiza… por ahora.



Bibliografia
OETEC (4/01/2017) Sobre el negocio "verde", el calentamiento global y el camino argentino
http://www.oetec.org/nota.php?id=2274&area=1

OETEC (16/12/2016) La barbarie energética del señor Presidente (sobre el consumo per cápita)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2241&area=1

OETEC (12/12/0216) Alemania, transición energética y carbón: lecciones para el macrismo y la paralización de Río Turbio
http://www.oetec.org/nota.php?id=2237&area=1

OETEC (29/11/2016) China y España: las ganadoras del Plan RenovAr (o la derrota de la industria y el empleo argentinos)
http://www.oetec.org/nota.php?id=2215&area=1

OETEC (23/11/2016) Río Turbio, el Plan RenovAr chino y la hipocresía "verde"
http://www.oetec.org/nota.php?id=2201&area=1

OETEC (17/11/2016) La Argentina en la COP-22: confirmado el ajuste por vía medioambiental
http://www.oetec.org/nota.php?id=2194&area=1

OETEC (8/11/2016) La "pesada herencia" en renovables y la velocidad de diversificación de la matriz
http://oetec.org/nota.php?id=2172&area=1

OETEC (25/10/2016) Energía eólica: las lecciones del "mundo" y el plan RenovAr
http://www.oetec.org/nota.php?id=2148&area=1

OETEC (21/10/2016) Metas Nacionales de Energías Renovables 2018-2025. Implicancias de una masiva incorporación de renovables "intermitentes"
http://www.oetec.org/nota.php?id=2139&area=1

OETEC (14/10/2016) Australia del Sur, molinos eólicos y la tormenta de septiembre: ¿Contempla el Plan RenovAr los supuestos eventos negativos del cambio climático?
http://www.oetec.org/nota.php?id=2132&area=4

OETEC (12/10/2016) La lucha contra el cambio climático. La posición del kirchnerismo
http://www.oetec.org/nota.php?id=2129&area=4

OETEC (8/08/2016) Las lecciones que el Energiewende deja al Plan RenovAr del macrismo
http://www.oetec.org/nota.php?id=1992&area=1

OETEC (03/08/2016) Sobre cómo el fundamentalismo ambiental está boicoteando la lucha contra el cambio climático
http://www.oetec.org/nota.php?id=1976&area=1

OETEC (20/07/2016) "Sr. Presidente: el problema es el monóxido de carbono; no el dióxido de carbono"
http://www.oetec.org/nota.php?id=1943&area=1

OETEC (18/07/2016) El Presidente Macri quiere africanizar la Argentina
http://www.oetec.org/nota.php?id=1930&area=1

OETEC (13/07/2016) Alto consumo energético per cápita: ¿Malo o bueno?
http://www.oetec.org/nota.php?id=1922&area=14

Forbes (26/12/2016) Trumps Energy Policy: 10 Big Changes
http://www.forbes.com/sites/jamestaylor/2016/12/26/trumps-energy-policy-10-big-changes/#1915d41d18aa