ÁREAS de
INVESTIGACIÓN

Desarrollo Económico

| Artículos de opinión

Empresas del Estado. Conquistas del Pueblo (sobre el obsoleto relato neoliberal)

Autor | Belen Ennis


Conflictos de Interes
La autora no manifiesta conflictos de interés


Palabras Claves
diario La Nación, relato neoliberal, gasto público, zonceras antiestatistas, Estado empresario, función social, Enarsa, AYSA, Néstor Kirchner, Cristina Fernández de Kirchner, Aldo Ferrer, Estado neoliberal, zonceras, inversión social, inversiones públicas



04-11-2014 | Días atrás, finalizando el mes de Octubre, el diario "La Nación" sacó a relucir una serie de artículos económicos donde analizaba la política de inversiones que viene realizando la actual gestión de gobierno en relación al sostenimiento de las empresas públicas. La inversión del Estado en dichas empresas, obviamente, era presentada como un "gasto" anómalo que impedía el normal desenvolvimiento de la economía nacional. Lo que nos llamó mucho la atención fue el olor a naftalina de sus obsoletas y anacrónicas explicaciones. En este sentido, uno de los artículos aseguraba que "el gran aumento de 700% en dólares del gasto público consolidado desde el inicio de la actual gestión de gobierno es algo insostenible (…) resulta incompatible con el control de la inflación, con el crecimiento económico del país, con la capacidad tributaria de la economía y con el sostenimiento de un régimen cambiario estable (…) por lo que habrá que rebalancear su evolución si se desea tener un país estable, sin inflación y sin pobreza" (1).


Después de los reiterados fracasos a los que nos han llevado este tipo de lecturas y visiones ortodoxas acerca del funcionamiento de la economía, un análisis como el expuesto podría haber cambiado, mínimamente, lo superficial y facilista de sus argumentaciones. Lamentablemente, no. Las posturas liberales siguen sosteniendo la misma hipótesis desde hace siglos; el único culpable de todos los males que aquejan a la economía argentina es el Estado. Se alega, entonces, que la inversión en políticas públicas es algo "insostenible" porque constituye un despilfarro de dinero innecesario. Siguiendo esta lógica de pensamiento, el diario La Nación arremete contra las empresas del Estado afirmando que "en 2013 casi la mitad de los ingresos totales de las empresas públicas no financieras correspondieron a transferencias corrientes del Gobierno, según un informe de ASAP, que destaca que si se excluyen esos recursos, "el resultado financiero de este sector" fue deficitario en $ 53.946 millones. De ese total, $ 28.577 millones corresponden a Enarsa, $ 7635 millones a AySA y $ 4844 millones al Ferrocarril General Belgrano" (2).

Claramente, el objetivo que persigue este tipo de publicaciones consiste en desempolvar el viejo discurso neoliberal privatizador para instalarlo nuevamente en la sociedad de nuestro tiempo. El razonamiento es bastante conocido por todos nosotros: las empresas del Estado generarían pérdidas, serían deficitarias y, por lo tanto, no quedaría más remedio que desprenderse de ellas. Muy poco le importa al neoliberalismo que esas empresas estatales tengan la función de hacer llegar a millones de argentinos los servicios básicos que las empresas privadas no garantizan simplemente porque no consideran un negocio "rentable" llevar agua y energía a las zonas de nuestro país que necesitan, imperiosamente, la llegada de dichos recursos.

No estamos diciendo que toda inversión privada es contraria a los requerimientos nacionales ni mucho menos, lo que nos importa dejar en claro es que detrás de los discursos que hacen hincapié en el carácter deficitario de las empresas del Estado se esconde la lógica privatizadora de los recursos y los servicios de todos los argentinos.

¿Qué omite, de manera claramente intencional, este tipo del discurso? Principalmente la función social que realizan las empresas del Estado, la cual va mucho más allá de la mera lógica empresarial. Para entender mejor de qué estamos hablando, tomemos como ejemplo los casos que recoge el propio diario La Nación: ENARSA, Aysa y Ferrocarril General Belgrano. En primer lugar, ENARSA realiza un trabajo importante en materia de energía vital no sólo para la vida diaria de millones de argentinos sino también para el desarrollo industrial de nuestro país, entre ellas: el estudio, exploración y explotación de yacimientos de hidrocarburos, el transporte, almacenaje, distribución, comercialización e industrialización de estos productos y sus derivados, el transporte y distribución de gas natural, y la generación, transporte, distribución y comercialización de energía eléctrica. En segundo lugar, Aysa es una de las mayores proveedoras de servicios sanitarios del mundo que acciona en un radio de 1.800 Kilómetros cuadrados abarcando una población total de 10.211.072 de habitantes. Asimismo y en materia de desagües cloacales, desde el 2006 en adelante, ha incorporado a más de 1.572.276 nuevos beneficiarios de obras y su servicio llega a un total de mas de 7.219.820 de habitantes, posee 6 plantas depuradoras, 95 estaciones elevadoras y su red de desagües se extiende a mas de 11.067 kilómetros; en igual sentido y en cuanto a agua potable, se han incorporado más de 1.900.019 nuevos beneficiarios y su servicio llega a más de 9.400.627 de argentinos, ha realizado 334 perforaciones, posee 3 plantas depuradoras, 17 estaciones elevadoras y abarca una red de agua potable de 11.872 kilómetros. Finalmente, y en tercer lugar, es importante destacar que con la llegada de las gestiones conjuntas de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, el Ferrocarril General Belgrano se encuentra en proceso de recuperación tras años de abandono y deterioro que fueron apagando el importante rol económico que otrora había cumplido en relación a la producción de las provincias del noroeste y noreste del país (3).

Entendemos que omitir este tipo de datos deja expuesto el objetivo real que tienen los discursos contrarios al sostenimiento de las empresas estatales: se trata de volver a quitarle al Estado nacional el manejo de sus recursos lo cual no es otra cosa que privar a los argentinos de la posibilidad de un acceso igualitario a los mismos. Las palabras de Aldo Ferrer son contundentes al respecto, "la construcción del Estado Neoliberal tiene como condición necesaria, eliminar la libertad de acción del Estado nacional. Es decir, crear restricciones tal que, la libertad de maniobra de las políticas públicas quede severamente recortada. Como el objetivo político del neoliberalismo es permitir el libre despliegue de las fuerzas del mercado y consolidar los intereses hegemónicos establecidos, es imprescindible maniatar al Estado. Para tales fines, es preciso realizar reformas internas y crear compromisos externos que condicionen las políticas públicas" (4).

De cara a los tiempos políticos que se vienen, elecciones presidenciales mediante, desde OETEC consideramos imprescindible la defensa sin fisuras de las empresas del Estado porque representan, sobretodo, una verdadera conquista del pueblo argentino en su conjunto. Defendamos lo que es nuestro.



Bibliografia
(1) http://www.lanacion.com.ar/1739361-gasto-publico-y-crisis

(2) http://www.lanacion.com.ar/1739516-que-pasa

(3) http://www.enarsa.com.ar/index.php/es/videoinstitucional
http://www.aysa.com.ar/index.php?id_seccion=510
http://www.transporte.gov.ar/content/acciones_reconstrucciondelr_1309992274/

(4) Ferrer, Aldo (2012). La construcción del Estado neoliberal en la Argentina. Revista de Trabajo, Volumen10.Recuperado desde:
http://www.academia.edu/4622307/La_construcci%C3%B3n_del_Estado_neoliberal_en_la_Argentina_por_Aldo_Ferrer